« Gracias a Manos Unidas | Portada del Blog | Zimbabwe: por fin encontré a Lola »

Manuel, de Cádiz a Zimbabwe

    jueves 16.jun.2016    por Ricardo Olmedo    5 Comentarios

P1010178La madrugada había sido de manta y, al amanecer, todavía quedaba un recuerdo de frío. Aquí, en Gokwe, al noroeste de Zimbabwe, el primer sol en estos días ilumina rabioso pero calienta poco. Hoy tengo que ir hasta la misión de Zhomba. Temiendo lo peor. Porque son 120 kilómetros los que hay que recorrer y llevo las vértebras cantando por martinetes después de tanto traqueteo africano. Será que los años -y los baches- no perdonan.

Pero Dios es grande. Y el que puso asfalto en el camino, también. Lo primero, porque está abierto el telón del gran espectáculo de los paisajes africanos y nada más salir de Gokwe, a la altura de un santuario en una pequeña colina, me abruman estos infinitos verdes y marrones salpicados de algún baobab. Lo segundo, porque solo voy a tardar un par de horas en recorrer los 120 kilómetros.

Por el camino, algún viandante hacia no sé donde, puentes sobre grandes ríos secos en cuyo lecho las mujeres escarban hasta sacar el oro líquido y algún que otro carro tirado por cuatro pequeños burritos. Nunca había visto unos burros más pequeños que estos plateros zimbabwenses. Y yo, empeñado en llegar hasta Zhomba. ¿Obstinación, cabezonería, instinto de este oficio de contar cosas...?

En Madrid, tiempo atrás, me dijeron que allí vivía Manuel Ogalla, un misionero gaditano de 34 años. El personaje lo tenía todo para ser noticia. Cada vez hay menos misioneros, casi ninguno de esa edad y, encima, este es ¡de Cádiz! cuando la mayoría son castellanos, navarros y vascos. Yo, como ya sabéis, colecciono misioneros, más que nada porque llevo 20 años haciendo este programa y dando vueltas por el mundo. Y esta rara avis no la tenía catalogada.

P1010088Cerca de Zhomba, la carretera se anima. Invitamos a una familia a subir al coche para que no lleguen con la lengua fuera a misa de diez. Y allí, a la puerta de la misión me encuentro con Manuel. Grandote, cariñoso, sonriente, en mitad de la movida previa a la fiesta del domingo: las niñas que bailan con los platos de flores de las buganvillas, los monaguillos soplando el carbón del incensario, la gente arremolinada que saluda a este cura que habla shona, la lengua local, como si llevara aquí toda la vida… Y al gaditano le sale una misa de dos horas y puerta grande. Tiene a la gente encandilada, a ratos se ríen, a ratos se quedan pensando, a ratos (muchos) cantan como solo lo hacen los africanos en una iglesia: a compás. Como Manuel, que cuando terminó la celebración dentro la siguió fuera con un grupo de chavales y unos tamtanes que en sus manos suenan a cajón flamenco, a ritmos de Enrique el Mellizo, que traen aires del poniente que se cuela por calle Jabonería abajo… Y todo esto en mitad de Zimbabwe. Vaya tela.

Después del arroz con pollo, Manuel coge la guitarra y se arranca con un himno al padre Claret que él ha compuesto, en shona, claro. Y ya en faena, sigue con un cuplé de la chirigota de su hermano. Rematamos al alimón con dos clásicos: Me han dicho que el amarillo, Iba por Canalejas…En fin. Y la sonrisa que le llega de oreja a oreja.

Pero todo esto que cuento encaja y toma forma cuando le siento delante de la cámara y acerco el micrófono. Entonces todo se entiende. Estoy ante un tipo de una pieza, un hombre apasionado por el Evangelio y por los hombres de su tiempo. Alguien que no entiende la fe sin compromiso. Y viceversa. Y por eso está aquí, en mitad de África, viviendo sin agua y sin luz, entregado a estos pobres entre los pobres. En el diálogo salen Casaldáliga, el ejemplo de sus padres, la crítica a un sistema que fabrica desheredados… Sale Claret, porque Manuel quiere ser un hombre de fuego, de esos que “arden en caridad y abrasan por donde pasan”. Y sale el papa Francisco, ¿por qué será que a estos misioneros se les dibuja una sonrisa en el alma cuando se habla de Francisco?, ¿les suena eso de la Alegría del Evangelio?

P1010165Le acompaño a unos terrenos donde va a levantar una escuela con la ayuda de Manos Unidas y con la alegría de la gente que ve cómo sus hijos tienen que recibir clases debajo de un árbol. Si los de Manos Unidas le siguen apoyando, Manuel es capaz de sembrar de escuelas y hospitales medio Zimbabwe.

Atardece y hay que regresar. Recorrer los caminos africanos de noche no es aconsejable. Pero no tengo ni pizca de ganas de irme. No todos los días conoce uno a un tipo así. Y me quedan muchas cosas que hablar con Manuel, que me tienta a quedarme y contemplar el anochecer en la terraza de la misión. Imagino que a esas horas, cuando descansan los tamtanes y el sosiego se adueña de la noche africana, resuena el oleaje del Campo del Sur y viene un aroma de adobo que solo Manuel es capaz de apreciar.

Lástima.Otra vez será. Tengo que volver.

Ricardo Olmedo   16.jun.2016 15:51    

5 Comentarios

Ole, ole y ole.

jueves 16 jun 2016, 16:16

SEÑOR Ricardo Olmedo. Antes que nada nos vamos a presentar, somos los padres de Manuél, mi mujer Lóla y yo Manolo.
Como ve SEÑOR lo he puesto en mayúscula porque no se merece menos, valla articulo que nos ha regalado, en estos momentos pocas palabras de agradecimientos podemos tener, lo único que decimos es que el articulo no lo hemos podido terminar de leer sin que las lagrimas nos corrieran por la cara y no de tristeza sino de la inmensa alegría que trasmite dicho articulo. No solo a nosotros también a las muchas personas que lo han leído.
Esperamos ansiosos que llegue el día de ver el programa y si el articulo nos a llenado de orgullo y satisfacción, no creo que el vídeo sea menos. Estaremos preparado con el pañuelo en la mano.
Pues nada le damos las gracias no solo por el articulo también le felicitamos por los 20 años de programa.(Que sean muchos mas).
Aquí en este rincón de Càdiz nos tiene para lo que necesite, si en nuestras manos esta seguro que no dudaremos en poderle servir.
Un saludo Manolo y Lola

viernes 17 jun 2016, 19:56

Hola antes que nada felicitarle por su articulo sobre Mauel, precioso nos ha emocionado . Bueno empezando son una familia estupenda la de Manuel , como decimos en Ca'diz *BUENA GENTE*. Tuvimos la suerte de conocer a Manuel este invierno , ya que estando en Ca'diz daba una misa de difuntos y era la de mi padre.
En la iglesia hace falta sacerdotes como él cercano , moderno ,amigo que baje del altar y conozca al pueblo que den las misas como las da manuel. Esperando pronto por ver el video. Un saludo desde Cádiz

domingo 19 jun 2016, 12:10

Sus Padres han de sentirse enormemente orgullosos de un Hijo que deja a su familia para comprometerse con los más desfavorecidos, con los “olvidados” de este mundo, dándonos un callado ejemplo de servicio, humanidad y humildad.

Resulta conmovedor y loable saber que, hoy día, existen personas que nos ayudan a mantener la creencia en una Iglesia alejada de los execrables hechos cometidos por algunos de sus miembros, y que por desgracia asoman constantemente en los medios de comunicación.

Mientras que los que vivimos con todas las comodidades permanecemos mirando hacia otro lado ante las desgracias y necesidades ajenas, este Misionero transmite en su labor la mirada de Dios. ¡Digno de admiración!

lunes 20 jun 2016, 12:21

Hola Ricardo.
Somos muchos los gaditanos que estamos impacientes por ver a nuestro entrañable Manuel Ogalla en su Misión de Zimbabwe. Ya con la brillante crónica que nos aportas hace que casi podamos verlo... pero queremos más, jajajaja...
Le pediría, por favor y si es que estuviera a su alcance, si nos pudiera dar norte sobre para qué fecha tendría intención TVE de programar dicho documento.
Aprovecho para agradecerle las palabras dedicadas a nuestro querido Manuel.

Un saludo,
Nacho.

martes 13 sep 2016, 22:55

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Pueblo de Dios

Bio Pueblo de Dios

Los de PUEBLO DE DIOS no somos los de la misa. El programa es uno de los más veteranos de la casa. Llevamos en la parrilla desde octubre de 1982. Ahora podéis vernos los domingos a las 11:30, justo después de “El día del Señor” (la misa); y desde marzo de 2010 también salimos los miércoles a las 11:00, también en La 2.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios