« Reparto de tareas por sexos en los Neandertales | Portada del Blog | Nosotros, los símbolos, y por qué nos gustan las mentiras »

Consecuencias inesperadas: cuando los LED matan

    viernes 20.feb.2015    por Pepe Cervera    0 Comentarios

El avance tecnológico siempre persigue hacer las cosas mejor, más baratas, menos contaminantes, más eficientes. La ingeniería trabaja para que la siguiente generación de objetos o infraestructuras supere siempre a la anterior. Y en este sentido está claro que las bombillas LED son un gran triunfo, para la ingeniería e incluso para la Humanidad: no sólo consumen mucha menos electricidad, al transformar más energía en luz y mucha menos en calor, sino que además una vez fabricadas duran mucho más en operación que las bombillas incandescentes a las que reemplazan. Esto no sólo ahorra el coste, sino todo lo que conlleva la vigilancia y sustitución de bombillas fundidas en aplicaciones que necesitan una disponibilidad 100%, como son los semáforos. En efecto, estos postes con luces de colores que dirigen el tráfico son vitales para  la circulación de nuestros automóviles y para evitar accidentes mortales, y su coste de compra y mantenimiento se puede reducir sustancialmente reemplazando sus bombillas por lámparas LED. En los EE UU miles de ayuntamientos lo han hecho ahorrando grandes cantidades de dinero. El problema es que ahora han descubierto que los semáforos LED pueden resultar letales por culpa de una consecuencia inesperada de su eficiencia.

LED_traffic_lights

Resulta que en los estados del norte de los EE UU hace frío en invierno; mucho frío. Y resulta que hay tormentas de nieve y hielo que reducen las temperaturas y provocan la acumulación a veces de metros de nieve. Esta nieve con ayuda del viento puede amontonarse en los semáforos bloqueando la visión de sus luces, lo cual ha provocado al menos dos accidentes mortales y no pocos sustos. Pero esto no ocurría antes, cuando en los semáforos había bombillas convencionales. ¿Por qué? Pues porque las bombillas incandescentes, por definición, se calientan para dar luz y pierden una sustancial parte de su energía en forma de calor. La consecuencia es que los semáforos de bombillas tradicionales nunca se taponan con nieve o hielo debido a su propia ineficiencia. Al reemplazar estas bombillas por las mucho más eficientes LED este ‘descongelador’ incorporado ha desaparecido: las nuevas lámparas no derrochan el suficiente calor. Y el resultado son semáforos bloqueados y accidentes: una consecuencia inesperada e incluso letal. Ahora los ayuntamientos afectados están buscando formas de solventar el problema que no pasen por regresar a las bombillas de incandescencia, puesto que ya se han acostumbrado a los menores costes. Se están ensayando un tipo de viseras especiales para que el viento limpie la nieve acumulada, y también sistemas de calentamiento específicos. Todo para resolver un problema que la anterior ineficiencia solventaba sin querer. A veces las leyes del universo son irónicas. 

Pepe Cervera   20.feb.2015 08:56    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios