« Malos telescopios para buena observación solar | Portada del Blog | Dar de mamar a los microbios »

Eunoo, el esclavo que llegó a ser rey

    lunes 25.jul.2016    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Para una sociedad esclavista la peor pesadilla imaginable es una revuelta de sus esclavos. Porque nadie como los dueños de seres humanos convertidos a la fuerza en siervos conoce las indignidades y las miserias a las que se acaba sometiendo a las personas cuando se las considera propiedades, y por ello con justicia temen la venganza si alguna vez los esclavos se rebelan. Roma, cuya sociedad y economía estaban basadas en la institución de la esclavitud legal, conoció muchos levantamientos pequeños y tres grandes revueltas, la más famosa de las cuales fue la llamada Tercera Guerra Servil o de los Gladiadores, capitaneada por Espartaco. Pero sesenta años antes, en el año 135 adC tuvo lugar la Primera Guerra Servil tras un levantamiento masivo de los esclavos en Sicilia, entonces una de las fuentes de cereales más importantes para el abastecimiento de Roma. Y esta primera rebelión estuvo dirigida por un esclavo llamado Eunoo que llegó a proclamarse rey de la isla y hasta acuñó su propia moneda. Hasta que un ejército romano de más de 70.000 tropas aplastó la rebelión en el 132 adC.

Eunoo
Sicilia había sido cartaginesa hasta el final de la Segunda Guerra Púnica, en el 211 adC, con el sitio y toma de Siracusa por parte de los romanos; la batalla tras la que murió Arquímedes. Después de la conquista los propietarios cartagineses perdieron sus fincas, que fueron acaparadas por especuladores romanos avispados y bien conectados políticamente; el resultado fueron enormes latifundios en manos de ricos y poderosos de Roma. Para trabajarlos se aumentó la importación de esclavos, que vivían en condiciones extremas; las clases mas pobres de los autóctonos también cayeron en la pobreza mientras una clase alta de romanos y sicilianos vivía en la abundancia. Tras varias décadas de este proceso los esclavos, se calcula que 200.000 en una población total de 600.000, acabaron por rebelarse. Y su líder fue un esclavo doméstico nacido en Apamea, Siria, de nombre Eunoo. 

Eunoo tenía fama de mago y profeta; entre sus poderes estaba echar fuego (o chispas) por la boca, se sospecha que con un truco de prestidigitador, y predecir eventos futuros: a su amo le gustaba exhibirlo en las cenas con sus aristocráticos amigos. Por ejemplo profetizó que llegaría a ser rey, y que conquistaría Enna, formidable ciudad fortificada en el centro de la isla. Tras la rebelión de entre 50 y 100.000 esclavos eso fue exactamente lo que hizo, con la ayuda de su lugarteniente militar Cleón. Entre sus tropas destacaron especialmente las formadas por pastores esclavos, que conocían íntimamente el accidentado terreno, tenían perros pastores adiestrados y estaban acostumbrados a la vida en el monte. Proclamado rey con el nombre de Antíoco se dice perdonó la vida a los aristócratas romanos que, en broma o en serio, habían reconocido su futura majestad cuando era esclavo. Pero la revuelta acabó con la mayoría de ellos, que fueron violentamente asesinados. La revolución duró tres veces más que la de Espartaco, pero terminó igual: Roma no podía tolerar un reino de esclavos dando ejemplo y mandó un ejército a aplastar la rebelión.

Eunoo había tenido el buen juicio de ordenar que a los maestros herreros y armeros les fuese perdonada la vida durante la primera fase de venganza, pero los hizo presos y los usó para armar a su ejército. Luego utilizó factores políticos, como el descontento de los sicilianos pobres y su posición como sacerdote de la diosa Derceto (identificada con la Démeter romana) para iniciar la creación de un reino propio. No fue suficiente: a pesar de vencer repetidamente a varios ejércitos romanos y de humillar a algunos generales (o quizá por eso precisamente) la República acabó por enviar dos legiones completas al mando del tribuno Calpurnio Piso Frugi, que a pesar de algún revés empezó a recuperar ciudades mediante asedios. Pronto la propia Enna estaba sitiada, como Tauromenium, la segunda ciudad del ‘reino’ de Eunoo/Antíoco.

El reemplazo de Calpurnio Piso, Publio Rupilio, endureció el cerco hasta que Enna cayó, como Tauromenium, por la traición de un defensor. La guarnición fue masacrada y los supervivientes crucificados. Pero no el ‘rey’, que consiguió escapar a las montañas protegido por sus aguerridos guardaespaldas. Mientras Eunoo huía los soldados de su guardia prefirieron suicidarse antes que rendirse. Pero finalmente el líder fue capturado y encarcelado, muriendo de horrible enfermedad; o eso nos cuentan las fuentes, por supuesto romanas y por tanto muy poco imparciales: tenían tan mal carácter como mal perder. Pero los efectos de la rebelión fueron muchos; nuevas leyes más duras, el ascenso en Roma de Cayo Graco, el tribuno del pueblo, la despoblación de Sicilia durante décadas, y miedo entre los esclavistas romanos. Un temor que se vería reforzado por subsecuentes guerras serviles. Porque entre los múltiples inconvenientes de la esclavitud está su precio: permanente vigilancia y miedo, puntuadas con ocasionales baños de sangre.

Imagen: Monumento a Euno en Enna, Sicilia; de Eannatum

Pepe Cervera   25.jul.2016 09:01    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios