« La mujer que descubrió que somos producto de un amor caníbal | Portada del Blog | Un Gobierno en funciones no puede aprobar la ‘Ley Sinde’ »

Cuando criamos monstruos

    miércoles 30.nov.2011    por Pepe Cervera    7 Comentarios

Una buena parte de la ganadería consiste en criar animales monstruosos. Seleccionados durante milenios por sus características deseables desde nuestro punto de vista, la inmensa mayoría de los cerdos, vacas o pollos que alimentamos en establos, cochiqueras y granjas no durarían 10 minutos en la naturaleza, librados a sus propios medios. Las vacas de carne o leche tienen musculaturas o ubres hipertrofiadas; las gallinas ponen huevos de modo desaforado, y los cerdos acumulan grasa y crecen a ritmos muy poco saludables para satisfacer nuestras necesidades de carne, huevos o jamón. En estos casos nos queda la justificación de pensar que lo hacemos para comer, que nuestra propia supervivencia (o, al menos, necesidad de comer) sirve como razón para mantener animales tan desviados de sus formas naturales. Otras veces la cuestión es mucho más complicada de responder, en especial cuando la crianza selectiva termina en animales que no sólo son de origen 'artificial', sino que además están mal hechos: animales que son inútiles, deformes y que incluso sufren todo tipo de enfermedades, incontables sufrimientos y una muerte temprana. Y todo por razones exclusivamente estéticas, no prácticas; por una justificación que nada tiene que ver con la supervivencia, suya o nuestra. Como por ejemplo una raza específica de perro: el Bulldog. The New York Times Magazine se pregunta: ¿se puede salvar al Bulldog?

Female_English_Bulldog
Todos los rasgos que se valoran en el Bulldog de pura raza son un desastre para la calidad de vida del pobre animal. El morro corto y la mandíbula atrofiada provocan dificultades alimenticias y serios problemas respiratorios. Los pliegues de la piel son proclives a infecciones y llagas. La estructura de la cabeza, hipertrofiada, causa problemas oculares, y la forma de los cuartos traseros deriva en una elevada tasa de hiperplasias de cadera que los dejan incapaces de andar. Para los veterinarios especializados, reitera el reportaje de The New York Times Magazine, la raza es un chollo; "un cheque de 5.000 dólares esperando a caer", "el animal que me mantiene el negocio" (dice un oftalmólogo veterinario). Muchos perros de pura raza tienden a tener peor salud que los chuchos normales, y a acumular enfermedades hereditarias. El caso del Bulldog, sin embargo, es especial: no es que muchos de los ejemplos estén enfermos, es que lo raro es encontrar uno de ellos sano. Hasta tal punto que muchas aerolíneas se niegan a transportarlos, pues muchos mueren en los aviones por sus problemas respiratorios. Los pobres animales sufren. Y el problema es que están mal diseñados.

La teoría creacionista del Diseño Inteligente se aplica de pleno a los animales domésticos, puesto que en su caso sí que existe un agente selector dotado de voluntad y conocimiento: nosotros. Partiendo de animales salvajes y por procesos aplicados durante (literalmente) decenas de miles de años las gallináceas salvajes se convirtieron en pollos, los formidables Uros devinieron en plácidas vacas suizas y los temibles lobos se convirtieron en perros. Y las distintas razas de perros se fueron especializando, siendo transformadas en cuerpo y alma en herramientas útiles para diferentes propósitos: para defender (mastín) o pastorear (perros pastores) el ganado, para ayudar en la orilla del agua a pescadores y cazadores (labrador), para cazar liebres y conejos a la carrera (lebrel, galgo, podenco), para perseguir roedores en sus madrigueras (terrier) o hasta para tareas muy específicas como calentar la cama (chihuahua) o defender a un recaudador de impuestos (doberman). El Bulldog surgió como perro de lucha al igual que otras razas como el Alano Español o el Pit Bull; en este caso específicamente para ser utilizados en el antiguo espectáculo del 'Bull baiting', una pasión en la Inglaterra de Isabel I y Shakespeare. La bárbara ceremonia consistía en soltar perros criados específicamente contra un toro encerrado en una suerte de ruedo; los canes ganaban si conseguían morder el morro del toro y aguantar la presa. El toro ganaba cuando, con frecuencia, corneaba a los perros que lo asediaban. Varias modalidades se diferenciaban al soltar varios perros juntos, o de uno en uno. Las características morfológicas básicas del Bulldog surgieron de su papel como perro de combate.

La raza actual, sin embargo, proviene de finales del siglo XIX, cuando fue rescatada del olvido en el que la había sumido la prohibición del 'Bull baiting' por el parlamento británico en 1835. Probablemente mediante cruces con terriers y otras razas se recuperó la forma del Bulldog y se desarrollo a lo largo de líneas definidas por la estética, más que por ninguna consideración práctica. El carácter alegre y valeroso de la raza lo convirtió en un animal de compañía deseado. Pero las convenciones estéticas que se desarrollaron, puramente derivadas de lo que los humanos consideramos 'cuco', han acabado por crear animales monstruosos. Porque un animal que está genéticamente condenado a vivir en la práctica tullido no puede ser calificado como otra cosa. Para su desdicha, los Bulldogs nacen condenados. Sólo unos pocos cambios en los criterios estéticos (un morro más largo, menos pliegues de piel, caderas más fuertes) mejorarían la calidad de vida de los animales de modo notable. Pero se apartarían de los cánones estéticos de crianza. Y así criamos monstruos exclusivamente para satisfacer nuestras necesidades estéticas y de jerarquía social. A veces nuestros sueños son deformes. Lo que eso pueda decir de nosotros como especie queda como ejercicio para el lector.

Corrección 30/10/2011: con propósitos de ilustración se incluyó originalmente y por error la imagen de un Bulldog Americano en lugar de la correcta, que corresponde a un Bulldog Inglés. Lamento el fallo y agradezco a @Guardiaoscura su ayuda al indicarlo. 

Pepe Cervera   30.nov.2011 08:27    

7 Comentarios

Me han encantado el articulo, muestra la pura realidad.

Gracias.

miércoles 30 nov 2011, 08:44

"En estos casos nos queda la justificación de pensar que lo hacemos para comer, que nuestra propia supervivencia (o, al menos, necesidad de comer)"

En este caso, ni si quiera eso. Es un hecho avalado por la ciencia que se puede tener una vida sana y longeva sin consumir productos de origen animal...

miércoles 30 nov 2011, 15:13

Realmente no se si entro a este blog para leer que opinas de los diferentes temas, o para regodearme de que alguien tan preparado piense lo mismo que yo en todo. Un abrazo.

miércoles 30 nov 2011, 16:21

Creo que estás equivocado,hay muchos bulldog que tiene una buena salud, conozco razas de perroS, y hay otras muchas razas con muchos problemas,en las cuales también ha intervenido la malo de hombre!! Para las personas que amamos está raza, nos duele bastante que te refieras a ellos como monstruoS!! Pero que se puede esperar de alguien que se documenta tan bien para su artículo, que se equivoca de foto.

miércoles 2 may 2012, 00:55

Me hace gracia este reportaje y la gente que habla sin saber, ya que hoy en día la genética esta muy mejorada se seleccionan ejemplares muy buenos ahora claro si la gente que no sabe sobre la raza se dedica a la cría de ejemplares mediocres y de mala genética pues claro que ira mal la cosa, llevo 15 años en la cría de bulldog ingles y hoy en día hay ejemplares que no tienen problemas de cadera ya que se ha mejorado mucho pero lo mejor es despreciar a la raza, cuando mas de uno que lo critica desea tener uno pero no puede permitiserlo

jueves 3 may 2012, 21:59

Dany,entiendo que te pueda dar coraje esta "critica" pero no dice más que la verdad,que dices que eres criadero de Bulldog's,claro,no es por estética,sino por que son perros guardianes no???no nos hagas reir,este perro es pura moda,pura estética,yo he estado conviviendo con uno que era incluso campeón,y su hijo murió con 5 años a golpe de calor,y este,operado de noseque,los pliegues de la cara,operado de los ojos varias veces,la peste que hechan es cualquier cosa(por mas que lo bañes)roncan como viejos borrachos, y que me lo vas a comparar?con lobos?pero si nisiquiera pueden reproducirse solos,ay!por dios...

jueves 27 jun 2013, 01:20

Toda la razón le doy a este artículo. Han creado a un animal que sufre por capricho de algunos humanos. Esto para mí también es maltrato. Lo digo por experiencia puesto que convivo con uno y tengo que ver cómo en verano se ahoga, le dan soponcios en la calle, dermatitis cada tres meses, olor indescriptible por más que lo bañes, etc, etc. Los criadores de esta raza que vais a decir? Evidentemente vivís de ello!! Y los que invierten en este negocio pues ídem. Regaño a mí pareja a menudo por haber adquirido esta raza

miércoles 3 may 2017, 20:20

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios