James Barry, cirujano del ejército británico (y mujer)

    viernes 12.may.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Nacido en Irlanda del Norte en 1795 y formado en la Universidad de Edimburgo James Barry fue un cirujano militar británico que tuvo una carrera más o menos convencional: se cree que estuvo en la Batalla de Waterloo, y más tarde en la India y en Sudáfrica. En Ciudad del Cabo fue nombrado Inspector Médico y como tal mejoró las condiciones higiénicas de la colonia británica e incluso fue pionero al realizar la primera cesárea allí. Luego estuvo en colonias como Isla Mauricio, Trinidad y Tobago, Malta, Santa Helena, Jamaica... también  en Crimea y Canadá. Por enemistades políticas fue degradado, pero tras contraer la fiebre amarilla acabó su carrera y murió en 1865 en Londres, donde los encargados de preparar su cadáver se llevaron una sorpresa: James Barry era una mujer. Se sospecha que se llamaba realmente Margaret Bulkley, y que se disfrazó de hombre para poder estudiar y ejercer la medicina, carrera vetada a las mujeres especialmente en el ejército. Durante su larga carrera profesional el ‘Doctor Barry’ fue considerado como un excéntrico pero competente y fiable médico militar; de carácter pendenciero y dotado de una voz chillona muchos de sus compañeros de armas afirmaron tras el descubrimiento haber tenido sospechas de su verdadero carácter. Los que jamás tuvieron queja alguna fueron sus pacientes, a los que siempre trató con eficiencia y dignidad. Un ejemplo extremo de lucha una tendencia lamentable: la de limitar al 50% de la humanidad su acceso a la educación y a determinadas profesiones por el mero hecho de ser mujeres.

Sección de ciencia en 'Esto me suena' del día 10/5/2017

Pepe Cervera   12.may.2017 10:57    

Los sentidos de las plantas y calambres para el sistema inmunitario

    jueves 11.may.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

La imagen que tenemos de la pasividad de los vegetales es errónea; las plantas son capaces de recibir y procesar mucha información de su entorno y de reaccionar a ella, por ejemplo variando sus patrones de crecimiento. Así sabemos que perciben la luz que hay a su alrededor y a partir de ella deciden si hay otras plantas cerca para escoger de qué manera crecer; hacia arriba si están rodeadas de competidores, o más en horizontal si están solas. También pueden percibir cuando el suelo se inclina, como ocurre en las laderas, y ajustarse: así es como se forman esos árboles curvados que buscan la vertical. Tendemos a pensar que son pasivas porque sus movimientos y adaptaciones son muy lentos para nuestras aceleradas vidas, pero no es así. Incluso sabemos que las plantas oyen; bueno, perciben vibraciones en el aire como las que hacen las mandíbulas de insectos que las devoran y ajustan su comportamiento. Ahora un estudio de una universidad australiana ha descubierto que las raíces de algunas plantas pueden detectar agua corriendo en el subsuelo por las vibraciones que emite: en efecto las raíces escuchan para decidir en qué dirección crecer y pueden detectar tuberías por las que corre agua simplemente por su ‘sonido’. O sea que los vegetales no sólo ven; también oyen. La próxima vez que vea una planta piense que ella también le está percibiendo a usted. Y que hay vegetales que comen mamíferos.

Tree-Curved

Calambres para controlar el sistema inmunitario

Sabemos que el sistema nervioso está conectado con el inmunitario, nuestra defensa contra las invasiones que también nos protege contra amenazas internas, pero no entendemos muy bien de qué manera se relacionan: aunque puede verse el fruto de esta interconexión aún no conocemos bien el cómo. Lo que no impide que estemos desarrollando modos de usar este vínculo en la curación de enfermedades. Así hay en marcha un estudio para probar el valor que puede tener una técnica llamada estimulación del nervio vago para controlar una enfermedad inmunológica: la artritis reumatoide. Y los resultados parecen prometedores. El sistema consiste en un pequeño dispositivo que se implanta en el cuelo y que al ser activado mediante un imán envía una serie de pulsos de corriente al nervio vago, que inerva buena parte de los órganos internos del pecho y abdomen. Este nervio forma parte del sistema nervioso parasimpático que es el encargado de las funciones involuntarias, de ‘mantenimiento’: la respiración, el latido cardíaco, el funcionamiento de las vísceras, etc. Casi por casualidad se descubrió que la estimulación eléctrica de este nervio, conectado con la región más basal del cerebro, modula el funcionamiento del sistema inmunitario, probablemente a través de su activación de glándulas hormonales. En la artritis reumatoide el problema es que nuestro sistema inmunitario ataca erróneamente el cartílago de las articulaciones; si el estímulo eléctrico puede convencerlo de cesar en ese ataque la enfermedad mejorará. Y si se confirma este vínculo nervioso-inmunitario muchas otras enfermedades de este tipo podrán ser atacadas de un modo inesperado.

Pepe Cervera   11.may.2017 11:39    

Cecil Chubb, el tipo que regaló Stonehenge

    viernes 5.may.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Existe gente que ayudó mucho a la ciencia aun sin ser científicos, y hoy hablamos de una de estas personas llamada Cecil Chubb, un empresario británico rumboso que le hizo un impresionante regalo a su nación: el yacimiento de Stonehenge en 1918. Chubb era hijo de un talabartero y nació en Shrewton, muy cerca del yacimiento; casado con una mujer cuya familia regentaba un manicomio a finales del siglo XIX Cecil acabó dirigiéndolo y convirtiéndolo en el mayor hospital de salud mental de Europa en su momento, con lo que se hizo rico. Esto le permitió pujar, en un pronto y llevado por su cariño por las piedras, por el lote de terreno donde se encuentra el círculo megalítico de Stonehenge en una subasta en 1915, cuando los anteriores propietarios (la familia Antrobus) se deshicieron de sus propiedades ya que el último de sus descendientes había muerto en la Primera Guerra Mundial. Se dice que Chubb pagó las 6.000 libras (medio millón de euros actuales) para hacerle un regalo a su esposa, que no se mostró muy emocionada. En todo caso en 1918 Cecil Chubb regaló a la nación el terreno y sus restos arqueológicos poniendo una serie de condiciones sobre su conservación, obligando a que fuese de visita abierta y limitando el precio a cobrar por turista (un chelín, unos 6 céntimos de euro actuales). Como reconocimiento la nación le nombró baronet, pasando a ser conocido como sir Cecil Chubb; murió en 1934.

Sir_Cecil_ChubbSección de ciencia en 'Esto me suena' del día 3/5/2017

Pepe Cervera    5.may.2017 08:57    

Los animales más viejos del mundo y prehistoria viajera

    jueves 4.may.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Los seres vivos que llevan más tiempo en ese estado son colonias arbóreas, como Pando (una colonia clonal de álamos temblones en Utah, EE UU) que puede tener 80.000 años, y que es un bosque compuesto por árboles genéticamente idénticos e interconectados por sus raíces. También hay una colonia similar de Posidonia (hierbas marinas) cerca de Ibiza que puede tener entre 12.000 y 200.000 años de edad. Los humanos llegamos como mucho a 122 años, los que tenía Jeanne Louise Calment cuando falleció en 1997. Pero en las profundidades del océano Antártico viven los animales más viejos del planeta: algunas esponjas volcán que tienen, individualmente, hasta 15.000 años de edad. Cuando nacieron nuestros antepasados del final del Solutrense estaban terminando las pinturas de la Gran Sala de Altamira. La especie se llama Anoxycarix joubini y vive en la plataforma continental McMurdo; puede llegar a tener más de 2 metros de alto y 1,5 de diámetro, y vive a entre 15 y 145 metros de profundidad, a temperaturas extremadamente bajas. Como todas las esponjas se alimenta filtrando agua, y sus poros y recovecos sirven como alojamiento a muchas otras especies de animales. Su crecimiento, debido al frío que ralentiza sus procesos metabólicos, es extremadamente lento; tanto que en la práctica no se puede detectar. Lo que no quiere decir que carezca de enemigos: hay una estrella de mar que las devora, muy, muy despacio. Las esponjas volcán de esta zona están siendo estudiadas con ayuda de robots submarinos; quizá podamos extraerles algunos de sus secretos parta llegar a esas avanzadas edades.

Prehistoria viajera

Tendemos a imaginarnos que en la prehistoria la gente se movía poco, especialmente a partir del Neolítico, cuando se desarrollaron las agricultura y la ganadería y se establecieron las primeras ciudades. Pero estamos descubriendo que nuestros antepasados de esas eras se movían mucho más de lo que nos imaginamos. Un análisis realizado recientemente de la Mujer de Skrydstrup, uno de los cuerpos mejor preservados de la Edad del Bronce en Dinamarca, ha confirmado hallazgos anteriores al demostrar que aquella mujer no había nacido en ese país, sino que llegó de fuera tras un largo viaje. Hace 12 a 13.000 años ya había migraciones a gran escala y gente que terminaba muriendo muy lejos del lugar donde nació. El estudio analizó los niveles de estroncio en los restos de la mujer, una joven de apenas 18 años y gran estatura enterrada en un elaborado ataúd y cubierta con ricas telas bordadas y pieles en un túmulo. Gracias al estroncio se sospecha que pudo venir una entre varias zonas de Europa, aunque de momento no se sabe exactamente cuál. La Niña de Egtved, otro hallazgo de similar edad, tampoco era de la región, aunque en su caso había viajado mucho y con frecuencia y también había sobrevivido a varios periodos de hambruna o enfermedad. La vida en la prehistoria era mucho más interesante de lo que nos imaginamos.

Pepe Cervera    4.may.2017 08:57    

Tu YouYou, la profesora de los Tres Noes

    viernes 28.abr.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Es conocida como la Profesora de los Tres Noes: no tiene estudios de postgrado, no estudió en el extranjero y no era miembro de ninguna academia. Tu YouYou estudió medicina en los convulsos tiempos de la Revolución Cultural china, cuando la ciencia era sospechosa de ser un reflejo imperialista y lo intelectual era perseguido y rechazado, y se especializó en medicina tradicional de aquel país; en concreto en las hierbas que utilizaron durante milenios como remedios, a falta de otros medicamentos. Cuando la medicina científica pudo regresar a China con su apertura Tu YouYou empezó a analizar algunas de esas hierbas curativas en busca de un remedio para la malaria resistente a la cloroquina, uno de los principales medicamentos que existen contra esta enfermedad. Y encontró una pista en un libro de medicina tradicional de 1.600 años de antigüedad, donde entre otras plantas contra las fiebres intermitentes citaban al ajenjo dulce o ajenjo chino (Artemisia annua). Convenientemente analizada con técnicas modernas resultó contener una sustancia llamada Artemisinina que es ahora utilizada masivamente como medicamento contra la malaria: el único eficaz en las variantes resistentes a la cloroquina. Dew este modo se han salvado millones de vidas al proporcionar un medicamento alternativo. En 2011 recibió el Premio Lasker y en 2015 el Nobel de Medicina, primera mujer china que ha recibido este galardón y prueba de que como decía Tim Minchin la medicina alternativa que ha demostrado ser eficaz tiene un nombre: se llama medicina.

Tu_Youyou

Sección de ciencia en 'Esto me suena' del día 26/4/2017

Pepe Cervera   28.abr.2017 09:01    

El picante y el temperamento y descubriendo enfermedades en las alcantarillas

    jueves 27.abr.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Nuestro gusto por el picante es una anomalía evolutiva derivada del hecho de que somos un poco masoquistas. La capsaicina pretende disuadirnos de comer chiles y otras especias que la contienen, pero nosotros ahí, disfrutando de la combinación de ese ardor sublime con el resto de los sabores. Lo cual no quiere decir que comer picante carezca de consecuencias: algunos estudios recientes sugieren que el picante consumido regularmente contribuye a generar en las personas sentimientos agresivos. En un análisis de relaciones entre palabras dos grupos de estudiantes fueron expuestos a salsa con mayor o menor grado de intensidad (una de ellas con habanero), y los que comieron salsa más picante tendieron a proyectar sentimientos de mayor agresividad. En otro experimento los participantes fueron expuestos a fotos de comidas picantes o bien hablaron sobre ellas; los que habían visto las fotos resultaron tener pensamientos más agresivos, sobre todo en lo que respecta a interpretar la postura de otros. Parece que el picante tiende a hacernos pensar que los demás son más peligrosos de lo que son. Aunque ojo: como otras veces los experimentos se han llevado a cabo con estudiantes universitarios de países occidentales, una muestra muy sesgada de lo que es la Humanidad en su conjunto: probablemente los resultados serían diferentes si se hicieran estos mismos experimentos en, pongamos, Tailandia, México o la India.

Descubriendo enfermedades en las alcantarillas

Para poder acabar lo más deprisa posible con los brotes de enfermedades infecciosas es vital detectar cuanto antes su aparición, algo que en las macrociudades en las que ahora vivimos es complicado, sobre todo cuando la red sanitaria no es muy buena. Investigadores israelíes acaban de describir una nueva herramienta que permite detectar con rapidez brotes de polio, o controlar su inexistencia en grandes regiones, mediante el análisis de un sistema de recogida de muestras masivo: las alcantarillas. Analizando la cantidad de virus en las alcantarillas de una ciudad y teniendo en cuenta el número de habitantes y la proporción de personas vacunadas pueden detectar en seguida la aparición de nuevos brotes, o controlar que la población está sana, de un modo sencillo y fiable. Aunque, quizá, poco agradable. No es la única técnica:; se han medido tasas de consumo de medicamentos o drogas en el contenido de las alcantarillas en otras ocasiones, pero esta vez hablamos de enfermedades infecciosas, en las que la ventaja de detectar cuanto antes los primeros casos es fundamental.

Sección de ciencia en 'Esto me suena' del día 26/4/2017

Pepe Cervera   27.abr.2017 08:57    

La juventud de Homo naledi

    miércoles 26.abr.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Se encontró en una cueva sudafricana con una entrada muy complicada; su anatomía era espectacularmente curiosa, con tamaño general y del cerebro muy reducido y otras características muy primitivas, pero su datación era muy difícil. De modo que saber cuál es el impacto de Homo naledi en la evolución humana es complicado: no es lo mismo que hubiese vivido hace más de 2 millones de años que hace apenas 50.000. Los rumores en la cerrada comunidad paleoantropológica llevaban meses bisbiseándolo, y ahora parece que un desajuste en la publicación de una entrevista lo confirma antes incluso de la aparición del ‘paper’ oficial: Homo naledi vivió hace entre 100.000 y 200.000 años, justo en la época en la que en otro rincón de África estaba surgiendo nuestra propia especie, Homo sapiens. De confirmarse, la fecha traerá cola.

Homo_naledi_holotype

Porque a pesar de sus rasgos primitivos y de su pequeño tamaño esto querría decir que al mismo tiempo que nuestra propia especie evolucionaba en África un segundo homínido con características diferentes también seguía su propio camino evolutivo, procedente quizá de un antepasado común remoto como Homo habilis. Durante buena parte de la evolución humana esta situación fue normal: varias especies de homínidos coexistiendo en el mismo espacio con adaptaciones ecológicas diferentes, pero no sabíamos que hubiese varias humanidades distintas en el momento del nacimiento de nuestra propia rama más reciente. Y lo que es peor: la coincidencia entre la desaparición de este grupo evolutivamente diferente y nuestra propia aparición sugiere una posibilidad terrible: que nosotros hayamos sido la causa de su extinción, quizá por desplazamiento ecológico. En todo caso la juventud de Homo naledi añade interesantes matices a nuestra aparición como especie y a la evolución de la Humanidad.  

Pepe Cervera   26.abr.2017 09:30    

A la caza del Tigre de Tasmania

    martes 25.abr.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

El último Tigre de Tasmania, el ‘finalín’ de esta especie, murió el 7 de septiembre de 1936 en el zoo de Hobart, capital de Tasmania. Había sido bautizado como ‘Benjamin’, y murió de frío por accidente: la puerta que le permitía refugiarse en una caseta quedó accidentalmente cerrada una fría noche del final del invierno austral. Estos animales del tamaño de un perro mediano y con característicos cuartos traseros con rayas eran los mayores carnívoros marsupiales que sobrevivían en Australia a la llegada de los occidentales; fueron perseguidos y exterminados y desaparecieron, no sin que se hicieran películas de ellos como la que puede verse debajo. Pero igual que de vez en cuando alguien jura haber visto al Yeti, al Monstruo del Lago Ness o al Bigfoot en Australia a veces alguien cree haber visto un ejemplar vivo de Tigre de Tasmania. Y uno de estos avistamientos ha resultado tan creíble que científicos australianos van a realizar una campaña con cámaras-trampa en una remota y desierta península de la isla-continente para ver si es cierto. Es posible que el Tigre de Tasmania siga aún vivo, pese a nuestros esfuerzos; esperemos que de confirmarse esta vez los tratemos con más cuidado.

Pepe Cervera   25.abr.2017 08:57    

Maria Sibylla Merian, ama de casa y naturalista

    lunes 24.abr.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

Maria Sibylla Merian era un ama de casa de origen alemán que vivió en el siglo XVII en lo que hoy es Holanda. Pero además de criar a sus hijos y atender su hogar se dedicó a la descripción y análisis de plantas, insectos y en general del entorno natural aprovechando su enorme talento pictórico para ilustrar las especies de insectos y plantas que describía, como en este ejemplo. Entre otros hallazgos descartó que los escarabajos surgieran del barro espontáneamente, como se creía hasta entonces; también fue la primera en describir no sólo la forma de los insectos, sino su ciclo completo de vida y de qué se alimentaban. Merian publicó varios libros ilustrados con preciosas imágenes de la naturaleza que se vendieron en toda Europa y la hicieron famosa. Hasta tal punto que con 52 años se embarcó con una de sus hijas para visitar Surinam, en el norte de Sudamérica, entonces colonia holandesa, donde analizó su flora y fauna publicando Metamorphosis Insectorum Surinamensium, una obra que la convirtió en una de las naturalistas más conocidas y respetadas de Europa. El libro contiene 60 grabados que describieron una espectacular naturaleza tropical entonces casi desconocida para la ciencia. Tras un periodo de casi olvido el recuerdo de Meriam está siendo reivindicado, y en junio habrá un simposio internacional sobre sus aportaciones a la ciencia.

Sección de ciencia en 'Esto me suena' del día 19/4/2017

Merian_Portrait

Pepe Cervera   24.abr.2017 09:01    

La gamba que mata con sonido y los distintos cerebros de hombres y mujeres

    jueves 20.abr.2017    por Pepe Cervera    0 Comentarios

En la naturaleza hay muchas estrategias peculiares para cazar, desde plantas que cierran sus hojas a peces que usan descargar eléctricas u otros que escupen agua para derribar insectos. Hay una familia de crustáceos que se llaman gambas pistola que utilizan el sonido como arma. Y acaba de describirse una nueva especie de este grupo bautizada con el nombre de un clásico de la música: Synalpheus pinkfloydi es una gamba diminuta (apenas 5 o 6 mm) que tiene una de sus pinzas mucho más grande que la otra: esta pinza les permite emitir chasquidos tan potentes que generan pulsos de sonido de más de 21o decibelios, el ruido de un concierto de rock a todo volumen. Pero el nombre no se debe a esta asociación con Pink Floyd, sino a que en esta especie, hallada en las costas del pacífico en Panamá, tiene la pinza grande de un brillante y llamativo color rosa. Sus chasquidos son lo suficientemente potentes para atontar, o incluso matar, a pequeños peces e invertebrados a su alrededor. Porque en la naturaleza hasta el sonido se puede convertir en un arma.

Synalpheus_pinkfloydi

Hombres y mujeres: distintos cerebros, pero no tanto

Todos sabemos que los hombres y las mujeres somos diferentes, lo cual no significa desiguales; y según avanza la medicina estamos descubriendo hasta qué punto. En el Reino Unido se está llevando a cabo un estudio masivo sobre la estructura del cuerpo humano, ya que nuestros avances en sistemas para ver la anatomía interior han adelantado a nuestros conocimientos de la variabilidad entre personas: sin saber qué es normal es difícil descubrir las anomalías que causan enfermedades. El proyecto en conjunto pretende escanear a más de 500.000 personas, pero se va haciendo por partes y ya hay algunos resultados, en concreto sobre la estructura del cerebro obtenidos con técnicas de imagen por Resonancia Magnética sobre más de 5.200 participantes de más de 40 años, hombres y mujeres: una base de datos respetable. Entre los hallazgos: los cerebros de los hombres tienden a ser más grandes en tamaño total que los de las mujeres (normal; somos más grandes físicamente), pero los de las mujeres tienden a tener regiones de la corteza cerebral proporcionalmente más grandes; son las zonas asociadas con la memoria, el procesamiento de los datos aportados por los sentidos, aprendizaje y la capacidad de tomar decisiones. O sea que hay diferencias de tamaño y estructura en regiones del cerebro. Pero ojo: las diferencias son tan poco marcadas que resulta imposible diferenciar a un hombre de una mujer sólo analizando su imagen cerebral. La mayoría de las personas estamos, por tanto, en una amplia zona intermedia de tamaño y forma y nuestros cerebros son indistinguibles por género, igual que ocurre por ejemplo con los cráneos: el solapamiento es notable en una especie como la nuestra en la que existe dimorfismo sexual. Diferentes, sí, pero no tanto.

Sección de ciencia en 'Esto me suena' del día 19/4/2017

Pepe Cervera   20.abr.2017 12:24    

Pepe Cervera

Bio Retiario

Pepe Cervera es periodista, biólogo y, entre muchas otras cosas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Colabora con diversos medios y es un apasionado de Internet.
Ver perfil »

Síguenos en...