« El barbado descubridor de la selección natural | Portada del Blog | El gran intercambio americano y lo peor es no saber »

El universo no está hecho para nosotros

    lunes 16.ene.2017    por Pepe Cervera    1 Comentarios

El universo es como es porque nosotros estamos aquí, podría ser la enunciación del llamado Principio Antrópico. Y es cierto: si algunas de las constantes más básicas de la física elemental fuesen diferentes la vida tal y como la conocemos no podría existir; no hablemos de la vida multicelular, altamente estructurada y con ciertos niveles de inteligencia como somos nosotros, dicen. Un ejemplo: si la fuerza electromagnética fuese más potente la repulsión de los protones haría imposible la fusión atómica y las estrellas no podrían brillar; si fuese más débil la fusión sería más sencilla y las estrellas se quemarían en gigantescas explosiones que crearían un universo pirotécnico y breve. Por otro lado si la gravedad fuese más potente de lo que es las estrellas acabarían colapsando en masivos agujeros negros. Variaciones en constantes como la de estructura fina o la cosmológica permiten imaginar universos enteros en los que no hay estrellas, o en los que la química tal y como la conocemos es imposible. Para los partidarios del Principio Antrópico, en sus diferentes versiones (débil, fuerte o final) esto demuestra que hay un vínculo entre cómo es el cosmos y el hecho de nuestra existencia; un vínculo que para algunos es prueba de que nuestro universo particular está diseñado para permitir nuestras existencia: una forma retorcida de decir que ha sido creado para nosotros. Para otros, sin embargo, la cosa es mucho menos clara ya que el ajuste fino de las constantes básicas del cosmos no es para nada tan fino.

Center_of_the_Milky_Way

La existencia de estrellas podría sobrevivir a variaciones de dos órdenes de magnitud (100 veces más o menos) en la fuerza del electromagnetismo, y con una gravedad mil millones más débil de la que conocemos aún se encenderían. Muchas de las constantes más básicas del cosmos podrían ajustarse en varios órdenes de magnitud arriba y abajo y aún dar lugar a universos con estrellas rodeadas de planetas capaces de sobrevivir durante miles de millones de años; los elementos más básicos sin los cuales es imposible imaginar ningún tipo de vida. Lo mismo ocurre con otros problemas de ajuste fino, como el llamado Triple Alfa sobre la creación de carbono en las reacciones de fusión, o la intensidad de la Fuerza Nuclear Fuerte y la estabilidad de diprotones y dineutrones; al analizar las consecuencias sobre todo el proceso de los cambios resulta que el resultado final es el mismo. Esto quiere decir que para que exista un universo en el que se pueda desarrollar la vida y la inteligencia no es necesario que las constantes básicas del cosmos sean exactamente las que conocemos; con amplios rangos de valores diferentes también ocurriría. De hecho se pueden imaginar versiones de la física con constantes diferentes que serían incluso más adecuadas para la vida que la actual: si la amplitud de las fluctuaciones del Big Bang (llamada Q) hubiese sido mucho mayor las galaxias serían mucho más densas y por tanto peligrosas para posibles planetas, pero a cambio tendrían un inmenso halo habitable mucho mayor que el de las que conocemos.

En suma el universo no está tan ajustado a nuestras necesidades como algunos físicos postulan: las constantes básicas podrían ser diferentes y de todas formas habría galaxias con zonas donde estrellas de tamaño mediano llevarían una vida aburrida durante miles de millones de años, dando tiempo al posible surgimiento de seres vivos y el desarrollo de una evolución biológica con tiempo para actuar. Dicho de otra manera no somos tan especiales, y al estructura misma del cosmos no está ajustada con precisión y nitidez a la necesidad de nuestra existencia. Es probable que el Principio Antrópico acabe por tanto ocupando un lugar en el panteón de ideas ególatras, junto al geocentrismo y tantas otras teorías que hemos sido capaces de inventarnos para explicar por qué somos tan estupendos. A lo mejor es que no resultamos serlo tanto.

Pepe Cervera   16.ene.2017 09:01    

1 Comentarios

La vida puede darse de tantas maneras, que imaginar que solo están habitados los "universos habitables" es, en efecto, una pequeña tontería.

Quizá aquellos universos que no se consideran habitables, con valores estrambóticos para las famosas cuatro fuerzas, burbujeen con vidas impredecibles y maravillosas.

¡Tan poco sabemos!!

Pero resulta un poco pesada y repetitiva la moda actual, de recordarnos en todos los artículos de divulgación, que somos presuntuosos y egocéntricos, y que si estamos aquí es de pura casualidad porque a nadie importamos...

...y que además -otro tópico muy traído y llevado últimamente- no existen razones para que nos consideremos los reyes de la creación y veamos a los neandertales menos inteligentes que nosotros...

....ni siquera menos guapos.

Un afectuoso saludo.

martes 31 oct 2017, 21:25

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios