« Gestionar la masificación, el gran reto del turismo internacional | Portada del Blog | Omán, una sorpresa turística de la península Arábiga »

Los retos de las Ciudades Patrimonio de la Humanidad

    lunes 1.ene.2018    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Denis Ricard: "Hay una lucha entre el turismo y la protección del Patrimonio Mundial"

38183147644_f22250fb95_z_Foto Flickr OPM

En 1993 se fundó en la ciudad marroquí de Fez, la OCPM, la Organización de las Ciudades Patrimonio de la Humanidad, que reúne a 300 ciudades del mundo con una población de unos 164 millones de habitantes.
Esta organización, con sede en Quebec, actúa de manera conjunta en la defensa del patrimonio histórico y cultural de estas ciudades y en el mantenimiento y potenciación de determinadas formas de vida que estos núcleos históricos necesitan, realizando proyectos y propuestas conjuntas, estableciendo políticas de intercambios de experiencias y afrontando problemáticas comunes. España, con 15 municipios, es uno de los países que más ciudades tiene inscritas en la lista de la Unesco. Denis Ricard es el Secretario General de la OCPM, y con él hemos hablado de los retos que comparten estos municipios, mayoritariamente medianas y pequeñas localidades de todos los continentes. Lo entrevistamos en Mascate, la capital de Omán, donde la Unesco y la OMT han celebrado la II Conferencia sobre cultura y turismo.

Viaje a Ítaca.- ¿Cuándo una ciudad recibe el título de Patrimonio de la Humanidad, qué siente esa ciudad, y que significa para sus ciudadanos?

Denis Ricard.- Es muy importante, porque es un honor obtener ese título, pero también hay muchos retos que van asociados a esa designación. Las ciudades tienen la obligación de proteger el patrimonio y deben cumplir con los reglamentos de la Unesco para mantener ese título. Cada 6 años hay que presentar un informe que confirma que se siguen cumpliendo los requisitos que se exigen para ser considerada Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Pero no solo es un honor, también comporta muchos retos.

Esos retos o esas dificultades son los aspectos que llevaron a crear la Organización de Ciudades Patrimonio de la Humanidad. En 1985, Quebec fue incluida en esa lista, y el alcalde pensó que tenían que compartir ideas con otras ciudades similares, en 1991 reunió en esa ciudad canadiense a 41 miembros, y eso fue el embrión de la OCPM.

38897277721_82697677dd_z_Foto Flickr OCPM

Tenemos muchos programas para apoyar a las ciudades ante los retos que se encuentran ahora o en el futuro. Hay un programa dedicado a los alcaldes, porque casi ninguno tiene experiencia propia y tienen la obligación de gestionar su riqueza histórica, por lo que tienen que conocer como hacerlo. También hay programas para los responsables técnicos, para la juventud, para periodistas, de intercambio entre las ciudades y el premio Jean-Paul L'Allier , destinado a la ciudad que ha permitido la conservación, la valorización o la buena gestión de un conjunto urbano. Otros programas están centrados en la población, porque no es posible mantener el patrimonio sino se es consciente de la importancia que tiene en la historia. Para una persona que nace en una de estas ciudades, o que va a vivir durante mucho tiempo en ella, el patrimonio es algo natural y deben ser conscientes del valor universal del lugar que habita. Si ellos tienen un conocimiento de esa historia y de ese valor, se van a comprometer en la protección del entorno.

V. I.- ¿Las ciudades candidatas al título de Patrimonio de la Humanidad, les piden consejo?

D. R.- Todos los miembros de la OCPM han obtenido la distinción de la Unesco, pero también tenemos miembros observadores, que son ciudades que esperan alcanzar esa condición. Para participar en nuestros programas a nivel local o mundial y tenemos ocho secretarías regionales, una está en Córdoba. Es una manera de saber más sobre como defender su candidatura, eso significa que pueden añadir que son miembros observadores y eso les puede ayudar.

V. I.- ¿Qué dificultades tienen las Ciudades Patrimonio de la Humanidad, qué temas son comunes y sobre todo, qué problemas tienen relacionados con el turismo?

D. R.- Está claro que si una ciudad es Patrimonio Mundial, es porque tiene una riqueza que forma parte de la historia mundial y la gente quiere conocer su aportación a la cultura mundial. Desgraciadamente eso a veces comporta un conflicto. Hay una lucha entre turismo y la protección del patrimonio. Me parece que la manera de actuar es convencer a los ciudadanos del valor del patrimonio, porque si ellos respetan y aman ese patrimonio, se asegurarán de protegerlo. No conozco a un alcalde que diga que no quiere turistas. No, eso sí que no es verdad. Lo que hay que asegurarse es conseguir que los turistas tengan un respeto por el patrimonio. Gestionar el número de turistas y comibinarlos con la protección del patrimonio, es un reto a nivel mundial.

Y no solo es un problema de las ciudades medianas, por ejemplo,  en Laos, encontramos Luang Prabang, una ciudad pequeña que se encuentra lejos de la capital, que entró a formar parte de la lista mundial, y vio como llegaban restaurantes del mundo y comida rápida y gradualmente las razones de la inscripción desaparecen, porque se convierte en una ciudad más global y va a perder su identidad local. Además muchos vecinos de la parte antigua, prefieren salir del centro porque estará tomada por restaurantes y turistas. Mantener su autenticidad original es un reto y un problema grave a nivel mundial.

24796769_1508249685938815_6953656063635501167_n_Foto Facebook OVMP

V. I.- Y me imagino que los sitios más pequeños tienen más problemas, porque muchas veces obtienen este prestigioso reconocimiento localidades muy pequeñas.

D. R.- Un alcalde me explicaba que antes del nombramiento era un pueblo en que los ciudadanos se conocían, porque eran pocos y todo era muy próximo. Pero tras el nombramiento aumentaron los restaurantes, muchos ciudadanos se fueron y surgieron problemas con los turistas. Hasta que apareció algo que no conocían, la prostitución. Empezaron a llegar autobuses de turistas y se ampliaron los servicios para ellos, llegando también las prostitutas, como un servicio turístico más.

Otro problema de muchos barrios es que los edificios no se pueden rehabilitar de cualquier manera, sino que hay una estricta regulación urbanística, eso encarece las viviendas y es más fácil e interesante vender las casas a hoteles, y en consecuencia tampoco hay la autenticidad original.

V. I.- ¿Han tratado la problemática de las viviendas que se alquilan a turistas, la denominada economía colaborativa, y cuyo mayor exponente es airbnb? ¿Esto ha distorsionado la convivencia en las ciudades?

D. R.- Creo que es algo más grave que airbnb. Estamos hablando de más de 1.000 sitios en el mundo. Yo personalmente me pregunto si los nuevos nombramientos son de la misma calidad que al principio, porque sigue habiendo nuevos nombramientos, ¿cuándo vamos a parar, cuando haya un millón de sitios? Pero ¿cómo parar? ¿cómo seguir aumentando? A veces detrás del nombramiento hay un interés político, también económico.

Ciudades españolas Patrimonio Humanidad

V. I. - A la hora de proteger el Patrimonio, ¿hay diferencias entre continentes? ¿Es más fácil la conservación en los países ricos?

D. R.- No creo que haya grandes diferencias. La mayoría de las ciudades Patrimonio de la Humanidad están en Europa y es verdad, que tienen más dinero. Pero por otro lado, yo veo que en los países pobres, la población tiene una disposición más espontánea, y aunque no son ricas están muy dispuestas a defender el patrimonio. Y en países ricos a veces, se preguntan qué administración va a pagarlo y no hay tanta implicación de la población.

V. I.- ¿Los turistas, cuando van a una ciudad Patrimonio de la Humanidad, solo van a ver los monumentos y no se preocupan de nada más?

D. R.- Muchos turistas, cuando van a un país, buscan información en agencias de viajes sobre la zona, y a menudo solo les mencionan que hay un lugar que es patrimonio de la Humanidad y los dirigen hacia esa ciudad, pero no les explican porque tiene ese estatus. Muchos creen, que si es Patrimonio de la humanidad deben ir, pero no creo que haya una preparación intelectual. Es decir a veces esa visita no es la razón del viaje y no se van a interesar por su historia.

angelaGonzaloM
@Viaje a Itaca 

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    1.ene.2018 01:12    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios