« Vuelos directos Madrid-Riga | Portada del Blog | Cardiff sobrepasada por la final de Champions »

10 lugares para visitar en Nantes

    lunes 29.may.2017    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

20170519_095815

Nantes es la puerta de entrada a la Bretaña francesa, pero también la de salida del Loira al Atlántico. Una ciudad llena de vitalidad, juventud y creatividad. Su pasado y su futuro se mezclan en esta ciudad de unos 300.000 habitantes. Aquí os proponemos 10 cosas que no os podéis perder en la ciudad ni tampoco en los alrededores.

Nantes en 10 palabras

  20170516_183419

Histórica.- Para los que busquen la parte más antigua de la ciudad, podrán pasear durante unas horas por su casco viejo. Allí encotrarán el Castillo de los Duques de Bretaña, situado a dos pasos de la catedral y del barrio medieval. La construcción de esta robusta fortaleza se inició en el siglo XV bajo el reinado de Francisco II, último duque de la Bretaña independiente. Ana de Bretaña, su hija, fue dos veces reina de Francia, y en la última boda con Luis XII, la región quedó anexionada a Francia. Esta residencia ducal de inspiración renacentista es la despedida del Loira a la magnificencia de los castillos que se han construido a lo largo de su recorrido. Hoy en día acoge la sede del Museo de Historia de la ciudad, un equipamiento cultural dinámico, que utiliza la tecnología puntera para describir la hitoria de Nantes. Para guiarse por la ciudad, solo hay que seguir la línea verde, que une todos los lugares de interés turístico y cultural.  Desde la Edad Media hasta el siglo XIX, descubrirás el barrio medieval de Bouffay, la isla Feydeau, el barrio Graslin o el pasaje comercial Pommeraye.

20170516_165422

Verniana.- Nantes es hija de Julio Verne, uno de los autores más creativos de la literatura francesa y universal. Como en la mayoría de sus libros, lo extraordinario se convierte en realidad, y para comprobarlo solo hay que cruzar uno de los numerosos puentes que atraviesan el Loira, para llegar hasta la isla, que durante siglos acogió los astilleros de la ciudad. Desde hace 10 años un gran elefante de 12 metros de alto, se pasea por la zona. Se trata de una estructura metálica a cuyos lomos se encaraman cada día decenas de personas. Una obra de dos constructores e ingenieros excéntricos (Pierre Orefice y François Delarozière), que instalaron su taller "La compañía de la Machine" en las viejas atarazanas, haciendo salir de su imaginación bestias monumentales. Además del elefante, encontramos el carrusel de los Mundos Marinos, de 25 metros de altura, que en 2014 obtuvo el galardón de los Thea Awards, conocidos como los óscar de la industria del ocio temático.

Su originalidad son tres plataformas superpuestas donde se puede viajar (imaginariamente) sobre la superficie del mar a lomos de cangrejos, tortugas marinas, peces voladores, medusas o descender a los abismos submarinos en un pez pirata, una raya manta, un calamar gigante o una luminaria abisal. Desde febrero se les ha añadido una araña gigante, que puede ser manipulada por los visitantes y un gusano mecánico. Forman parte del "Arbol de las Garzas" que estará construido en 2021.

20170516_173014

Creativa.- Desde principios del siglo XXI, el arte contemporáneo se ha adueñado de la isla de Nantes, un territorio de 337 hectáreas, convertidas en un lugar singular, fantástico, atrevido y centro de ocio turístico y cultural. Dejando a un lado al gran elefante, el Carrusel y el árbol del baloncesto, encontramos la Cantine du voyage, con un huerto que nutre la cocina del restaurante; la fabrique, una sala de conciertos, laboratorio de música y centro de arte digital o el hangar de Bananas, que actualmente alberga restaurantes, bares, una discoteca, un teatro y numerosas terrazas, con un aire y estilo muy moderno.  La famosa e imprescindible línea verde, te ayudará a descubrir un barrio lleno de sorpresas arquitectónicas y escultóricas, como pasos de cebras ondulados, edificios curiosos como el de R. Julios, envuelto en tiras de papeles, una escultura con forma de cinta métrica, un terreno de juego descabellado, nacido de una colisión maliciosa entre una pista de atletismo, un velódromo y un skatepark; o mesas de ping-pong en zigzag convertidas en un paso de cebra.

20170516_122209

Novedosa.- Cada verano la ciudad renueva su apuesta artística y cultural. El Festival Le VAN, (Voyage a Nantes) celebra su sexta edición entre el 1 de julio y el 27 de agosto. Es un certamen lúdico y cultural que moviliza toda la ciudad, y la enloquece más de lo habitual, con instalaciones artísticas efímeras. Durante la primera jornada hay fiesta a lo largo de todo el día, con actuaciones musicales, performances y entrada libre a los museos. Después de cada edición algunas obras se quedan definitivamente instaladas en la línea verde. Desde 2012 el recorrido se ha enriquecido con 21 nuevas obras.

Otra actividad prevista y que se incluye cada año en el VAN es la apertura de La Cantine (26 de abril al 30 de septiembre), considerado el restaurante del Voyage cuenta con una arquitectura desmontable inspirada en los invernaderos. Posee un restaurante con capacidad para 300 comensales, que pueden tapear o comer los productos del huerto cercano, diseñado por el artista y jardinero Oliver Durand. También se celebra el Nantes Food Forum del 2 al 5 de junio, la Maker Faire Nantes, una fiesta de ciencia que reune a aficionados y expertos en tecnología (del 7 al 9 de julio).
Este año además se reabre el museo de las Artes. El 23 de junio abrirá sus puertas el renovado Museo de Bellas Artes con sus 17.000 m2. Este precioso palacete de finales del XIX, ha sido remodelado por el estudio Stanto-Williams y es una de las pocas pinacotecas de Francia que presenta un completo panorama del arte desde el siglo XII hasta la actualidad.

20170516_175319

Reivindicativa.- Hay un lugar en que la línea verde se vuelve negra para recordar una de las páginas más oscuras de su historia. En el paseo nos encontramos con una serie de placas en el suelo, con nombres de las expediciones negreras que partieron de Nantes. Se calcula que los países europeos, sobre todo las grandes potencias que se turnaron entre los siglos XV y XIX, desarrollaron un mercado de casi 12 millones de personas. De sus muelles salieron el 40% de las expediciones francesas, unos 1.700 buques, convirtiéndolo en el puerto negrero más importante de Europa. Era un comercio triangular. Zarpaban embarcaciones cargadas de mercancías, que navegaban hasta la costa atlántica africana. Allí descargaban sus productos y  los cambiaban por esclavos que trasladaban a América, donde los vendían, y regresaban a su país con las embarcaciones rebosantes de plátanos y productos tropicales. A la ciudad casi no llegaban esclavos. Se trataba de un tráfico de mercancías limpio. Hoy el Memorial de la Abolición de la Esclavitud, situado junto al Loira, rinde un homenaje a todas las víctimas de esa barbarie. 

20170516_114038

Sostenible.- Nantes fue en 2013 capital verde europea. Fue un premio a 20 años de esfuerzos urbanísticos que defendieron la movilidad y la conservación del patrimonio natural alrededor del estuario del Loira. A ello ayudó la construcción del tranvía, el navibús y los carriles bici y de autobús. En 2015 ocupaba el 7º lugar entre 122 ciudades del mundo con la categoría bici-friendly. La capital del Atlántico francés tiene mas de 100.000 árboles y un centenar de parques y jardines. Además el 61% de la zona metropolitana está formada por espacios naturales y agrícolas. Cuenta con más de 250 kilómetros de ríos y una gran biodiversidad. El Jardin des Plantes, con sus colecciones de magnolias y camelias, obtuvo en 2016 el premio "Jardín de excelencia". Es uno de los tres lugares más visitados de la ciudad. Además se puede recorrer todo el Estuario en bicicleta y forma parte de "La Loire à vélo", una ruta ciclista de unos 800 kilómetros, que cruza todo el valle del Loira.

20170517_111254

Marítima.- A pesar de estar situada a unos 60 kilómetros de la desembocadura, la salinidad del mar llega hasta la ciudad a través del Loira. Eso une todavía más a Nantes con el Atlántico. Desde el centro se puede hacer una excursión a lo largo del estuario. Son unas dos horas y media de navegación, que permite disfrutar de sus verdes riberas y de las obras de arte diseminadas por los pueblos de los alrededores, como la casa en el agua, diseñada por Jean-Luc Courcoult o el barco que quiere volver al río de Erwin Wurm. También es interesante cruzar en el navibus hasta Trentemoult, donde se disfruta del ritmo pausado de la campiña y perderse por sus callejuelas y casas coloridas, sus chiringuitos y terrazas que parecen haberse quedado ancladas en el pasado. Y porque no, o mejor dicho, y no debéis perderos un almuerzo en el restaurante La Civelle.

20170517_122645

Solidaria.- Nantes irradia su cultura y creatividad a la metrópoli, a las ciudades del entorno. Una propuesta lúdico-cultural  es la ruta del Estuario. Una colección de obras contemporáneas realizadas por renombrados artistas internacionales, que se puede visitar a lo largo de 60 kilómetros de río, en barco, a pie, en bici o en coche. En los cruceros por el Loira un guía va comentando las características de esta treintena de obras y ayudan a descubrir lugares atípicos como el observatorio de Tadashi Kawamata, la Muerte en verano de Claude Lévèque (situada en una abadía), para llegar hasta los astilleros de Saint-Nazarie, donde resaltan los triángulos pintados por Felice Varini o al municipio de Saint-Brévin-Les-Pins, al otro lado de la desembocadura donde encontramos la sorprendente serpiente del océano, de Huang Yong Ping, junto a una playa del Atlántico.

20170519_113918

Gourmet.- Capital del Muscadet, uno de los vinos blancos más conocidos y apreciados del mundo, que figura en los mejores restaurantes del mundo. A menos de media hora en tren de cercanías podemos desplazarnos a los viñedos de Nantes. Se pueden visitar las bodegas donde el vino permanece durante 6 meses en contacto con las levaduras, en sus lías. Las sales minerales le confieren su ligera burbuja, un sabor afrutado y le dan cuerpo. Ideal para acompañar ostras y una gran variedad de productos marinos, pero también con algunos quesos y aves. La excursión a la zona productora nos permitirá descubrir el encantador municipio de Clisson, desde donde se puede realizar un itinerario turístico por unas 11 bodegas, en unos 100 kilómetros alrededor del río Sèvre.


Dentro del casco antiguo de la capital nantense tampoco se puede perder una cena o comida en el restaurante La Cigale, donde desde hace más de 100 años, ningún artista ni celebridad se ha perdido la ocasión de comer en esta antigua cervecería del siglo XIX, con platos típicos de la región.  Uno de los postres tiene que ser el pastel de Nantes o "Gâteau nantais", característico de las pastelerías de principios de ese siglo, elaborado a base de almendras, mantequilla y ron de Antillas. Sin olvidar las legendarias y crujientes galletas Lu o las BN. Otro lugar a visitar es la terraza del bar Le Nid, situada en lo alto de la Torre de Bretaña, con sus panorámicas sobre la ciudad y sus curiosas mesas y sillas, con forma de cigüeña y cáscaras de huevo.

 

20170516_164015 (2)

Nombres Propios.- Seguro que Nantes no sería lo que es sin los artistas que la han reinventado tras la crisis económica de finales del siglo pasado, que sumió a la ciudad en la decadencia. Uno de sus hombres más ilustres, es el escritor Julio Verne, al que no le gustaba nada su ciudad. Quizá porque no vió como la transformó el argelino Jean Blaise, que llegó a Nantes en 1982, y empezó a despertar a "La Bella Durmiente". Introdujo conceptos innovadores en la ciudad, fundó el Centro de investigacion para el desarrollo cultural y en 1990 creó el festival de "Les Allumées" (Las Iluminadas). En el 2000 dirigió el teatro público nacional "Lieu unique", y en 2007  fue el director artístico de la bienal "Estuario artístico", creando en 2011 Le VAN, Le Voyage à Nantes. Para llevar a cabo esta creatividad, contó con el apoyo del entonces alcalde de la ciudad, Jean-Marc Ayrault (PS) que llegó a la alcaldía en 1989.


Hacía dos años que habían cerrado los astilleros navales. Y diez años más tarde, en 2007, la imaginación de François Delarozière y Pierre Orefice, empezaron a trabajar en el otro gran diseño cultural nantense "Les Machines de l'Île", un proyecto artísico y turístico de gran originalidad, donde mezclan el mundo imaginario de Verne, el universo mecánico de Leonardo da Vinci y la historia industrial de la ciudad. El 30 de junio se cumple el décimo aniversario de las "Máquinas de la Isla".

Cómo viajar y moverse por la ciudad

20170516_083038

Para llegar a Nantes, se puede viajar desde París en TGV (unas 2.30h), aunque desde Madrid nosotros volamos con Iberia Express que tarda 70 minutos y con una frecuencia de dos vuelos semanales -miércoles y viernes-, que ha obtenido por tercer año consecutivo la categoría de low cost más puntual del mundo, según la consultora independiente FlightStats. El  aeropuerto de la ciudad, en fase de traslado, recibió el año pasado unos 4,7 millones de pasajeros de 76 destinos regulares directos.

El abono turístico Nantes Tourisme ofrece una gama de alojamientos para todos los presupuestos y establecimientos como hoteles, habitaciones de huéspedes, albergues juveniles y campings. Tiene una oferta de 3X2 (reservas dos noches y duermes una tercera gratis) y el Pass Nantes (un abono turístico de 24, 48 0 72 horas, que permite acceder gratuitamente a 30 monumentos, centros y lugares turísticos como la Galerie des Machines o visitas guiadas, además del uso del transporte público de la ciudad, y precios reducidos en otros lugares de interés turístico cerca de Nantes). El Pass Nantes cuesta 25€ (24h), 35€ (48h) y 45€ (72h)

 @angelaGonzaloM

Categorías: Gastronomía , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   29.may.2017 11:27    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios