« Medina 2016 | Portada del Blog | Dibujar con luz »

La dictadura del videoclip

    lunes 28.mar.2016    por Sarmient Peppers    1 Comentarios

Pocas veces el videoclip "mainstream" ha sido tan extraordinariamente analizado a fondo como en el libro escrito por Jon Juanma  titulado "La dictadura del videoclip. Industria musical y sueños prefabricados" (El Viejo Topo, 2015). En este post realizamos una entrevista a fondo con el autor (Jon Juanma es el seudónimo de Jon E. Illescas) para intentar escudriñar aspectos que hasta ahora apenas habían sido tratados en la industria del videoclip. Un enfoque sociológico e interdisciplinar(desde el materialismo histórico, el sistema-mundo y el marxismo), crítico con el sistema y que nos alerta acerca del videoclip-mainstream como mercancía al servicio del capital.

Esto es solo un aperitivo de lo que os podéis encontrar en este libro que presenta Jon Juanma en Madrid en la librería "Traficantes de Sueños" el día 7 de abril a las 19h junto con el ilustrador Miguel Brieva. No dejéis de pasaros por allí, ahora vamos con la entrevista para ARS!

 

Presentación de La Dictadura del Videoclip de Jon E. Illescas en Traficantes de Sueños

 

-Tu libro "La dictadura del videoclip. Industria musical y sueños prefabricados" es la destilación de un profundo estudio que nace de tu tesis doctoral "Industrias culturales y juventud en el sistema-mundo". El videoclip como mercancía y como reproductor de ideología", una investigación que te ha llevado más de siete años. ¿Cómo nace en tí este interés por el formato videoclip, y este enfoque crítico desde la sociología?

 

Mi interés surge desde que conocí los videoclips cuando era niño. Pero sobre todo, durante mi adolescencia a mediados de los noventa. Como científico social nace cuando estudiaba el primer curso de Doctorado de “Bienestar Social y Desigualdades” en la Universidad de Alicante. Allí me di cuenta que generación tras generación, y, en especial, con la llegada de su consumo online en canales como YouTube, los vídeos parecían influir en la construcción de la personalidad de los adolescentes. La naturaleza del enfoque viene de mi actitud crítica como ciudadano y curiosa como ser humano frente a la sociedad y al mundo, arraigada en una básica a la par que profunda creencia de partida según la cual el mundo puede ser un lugar mejor de lo que es.

 

- En tu argumentación hay una confluencia de varias perspectivas: la economía marxista, el materialismo histórico (Marx, Engels, Gramsci...), el sistema-mundo (Wallerstein). No sé si algunos te han reprochado la vigencia de esta aproximación marxista, ¿qué les dirías a quienes puedan desconfiar de la validez de tu discurso?

 

Nadie lo ha hecho directamente, si exceptuamos el tristemente notable caso de mi primer director de tesis, el cual intentó torpedear reiteradamente la investigación por sus filias ideológicas particulares. Un lamentable a la par que no aislado caso de intento de censura ideológica en la universidad que, afortunadamente, tuvo final feliz gracias a que encontré a dos nuevos directores sin prejuicios dispuestos a defender la investigación libre, sin importar las consecuencias que de ella se derivasen. De ellos aprendí mucho y siempre tendrán mi profundo agradecimiento. Tanto Juan Antonio Ríos Carratalá, Catedrático de Literatura en la Universidad de Alicante como Ángeles Diez Rodríguez, Profesora Titular de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid. ¿Qué le diría a los que puedan desconfiar de esta metodología? Les invitaría a que lean el libro del modo más desprejuiciado posible atendiendo a la objetividad de los argumentos y los datos presentados para, al acabarlo y desde el conocimiento, me hagan todas las críticas que consideren oportunas. Pues de las críticas fundamentadas y el posterior intercambio o debate, sólo se puede llegar a un conocimiento superior, por ambas partes.

 

La Dictadura del Videoclip de Jon E. Illescas PORTADA RGB

 

- Considero que una de las audacias de tu trabajo ha sido poner el "videoclip mainstream" en el lugar que le corresponde dentro de la industria y la sociedad. Sin duda son los productos culturales más vistos por los jóvenes de hoy en día (en el top 10 de lo más visto en youtube encontramos 9 clips), pero no han sido suficientemente estudiados. Sin entrar muy a fondo (que para eso está el libro) ¿cómo llegas a la definición de "video mainstream" (algo diferente a video comercial) y con qué criterio has seleccionado los videos musicales objeto de tu investigación?

 

Muchas gracias. La diferenciación entre uno y otro surge al observar las diferencias radicales en cuanto a forma y contenido entre los videoclips realizados para nichos de mercado como el alternativo, el rock, el hip-hop, el jazz, el soul, etc., y los videoclips que influyen en el sentido común de la mayoría de jóvenes que son aquellos protagonizados por superestrellas del pop como Rihanna, Justin Bieber, Katy Perry, etc. Complementariamente, también existía la necesidad de diferenciar la incidencia de un videoclip comercial que, aunque realizado con ánimo de lucro y dirigido a un público amplio no alcanzara el nivel de mainstream, como puede ser uno con un público objetivo principalmente nacional como Maldita Nerea que puede llegar a los 4 millones de visualizaciones y otro de resonancia internacional como One Direction que fácilmente arriba a los 400 millones al cabo de un año. La industria trata a cada uno de estos vídeos de un modo diferenciado y la magnitud de los capitales promocionales que los respaldan son proporcionales al público que los consume. Por eso, por ejemplo, en Twitter, Maldita Nerea tiene 228.000 seguidores y One Direction superan los 27.800.000. Que un videoclip sea simplemente comercial o también mainstream marca sus límites semánticos y morfosintácticos, es decir, su contenido y la naturaleza formal, estética, de su discurso. En los vídeos musicales, como en cualquier otra mercancía de la industria cultural, la libertad creativa del director suele ser inversamente proporcional a la magnitud del capital invertido. Por esa razón los videoclips comerciales dirigidos a nichos suelen tener más libertad creativa que los de las grandes estrellas. En los segundos cada paso está supervisado férreamente por la gran discográfica y sus agentes. En ellos, la opinión de los trabajadores creativos implicados importa tanto como la de unos albañiles a la hora de decidir el número de habitaciones de los pisos que están construyendo.

 

 

Ilustracion-de-miguel-brieva-para-el-libro-la-dictadura-del-videoclip                                     Ilustración de Miguel Brieva para "La dictadura del videoclip"

 

- Salvando las distancias, en su "Praxis del Cine" Noel Burch nos hablaba del Modo de Representación Institucional (MRI) al analizar el relato clásico cinematográfico.

Por tu parte y a partir de la disección de cientos de videoclips (realizados a partir de 2007) intentas llegar a establecer cómo es el lenguaje estándard en estas piezas (como hizo Bordwell en su día con las películas de Hollywood). Por ejemplo, coliges que se trata de videos musicales sin interés artístico preferentemente narrativos, que apelan a la parte más primitiva del individuo, primando la imagen hedonista... ¿Cómo has diseñado este estudio cuantitativo y cualitativo para llegar a esas conclusiones?

 

No digo que no tengan interés artístico pero el mismo es limitado a aspectos funcionales para el capital que los financia, restringiendo así sus posibilidades de expansión creativa. El análisis formal que citas lo realizo en el capítulo 7 de la tesis que versa sobre el lenguaje audiovisual por el cual se produce la semiosis del videoclip mainstream. En el libro La Dictadura del Videoclip, en cambio, el análisis formal ocupa un espacio menor y me centro más en la realidad económica e ideológica de los mismos, es decir, en su naturaleza binaria de mercancía y producto cultural industrialmente fabricado. En el caso de la tesis, utilicé hasta 6 muestras que procedían de diferentes fuentes: por una parte a los vídeos más vistos de YouTube y Vevo y los principales premiados en los certámenes MTV y Grammy de 2007 a 2012. Complementariamente y para evaluar el análisis diacrónico, también atendí a los videoclips o protovideoclips correspondientes a los 10 singles más vendidos de cada década desde 1960 a 2010. En el caso del libro, además, analicé los 500 videoclips más vistos de la primera década de existencia de YouTube (2005/2015).

 

- Por otro lado, das un tirón de orejas a aquellos que centran solo su mirada en los videos contrahegemónicos, que van más a contracorriente.

¿Consideras que la crítica a veces se olvida de lo importante y nos instalamos en una especie de espejismo formal?

 

Totalmente. Usualmente ocurre que los investigadores sociales, por razones comprensibles (ya que escogido el objeto de estudio tendrán que dedicarle muchos días de su vida), eligen trabajar con aquellos videoclips que subjetivamente les gustan. Por esa razón hay estudios de videoclips alternativos (no tanto contrahegemónicos, de lo que no hay prácticamente nada escrito a excepción de la parte final de mi tesis y el libro) y tan pocos metodológicamente serios y constantes sobre los videoclips mainstream. Lo que sucede es que estudiando lo que les gustan, los citados investigadores olvidan lo que más incidencia tiene en la sociedad. En mi opinión esto se produce básicamente por una actitud egoísta que entiende la universidad como un lugar donde hacer carrera personal y no donde desempeñar una función pública en beneficio de la sociedad. Lo segundo es lo que me motivó a dedicarle tantas horas de mi vida a producciones que por regla general no me agradaban, lo cual, dicho sea de paso, fue bastante duro tanto por el sufrimiento personal como por la constante tensión y autocuestionamiento a los que me tenía que someter para que mis fobias personales no interfirieran en la objetividad de la investigación (un peligro que acecha por igual a los que disfrutan mucho con el objeto de estudio, pero que en ellos raramente suscita cuestionamiento haciendo caso omiso de los consejos de Bourdieu y Passeron en El oficio del sociólogo). Éticamente, creo que si estás utilizando unos recursos que la sociedad te facilita para ganarte la vida para investigar sobre un tema, ese debiera tener una incidencia social destacada o por su amplitud, profundidad o gravedad en un número significativo de personas. En el caso del videoclip dominante como reproductor ideológico considero que se daban las tres premisas. La crítica a la crítica dominante es, en parte, extensiva a la prensa musical, aunque en ella inciden otros factores igualmente significativos.

 

 

La-dictadura-del-videoclip-de-jon-e-illescas

 

- En este blog, por ejemplo, nos interesamos sobre todo por las piezas que consideramos más audaces, que intentan innovar desde el punto de vista del lenguaje audiovisual... ¿Crees que estamos sobrevalorando esta visión del videoclip como formato ideal para la experimentación?

 

No lo sé, para pronunciarme tendría que realizar una investigación con las muestras del programa (risas). Hablando en serio, creo que el videoclip es un excelente formato artístico donde experimentar y lograr avances en el lenguaje audiovisual desarrollado por la humanidad desde hace milenios y particularmente a partir de la invención del daguerrotipo y posteriormente del cine. Lo que sí considero es que muchas veces, como decía antes, nos dejamos llevar por lo que nos gusta y no prestamos atención a lo que más incidencia social tiene. Sin embargo, más grave que eso, considero el tema de que el videoclip contrahegemónico (en valores, pero sobre todo en ideología, por ejemplo, los críticos con el capitalismo, los socialistas, comunistas, anarquistas, etc.) no tiene prácticamente cabida en ningún medio público. Por supuesto, su existencia en los privados es ínfima cuando no directamente nula, pero creo que los responsables de los medios públicos deberían darles difusión para garantizar una sociedad verdaderamente democrática y plural donde todas las sensibilidades fueran representadas. No sólo hay que hacer pedagogía para mostrar los diferentes tipos de lenguajes audiovisuales (estéticos, narrativos, etc.) sino también las diferentes sensibilidades culturales y políticas. Desde luego, es más inocuo políticamente (y más seguro laboralmente) difundir o darle cobertura mediática a videoclips que innoven formalmente que aquellos que critican al poder o proponen un programa político enfrentado al mismo. Es algo absolutamente lógico. Pero quizás, dentro de unos límites que dependen también del grado de sensibilización de la sociedad, los profesionales del sector público podríais ser conscientes del tema y mediante una “guerra de posiciones” (en términos gramscianos) pugnar en vuestros espacios de poder porque al menos se hable de ellos.

 

- Independientemente de tu tesis me gustaría que nos hablaras de algún videoclip que te resulte interesante desde el punto de vista formal (artístico) y comercial. ¿Crees que hay un camino para el formato más allá de las creaciones "mainstream"?

 

Por supuesto, del mismo modo que lo habrá para la música. El arte, aunque muchas veces se pone al servicio del capital, va más allá del mismo porque es consustancial a las necesidades estéticas del ser humano. Por eso existen multitud de creaciones que no aceptan que sea el capital el que dibuje sus formas ni dicte sus contenidos. Es complicado elegir uno solo de estos vídeos, así que te comentaré varios a beneficio de inventario. Por su crudo pero bello realismo destacaría un videoclip comercial de un cantante cercano al mainstream, me refiero al You and I de John Legend dirigido por el talentoso director Mishka Kornai.

 

 

 

 

Como videoclip contrahegemónico destacaría el Multi_viral de Calle 13 con Tom Morello, Kamilya Jubran y las voces de Julian Assange desde la Embajada de Ecuador, dirigido por Kacho López.

 

 

 

En cuanto a elegancia, calidad fotográfica y cadencia del montaje junto a una calidad y producción musical exquisitas destacaría el Alcé mi voz de Ivette Cepeda dirigido por Alejandro Pérez.

 

 

 

 

Un videoclip histórico que me parece una obra maestra de la animación 2D es el Do the Evolution de Pearl Jam dirigido por Kevin Altieri y Todd McFarlane.

 

 

 

Para los lectores que gusten de una estética más vanguardista en simbiótica relación con el sonido recomendaría el Do I Wanna Know? de Arctic Monkeys dirigido por David Wilson.

 

 

En general, un lugar donde se hacen excelentes videoclips y casi nadie conoce, con coordenadas muy diferentes a los mainstream y donde además existe un gran reconocimiento a la autoría de todos los trabajadores creativos implicados en el proceso, es en Cuba. Allí, anualmente, se celebran Los Premios Lucas dedicados a galardonar los videoclips más significativos de la escena del país caribeño.

 

- Como dice el teórico Jesús González Requena a propósito de la publicidad, ésta no es otra cosa que la metamorfosis del deseo. ¿Hasta qué punto el videoclip no es también un relato hecho para "seducir" al espectador?

 

Lo es de un modo total y orgánico, pero añadiría que se trata de un deseo orientado a satisfacer las necesidades del capital, en especial en el videoclip mainstream. Es un deseo que transciende al mismo tiempo que mantiene su vinculación con su naturaleza biológica para ser funcional en un marco social e histórico determinado. Y ésta es la clave. De lo contrario, correríamos el riesgo de deshistorizar la praxis humana y disfrazar como eterno algo que tiene un principio, un desarrollo y como cualquier fenómeno, tanto natural como social, un fin. Es importante anotar tanto las continuidades históricas como las diferencias específicas. Precisamente por esa naturaleza publicitaria que le da vida, cada vez más los vídeos dominantes contienen emplazamiento publicitario en su metraje (un 45,6% del total). Pero al margen de éste, en su difusión permanece intacta la necesidad de congregar al mayor número posible de atenciones que una vez frente a las pantallas, transformadas en mercancías, serán vendidas por los propietarios (Vevo, Warner, etc.) a los anunciantes (albergados en YouTube por ejemplo), para que estos inserten la publicidad en las conexiones neuronales de los espectadores de los vídeos. Todo ello complementariamente a la diáfana publicidad que los videoclips otorgan al artista, el single, el álbum, las giras y todas las mercancías corporativamente relacionadas, endógenas a la industria musical.

 

- En tu investigación lanzas algunas hipótesis sobre los beneficios económicos, pero también sobre el control político en los videos musicales. Hablas de algunos ejemplos de censura y también relacionas el imaginario sobre el tráfico de drogas que aparece en muchas piezas que has analizado. ¿Puedes desarrollar estas teorías con algunos casos concretos?

 

Sobre el tráfico de droga te remitiría a todos los vídeos del rap gánster que es el financiado en detrimento del rap social por lo que denomino en el libro la “oligarquía mediática” que no es otra cosa que la élite que controla la industria musical y el flujo del videoclip mainstream. Una élite con conexiones con el mundo del narcotráfico. Por ponerte un ejemplo de un videoclip explícito de este tipo te remito al Coco de O.T. Genasis distribuido por Warner donde se difunde una “alegre” oda al tráfico de cocaína y a sus camellos.

 

 

 

Sobre el control político te recomiendo dos vídeos: el Part of Me de Katy Perry cofinanciado por el Pentágono (que tiene una gran tradición financiadora de productos culturales como películas, videojuegos o videoclips)

 

 

 

y el One Way or Another (Teenage Kicks) de One Direction donde se realiza una propaganda explícita y casi te diría que “norcoreana” de David Cameron.

 

 

 

Sobre el caso de censura, un buen ejemplo sería el acontecido con George Michael cuando criticó la guerra de Irak y el papel que tuvo en ella tanto Tony Blair como George Bush en Shoot the Dog. Este vídeo le valió para que le prohibieran el acceso a los Estados Unidos durante un tiempo, recibiera diversas amenazas de muerte y le censuraran en numerosos canales. El videoclip mainstream es una poderosa arma de reproducción política, la mayoría de las veces de un modo automático, por la estructura de la propia industria y en una minoría de ocasiones, por acciones políticamente conscientes de la oligarquía mediática que controla su flujo.

 

 

 

 

- Para concluir me gustaría destacar una frase que usas en tu tesis cuando citas al productor y músico Steve Albini:

"El miedo al error nunca produce arte"

Creo que este enunciado resume muy bien algunos aspectos de tu libro.

 

Totalmente. Y no hay nadie con más miedo que quien tiene mucho que perder. En el caso del videoclip: la oligarquía mediática que controla la industria musical tiene un miedo estructural a la libertad artística. Un pavor que podríamos denominar de clase, tanto económico como ideológico. Y como señalas, en La Dictadura del Videoclip hay numerosos ejemplos de ello.

 

- Por cierto, además de esta publicación has escrito sobre muchos aspectos de cultura popular, eres artista plástico e inventor del Sociorreproduccionismo bajo el seudónimo de “Jon Juanma". Brevemente cuéntanos que hay detrás de ese término "Sociorreproduccionismo".

 

Es un método de venta de arte plástico que inventé y puse en práctica a finales de 2008 y que elimina al máximo posible las diferencias de renta del público, para que tanto una persona adinerada como un humilde trabajador tengan las mismas posibilidades de adquirir una obra original. El Sociorreproduccionismo es por tanto un espacio de fruición artística democrático e igualitario que se establece en un mundo tan desigual como el capitalista mientras dura la exposición. Es una especie de burbuja temporal que apunta a otro futuro posible (socialismo) desde dentro del sistema actual. Durante el tiempo que dura la exposición el artista se compromete públicamente a no vender ninguna obra de modo directo (por ejemplo ningún lienzo al óleo). La única forma de acceder a las mismas será comprando una reproducción de alta calidad firmada por el artista (llamada Sociorreproducción) con la que el comprador obtendrá un número de socio cooperativista. El último día de la exposición se realizará un sorteo donde si sale agraciado su número se llevará la obra original a casa por el módico precio que pagó por la reproducción. En realidad, la obra es sufragada entre todos los compradores. El artista debe calcular el nº de reproducciones que pagan la obra media de su exposición y a partir de que se venda ese número o sus múltiplos, debe sortear una nueva obra. Por ejemplo, si calcula que de media 50 reproducciones pagan una de sus pinturas, cuando llegue a 100 ventas tendrá que sortear dos, cuando arribe a 150 tres, y así sucesivamente. Además, la cotización de la obra depende directamente del público, ni de la crítica ni del establishment artístico controlado por una élite. Esto es así porque precisamente para garantizar que nadie tenga más oportunidades en el sorteo (por ejemplo comprando más reproducciones), sólo se entrega un número de socio cooperativista por comprador, con lo cual las reproducciones vendidas por encima del nº de compradores asignados por cada original dejarán un beneficio superior al artista sin menoscabo de garantizar la igualdad de oportunidades entre el público. En Internet se pueden encontrar varios vídeos explicando el sistema.

 

 

 Os dejamos con Capitalismo e industria musical, un video especialmente elaborado por Jon Juanma para abordar este tema:

 



 

Hasta el próximo capítulo de ARS!

Síguenos en redes sociales!

 twitter // facebook

Categorías: Libros , Música

Sarmient Peppers   28.mar.2016 22:10    

1 Comentarios

El videoclip ha sido estudiado desde múltiples perspectivas hace años, pero en los últimos tiempos parece haberse dejado al margen en favor de otros formatos, por eso me ha sorprendido gratamente este post. Leeré el libro!

lunes 4 abr 2016, 00:01

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Sarmient Pepper's

Bio A rienda suelta

A Rienda Suelta" (ARS)... Porque los dos amamos lo desconocido, porque nos interesa la música pero también la imagen y su poder de hipnosis. Disfruta de ARS, un universo distinto con las propuestas videocliperas más singulares y originales, un crisol único donde se mezclan la experimentación, el juego y la arqueología audiovisual siempre teniendo muy presente el punto de vista de los realizadores. Quiero que vengas conmigo a este laboratorio mágico...¡déjate sorprender!
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios