« "Caminos de Hierro", el tren como inspiración fotográfica | Portada del Blog

Seis nuevas reservas de la biosfera 2018 (IV)

    martes 9.oct.2018    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Mab2018_rep_korea_suncheon_06 (1)
©UNESCO/Suncheon Biosphere Reserve, Republic of Korea

A finales de julio el Consejo Internacional de Coordinación del Programa de la UNESCO sobre el Hombre y la Biosfera (MAB), añadió 24 nuevos sitios a la Red Mundial de Reservas de Biosfera en su reunión celebrada en Palembang (Indonesia).  Las reservas de biosfera cumplen tres funciones complementarias: conservación, desarrollo y apoyo logístico. Es decir protección de los recursos genéticos, especies, ecosistemas y paisajes, promover el crecimiento económico y humano sostenible y las actividades de investigación, educación ambiental, capacitación y monitoreo de los espacios protegidos. 

A partir de ahora la Red Mundial de Reservas de Biosfera de la UNESCO cuenta con un total de 686 reservas en 122 países, y está previsto ampliarla en las próximas ediciones. En este desplegable vamos a resaltar seis de ellas.

Tsimanampesotse – Nosy Ve Androka (Madagascar)

Mab2018_madagascar04
© UNESCO/Tsimanampesotse-Nosy Ve Androka Biosphere Reserve, Madagascar

Ubicada al sudoeste del país, esta reserva se considera un foco importante de biodiversidad por ser un verdadero mosaico de ecosistemas frágiles de tierra, costa y mar: arrecifes de coral, franjas costeras, dunas, pantanos marinos, manglares y bosques litorales. La parte terrestre de la reserva cuenta con un reducido número de especies vegetales y animales que presentan, no obstante, una elevada tasa de endemismo (90%). Las principales actividades económicas son la agricultura, la ganadería y la pesca.

Quirimbas (Mozambique)

Mab2018_mozambique_05
©UNESCO/Quirimbas Biosphere Reserve, Mozambique

Situado al norte del país, en la provincia de Cabo Delgado, este sitio consta de un archipiélago de 11 islas, un conjunto de parques marinos, una reserva ornitológica y un ecosistema de agua dulce que engloba el río Montepuez y el lago Bilibiza. La reserva cuenta con 3.000 especies vegetales, de las cuales 1.000 son endémicas, y posee además una fauna de gran riqueza compuesta principalmente por 23 especies de reptiles, 447 de aves y 46 de mamíferos terrestres. Entre estos últimos figuran numerosos especímenes de cuatro de los cinco grandes mamíferos africanos, esto es, elefantes, leones, búfalos y leopardos. Además, en las aguas de la reserva viven ocho especies de mamíferos marinos, en particular ballenas y delfines. Las principales actividades económicas de la población de la zona son la pesca, la ganadería, la artesanía, el turismo y el transporte marítimo.

Reserva de Biosfera de Suncheon (Corea del Sur)

Mab2018_rep_korea_suncheon_09 (1)
©UNESCO/Suncheon Biosphere Reserve, Republic of Korea

Situada en el extremo meridional de la Península Coreana, esta reserva abarca los ecosistemas terrestres de los montes Mohusan y Jogyesan que rodean la ciudad de Suncheon, así como los ecosistemas de humedales costeros de la bahía de Suncheonman. En este sitio abundan los recursos biológicos animales, especialmente peces, crustáceos y mariscos, y también los vegetales, entre los que figuran hierbas medicinales, carrizos como el Phragmites communis y plantas halófilas como la Suaeda japonica. La población del territorio está compuesta por aldeanos, pescadores y montañeses, y entre las actividades económicas cabe mencionar los cultivos de arroz, de plantas medicinales y de árboles frutales como ciruelos y kakis.

Monte Kumgang (Corea del Norte)

Mab2018_dpr_korea01
©UNESCO/Mount Kumgang Biosphere Reserve, Democratic People’s Republic of Korea

Ubicada al sudeste del país, en la mitad de la gran cadena montañosa que culmina en el Monte Paektu, esta reserva abarca algunas zonas marinas en su parte oriental. Su territorio alberga un ecosistema forestal vinculado a paisajes agrícolas y ecosistemas costeros y lacustres, donde se hallan numerosas especies vivientes raras y endémicas. Los lagos naturales y la zona costera del territorio de la reserva son un hábitat de las aves migratorias que siguen la ruta Asia-Australasia. La pesca, la agricultura y la silvicultura son las principales actividades económicas de este sitio.

Gombo Masito Ugalla (República Unida de Tanzania)

Mab2018_pending_tanzania_03
© UNESCO/Gombe Masito Ugalla Biosphere Reserve, Tanzania

Sitio de gran importancia para trabajos de investigación sobre los chimpancés, esta reserva de biosfera engloba el Parque Nacional del Gombo, varias reservas forestales y una parte del Lago Tanganica. Entre las especies animales que alberga su territorio, cabe mencionar los elefantes africanos y las ranas cornudas, así como ocho clases distintas de primates, y entre las especies vegetales destaca una variedad de asterácea descubierta en la zona del Gombo (Pleiotaxis gombensis). El Lago Tanganica, que es el más profundo de África, posee más de 300 especies de peces y 250 de aves y reptiles (cobras de agua y serpientes acuáticas del Tanganica).

Marico (Sudáfrica)

Mab2018_pending_south_africa_02
© UNESCO/B van der Merwe/Marico Biosphere Reserve, South Africa

Situada al norte del país, esta reserva de biosfera está constituida por un ecosistema de agua dulce, único en su género, que abarca las cuencas fluviales del Molopo y el Marico, además de la fuente de Molemane. Este ecosistema se caracteriza por la presencia de humedales, así como por la de dolomías que representan un elemento importante del patrimonio natural sudafricano. Las zonas de sabanas y pastos del sitio albergan especies de plantas vulnerables como la Searsia maricoana, y la fauna endémica comprende 73 especies de mamíferos, en particular elefantes africanos, rinocerontes negros y leones. Las principales actividades económicas son el cultivo de plantas alimentarias, la ganadería, la explotación de recursos cinegéticos y el turismo.

Otros artículos de la serie Seis nuevas reservas de la biosfera 2018

Categorías: Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    9.oct.2018 10:25    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios