« Los retos de las Ciudades Patrimonio de la Humanidad | Portada del Blog | El patrimonio histórico frente al reto turístico »

Omán, una sorpresa turística de la península Arábiga

    domingo 7.ene.2018    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Content-History-Traditions_Foto Ministerio Turismo Omán

El sultanato de Omán abre sus puertas al turismo y muestra sus riquezas naturales, culturales y sociales. Un país amable, todavía desconocido para el gran público, que apuesta por diversificar su economía y facilitar el acceso de los turistas. Las autoridades omaníes han presentado su estrategia para 2040, año en que esperan recibir casi 12 millones de turistas. En ese tiempo invertirán unos 44.000 millones de euros, una gran parte para adecuar el sector hotelero a esa demanda. Una oferta que va desde hoteles boutiques, a campamentos en el desierto, eco-resorts o instalaciones hoteleras de cinco estrellas.

Este histórico sultano formó parte de la denominada ruta de la seda marítima, liderada por el intercambio de incienso, y extendió su imperio por una gran parte de la costa del Índico en el continente africano. Considerado uno de los países de la Península Arábiga más variado y más abierto, o como mínimo más permisible con los extranjeros, tiene 8 lugares patrimonio material e inmaterial de la humanidad. La visita incluye fortificaciones, restos prehistóricos, dunas, oasis y aguas cálidas. Desde el Hajar y Dhofar, hasta las dunas onduladas de Sharquiya, los exuberantes wadis y los paisajes abiertos del desierto de Wahiba. Un país que mezcla la herencia y la modernidad, visible en los jóvenes, vestidos con blancos dishdashas y el móvil apostado entre la tradicional Janyar (la daga omaní)

La gran mezquita y el histórico casco antiguo de Mascate

Mezquita de Muscat en Oman2013_059_Foto Wikipedia Maurizio anelli

No es el edificio más antiguo, pero sí uno de los más visitados. En Mascate, la capital de Omán, se halla la gran mezquita, con una capacidad para 20.000 personas, fue construida en 1992. Su minarete alcanza los 90 metros de altura, y en su interior destaca la gran alfombra de unos 4.340 metros cuadrados y 21 toneladas de peso. El palacio Al Alam es la residencia oficial del sultán y cerca encontramos la Royal Opera House o el Museo Bait al-Zubair, que recoge los aspectos más destacados de la historia de este pequeño país. Una visita a sus salas nos permitirá situarnos en el tiempo y la cultura de Omán. Antes de abandonar la ciudad vieja, hay que visitar la zona conocida como "La oscuridad" (Al Dhalam Souq), el zoco de Mutrah. Es uno de los mercados más antiguos del mundo árabe y allí entenderéis porque se el conoce como el país del incienso y encontraréis como bullen sus calles de comerciantes y productos locales. Los portugueses construyeron los imponentes fuertes de Mirani y Jalali.

Nizwa

  Nizwa8_Foto Wikipedia User9591353082

En el camino a Nizwa, se cruza la Garganta de la Serpiente, una carretera de zizageantes curvas que recorre el valle del Wadi Bani Auf. La capital cultural islámica de 2015, cuenta con más de 20.000 palmeras. Se dice que se pueden recoger unas 40 variedades de dátiles. Fue un centro espiritual en el que se nombraba a los imanes. Su importancia en la historia del país, hizo que se convirtiera en la capital durante un siglo. La imagen más emblemática de Omán es el fuerte de Nizwa, el más grande de toda la península arábiga, con una torre de 30 metros de altura y 40 de diámetro. Los atardeceres le dan un color especial resaltando sobre el fondo montañoso. En las cercanías puede disfrutarse de un amanecer entre dunas y un paseo en dromedario.

Patrimonio Mundial de la Unesco

Entre los lugares inscritos en la lista más prestigiosa del mundo cultural antiguo y convertido en un gran reclamo turístico, encontramos la tierra del incienso en Dhofat, los sitios arqueológicos de Bat, Al-Khutm y Al-Ayn, el oasis de Bahla o los sistemas de irrigación de Aflaj. Otros atractivos arquitectónicos son los asentamientos prehistóricos de Bisya y Salut, Qalhat o los fuertes de Rostaq y Al-Hazm. Parte de esa riqueza la obtuvieron de los asentamientos de babilonios y asirios, que buscaban el control de las rutas comerciales que unían Asia y el Mediterráneo.

Fuerte de Bahla

Fuerte de Bahla_Foto Unesco ©Editions Gelbart   site_0433_0018-750-0-20151104113656

Cerca de Mascate, la capital, encontramos el Fuerte de Bahla, una de las cuatro fortalezas de la denominada parte alta de Omán. Construido durante la denominada edad medieval islámica, fue edificado con ladrillo sobre una base de piedra. Un laberinto de habitaciones y el camino de ronda, junto con la adyacente mezquita del Viernes, es lo más remarcable de esta fortaleza, regada por el falaj, un sistema de pozos y canales subterráneos que permitía trasladar el agua desde las fuentes lejanas, gestionándola según las estaciones del año. Destacan también las numerosas torres vigías edificadas para defender los aflajs, que ponen de relieve la importancia vital de estos sistemas de conducción de agua para las comunidades. 

Sitios arqueológicos de Bat, Al-Khutm y Al-Ayn

Sitio arqueológico de Al-Ayn ©Unesco site_0434_0001-750-0-20151105141233

En la vecina región de Ad Dhahirah, junto a un palmeral, encontramos el sitio protohistórico de Bat, considerado el asentamiento humano y necrópolis más completo del mundo, con una antigüedad de tres milenios. Este pueblo de raíces comerciales, ya vendían cobre, unos ingresos que facilitaron que esta ciudad estuviera habitada ininterrumpidamente durante unos 4.000 años. La necrópolis mejor conservada es la de Al-Ayn.  En la misma zona encontramos el oasis de Birkat al-Mouz

Sistemas de irrigación aflaj

Aflaj_©Editions Gelbart   site_1207_0003-360-360-20151105140917

Ante nosotros unas canalizaciones de agua de hace más de 1.500 años, aunque se cree que ya existían en el 2.500 a.C. Son cinco sistemas, que aprovechan la gravedad para llevar el agua desde las fuentes subterráneas hasta los pueblos y aprovecharla para la agricultura y uso doméstico. Los aflaj son una forma de ocupación del suelo excepcionalmente bien conservadas. 

Tierra de incienso

Arbol de incienso_© UNESCO    site_1010_0001-360-360-20151105142048

Los árboles de incienso del Uadi Dawkah, los vestigios del oasis de Shisr-Wubar, lugar de paso de las caravanas, y los puertos de Jor Rori y Al Baleed ilustran el floreciente comercio secular del incienso en esta región, que fue una de las actividades económicas más importantes de la Antigüedad y la Edad Media. Es un ejemplo destacado de la plantación de (boswellia sacra), el árbol del incienso, del que durante siglos se extraía la resina para ser comercializada. Para llegar hasta allí hay que viajar a la ciudad del perfumeSalalah. La capital de la región de Dhofar, frontera con Yemen, ha sido la residencia de los sultanes de Omán, y allí nació el actual sultán Qaboos bin Said. Para conocer todo lo que envuelve al denominado oro omaní, hay que visitar el Museo de la Tierra del Incienso, luego podremos pasear por su antiguo zoco, el Souk Haffah, y ver por fuera la mezquita del sultán Qaboos y el palacio oficial Al Husn.

En las proximidades descubrimos el puerto de Sumharam, o Taqah, un tradicional centro de pescadores, y a unos 30 minutos nos topamos con el vergel del Wadi Darbat, un verdor que le aportan los monzones entre julio y septiembre. 

Patrimonio inmaterial de la Humanidad

Omán es también un país rico en tradiciones culturales con varias aportaciones a la lista del patrimonio inmaterial de la Unesco.

El café árabe, símbolo de generosidad

En las sociedades árabes, servir un café es un elemento importante de hospitalidad y se considera un acto ritual de generosidad. Los granos seleccionados cuidadosamente se tuestan ligeramente en una sartén plana antes de triturarlos en un mortero de cobre con un mazo del mismo metal. Los granos molidos se ponen en una gran cafetera y cuando la infusión está preparada se echa en una cafetera más pequeña y se sirve a los invitados en tazas pequeñas. Es parte de un ritual que ha permanecido a lo largo de los años, en toda la península, lo que le ha valido el reconocimiento de la Unesco.

Al-Razfa, arte escénico tradicional

El "razfa" es un arte escénico popular practicado por hombres de todas las edades y clases sociales en el sultanato y en los Emiratos Árabes. Cuando participan mujeres, ellas mueven sus cabellos al viento siguiendo el son de la música. Los participantes forman dos filas situadas frente a frente dejando un espacio que ocupan los bailarines. Conducidos por un maestro cantor, los intérpretes forman dos coros que cantan a modo de antífona al son de tambores y otros instrumentos musicales, se traba de versos de poemas tradicionales nabateos que se escogen según la celebración organizada. Originariamente servía para celebrar una victoria, pero en la actualidad es una forma popular de diversión.

Al-Bar'ah, música y danza de los valles dhofaríes

El bar'ah es un baile tradicional de los beduinos de las montañas de la región de Dhofar, es una danza guerrera ejecutada al son del tambor y de poesías cantadas en el dialecto de las tribus locales, interpretadas por un grupo de diez a treinta hombres y mujeres colocados en semicírculo, armados con puñales khanjars blandiéndolos por encima del hombro. Cada tribu tiene una danza propia.

Al 'azi, marcha procesional y poesía

Inscrito en la lista de la Unesco en 2012, esta elegía es practicada por los habitantes de las regiones meridionales del sultanato. Se incluye en el género poético cantado denominado al 'azi, y es un certamen salpicado de movimientos de espadas y pasos, también de intercambios poéticos entre un poeta cantor y un coro. Los intérpretes deben permanecer atentos a su relato y sus movimientos para replicar adecuadamente.

El "majlis", un espacio cultural y social

El "lugar para sentarse" (majlis) es un sitio en el el que se reúnen los miembros de las comunidades para discutir eventos y temas locales, intercambiar noticias, recibir invitados, entablar amistades y divertirse. En medio de esas reuniones se coloca a menudo un hornillo o cocina para preparar el café y otras bebidas calientes. El "majlis" tiene sus puertas abiertas a todos los huéspedes. Como otros elementos del patrimonio inmaterial este reconocimiento es compartido por Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita.

Picoteando en Omán

En la costa omaní, cerca del fiordo de Musandam es habitual encontrar navegando algún dhow, una típica embarcación a vela de origen árabe, caracterizada por su bajo calado y sus velas triangulares. Su pintoresco puerto sigue presidido por el castillo de Khasab.

Cerca de Nizwa, en las montañas de Hajar (Al Jabal Al Akhdar) encontramos pequeños pueblos y terrazas cultivadas con frutas y rosas. La cima más alta del país es Jebel Shams, superando los 3.408 metros de altura, lo que supone ir abrigados en invierno, o el Gran Cañón de Africa, el Wadi Ghul.

Información básica para visitar Omán 

 @angelaGonzaloM
@Viaje a Itaca 

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    7.ene.2018 22:28    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios