« El guijarro de Makapansgat, el amor y el nombre de los hijos y Carolina Herschel, astrónoma | Portada del Blog | Thomas Royen, el jubilado que demostró un teorema »

La enfermedad de los rechazados y el beso del Tiranosaurio

    jueves 6.abr.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

En sueco Uppgivenhetssyndrom significa algo parecido a ’Síndrome de la Resignación’, y es una grave enfermedad de origen psicológico que afecta exclusivamente a una población concreta: adolescentes de familias de refugiados, habitualmente de países conflictivos de Oriente Medio, cuya solicitud de asilo es rechazada en Suecia después de meses o años de espera allí. Los pacientes caen en una especie de coma: apáticos, no reaccionan a nada, ni siquiera a algunas pruebas de reflejos, aunque otras demuestran que su sistema nervioso no tiene problemas. Tumbados en la cama no hablan, ni comen, ni se mueven, y pueden pasar meses e incluso años en este estado de letargia. Los más afectados suelen ser los hijos más ‘suecificados’ de la familia, los que hablan el idioma, están integrados en la escuela y tienen amistades y un futuro: enfrentados a la posibilidad de perderlo todo por un rechazo administrativo caen en la más absoluta apatía y pueden llegar a morir. La única solución es la concesión del asilo a toda la familia proporcionando trygghet, un término sueco que significa seguridad, pero va más allá: es un sentimiento de pertenencia y de liberación frente a la ansiedad y el miedo esencialmente sueco. De hecho esta enfermedad sólo se conoce allí: más de 400 casos fueron diagnosticados a principios de siglo cuando el país endureció su política de asilo, y parece surgir de una peculiar interacción entre el drama de los que buscan asilo y son rechazados y la cultura sueca. Aun cuando se concede la residencia permanente a las familias los afectados tardan semanas o meses en salir de su estado, y no lo hacen sin que les queden ciertas secuelas. Se trata de una enfermedad del espíritu producto de los tiempos que vivimos; ojalá que tienda a desaparecer.

Tyrannosaurus_Rex_Holotype

El beso del Tiranosaurio

Mucho se ha discutido sobre la biología de los tiranosaurios, esos enormes dinosaurios carnívoros que nos fascinan y aterrorizan; sobre si eran carroñeros o cazadores, si tenían sangre caliente y eran activos o sangre fría y eran perezosos e indolentes, si tenían o no plumas, de qué tipo y dónde... Una bestia de hasta 8 toneladas de peso y 12 metros de largo con una enorme cabeza repleta de dientes y un apetito a juego con sus dimensiones no puede por menos que atrapar nuestra imaginación. Y un reciente descubrimiento añade una sugerente idea a nuestra imagen del lagarto tirano: muy probablemente tenía un hocico liso de escamas finas y muy inervado y por tanto sensible, lo que abre interesantes posibilidades respecto a su biología. Como que en sus rituales amorosos el frotarse las caras fuese parte del cortejo. La pista proviene del estudio de un fósil muy bien preservado del cráneo de otro dinosaurio muy emparentado llamado Daspletosaurus, que resulta tener en la cara y hocico señales de escamas de un tipo muy particular, asociadas con el hocico de los cocodrilos; estas escamas lisas y pequeñas con nervios muy sensibles proporcionan a estos animales una gran capacidad táctil, que emplean en la caza y en la búsqueda de alimento. Pero que también puede usarse en otros contextos, como el amor. Por otra parte sabemos que los tiranosaurios en sus peleas entre ellos solían tirar a morder el hocico del rival, quizá una herida especialmente dolorosa para ellos. Aunque la imagen de dos gigantescos ‘pollos asesinos’ mejilla con mejilla de forma tierna durante el cortejo es demasiado llamativa: dos bestias terroríficas entregadas a las carantoñas. Claro, que ¿por qué no?

Sección de ciencia en 'Esto me suena' del día 5/4/2017

Pepe Cervera    6.abr.2017 08:57    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios