Las mujeres indias que pusieron una sonda en Marte

    viernes 24.mar.2017    por Pepe Cervera    1 Comentarios

Llevan saris, y flores en el pelo, y lograron algo casi inconcebible: colocar con éxito la primera misión espacial a Marte de la India, una sonda llamada Mars Orbiter Mission o Mangalyaan. Lo hicieron a la primera, preparando la sonda y el lanzamiento en apenas 18 meses y con un presupuesto irrisorio de 78 millones de dólares, menos de lo que costó la película de Matt Damon. Algunas de ellas como directivas, como (de izquierda a derecha en la foto) Ritu Karidhal (vicedirectora de operaciones de ISRO), Anuradha TK (directora del programa Geosat en ISRO) y Nandini Harinath (vicedirectora de operaciones de la misión a Marte); y también ingenieras como Moumita Dutta (diseñadora del instrumento de medición de metano) o Minal Rohit (del equipo de óptica de la sonda). De jóvenes para poder estudiar ingeniería (o simplemente una carrera universitaria) tuvieron que luchar contra una cultura que a menudo considera que las mujeres no deben tener estudios superiores o no encontrarán marido, y con una burocracia con resabios machistas. Pero persistieron, y lograron lo que parecía imposible: trabajar en misiones a la Luna y después a Marte, demostrando que las mujeres pueden contribuir a la carrera espacial en un país donde este tipo de ejemplo es poco habitual. Y cambiando para siempre cómo el mundo imagina a las mujeres de la India.

Mangalyaanwomen

Sección de ciencia en 'Esto me suena' del día 15/3/2017

Pepe Cervera   24.mar.2017 08:59    

Los caníbales de Alicante y el robot que taladra cráneos

    jueves 23.mar.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Hace 10.000 años, 100 siglos, los tiempos eran complicados, como siempre: estamos en el Mesolítico, ese confuso periodo entre el Paleolítico y sus prácticas de caza y recolección y el Neolítico y el tránsito a la agricultura y la ganadería, con gentes que practicaban ambos estilos de vida viviendo en los mismos lugares al mismo tiempo. Las herramientas de piedra eran cada vez más sofisticadas, precisas y hermosas, pero las prácticas agrícolas avanzaban, y el clima estaba cambiando entre los últimos estertores glaciales y el inicio del actual periodo de clima más templado. Y en las Cuevas de Santa Maira en Castell de Castells, Alicante, algunos humanos comían carne de humano. En un artículo publicado hace poco investigadores de la universidad de Valencia describen restos humanos con las características marcas de descarnación y evidencias de fuego en los huesos que demuestran un consumo alimenticio. No sabemos si lo hacían por razones puramente alimentarias (un filete es un filete) o tal vez con un sentido ritual, como en ciertas culturas en las que el consumo de carne humana es una especie de comunión, pero los fragmentos óseos excavados en estas cuevas presentan claras marcas de canibalismo en nuestros antepasados de la Marina Alta alicantina.

El robot que taladra cráneos

Hablar de un robot que hace agujeros en el cráneo suena como si hablásemos de Terminator, pero en este caso es un autómata benigno para resolver un problema médico serio. Para curar ciertos tipos de sordera existe una técnica que se llama implante coclear: consiste en introducir en el oído interno un cable para conectarlo con el nervio auditivo. Este cable alimenta al nervio con impulsos eléctricos procedentes de un micrófono, convenientemente tratados; la técnica permite mejorar la audición de personas con sordera severa, u obtener cierto nivel de audición en sordos profundos; el sistema está diseñado para favorecer la captación de los sonidos del lenguaje. Lo malo es que para realizar el implante hay que taladrar un agujero en el cráneo de 2,5 mm de diámetro en el hueso temporal para llegar a la cóclea del oído interno, a través de  una zona rodeada de nervios que van a la cara; un error puede causar serios problemas. Para resolver este inconveniente un grupo de médicos estadounidenses ha creado un robot capaz de realizar el taladro con precisión inhumana a partir de datos sobre la anatomía del paciente, evitando así complicaciones. El robot ya ha sido probado en varios pacientes con éxito desde el pasado verano y se espera que se pueda incorporar a la práctica habitual en breve.

Sección de ciencia en 'Esto me suena' del día 22/3/2017

Pepe Cervera   23.mar.2017 08:57    

Cynthia Dusel-Bacon, geóloga de exploración y persona recia

    viernes 17.mar.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Los geólogos son gente de campo y los geólogos de exploración, que salen a buscar yacimientos y a hacer mapas geológicos que completen nuestra comprensión del mundo, se encuentran a menudo en regiones apartadas y solitarias corriendo aventuras sin cuento por lo que suelen ser gente con aguante y con recursos. Un ejemplo es la geóloga Cynthia Dusel-Bacon, del US Geological Survey desde 1975 y dedicada a la exploración en áreas remotas de Alaska desde entonces, con numerosas publicaciones científicas y mapas geológicos en su haber, y mujer de honda reciedumbre. Como demuestra el hecho de que en una campaña de campo en 1977 sufrió el ataque de un oso negro que la mordió y magulló durante una hora. Dusel-Bacon sobrevivió, aunque perdió los dos brazos a consecuencia del ataque. Lo cual no le ha impedido proseguir con su carrera hasta 2014, publicar libros y mapas, ser profesora, tener un hijo y trabajar como mentora y defensora de las mujeres y las personas con discapacidad en ciencia, todo ello con la ayuda de unas prótesis. Porque a menudo la ciencia es una aventura, y a veces la aventura significa riesgos y accidentes.

CynthiaDuselBacon

Sección de ciencia en 'Esto me suena' del día 15/3/2017

Pepe Cervera   17.mar.2017 09:20    

500 siglos en un mismo lugar y las bacterias que devoran al Titanic

    jueves 16.mar.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Los humanos nos movemos; los pueblos emigran y colonizan nuevas tierras, a veces echando a sus antiguos habitantes, otras veces mezclándose con ellos. España es un buen ejemplo: Madrid era poco más que una fortaleza hasta hace menos de 500 años; el apogeo de Roma se produjo hace unos 2.000, Stonehenge y las pirámides tienen menos de 5.000 años y Altamira quedó sellada por un derrumbe hace unos 13.000 años. En los últimos 20 0m 230 siglos han habitado esta tierra griegos, fenicios, cartagineses, celtas, iberos, romanos, visigodos, árabes y beréberes; tras el descubrimiento de América llegaron indígenas de allí, además de europeos. Y si nos remontamos mucho más allá, hace 500 siglos (50.000 años) en Europa  vivían sobre todo neandertales. Y sin embargo hay un lugar donde por esa fecha llegó un grupo de humanos modernos donde nunca había llegado antes ninguno, y colonizó el territorio: Australia. Una población inicial se extendió por las áreas costeras desde el norte dividiéndose en dos, unos recorriendo la costa este y otros la oeste hasta encontrarse de nuevo al sur; esta colonización inicial fue muy rápida. Pero luego las gentes que se habían ido quedando por el camino, divididas en varios grupos, permanecieron cada uno en su lugar desde entonces hasta la llegada de los ingleses a finales del  siglo XVIII: cada tribu australiana, cada uno de sus grupos étnicos y lingüísticos (de los que hay centenares) permaneció viviendo en la misma región durante un tiempo que a la civilización occidental nos resulta inconcebible: 500 siglos. Sabemos fue así por un estudio de ADN recién publicado realizado sobre muestras de pelo de diferentes grupos étnicos tomadas a principios del siglo XX, antes de que las diferentes poblaciones aborígenes fueran obligadas a abandonar sus tierras y a mezclarse entre ellas por el gobierno. En parte esto explica el fortísimo apego cultural y religioso que tenían los miembros de estas culturas por sus territorios, en los que vivieron de acuerdo a su principio básico de no alterar el ecosistema durante decenas de miles de años de modo continuo y sin destruir el ecosistema. Realmente la civilización aborigen australiana representa otra manera de ser humano distinta a la dominante que representamos. Lo que significa que se puede vivir de otras maneras, algunas tan sostenibles como para durar 500 siglos.

Australian_aboriginals

Bacterias que devoran al Titanic

El Titanic, el buque insumergible y representación de la arrogancia humana, se hundió el 14 de abril de 1912 en el Atlántico Norte; su casco quedó a más de 3,8 km de profundidad en completa soledad hasta que en 1985 fueron descubiertos; desde entonces han sido visitados por varias expediciones, que han comprobado que el mastodonte de hierro se está desintegrando, en parte devorado por bacterias. Muestras tomadas en ‘estalactitas’ de hierro del casco del Titanic han permitido descubrir una nueva especie bautizada Halomonas titanicae que no sólo se alimenta del hierro del buque y está contribuyendo a su posible desaparición en pocos lustros, sino que ha proporcionado otras sorpresas a la ciencia. El género Halomonas es conocido porque estas bacterias son capaces de resistir enormes cambios de salinidad del agua gracias a una proteína especial que las protege de la extrema presión osmótica del agua muy salina. H. titanicae ha demostrado poseer esta capacidad en grado superlativo y puede sobrevivir en agua con concentraciones de sal entre el 0.8% y el 25%. Puede que nos quedemos sin el pecio del Titanic, pero al menos habremos aprendido algo.

Sección de ciencia en 'Esto me suena' del día 15/3/2017

Pepe Cervera   16.mar.2017 08:57    

Valentina Tereshkova, primera mujer en el espacio

    viernes 10.mar.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Era trabajadora textil, hija de campesinos y aficionada al paracaidismo, razón por la cual fue admitida entre 400 candidatas para formar parte del primer grupo de astronautas femeninas de la Unión Soviética; quedó entre las 5 escogidas y finalmente voló al espacio en el Vostok 6, el 16 de junio de 1963. Su nave hizo 48 órbitas a la Tierra durante casi 3 días, acumulando más tiempo en el espacio que todos los astronautas EE UU hasta entonces sumados. Así Valentina Tereshkova se convirtió en la primera mujer, y el primer civil, en viajar al espacio; pasarían 19 años hasta el vuelo de Svetlana Savitskaya en el Soyuz T-7 en 1982, los estadounidenses lanzaron a Sally Ride en 1983. Durante el vuelo compartió órbita con el Vostok 5 e intercambió comunicaciones con su colega Valery Bikovsky. Tereshkova, que acaba de cumplir 80 años, se incorporó a la fuerza aérea soviética, se doctoró como ingeniera espacial y ocupó cargos en la jerarquía soviética jubilándose con el grado de general y múltiples condecoraciones. Hace 10 años sorprendió en una comparecencia pública por su 70 cumpleaños ofreciéndose para viajar a Marte, aunque fuese con billete de sólo ida. En cierta ocasión dijo: ‘no importa de qué país o sistema político vengas, el espacio une a la gente’. Un sentimiento muy extendido entre los astronautas.

Valentina_Tereshkova

Pepe Cervera   10.mar.2017 09:01    

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...