« A-23, una autovía de leyendas aragonesas | Portada del Blog | Iberia Express celebra su aniversario con vuelos a 5 euros »

Puebla de Sanabria y la Sierra de la Culebra

    jueves 16.nov.2017    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

675
 
Puebla de Sanabria acaba de ser incluido en la lista de los pueblos más bonitos de España. Y no tenemos ninguna duda de que se lo merezca. Llegué al la estación en el tren Alvia, que une Madrid con Vigo. Un impresionante edificio de granito que ya nos avanza lo que nos espera en la ciudad, y que dejará de funcionar dentro de poco tiempo, cuando se abra la nueva estación ferroviaria  del AVE, que unirá Puebla con Zamora-Valladolid-Segovia y Madrid. 
 
Desde allí podemos ver el histórico castillo, y las casas que van descendiendo por la ladera hacia el río Tera. Lo mandó construir Rodrigo Alonso Pimentel, el cuarto conde de Benavente, y en él destaca la Torre del Homenaje, conocida como "El Macho", desde donde se divisa todo el valle. Actualmente la Casa del Gobernador, es el centro de Recepción de visitantes y el castillo acoge la biblioteca municipal, una sala de exposiciones y un salón de actos. 
 
Por una de las callejuelas que bordean a este bien conservado castillo encontramos el otro símbolo del pueblo, la iglesia de Nuestra Señora del Azogue, construida en el siglo XII, sobre restos romanos con un genuino porche y los capiteles románicos que adornan su puerta occidental. Comparte la plaza mayor con otros dos sobrios edificios, la ermita de San Cayetano -de estilo neoclásico- y la casa consistorial del renacimiento. Como nos explica Teresa de Stal López, técnico de turismo, Puebla reúne una gran variedad de estilos arquitectónicos.
 
815
 
Por sus calles encontramos viviendas construidas en piedra, algunas de ellas adornando su fachada con blasones, muestra de la importancia que tuvo este municipio en el cruce del camino de Santiago, en la denominada ruta de la plata. Desde hace años, los propietarios se han dedicado a recuperar parte de ese patrimonio local, que ahora recibe el reconocimiento nacional y de los visitantes.
 
Seguimos paseando por sus tranquilas calles, visitando el convento e iglesia de San Francisco, la plaza del Arrabal, la fuente de El Pilón, las murallas, y uno de los restaurantes que no se pueden obviar en la visita, casa Paca. Ella nos explica que en su cocina siempre prioriza los productos autóctonos, pero también nos dice que la despoblación "afecta a la producción porque cada vez quedan menos ganaderos y agricultores". 
 
678
 
Cerca encontramos el museo de gigantes y cabezudos, que guarda figuras de incalculable valor histórico que datan de 1848, cuando comenzaron a desfilar por las calles la Negra y el Chino, anunciando la fiesta de las Victorias, el 8 de septiembre. Con el tiempo la familia se fue ampliando al zapatero y la zapatera y a los Reyes. Vale la pena verlos bailar porque junto con diablos, brujas, magos y otros enanos, sus largos brazos consiguen girar 180 grados. En Agosto, ellos no participan, pero sí las brujas, que ponen fin al mercado medieval.
 
Descendemos hacia el río Tera y su paseo fluvial convertido en verano en zona de baño y recreo. A lo largo de 5 kilómetros se puede pasear tranquilamente o practicar algún tipo de deporte. A unos 7 kilómetros, en Rabanillo, encontramos la Casa del Parque Lago de Sanabria, donde podemos conocer la fauna que habita en la zona y los orígenes glaciares del lago, el más grande de esas características en España. 
 
918
 
Muchos descubrirán la triste historia de Ribadelago, un pueblo que en 1959 quedó arrasado por la rotura de una presa durante la noche. Murieron 144 personas arrastradas por la corriente junto a animales, y todavía hoy en día se encuentran restos de las viviendas en el fondo del lago. 
 
Podemos observarlo viajando con el catamarán eólico-solar, Helios Cousteau, que desde 2011 realiza investigaciones científicas y recorridos didácticos y turísticos, equipado con un pequeño laboratorio y una cámara de video acuática con la que un buzo va mostrando el fondo del lago. Las ganancias de las travesías turísticas permiten financiar algunos de los proyectos científicos. 
 
Las aguas del lago encierran desde hace siglos misterios y leyendas como la del origen del lago y el pueblo de Valverde de Lucerna.
 
963
 
Leyendas también las que rodean a uno de los animales más temidos de la sierra de la Culebra, el lobo. Podemos escucharlas en el Centro del Lobo Ibérico de Castilla y León a unos 10 kilómetros de Puebla, en Robledo. Incluido en la Red Natura 2000, rodeado por pinos, robles y brezo, es un centro de estudio, divulgación y educación sobre estos animales. No solo conoceremos historias sobre el animal, sino también aprenderemos sus costumbres y su manera de organizarse. 
 
Dentro de la oferta ecoturística, se pueden avistar los ejemplares que viven en el centro en estado de semilibertad y que se pueden observar tranquilamente de los tres observatorios que hay instalados en el recinto. También se pueden realizar avistamientos de lobos en la montaña, para lo que hay que ir con un guía especializado. El lobo desempeña un papel ecológico en la sierra de la Culebra donde convive con ciervos, corzos y jabalíes. 

De hecho esta zona reúne unas condiciones que son clave para que de una de las mayores densidades de lobo de Europa. La mejor época para oir el aullido del lobo es en invierno y para ver a los lobeznos en verano. También es un buen lugar para escuchar la berrea del ciervo en los primeros días de otoño. No es extraño realizar alguna ruta a pie, o por carretera y encontrarnos con alguna huidiza cierva acompañada de su cría. Jesús Palacio, el director de la nos traslada los sonidos que podemos escuchar en el otoño en los bosques de la zona "en otoño escuchamos el sonido de la berrea, y el aullido del lobo en enero, pero ahora deberíamos escuchar el sonido de la lluvia y el silencio de las setas, aunque este año ha llovido poco".
 
1252
 
Al otro lado de la sierra escontramos las comarcas de La Carballeda y Sayago. Zona de abejas se calcula que casi el 90% de la miel es de castaño. En el centro de la miel de Sagallos, María Turiño nos enseñará todo sobre el mundo de las abejas.
 
Acabamos recorrido en Fermoselle, puerta de entrada al Parque  Natural Arribes del Duero, en la frontera con Portugal. Situado en la comarca de Sayago, tiene un gran atractivo histórico-cultural, como su plaza mayor, en la que se encuentran el ayuntamiento y la iglesia de la Asunción. Uno de los secretos mejor guardados son sus bodegas subterráneas, que se encuentran excavadas en la roca en el subsuelo de las casas. Se calcula que hay unas mil bodegas y se comunican en un laberinto interior. Se puede decir que no hay casa que no tenga una, y aunque son privadas, seguro que os dejan pasar a ver alguna.  
 
 
Conocida también como "el balcón del Duero" subiendo a los miradores de el Torojón, los Barrancos, el Terraplén o las Peñas, se disfruta de unas imponentes vistas del río. No os perdáis la visita al Convento de San Francisco, donde se encuentra el Centro de Interpretación de los Arribes. Otros centros curiosos son las casas colgadas, construidas sobre el peñasco que corona la población. Allí el Tormes vierte sus aguas sobre el Duero. 
 
Desde Fermoselle se pueden realizar cruceros de unas dos horas por el cañon del Duero, en medio de la frontera y a través de dos parques naturales el de Arribes y el Douro Internacional. Es una zona ornitológica de gran importancia, donde podemos observar ciguëñas negras, el águila real, el buitre leonado, el alimoche o el águila perdicera. 
 
Después de disfrutar de este remanso de paz y tranquilidad, nos tocar rehacer camino, hacia Puebla de Sanabria o hacia Zamora, donde volvemos a coger el tren, después de aprovechar y dar una vuelta por la capital castellanoleonesa del rómanico y el modernismo.
 
 
Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   16.nov.2017 01:24    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios