« El placer y el sistema inmune | Portada del Blog | Las heces de ballena que mejoran el mundo »

El arte y la tribu

    jueves 14.jul.2016    por Pepe Cervera    0 Comentarios

El Arte, con mayúscula, es la máxima expresión del espíritu humano; la sublime búsqueda de la belleza absoluta, el medio a través del cual la mente adecuadamente preparada puede comunicar de un modo estético una visión del mundo  a través de la emoción. O algo así; las definiciones precisas de lo que es y no es arte son muchas, diferentes y complicadas. Pero en todas ellas se incluye un componente de comunicación y de emoción: un reconocimiento de que el arte en sus diversas encarnaciones representa un intento de transmitir sensaciones y emociones no necesariamente expresables a través de un lenguaje más racional. Lo que no se suele incluir, y según un reciente estudio es importante, es un componente de pertenencia grupal: parece ser que la apreciación del arte depende del grupo al que pertenecemos o queremos pertenecer. Los más elevados sentimientos y expresiones de la Humanidad contienen pues algunos elementos de tribalismo y jerarquía, fenómenos que están detrás de algunas de las peores expresiones del ser humano.

Arte
A 133 estudiantes de la universidad de Copenhague (una vez más el fenómeno de la sicología de los estudiantes) sin formación artística previa se les enseñaron 90 cuadros en tandas de 15. Los cuadros pertenecían a varias escuelas y eran de artistas relativamente desconocidos para evitar prejuicios, y antes de ver cada tanda algunos de los estudiantes recibían una preparación (priming, en jerga psicológica) basada en explicarles la puntuación recibida por tres grupos diferentes: estudiantes como ellos, críticos de arte y personas sin trabajo. Las puntuaciones finales mostraron una clara asociación entre lo mucho que les gustaban las obras y las puntuaciones de los otros grupos, en primer lugar el de los supuestos estudiantes, luego el de los críticos; a gran distancia, y en sentido opuesto las de los parados. Los resultados se interpretan como que los sujetos expresaron (de modo inconsciente) mayor sintonía estética con el grupo al que pertenecen, seguido de aquel al que quizá querían pertenecer; y menor con el que sienten más alejado.

La sensibilidad artística, por tanto, tendría como mínimo un componente de tribalismo, de anhelo e identificador de pertenencia a un grupo determinado, como ser de un equipo deportivo o partidario de una fiesta o de otra. Entre la camiseta con los colores del equipo de fútbol y la adscripción a una escuela estética no habría, por tanto, mucha diferencia: el Arte como identificador de tribu social. Si la experiencia estética fuese objetiva, o si estuviese asociada a otros valores, no aparecerían estas correlaciones que nos confirman que el arte es, ay, humano. Aunque conviene también recordar que el experimento se hizo con un grupo relativamente reducido de estudiantes daneses, una cohorte demasiado homogénea como para sacar conclusiones generales sobre todos los seres humanos.

Pepe Cervera   14.jul.2016 09:03    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios