« Kazán, un centro turístico en los límites de Europa y Asia | Portada del Blog | Literatura viajera para el Día del Libro »

Valladolid será la capital mundial del vino en mayo

    viernes 21.abr.2017    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

 

Tasting of award-winning Bulgarian wines

Valladolid será la capital mundial del vino del 5 al 7 de mayo. Esa es la fecha escogida por el Concurso Mundial del Vino de Bruselas, para premiar a los mejores caldos del mundo. Unos 300 catadores elegirán, entre los más de 9.000 vinos que se han presentado al certamen, los que merecen tener la marca en su etiquetado.  Destaca la participación de 2.200 vinos franceses, 2.000 españoles y 1.000 portugueses. España aumenta un 255 su participación. "Somo el mayor escaparate del mundo del vitivinícola español", die Frédéric Galtier, responsable de comunicación de vinopres -empresa organizadora-, en España.

La importancia de este concurso, que llega a su XXIII edición lo demuestra en el hecho de que "el consumidor que se atreve a comprar una botella reconocida en el concurso tiene asegurado que va a catar un vino de primera calidad", ha dicho en Madrid, el presidente de vinopress, el belga Badouin Havaux. En este sentido se ha realizado un estudio en el que se demuestra que obtener una medalla es "una herramienta real de marketing que ayuda a vender, ya que contar con esta distinción permite incrementar un 30% las ventas de un vino". Havaux ha explicado que esa es la diferencia de venta entre un vino expuesto en un establecimiento comercial con o sin marca. Viaje a Ítaca ha hablado con Frédéric Galtier, -responsable de vinopres en España- del concurso y de la situación y retos de la producción vitivinícola europea. "Tenemos una visión muy local pero están llegando buenos vinos asiáticos" y, por ejemplo, "en Bulgaria hay variedades muy interesantes".

Havaux y Galtier creen que "el desafío de España que es el propio consumo interno". "Es muy bajo y es importante que el consumidor español vuelva a familiarizarse con sus propios vinos". Galtier recuerda que en otros países "se sirve vino en todos los sitios, incluso en las discotecas. Hay que acercar el producto al consumidor en donde se lo está pasando bien", y añade que "es necesario asociar un buen momento al vino, y no solo en una situación familiar concreta, -que es importante-, sino que hay que dar un paso más".

Por su parte, Baudouin Havaux ha declarado que es importante para el Concurso regresar a España después de la edición de 2009 en Valencia, ya que es el país que presenta la mayor superficie de viñedos", con aproximadamente 1 millón de hectáreas plantadas, y que también es el primer exportador mundial de vino con cerca de 23 millones de hectolitros.  "La otra cara de la moneda, resalta Havaux en el Fórum Europa, es el bajo nivel del consumo per cápita de los españoles, pero parece que las estadísticas están por fin subiendo, lo que es una buena noticia”.

En relación a la entrada de nuevos productores y a la importante competencia de otros mercados, Frédéric Galtier señala que "es importante creer en lo que somos, y el origen nadie nos puede copiar nuestro origen. Muchos mercados emergentes criticaban que Europa estaba anticuada y por ejemplo los chilenos decían que ellos iban a conquistar el mundo, que es lo que hicieron, y ahora están separando los valles y variedades, y están adaptando la regulación restrictiva a su propia producción". Para Galtier, "hay que tener vinos de la tierra, quizá con normativas, un poco más ligeras. Pero tenemos que defender nuestra identidad. Un vino tiene que ser honesto , debe represente realmente un paisaje y un origen, y si lo hace encontrará su mercado".

Presentacion-CMB-hotel-Ritz-foto_-miguel-a_-munoz-romero_RVEDIPRESS_0002-1024x684

El concurso se inició en 1994, y a partir de 2006 superó las fronteras de la capital belga, celebrándose en Lisboa, Maastricht, Burdeos, Valencia (2009), Palermo, Luxemburgo, Guimaraes, Bratislava y Plovdiv. Este año se ha escogido a la capital castellanoleonesa porque "es una tierra ligada al viñedo desde tiempos inmemoriales", y en la actualidad la provincia vallisoletana tiene plantadas más de 22.000 hectáreas de viña, produciendo vino en innumerables bodegas a lo largo de más de 100 municipios.  Un esfuerzo que está reconocido con cinco Denominaciones de Origen (Ribera del Duero, Rueda, Cigales, Toro y Vinos de la Tierra de León).  

A finales de marzo ya se celebró en esta provincia el ‘I Congreso Internacional del Vino Rosado’, organizado por la Diputación de Valladolid y la D.O. Cigales, en el castillo de Fuensaldaña (Valladolid), antigua sede de las Cortes de Castilla y León. Durante la jornada se trataron aspectos del rosado a través de ponencias que versaron sobre la percepción del rosado dentro y fuera de España, los números del rosado, estadísticas, elaboración, su consumo en la restauración, retos de comercialización, la situación de las principales denominaciones de origen elaboradoras y los espumosos rosados.



El consumidor español de vino debe rejuvenecer 

Esta semana se ha presentado el informe sobre la recuperación del consumo de vino en España, donde se muestra que está aumentando el consumo nacional, pero constata que todavía no es lo suficientemente importante como se esperaría del mayor productor de caldos. Los viticultores creen que es necesario asegurar el relevo generacional, por lo que apuestan por rejuvenecer la imagen del consumidor de vino, principalmente en el hogar.

El consumidor español de este producto, tiene más de 50 años, y en las últimas décadas, esta bebida ha pasado de ser un alimento, a un ornamento que se pone en la mesa en momentos especiales. Ponen el ejemplo de que los milenials estadounidenses suponen el 33% del consumo en su país. También las empresas productoras tienen su responsabilidad para conseguir que los vinos españoles aumenten en los mercados internacionales, "hay que dejar de ser el mercado de rebajas de verano, dice la patronal del sector, para liderar la calidad".

Aunque, entre los vinos, el tinto sigue siendo el número uno en barras y mesas, en los últimos años, el blanco no le anda a la zaga. Las bodegas españolas han innovado nuevas variedades más frescas y con más matices que triunfan entre los consumidores. Se acabó de que los blancos maridan sólo con pescados...o son excelentes para pasar el calor. En 2015, los hogares españoles consumieron casi 380 millones de litros de vino. Una cuarta parte, blanco, del que se exportó un 17% más que el año anterior.  

"Antes en España, el vino blanco era estacional, anecdótico, sólo para la temporada de verano, poca gente bebía vino blanco, ahora ha subido muchísimo. Hay mucha más variedad, y eso supone que hay más oportunidades de probar y explorar vinos blancos", explica a RTVE, Daniel Poveda.

Rafael del Rey, director general del Observatorio español del Mercado del vino, destaca que esto es posible porque "las bodegas se han atrevido a innovar, presentando nuevos productos y trabajando con nuevas variedades de vinos blancos, que gustan mucho a los consumidores. Ahora se ha producido un boom de vinos blancos en España porque se ha unido la oferta y la demanda".

Cuatro de cada 10 vinos blancos con denominación de origen que se venden en España son de Rueda. Se trata de vinos de alta gama y otros presentan un poco más de azúcar, que resultan más dulces, lo que permite responder mejor a las nuevas necesidades del consumidor. Además blancos y tintos tienen unos precios muy parecidos, que van desde 1€ a 20 ó 25€ los que son de crianza. 

El enoturismo español vive un momento dorado

 1621

Empordà, Terra Alta, Costers del Segre, Somontano, Campo de Cariñena, Calatayud, Campo de Borja, Navarra, Rioja Alavesa, Rioja Alta, Txakolí, Arlanza, Ribera del Duero, Cigales, Rueda, el Bierzo, Rías Baixas, Ribera del Guadiana, Marco de Jerez, Serranía de Ronda, Montilla-Moriles, Bullas, Jumilla, Yecla, Alicante y Utiel-Requena, son las 27 rutas del vino de España, que engloba ACEVIN, la Asociación Española de Ciudades del Vino. Acaban de presentar su informe anual, el noveno, sobre el enoturismo en España.

El año pasado esta temática turística en nuestro país aumentó un 21%, con casi 3 millones de visitantes, y una repercusión económica de más de 54 millones de euros. Visitantes que se acercaron a centenares de poblaciones alejadas del turismo tradicional en España de playa y sol y que, como demuestran las estadísticas, cada año va en aumento. Todo esto es un ejemplo de la buena salud del turismo del vino.

Las dos rutas que encabezan la lista de visitas a bodegas y museos son Rutas del Vino y Brandy del Marco de Jerez, con medio millón de visitantes entre las dos. Seguido de la ruta del Penedès. Según esta asociación, la visita estándar (visita guiada más degustación) es de 7,79 euros y el gasto medio por visitante es de 17€. A lo que hay que añadir los ingresos de alojamientos, restaurantes y comercios o empresas de actividades que también forman parte de las Rutas del Vino.

El enoturismo también incluye las decenas de festivales y ferias populares. Por ejemplo la Feira do Viño do Ribeiro, llega este año a su quinquagésima cuarta edición los días 29 y 30 de abril y 1 de mayo en la Alameda de Ribadavia, en donde participan unas 42 bodegas de la provincia de A Coruña.

Otra propuesta es ‘Magic Wine Tour’, una nueva forma de descubrir el territorio y la cultura del Rioja mediante una práctica e innovadora dinámica que permite al viajero ser el dueño de su viaje y de sus emociones. Cualquier escapada lleva consigo una búsqueda previa de recursos y planificación de las diferentes etapas que se pueden realizar. Con ‘Magic Wine Tour’, el usuario puede combinar los atractivos de la zona del modo que mejor se ajuste a sus necesidades y preferencias, distribuidos a lo largo del itinerario diseñado.

Nadie duda de que el vino forma parte de nuestra cultura y del patrimonio cultural, eso sí, siempre manteniendo un consumo responsable.

Categorías: Gastronomía , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   21.abr.2017 23:52    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios