« Irma convierte el paraíso caribeño en un infierno | Portada del Blog | Zaragoza, la ciudad que sorprende »

Sonidos de Sanabria y la Sierra de la Culebra

    miércoles 18.oct.2017    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

   739_Foto @angelaGonzaloM

Estos días en muchos bosques de España es posible escuchar el bramido típico de los ciervos. Nosotros hemos oído la berrea en la Reserva Nacional de Caza Sierra de la Culebra, en la provincia de Zamora, junto a la Raya, esa frontera no visible que separa... o une, sobre todo une... España y Portugal. 

Dicen los expertos, que en esta época los machos se vuelven más confiados y distraídos por la influencia de las hembras en celo. Algunos lo aprovechan para cazar en los cotos y la mayoría para disfrutar de este espectáculo de la naturaleza. Algo imprescindible, como nos recuerda Juan José Gallego, guía de naturaleza, es la paciencia y mantenerse en silencio... "porque los cérvidos aparecen cuando y dónde quieren... para eso el campo es suyo".

  986_Foto @angelaGonzaloM

Es además un buen momento para caminar por la montaña entre pinos, carballos, encinas, castaños, tejos, abedules, y acebos.

En el camino encontramos ríos de agua cristalina como el Aliste, el Manzanas, el Pedro, Gamoneda o el Tera. Y sobre todos ellos el Duero o Douro. En los Arribes, cerca de Fermoselle, podemos ver buitres, el veloz azor, o por las noches el cárabo, una rapaz nocturna. En definitiva una gran variedad de aves, como nos explica el director del Parque Natural

  1098_Foto @angelaGonzaloM

Otros sonidos característicos de la comarca de Sanabria y la Sierra de la Culebra, es el aullido del lobo. Un animal ancestral muy ligado, para bien o mal, a esta zona del noroeste de Zamora. La mejor época para escucharlos es hacia enero, y para verlos en verano, cuando han nacido las crías y suelen moverse poco de los lugares de crianza. Los impacientes, o los que tienen una agenda no tan adaptable, pueden acercarse en cualquier momento del año al Centro Temático del Lobo Ibérico, en Robledo, a unos 10 kilómetros de Puebla de Sanabria. Los ejemplares que viven allí lo hacen en condiciones de semi-libertad priorizando su salud física y psicológica. Una red de senderos con torres de observación, hacen posible y fácil la observación de los animales.

El edificio del Centro Temático del Lobo, con su característica forma de cortello, una construcción tradicional de forma circular nos recuerda las construcciones que utilizaban los ganaderos y cazadores para capturar a estos animales. 

964_Foto @angelaGonzaloM

Si hemos elegido buscarlo en el monte, mientras se camina por el bosque, puede uno imaginarse como sonaban las carracas y multitud de artefactos inventados por el ser humano para darle caza y evitar que matara a los rebaños. Y si ponen un poco de imaginación, también pueden escuchar leyendas, cuentos, relatos en los que el lobo era el protagonista.

En el Centro Temático, podrán escuchar muchas de esas historias y tradiciones de la mano de los que han convivido durante años con este animal, siempre ligado a la tradición cultural de las zonas en las que habita,... leyendas que forman, desde hace siglos, parte de nuestro imaginario colectivo.

Otros sonidos del bosque de las comarcas de Sanabria y Sayago, lo protagoniza el zumbido de las abejas. María Turiño es una apicultora que descubrió todo lo relacionado con la miel hace pocos años... ella dirige el Centro de la Miel de Sayago, un lugar muy sencillo, que nos adentra en el fantástico y desconocido mundo de la apicultura y en la forma de vida y organización de estos insectos.

1011_Foto @angelaGonzaloM

En Sanabria y La Carballeda el aprovechamiento de la miel se hace desde tiempos remotos, así lo atestiguan las diferentes construcciones etnográficas diseminadas por todo el territorio. En Sanabria existen varios ejemplos de antiguos colmenares como el de Faldriego en San Ciprián, el de Hedroso en la Frada da Osa o el de Ribadelago.

Un sonido que ya no se puede escuchar, pero que estuvo en el origen de toda esta zona, es el que producía el movimiento de los glaciares. El lago de Sanabria, es el mayor de la península ibérica, y uno de los más grandes de Europa, si tenemos en cuenta ese origen glaciar.

El Parque Natural linda con León, Galicia y Portugal. El combate entre el agua y la roca ha creado un conjunto de cañones, valles, ríos o lagunas. En los límites del parque podemos caminar hasta las fuentes y la cabecera del Tera, bajar por una parte de su cañón o disfrutar del curso medio del río más importante de la zona. Descubrir como sus riberas cambian a lo largo de su trayectoria envueltas en un tapiz de colores. Una de las partes más atractivas es el cañón que discurre entre las paredes rocosas cunado el río se pone jugetón, intercalando pozas, rápidos, remansos y cascadas.

1079_Foto @angelaGonzaloM

Puebla de Sanabria, incluida en la vía de la Plata del Camino de Santiago, ha estado siempre marcada por la cercanía de Portugal. En la defensa del territorio se construyó la primera fortificación en 1220 y en 1450 el castillo de los Condes de Benavente. Destaca "El Macho", una torre de homenaje cuadrada que concentraba la vida palaciega y que a partir del siglo XVI se adaptó a la artillería y paso a tener un uso estrictamente militar.

A su alrededor se congregan las calles de este municipio que ha sabido recuperar su esencia medieval, respirando tranquilidad y sosiego.... especialmente fuera de la temporada turística de verano. Las flores de los balcones, adornan las viejas piedras y le dan un tono de alegría a todo el recinto. Un esfuerzo económico que han realizado los vecinos y que se ha visto premiado con el reconocimiento del pueblo más bonito de España.

Las campanas de la iglesia de la Virgen del Azogue, es el sonido que marca impasible el paso del tiempo desde hace siglos. Bañada por el río Tera Puebla de Sanabria fue desde finales de la Edad Media, un importante centro de actividad comercial, una riqueza que ha quedado plasmada en sus casonas, muchas de sus fachadas siguen luciendo importantes blasones.

En nuestro recorrido por la zona de Sanabria, no podemos dejar de escuchar el sonido del fuego. Junto a su crepitar se contaban historias y se cocinaba. Sus productos típicos son los habones, setas, cecina, castañas o las siempre presentes y autóctonas paella zamorana, la carne de ternera sanabresa (especialmente el chuletón) o las truchas del río Tera. 

Aunque no lo parezca también se puede degustar pulpo a la sanabresa o bacalao, dos productos añadidos a la gastronomía de la zona, por su proximidad a zonas marítimas de Galicia y Portugal, con las que desde antaño se han intercambiado productos.

  677_Foto @angelaGonzaloM

Sonidos también de fiestas, Desde 1848 los gigantes desfilan el 7 de septiembre como preludio del día grande de la ciudad. De esa época se conserva los gigantes conocidos como la Negra y el chino, o los cabezudos Gigantillas, Napoleón y Negrito. Nada más iniciarse el mes de septiembre comienzan las fiestas de otoño en toda la comarca. Las romerías convocan a los lugareños con su tradición en torno a santuarios y ermitas, en un ambiente festivo al que contribuye la música de las gaitas, instrumento tradicional de la región. El calendario comienza el primer domingo en Donado, con La Peregrina; siguiendo con La Alcobilla, en Rábano; la Virgen de la Carballeda, en Rionegro del Puente y La Tuiza, en Lubían y Los Remedios, para acabar a principios de octubre con la romería de Otero de Sanabria.

Dejamos Puebla y el noroeste de Zamora, en coche o en nuestro caso en el tren casi de Alta Velocidad, -está previsto inaugurar el tramo del AVE en los próximos años-, mientras nos queda grabado ese sonido de la naturaleza que durante unos días nos ha acompañado por la sierra de la Culebra, los Arribes del Duero o el lago de Sanabria. 

 @angelaGonzaloM
@Viaje a Itaca 

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   18.oct.2017 10:04    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios