« Los hijos únicos | Portada del Blog | El mono masoquista, parte 2: espóilers »

Un cuerpo para el pecado

    viernes 31.may.2013    por Pepe Cervera    27 Comentarios

La característica que separó a nuestros antepasados de nuestros parientes más próximos, el gorila y el chimpancé, no fue la inteligencia, sino la postura. Hace aproximadamente 6 millones de años un mono al que hoy confundiríamos con un simio se puso de pie y se transformó en un nuevo modelo de primate, uno desconocido: una especie de chimpancé de largo alcance, con una inteligencia y habilidades sociales similares a las de nuestro primo, pero con una ventaja fundamental: su método bípedo de locomoción le permitía recorrer distancias mucho más grandes, y también velocidades de desplazamiento superiores (aunque muy por debajo de las de cualquier cuadrúpedo de su tamaño). Este modelo resultó tan evolutivamente fértil que dio lugar a un montón de formas, y así es como durante la mayor parte de nuestra evolución no fuimos 'hijos únicos', sino que estuvimos acompañados por formas similares de monos andarines. El caso es que el ‘postureo’ que diría un moderno, vino antes; la inteligencia, si es que existe, empezaría a llegar cuatro millones de años después. Este enorme cambio en la locomoción tuvo muchas consecuencias directas e indirectas, entre ellas el parto con dolor, las lesiones de espalda y los lumbagos. Pero también dio origen a una característica sexual secundaria de enorme importancia: el culo. Que mucho después iba a jugar un papel fundamental, cuando las necesidades sociales nos empujaron a modificar nuestros cuerpos para adaptarlos al sexo en pareja. Porque resulta que la anatomía humana tiene numerosas características cuya explicación más sencilla es ésa: que tenemos un cuerpo optimizado para el sexo.

Nude_red_flower

Algunas son obvias, como ya mostraba Desmond Morris en El Mono Desnudo (pdf): los pechos de las mujeres son probablemente un remedo del culo, un poderoso atractor sexual en una especie cuyos parientes usan señales sexuales en este área, y susceptible (como casi todos los demás mamíferos) a sistemas disparadores como la lordosis. La tesis de Morris era que la necesidad de reforzar los vínculos entre dos individuos en particular habría llevado a nuestros antepasados al sexo de frente, en lugar de por detrás; la postura por defecto de los primates superiores. Y esto habría escondido el culo de la vista, eliminando su papel como señuelo. Los pechos serían así un sustituto de las nalgas pero en la parte delantera, lo cual explicaría su pésimo diseño a la hora de su presunta función principal (la lactancia). Y desmentiría aquel famoso anuncio de Wonderbra: la idea de los pechos sería precisamente que el varón mire a los ojos, no competir con ellos. Pero no es ésta la única modificación que puede interpretarse en este sentido.

Los machos de la especie humana se caracterizan, aunque muchas hembras puedan ponerlo en duda, por un pene desmesuradamente grande en comparación con nuestros parientes vivos más cercanos (incluso de mayor tamaño). Y no solamente es mucho mayor, sobre todo en grosor, sino que además carece de un elemento típico en casi todos los mamíferos. Algunas personas sensibles quizá prefieran dejar de leer antes de enterarse de que me refiero al báculo o hueso peneano. En efecto; casi todos los machos de nuestro grupo zoológico tienen esqueleto en el pene. Lo cual facilita enormemente la erección, qué duda cabe, pero a cambio les predispone a las muy comunes (éste es el momento de irse si es hipocondríaco) fracturas de pene: cuando el báculo se rompe. Es probable que al menos la mitad de mis lectores pongan cara de profundo desagrado al leer esa frase. La ausencia del báculo es permanente en nuestra especie: intentos de reconstruir quirúrgicamente penes dañados en accidentes (se lo advertí) utilizando costillas se han encontrado con que si se coloca hueso ahí el cuerpo lo reabsorbe. La consecuencia es que el macho de la especie humana no puede copular si no está realmente interesado en esa hembra en particular, y si lo intenta la mecánica está en su contra.

Pero hay modificaciones más sutiles. La carencia de pelo en la mayor parte del cuerpo se ha intentado explicar de muchas formas, pero uno de sus efectos es facilitar la identificación de un individuo en concreto, en especial cuando se conjuga con rasgos faciales mucho más variables (y expresivos) que en nuestros primos evolutivos. Nuestras caras nos identifican personalmente y nos ofrecen una gran variedad y sutileza de comunicación: algo muy importante en las relaciones de pareja. Nuestros ojos adquirieron en algún momento otro rasgo que los diferencia de otros primates, a saber el blanco de los ojos; la esclerótica de los chimpancés por ejemplo es oscura. La función más probable de esta escandalosa señal es permitir que los testigos sepa dónde está uno mirando: otro factor clave a la hora de mantener relaciones sociales y personales intensas.

De modo que aunque provengamos de una rama evolutiva (los primates) especialmente promiscua y que utiliza el sexo como factor de cohesión social y alivio de tensiones entre individuos, parece que nuestra evolución ha modificado muchos elementos que favorecen que el sexo sea cosa de sólo dos, y siempre los mismos. La desaparición del estro y sus señales externas y la disponibilidad sexual permanente; el orgasmo femenino y los labios mucosos (adaptados para el beso) formarían también parte de este complejo de adaptaciones. Mientras andábamos nos hicimos inteligentes; y en algún momento del proceso intensificamos las relaciones personales en el nivel más íntimo y personal. Nuestros cuerpos reflejan este hecho en sus detalles: tenemos un cuerpo bípedo, social e intensamente sexual. Un cuerpo para el pecado.

Artículo inspirado en mi charla sobre evolución humana dentro del evento Naukas 'El Universo en un Día', celebrado el pasado 25 de mayo de 2013 en Bilbao. Cabe recomendar el resto de las charlas, que resultaron apasionantes. 

Corrección del 31/5/2013: a pesar de dos correctores ortográficos, las erratas no abandonan el barco; resuelta una falta de letra. Mis disculpas.

Pepe Cervera   31.may.2013 08:30    

27 Comentarios

Me parece magnífico, fantástico el artículo.

viernes 31 may 2013, 17:55

"nuestra evolución ha modificado muchos elementos que favorecen que el sexo sea cosa de sólo dos, y siempre los mismos. "

Debería de pasarse por cualquier bar de carretera antes de escribir tonterias

viernes 31 may 2013, 18:20

Muy interesante. Saludos

viernes 31 may 2013, 18:24

Estimado Enric:

En efecto, esta especie de chimpancé comparte muchas características con nosotros, incluyendo un elevado nivel general de actividad sexual y un complejo papel social del sexo. Desde su descubrimiento se ha especulado mucho sobre qué características son propiamente de la rama hominina y cuáles compartimos con los chimpancés. La postura sexual que comenta es correcta, y significativamente los bnobos también tienen caras más individuales y diferenciables que el chimpancé común. También sus hembras tienen pechos más hinchados que los de Pan troglodytes, aunque no tanto como los de la hembra humana. Sin embargo no forman parejas más o menos estables, como nosotros. Desde el punto de vista de clasificación, podríamos decir que están a mitad de camino.

Muchas gracias por su atención e interés, y un saludo.

PP Cervera

viernes 31 may 2013, 18:39

Estimado io:

Cualesquiera que hayan sido las presiones evolutivas de los dos últimos millones de años, el resto de nuestra historia como grupo zoológico se ha caracterizado por la promiscuidad. Que la evolución parezca favorecer con drásticos cambios morfológicos el emparejamiento uno a uno sólo indica que no debe ser fácil garantizarlo. Como vemos todos los días. Y sin embargo la gente se enamora de una persona a la vez normalmente. Lo que no quita que pueda practicar sexo con todas aquellas que estén a su alcance. Aparentemente el amor es un invento relativamente reciente, y por tanto compite con pulsiones mucho más antiguas y aposentadas.

Muchas gracias por su atención, y un saludo.

PP Cervera

viernes 31 may 2013, 18:43

Una relación basada solo en el cuerpo, como vehículo de atracción es típica de la etapa juvenil. La comunicación con la mirada en una pareja es un universo a descubrir, más allá del culto al (por otro lado nada veo de atractivo y elegante en un cuerpo desnudo)cuerpo, un espejo al que mirarnos.
http://www.youtube.com/watch?v=0XrSAUv8GiE
The Last Millennium

viernes 31 may 2013, 19:01

Estimado Peta:

De acuerdo con tu observación; quizá el hecho de haber inventado el blanco de los ojos para intensificar el efecto de la mirada y para indicar dónde se está mirando tenga que ver con esto que comentas. Y de todas formas el carácter de señal sexual de los pechos es obvio. También el papel del pene engrosado es innegable: las gorilas y chimpancés hembras apenas se enteran del coito, por lo que malamente pueden establecer vínculos personales con el macho que las monta.

Muchas gracias por tu atención e interés, y un saludo.

PP Cervera

viernes 31 may 2013, 19:14

Los albatros tienen un comportamiento sexual monógomo mucho más acusado que los humanos y no parece que esté vinculado con la ausencia de pelo.
http://es.wikipedia.org/wiki/Diomedeidae

sábado 1 jun 2013, 04:06

No estoy de acuerdo con el artículo. Siempre he dicho que la evolución se debió a la costumbre de limpiarse al culo cuando se hacen deposiciones. Todo gira en torno a la limpieza, no al sexo. Podría esbozar un ladrillo similar al del autor, pero mejor dejo la idea principal.

qué animal usa hojas para limpiarse el trasero?? ahí está el quid del asunto, buscar la hoja adecuada, que no pique, que no tenga bichos, etc.

sábado 1 jun 2013, 07:01

Estimado Jam:

Cierto, pero tampoco son primates. La evolución, gran chapucera, funciona con lo que tiene a mano. Y abundan los ejemplos de mecanismos diferentes para resolver el mismo problema en distintos grupos de seres vivos. El ejemplo típico, las alas de insectos, pterosaurios, murciélagos y aves.

Muchas gracias por tu interés y atención, y un saludo.

PP Cervera

sábado 1 jun 2013, 10:59

Dice que la desaparicion de vello corporal es para facilitar la expresividad en particular la de la cara. Por que entonces los hombre siguen teniendo barba? Por que ese caracter diferencial masculino? Que ademas, en mi opinion, no dificulta perceptiblemente la expresividad del rostro.

sábado 1 jun 2013, 11:52

Dice euler que la evolucion es por limpiarse el culo? Pues no lo creo, creo que la necesidad de limpiarse el culo se debe a que al adoptar la postura bipeda los musculos gluteos sobresalen hacia afuera y dejan al ano "enterrado" entre ellos por lo que se ensucian al defecar, por lo tanto es una consecuencia de esta evolucion, no su causa. Esa necesidad tambien aparece debido a la costumbre de defecar sentados en un inodoro, los que hemos defecado alguna vez en cuclillas en el campo sebemos que el papel no es imprescindible :D

sábado 1 jun 2013, 12:04

Estimado Alcor:

Hay numerosas explicaciones plausibles sobre la pérdida de pelo en la especie humana; la mayoría de las más serias ven en ella una función de termorregulación, relacionada tal vez con el bipedalismo. El facilitar el reconocimiento individual sería en todo caso una función secundaria.

Por otro lado conviene recordar que las barbas en los varones con un atributo de sólo algunas poblaciones humanas: una gran cantidad de pueblos pertenecientes a varios de los más importantes troncos raciales o bien carecen de ellas por completo o bien las presentan extremadamente reducidas. De hecho el vello facial es cosa de algunas poblaciones caucásicas, y poca gente más.

Muchas gracias por su atención e interés, y un saludo.

PP Cervera

sábado 1 jun 2013, 14:46

El misterio del pelo, el porque en algunos individuos, (orientales y amerindios) es escaso o inexistente y en otros permanece. Estoy de acuerdo, tiene que ver con la termorregulación, también para proteger ciertas zonas delicadas... Por ejemplo, cejas y pestañas están para proteger de las inclemencias a los preciados ojos.
http://www.youtube.com/watch?v=ktNaWRaxH6w
Lacrimosa - Stolzes Herz

sábado 1 jun 2013, 16:28

Muy muy interesante. Se podrían añadir “habilidades” sociales como la capacidad de bombeo del glande, o la utilidad de la (casi) exclusiva menopausia femenina (compartida con calderones). Mi duda ante lo destacado de la importancia de las piernas y dado mi (y compartido con muchos conocidos occidentales) SUFRIMIENTO cada vez que voy a un restaurante japonés sin sillas, dada mi incapacidad compartida de estar sobre mis rodillas mucho rato, es por qué parece que lAs orientales no ejercieron esa presión selectiva sexual a favor de las largas piernas en dicha parte del globo. Muchas gracias.

domingo 2 jun 2013, 01:00

Hola, es un interesante artículo, pero me ha extrañado esta afirmación: "Los pechos serían así un sustituto de las nalgas pero en la parte delantera, lo cual explicaría su pésimo diseño a la hora de su presunta función principal (la lactancia)."

¿Por qué dices que el diseño para la lactancia es pésimo?

Gracias y un saludo.

domingo 2 jun 2013, 22:36

Estimado MBM:

Com explicaba Desmond Morris basta comparar un pecho femenino con una tetina de biberón para ver que la forma óptima para la lactancia es muy distinta de una semiesfera. De hecho los pechos de los demás primates se parecen mucho a un biberón. La forma de los senos humanos debe tener por tanto otra función diferente al amamantamiento.

Muchas gracias por su atención e interés y un saludo.

PP Cervera

domingo 2 jun 2013, 22:40

Pero la boca de los demás primates es muy diferente a la humana. No me cuadra esa explicación. Si así fuera, ¿cómo han amamantado las hembras humanas durante milenios?

domingo 2 jun 2013, 22:48

Un libro que me gustó mucho en su día y que recomiendo

Ambrosio García Leal - "La conjura de los machos" - http://javarm.blogalia.com/historias/35660

lunes 3 jun 2013, 13:02

Estimado MBM:

Con ciertas dificultades, si hemos de hacer caso a la tesis de Desmond Morris (más detallada aquí: http://www.inspiracionfemenina.com/publicaciones/articulos/2006/Articulo_octubre06.html). Sin prejuzgar la veracidad de sus teorías, sí que es cierto que un pecho más voluptuoso provoca ciertas dificultades a los bebés a la hora de mamar, ya que su curvatura puede taponar la nariz del infante.

Muchas gracias por su atención e interés, y un saludo.

PP Cervera

lunes 3 jun 2013, 13:18

Vaya por Dios. No es lo que dice UNICEF

Alteraciones físicas producidas por la alimentación con biberón (a partir de la página 28, que los otros ya nos los sabemos)

http://www.unicef.cl/lactancia/docs/mod01/Mod%201beneficios%20manual.pdf

Y un resumen aquí, para los más vagos ;)

http://www.bebesymas.com/alimentacion-para-bebes-y-ninos/que-alteraciones-fisicas-pueden-afectar-a-los-bebes-que-toman-biberon

Por otro lado unas mamas muy grandes lo que tienen es un montón de tejido graso, no sé si en el principio la alimentación daba para tanto.

martes 4 jun 2013, 12:27

Sí, quizás las de Dolly Parton, o alguna que se haya pasado con el relleno de silicona... pero los pechos medios, incluso los grandes, créame, he visto muchos, no provocan NINGUNA dificultad para el amamantamiento...

martes 4 jun 2013, 12:42

Me encanto el articulo, enhorabuena!!!

miércoles 12 jun 2013, 14:19

Excelente articulo, aunque la verdad discrepo de la evolución para la monogamia, en la naturaleza muy pocos animales son monógamos y no es por ausencia de pelo, es mas, estudios como los de Hegel mostraron que la monogamia se creo para beneficiar la instauracion de la propiedad privada, luego seria algo mas impuesto culturalmente que genetico

miércoles 12 jun 2013, 23:55

que locura, somos asi porque la naturaleza atendio a nuestras necesidades repetitivas, y seguiremos evolucionando mas con las nuevas apariciones tecnologicas, porque naturalmente nos vamos adaptando y si que somos sexuales 100% y creo que no monogamos, por lo menos no para disfrutar y creo que tampoco para procrear salvo que yo evolucionara por otro camino jajaja
ademas porque hay tanto homosexualismo a lo largo de la historia de todas las culturas, es normal??? es muy interesante el articulo pero creo que dos cosas son muy claras, no somos monogamos, y si somos sexuales
gracias

jueves 13 jun 2013, 16:12

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios