« Omán, una sorpresa turística de la península Arábiga | Portada del Blog | Rutas de Van Gogh en Arlès y la Provenza francesa »

El patrimonio histórico frente al reto turístico

    sábado 20.ene.2018    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Turistas_Foto Twitter
 
Potenciar el turismo y aprovechar su potencial económico sin poner en riesgo el patrimonio histórico y la identidad cultural de los pueblos, es uno de los retos que tienen que afrontar los promotores turísticos, municipios y organismos públicos o privados. La Organización Mundial de Turismo (OMT) y la Unesco, se han reunido por segunda vez para compaginar sus agendas y aunar sinergias. La masificación turística de muchos lugares declarados Patrimonio de la Humanidad, ha saltado las alarmas, porque todo el mundo tiene derecho a visitar esos lugares que forman parte de nuestro legado histórico, pero se ha vuelto imprescindible tomar medidas para reducir la concentración masiva de visitantes en ciertas poblaciones. Los ciudadanos también tiene derecho y la obligación de pasar por esos lugares de forma consciente, ahondando en el conocimiento de la esencia histórica. Esa presencia masiva de turistas, pone en peligro el mantenimiento y la preservación de los bienes culturales.
 
Las visiones del turismo y de la cultura parten de planteamientos casi opuestos. Francesco Bandarini, director adjunto de la Unesco, ve imprescindible ir cerrando esa brecha, aunque el diálogo es complicado.  "Es inevitable, dice a "Viaje a Ítaca", Bandarini "¿Puede la cultura cerrar la puerta al turismo? Eso es imposible. ¿Puede el turismo no mirar a la cultura? También es imposible. El reto es permitir que el encuentro sea positivo. En muchos lugares es posible, pero en otros, el turismo es un poco destructivo y eso provoca alteraciones de autenticidad y que el elemento cultural pierda calidad"
 
Precisamente, la II Conferencia de Turismo y Cultura OMT/Unesco que se ha celebrado en Mascate, la capital de Omán, ha puesto sobre la mesa la necesidad que tienen muchos países en vías de desarrollo de potenciar su rico patrimonio tanto cultural como natural, sin perder su identidad o sin que se afecte al medio ambiente. 
 
Calendario2018web2_0
 
Considerado el centinela del estrecho de Ormuz, el viejo sultano de Omán, formó parte de la ruta del incienso (la denominada ruta de la seda marítima), su viejo zoco intercambiaba sal, perfumes, y esclavos, y en el siglo XVII, extendió un imperio marítimo a lo largo de la costa africana que llegaba hasta Zanzíbar. Invadido por persas (está frente al actual Irán), portugueses e ingleses, en la actualidad tiene 8 lugares patrimonio de la humanidad, y hay que añadir la tradición cultural del café que comparte con otros países de la península arábiga. 
 
El ministro de turismo, Ahmed Nasser Al Mahrizi, nos explica que quieren "potenciar a la juventud para que se implique no solo en el desarrollo turístico del país, sino también en la recuperación de sus tradiciones, para mostrarlo a los turistas y transmitirlo a las futuras generaciones".  
 
El continente africano no quiere quedar al margen de la riqueza que aporta el turismo, pero casi todos los países, desde Egipto a los más pequeños, se quejan de que no pueden mostrar su patrimonio histórico porque las piezas más importantes de su pasado se encuentran en museos europeos. África es el continente que tiene menos turismo, y son los países del Mediterráneo, los que se reciben la mayor parte de los casi 60 millones de turistas internacionales que llegaron en 2017 al continente. El ministro de turismo de Guinea Ecuatorial, Tomás Mecheba Fernández, cree que es una fuerte rémora para el establecimiento de una industria turística  en el África negra. 
 
El ministro ecuatoguineano nos recuerda que "es fácil que un turista disfrute de un safari viendo a los animales salvajes , o contemplando el desierto, pero el patrimonio cultural africano solo lo pueden ver en Europa. La oferta patrimonial para los turistas que visitan los países que han sido colonizados, es prácticamente nula. Puede contarse con los dedos de la mano, los países del continente que tienen un museo sobre su historia"
 
Cada país mantiene, en general, una relación diferente entre patrimonio cultural y turismo. El ministro de turismo de Costa Rica, Mauricio Ventura, asegura que la política de este país centroamericano ha estado centrada en extender el turismo por todo el territorio. "Resolvimos que no queríamos grandes concentraciones, y los turistas recorren todo el territorio nacional y se quedan 3 o cuatro noches en varios lugares, y disfrutan de las diferentes ofertas turísticas de biodiversidad o cultura".  Ahora trabajan para que el dinero no se quede concentrado en unas pocas manos."Yo digo que hemos conseguido la democratización del dólar turístico, porque cada céntimo se reparte por todo el país"

MACHU PICCHU…the crowds thicken (8444726823).jpg
Murray Foubister 

Una situación totalmente diferente experimenta Perú, con Machu Picchu como emblema turístico. Una imponente ciudadela de 7 hectáreas, que recibe cada año a casi un millón y medio de visitantes. Sufre masificación, porque todo el mundo va al mismo lugar y a la misma hora. El viceministro de turismo peruano, nos detalla que para reducir esa presión van a diversificar y ampliar los atractivos que puede ofrecer la zona, como añadir rutas que respeten el pasado sagrado, adecuar senderos de naturaleza y facilitar que los turistas realicen un recorrido evitando que entren y salgan por el mismo lugar. Roger Valencia recuerda los dos principios que tienen los sitios Patrimonio de la Humanidad. "El primer motivo por el que se declara ese espacio de conservar es preserva y cuidar. El segundo es educar, pero ¿educar a quién?"
 
Sin duda, educar a las comunidades locales y a los turistas. La Organización de Ciudades Patrimonio Mundial, hace tiempo que trabaja con estos dos parámetros. Un organismo que aglutina a 300 ciudades del mundo con una población de unos 164 millones de habitantes. El canadiense Denis Ricard, su secretario general explica en una entrevista a "Viaje a Ítaca", que uno de los programas que desarrollan es el de concienciar a los ciudadanos de que son un pilar importante en la preservación del pasado de la humanidad. "Para los vecinos que pasean por esas ciudades, el patrimonio es algo natural y cotidiano, no son conscientes del valor universal. Por eso es importante educarlos para que conozcan el valor de su patrimonio, y así, seguro que van a protegerlo"
 

 

El peligro de la masificación turística

Turistas en jardines Giverny Foto @angelaGonzaloM

En 2017 viajaron a otros países, 1.200 millones de turistas internacionales. Muchos escogieron alguna ciudad con patrimonio cultural histórico para disfrutar de sus vacaciones. Conocer alguna de esas riquezas artísticas es el primer motivo de viaje para la mayoría de turistas. Para la vicedecana de turismo de la Universidad Católica de Murcia, Ginesa Martínez, es un fenómeno que ha masificado muchas ciudades, principalmente en Europa. Ginesa insiste en que "el turista toma la ciudad en porciones concretas, donde reconoce que tiene que estar, porque es el escenario considerado el más turístico de ese lugar. Se queda ahí, y aunque pueda recorrer otros barrios, sabe que sólo va a estar unas horas, y siempre se mueve en un área delimitada. No se diluye, se concentra"
 
La masificación en las ciudades se ha visto amplificada con el incremento del turismo de cruceros. El responsable de iniciativas estratégicas de Cruceros Seabourn, Brian Badura, nos explica que esta empresa estadounidense de cruceros de lujo, ha firmado un acuerdo con la Unesco, "por el que se compromete a concienciar a sus clientes sobre la importancia de mantener un turismo sostenible, por lo que en nuestros barcos se ofrecen charlas sobre la historia, cultura e idiosincrasia del lugar que se visita, con oradores especializados en la materia y se incluye una donación al Fondo del Patrimonio Mundial, para ayudar en su mantenimiento". En sus rutas por los siete continentes incluyen 150 sitios históricos. Para Badura, "la masificación que producen los cruceros se evitará si las navieras y los gestores de las ciudades portuarias, en las que hacen escala los grandes cruceros, intercambian información más detallada" sobre rutas, horarios de amarre y otros detalles específicos de esta especialidad turística.
 
Sean compañeros de viaje o un matrimonio de conveniencia, el turismo y la cultura, deben entenderse y gestionar los flujos de visitantes. Francesco Bandarini, director adjunto de la Unesco, cree que ese diálogo todavía está lejos. "Los dos tienen que hablar más, incluso cuando, alguna vez, están en el mismo ministerio, no se hablan mucho".
 
Recelos o no, la Unesco y la OMT han firmado la declaración de Mascate, que busca reafirmar las sinergias entre los dos sectores, para proteger el patrimonio y promover la sostenibilidad de las riquezas patrimoniales de la humanidad.
 
Categorías: Actualidad , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   20.ene.2018 15:54    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios