« Toledo capital mediterránea de la poesía | Portada del Blog | Irma convierte el paraíso caribeño en un infierno »

Peregrinación a la Meca, Arabia Saudí "hace caja" con el 'hach'

    domingo 3.sep.2017    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

 
170831-636397828543679776_4a397_Foto EFE
 
La Meca, Medina, Mina o el monte Arafat se llenan estos días de peregrinos musulmanes que quieren cumplir con uno de los preceptos básicos del islam. La mayoría aprovechan el hajj (hach en castellano), la peregrinación a la Meca, para viajar hasta los otros lugares sagrados. Este año se calcula que algo más de 2 millones de personas, procedentes de 168 países, emplean la cita para hacer turismo religioso. La cifra de peregrinos ha aumentado un 30% en relación a 2016. De los dos millones de visitantes, 130.000 son saudíes. Por nacionalidades los que más peregrinos han enviado son Pakistán y la India, seguidos de Bangladesh, Turquía, Malasia, Rusia, China y Filipinas. De entre los peregrinos que proceden de países occidentales las autoridades saudíes señalan que hay unos 25.500 peregrinos del Reino Unido, 20.500 de Rusia, 17.000 de Estados Unidos y 10.000 de Francia.
 
Como es habitual en el turismo, las polémicas políticas y divisiones entre países, no suponen ningún obstáculo para los viajeros. Este año han regresado a la Meca los fieles iraníes después de un año de suspensión y también los cataríes, a pesar de que la frontera entre ambos países está cerrada por un conflicto diplomático. 
 
Los centros comerciales que bordean la explanada de la Gran Mezquita de La Meca, están todo el día repletos de compradores. Las tiendas solo se vacían durante el tiempo de la oración. En esos momentos bajan las cortinas, para levantarlas inmediatamente después del rezo. Marcas de todo el mundo están presentes en la zona, y en la llanura de Arafat, donde los peregrinos dedican el jueves a oraciones e invocaciones, se encuentran vendedores de alfombras por todos los lugares.

Según los primeros cálculos de la Cámara de Comercio de la Meca, los peregrinos gastarán casi 6.000 millones de dólares, contra los 4 millones del año pasado. Cada uno de los más de 2 millones de peregrinos pagan varios miles de dólares en alojamiento, comida y compra de recuerdos y regalos, a lo que hay que añadir el precio del viaje. El aumento de ingresos en relación a 2016 viene dado porque hay más peregrinos, ya que el gobierno quitó la prohibición de regular la presencia de fieles de países que no eran musulmanes. Hasta 2013, la proporción de esos países era de 1 peregrino por 1.000 habitantes, y el resto del mundo solo podían suponer el 20% del total de peregrinos.

Hasta el descubrimiento del petróleo, la peregrinación a la Meca era el principal motor económico de Arabia Saudita. Según el especialista en peregrinación durante la época colonial, el historiador Luc Chantre, incluso antes de la llegada del Islam, la ciudad era un lugar comercial, de intercambio internacional donde la religión y el comercio estaban siempre vinculados. Luego llegó el petróleo, pero desde mediados de 2014, cuando los ingresos del crudo comenzaron a reducirse, se volvió a potenciar las peregrinaciones a lugares sagrados, en su vertiente más turístico-religiosa.

Meca -imagen aérea- @EFE

El año pasado, Mohammed ben Salmane, hijo del rey, hizo publicó un ambicioso plan de reformas llamado "Vision Saudita 2030", que tiene como objetivo diversificar la economía del país, demasiado dependiente del petróleo e incluir el aumento del turismo religioso. El presidente de la Cámara de Comercio de La Meca, Maher Jamal, ha explicado que para 2030 prevén recibir anualmente a unos seis millones de fieles durante el "hach" y 30 millones en la Umrah, que es una pequeña peregrinación que puede tener lugar durante todo el año.

Esto ha llevado a grandes transformaciones arquitectónicas realizadas en los últimos años y que han poblado de grúas la explanada de la Gran Mezquita. Las obras, que algunos han criticado por considerarlas desproporcionadas, incluyen la ampliación de las dos sagradas mezquitas en Medina y La Meca. Para hacer más fluida la circulación de los peregrinos alrededor de la Kaaba, se añadieron dos pisos más, que están conectados a la planta baja por escaleras mecánicas. De esta forma los fieles pueden realizar el rito en corredores aireados o ventilados. Para evitar avalanchas, como la que en 2015 produjo la muerte de 2.300 personas, se han pactado, con las diferentes misiones, horarios estrictos de rezo. Además para moderar las altas temperaturas que se registran en Arabia Saudí, el Gobierno distribuyó pulverizadores de agua en los lugares comunes y desde hace años planta árboles para crear sombra y mitigar el calor.

Rituales sagrados, la parte religiosa

 
170831-636397657459919087_97c0e_Foto EFE
 
La mitad de los peregrinos visitan habitualmente la Mezquita del Profeta en la ciudad santa de Medina y se desplazan posteriormente a Mina, situada a unos 7 kilómetros al este de La Meca, lugar donde pasan el primer día del "hach", denominado "Al Taruia" (saciar la sed), tiempo que dedican a rezar, leer y recitar el Corán (libro sagrado del islam) o a discutir asuntos religiosos. Los peregrinos permanecerán allí antes de dirigirse al día siguiente al monte Arafat, a unos 20 kilómetros al este de Mina, donde se realizan las oraciones del mediodía y la tarde.
 
Luego llegará el rito de dar siete vueltas alrededor de la "Kaaba", el cubículo en el que se encuentra la piedra negra que los musulmanes consideran un pedazo del paraíso, y por último suben al monte Arafat. Allí, vestidos con ropas sencillas de color blanco sin costuras, hacen el ritual Wuquf (estar de pie), que consiste en reflexionar y hacer súplicas a Dios, desde la madrugada hasta la puesta del sol, en el monte donde la tradición musulmana relata que el profeta Mahoma pronunció su último sermón hace catorce siglos.  Antes del atardecer deben abandonar el lugar para dirigirse a Muzdalifa, donde pasan la noche y recogen guijarros para el día siguiente. De vuelta a la Meca,  los peregrinos deberán cumplir la segunda fase de la lapidación del diablo en Mina y dar siete vueltas más como despedida a la "Kaaba". La peregrinación finaliza con la fiesta del sacrificio, conocida como "Aid al Adha" en árabe, considerada una de las más importantes del calendario musulmán. Los musulmanes degüellan corderos -y otras reses como vacas y camellos- al alba para rememorar el pasaje bíblico según el cual Abraham ofreció a Dios la vida de su hijo primogénito, quien según la tradición islámica no era Isaac sino Ismael y de cuya estirpe se cree que descienden los árabes.
 
La peregrinación a La Meca es uno de los cinco pilares del islam, junto a la "shahada" (profesión de fe), la limosna, la oración y el ayuno en el mes de Ramadán.
 

Logística de la peregrinación a la Meca

170901-636398532554981863_7c11c_Foto EFE
 
Cerca del 94% de los  peregrinos llegan en avión. Con el fin de reducir los atascos y  facilitar un flujo de movimiento de pasajeros, los aeropuertos de  Jeddah y Madinah han creado terminales dedicadas a ellos.  Algunos peregrinos viajan en autobús, furgoneta y coche. Este año  han llegado más de 30.000 vehículos, y hay más de 17.000 autobuses  especiales conducidos por unos 22.000 chóferes que transportan a los  peregrinos al lugar. Desde 2010, una línea de metro une las principales estaciones del hach
 
Como ocurre en los lugares de peregrinación más importantes de las grandes religiones, las autoridades deben organizarlo todo para que los fieles no tengan impedimentos en realizar el ritual establecido por cada creencia. Para realizar el trayecto entre el monte Arafat y Muzdalifa -donde pasan la noche y recogen piedras para el rito de la lapidación, se han dispuesto 17 trenes que trasladarán a un total de 365.000 peregrinos, aunque este transporte está limitado a fieles oriundos de Arabia Saudí, de los países del Consejo de Cooperación del Golfo (Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Catar, Kuwait y Omán), de Afganistán, Pakistán, Bangladesh, Sri Lanka, la India, Turquía y Estados Unidos. Para los demás, habrá disponibles más de 17.000 autobuses que les trasladarán a Muzdalifa.
 
También se han extremado las medidas de seguridad. Se han desplegado 100.000 policías y 6 aviones sobrevuelan tanto el cielo de La Meca como los lugares donde se realizan los ritos sagrados, encargados de observar la seguridad y el movimiento de los fieles. Las aeronaves también están preparadas para una evacuación médica y con personal especializado con el fin de trasladar los casos críticos a los hospitales. Para facilitar la estancia se han proporcionado más de 15.000 sillas de ruedas para ancianos y discapacitados, se han desplegado a unos 6.300 empleados que proporcionan agua fría a los peregrinos, les ofrecen el Corán, supervisan la limpieza de las zonas sagradas y vigilan y guardan las puertas en La Meca y Medina. En el caso de la Meca, se han preparado 25 hospitales y 155 centros sanitarios, atendidos por unos 29.000 sanitarios. Durante la peregrinación se distribuyen a diario más  de 2,64 millones de comidas.
 
Este es  uno de los peregrinajes más antiguos del mundo, pero no por eso se ha quedado anclado en el tiempo, sino que se ha incorporado la  tecnología moderna para mejorar la experiencia de los participantes y  asegurar su seguridad y bienestar. Con este objetivo, cada peregrino  dispone de un brazalete electrónico de identificación que contiene  información personal y médica que permite a las autoridades dedicadas  a la peregrinación a la Meca identificar a las personas y  proporcionarles su atención debida. Los brazaletes, que son resistentes al gua y compatibles con GPS,  informan a los peregrinos acerca de las horas de rezo y disponen  además de un escritorio de ayuda en múltiples idiomas para peregrinos  que no hablan árabe. 
 
El Ministerio de Cultura e Información de Arabia Saudita ha  lanzado dos portales - Hajj2017.org  y SaudiWelcomesTheWorld  - para  proporcionar asistencia a los peregrinos, además de mantener al resto  del mundo, incluyendo los medios mundiales, informados y actualizados  durante este periodo. 
 
 
 
Categorías: Actualidad , Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    3.sep.2017 13:58    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios