« Ramón Franco | Portada del Blog | Sin noticias del cadáver de Flick »

Las "ñatitas" bolivianas

Pasado el ajetreo de Santos y Difuntos en España, y como de vez en cuando conviene dejar de mirarse el ombligo y enfocar a otros ritos y costumbres, no nos perdamos una tradición exclusivamente boliviana que no se libra de la polemica año sí, año también: la bendición de la "ñatitas" (chatitas) en los cementerios de La Paz y Cochabamba. O sea, la bendición de las calaveras.

La fiesta de las "ñatitas" se celebra en la octava de Difuntos; es decir, cada 8 de noviembre, y en el año 2008, el arzobispo de La Paz, Edmundo Abastoflor, emitió un comunicado a la parroquia del cementerio tachando la tradición de “culto no cristiano”, y diciéndole al cura que no se le ocurriera impartir bendiciones. El cura lo intentó, pero cuando se vio enfrente a cientos de fieles rojos de ira porque no les bendecía sus calaveras, se arrugó. Los iracundos bolivianos bloquearon la iglesia, cortaron el tráfico y sitiaron al párroco. Al final lo consiguieron. Hubo bendición de ñatitas y misa.

Este año se ha insistido en la prohibición, pero ya ha quedado claro que cuando las costumbres arraigan, también pasan por donde tengan que pasar. Es más, lejos de acatarse la prohibición, sus seguidores han aumentado y se extienden en número por otros cementerios de Bolivia.

Las calaveras son para verlas, porque hay que llevarlas engalanadas. Con gorritos de lana o sombreros, maquilladas, con gafas de sol, con cigarrillos entre los dientes… Las "ñatitas" no tienen por qué ser de un miembro de la familia, porque no todo el mundo tiene acceso a una calavera familiar, pero como todos quieren tener una, la compran. Las "ñatitas" se venden de forma ilegal a unos 20 dólares, porque es fácil imaginar que son producto de profanaciones... o de robos en morgues y laboratorios. El origen de guardar una calavera en casa viene del antiguo imperio andino de Tiwanaku, cuando se conservaban las cabezas de antepasados para reclamar lluvia en época de sequía o para ahuyentar tormentas y que no destruyeran casas ni cultivos.




Ese culto se mantuvo en el tiempo y se mezcló con el cristiano, y ahora las calaveras bendecidas, más que para espantar la lluvia, se guardan en casa para que den suerte al negocio, para que un hijo saque bien la carrera universitaria, para encontrar novio o para protegerse de los malos espíritus. Pero claro, al arzobispo de La Paz no le gusta que se rompa el purismo católico, porque los católicos no suelen guardar la calavera del bisabuelo en la estantería de casa. Sobre todo porque coge mucho polvo.



Se entiende que la autoridad eclesiástica boliviana se niegue a tragar con este culto, sobre todo porque casi todas las calaveras que se bendicen se han conseguido de forma ilegal, pero los bolivianos replican que esa es su costumbre, y que ya que les impusieron a ellos el cristianismo casi a palos hace 500 años, pues que ahora se aguanten los cristianos con esta mezcla de tradiciones. Que al fin y al cabo ellos creen en Dios, pero también creen que un hogar sin una calavera bendecida, no es un hogar.



Cuanto más adornadas y más lustrosas, más protección para el año venidero.


¿Son o no son para verlas? Qué majas.

2 Comentarios

saludos nieves

Pues sí, son muy apañadas esas calaveras. Y creo que casi mejor que no sean de familiares próximos sino "ilegales", "sin papeles". Así no hay posibilidad de recordarle al muerto algún rencor que dejara a su paso o las cosas que dejó sin hacer o decir en vida.
Yo, personalemte, guardo unas pocas cenizas de mi padre en una cajita de plata, metida a su vez en una cajita de madera de teca. Cumplí con su deseo de esparcir sus cenizas donde me lo pidió, pero guardé un "pellizco" de ellas para que no se me olvide jamás su existencia y mi futuro. Supongo que seré excomulgada si la santa madre iglesia se entera... ¡Me arriesgaré!
Me sigue encantando tu sección...

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Nieves Concostrina


Aquellos polvos trajeron estos lodos. Una empieza hablando de la parca y termina sumada a los blogueros de rtve.es. Soy Nieves Concostrina, periodista especializada en asuntos funerarios y en los extraños rincones de la historia. Lo cuento todo en Radio Nacional de España.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios