« Noticias que hacen enfermar | Portada del Blog | El médico que envenenó un pantano »

Guerra de reinos: la planta que come ovejas

    lunes 9.mar.2015    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Uno de los mecanismos básicos del miedo son las cosas que se comportan como lo que no son: el muerto que anda y muerde, el robot que ataca, la niñita que asesina o la planta que devora personas provocan terror porque suponen una alteración del orden natural de las cosas. Por eso las plantas carnívoras ejercen una morbosa atracción sobre nosotros, animales al fin; porque en el fondo pensamos que si los seres vivos del Reino Animalia nos comemos a los del Reino Plantae y no al revés es porque así es el orden natural de las cosas y lo contrario una aberración. Pero hay numerosas plantas que para complementar su alimentación son capaces de atraer, capturar e incluso digerir animales, casi siempre insectos y de pequeño tamaño. De ahí el interés de esta peculiaridad botánica llamada Puya chilensis, oriunda de los andes en la región central de Chile y que acumula varias rarezas en su carácter. Como por ejemplo florecer sólo cada varias décadas, o una cierta tendencia a la combustión espontánea que aún está por explicar. Aunque lo más espectacular de esta planta, cuyos retoños pueden servir como hermosas y decorativas plantas de interior, es que de vez en cuando devora una oveja. En efecto, Puya chilensis es conocida por su capacidad para capturar pájaros, pequeños mamíferos o incluso algunos más grandes (como ovejas), a los que termina usando como abono.

Puya_chilensis

El método no puede ser más simple: en la base de los matorrales de la planta adulta hay gran cantidad de hojas cubiertas de espinas en su cara inferior. Estas espinas son muy finas y firmes y actúan como una tira de velcro, adhiriéndose a cualquier pelaje o plumaje que pase lo bastante cerca. Un animal incauto, incluso del tamaño de un perro o mayor, puede encontrarse pegado al matorral; sus esfuerzos por liberarse tan sólo conseguirán enredarle más. Allí quedará, atrapado, hasta que muere de hambre y sed, momento en el que sus restos enriquecerán la tierra donde la planta está arraigada. Puya chilensis no mata directamente a sus víctimas: tan sólo las atrapa y las deja morir lenta y dolorosamente. Y tampoco las devora: sólo aprovecha los nutrientes que libera su descomposición. Sus trucos de captura no son elegantes e incluso sugerentes para nuestros ingenieros como los de otras plantas carnívoras. Pero sí eficaces: en las rosetas basales de la planta se encuentran con frecuencia los restos de pequeños animales y pájaros, y no en vano los locales la apodan ‘devoraovejas’. Puede que no debamos temer a los trífidos de la ciencia ficción, pero esta planta nos recuerda que no es imposible violar el presunto orden natural de las cosas. Y que los animales no somos los reyes de la creación yo podemos perder batallas con enemigos tan presuntamente fáciles de derrotar como las plantas.

Imagen: «Puya chilensis 6» de Stan Shebs. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons.

Pepe Cervera    9.mar.2015 09:03    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios