« Tornos para reducir la masificación turística en Venecia | Portada del Blog | El salmantino Palacio de Monterrey en la ruta de Santa Teresa de Ávila »

"Time capsule", un viaje en el tiempo con las maletas de lujo de Louis Vuitton

    miércoles 2.may.2018    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

20180416_112513

LV son algo más que dos letras en el mundo del Lujo y los Viajes. Es el símbolo de una de las marcas más valiosas en el mercado. Hasta el 15 de mayo, "Time Capsule", en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, nos traslada al mundo de Louis Vuitton, a la historia de una marca ligada al viaje... eso sí, para unos cuantos elegidos. El adolescente Louis Vuitton, aprendió el oficio de carpintero con su padre, pero tras huir de su casa pasó tres años realizando labores artesanales hasta llegar a París. Allí tuvo la suerte de trabajar como "empaquetador" de la emperatriz Eugenia de Urquijo, y a partir de ahí empezaría a engrosar su lista de clientes, todos ellos pertenecientes a la nobleza o a la alta burguesía parisina.

La exposición incluye creaciones históricas de cada época comparándolas con otras más contemporáneas, mostrando la adaptación de un mismo diseño a los gustos de los clientes actuales. Recuerda así, el perfil innovador que ha marcado su trayectoria, desde que abriera su tienda en el número 4 de la rue Neuve-des-Capuchines en 1854. Más tarde ganaría la medalla de bronce en la exposición universal de París y en 1885 abriría la primera tienda en Londres. Tres años más tarde crearía la lona D y en 1896 patenta su emblemático estampado con las iniciales de la marca diseñando el Monogram. A principios del siglo XX, el mismo año en que se inicia la Primera Guerra Mundial (1914) abre la icónica tienda del número 70 de los Campos Elíseos. No sería hasta 1980, que abriera su tienda en Nueva York, y nueve años más tarde se creó el conglomerado de referencia del mercado de lujo LVMH, uniéndose a Moët Hennessy. Siguiendo su relación con el mundo de los viajes, en 1999, lanza las Louis Vuitton City Guides.

20180416_124208

Equipajes de lujo

Hablar de Louis Vuitton es hablar de viaje, y la exposición itinerante "Time Capsule", de la centenaria firma francesa, nos pasea por la historia y el presente de la Maison. Un recorrido por 160 años de imaginación, innovación y diseños emblemáticos, que nos va mostrando cómo fueron cambiando los sistemas de transporte de viajeros y cómo la firma se adaptó a las nuevas necesidades.

La exposición arranca desde los orígenes de la firma en 1854, y cuenta su historia a través de objetos únicos seleccionados del archivo LV, que consigue transformar la manera de viajar, adaptando los usos sociales al diseño de sus maletas y bolsos, gracias a su capacidad de observación para solucionar, hasta el último detalle, las necesidades de sus clientes. El fundador de la firma inició su andadura con el cambio en el diseño de los baúles, transformando la tapa curva por lisa, para aprovechar el espacio y poder apilarlos mejor en los barcos. Nacía así, el revolucionario baúl en lona "gris Trianon", arrastrado por ruedas. Luego llegaría el tren, con espacios más pequeños, más tarde el automóvil, que todavía ofrecía menos espacio, y por último los aviones, que aún lo reducirían más. A todos esos cambios se adaptó la marca viajera.

20180416_115256

Casi todas las marcas de lujo empezaron en talleres artesanales, donde se cuidaba hasta el más mínimo detalle, buscando la perfección. Ese es el primer detalle con el que nos recibe la exposición. Allí uno de sus artistas manuales, va mostrando la esmerada labor que todavía mantiene la marca parisina para dar forma a cada uno de sus proyectos, personalizados o no. Es el primer paso para conocer cómo se cuida la calidad de los materiales y la exclusividad de los diseños.

La marca debe ofrecer algo que la diferencia del resto de sus competidores en el sector. Su valor económico aumenta cuando es reconocible, recordada como única y genera la lealtad del cliente. Es su historia y la cuenta. A través de los objetos expuestos, queda claro que Louis Vuitton ha marcado tendencia en el sector del lujo vendiendo emociones, sensaciones y exclusividad. Una oferta única, con objetos originales e insustituibles. Por ejemplo, gracias a su ingeniosa colocación en la parte trasera, el asa de la Steamer Bar -la primera bolsa de viaje no rígida de LV- permitía colgarla en el interior de un camarote de barco. El baúl-armario Wardrobe nació como adaptación de los baúles a los viajes transatlánticos. Absolutamente indispensable para transportar todo lo necesario en un viaje en coche, el Chauffeur's kit podía utilizarse también como sombrerera.

20180416_115955

La muestra es un recorrido de reafirmación de la originalidad en el mercado de los accesorios de viaje, de como la empresa ha sido fiel a sí misma, a su creatividad, tradición e identidad a lo largo del tiempo. Principios básicos de todas las firmas de lujo.

La imitación y falsificación de estos exclusivos productos es uno de las mayores pesadillas para la industria del lujo. LV no es una excepción. De hecho, en 1896, su hijo George, diseñó la lona Monograma, porque ante su éxito, otros artesanos copiaban sus objetos de manera tan real, que era imposible diferenciar su producto de los de la competencia. Aún hoy en día sigue siendo una de las marcas más falsificadas del planeta. Unos pocos años antes, había patentado el diseño de cerradura inexpugnable de cinco llaves, para evitar los robos.

20180416_113325

Hombre observador, Louis y sus descendientes, han añadido importantes cambios en la elaboración de sus equipajes, primero pasando de la madera y el cuero a las lonas trialón y monogram, que no se estropeaban con el agua. Luego llegarían las protecciones metálicas de las esquinas, las cintas del interior para reforzar su estructura y el diseño del baúl vertical, para poder colocar las perchas y cajones. Como lo fue la creación del Keepall, la bolsa de viaje más legendaria de LV, en 1930. Ambas aportaciones supusieron un antes y un después de la historia de los equipajes de viaje.

Una de las cosas que más llama la atención de la exposición, es como la firma se ha adaptado siempre a las necesidades de cada uno de sus clientes. Entre los objetos más sorprendentes hay un baúl cama portátil, pensado  y exclusivamente para Pierre Savorgnan de Brazza, explorador y fundador de la capital del Congo, o un baúl-monopatín con lona revestida, madera, piel, latón y metal, diseñada por Kim Jones en colaboración con Supreme.

@angelaGonzaloM
@Viaje a Itaca

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    2.may.2018 11:04    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios