4 posts con categoría "Religión"

Peregrinación a la Meca, Arabia Saudí "hace caja" con el 'hach'

 
170831-636397828543679776_4a397_Foto EFE
 
La Meca, Medina, Mina o el monte Arafat se llenan estos días de peregrinos musulmanes que quieren cumplir con uno de los preceptos básicos del islam. La mayoría aprovechan el hajj (hach en castellano), la peregrinación a la Meca, para viajar hasta los otros lugares sagrados. Este año se calcula que algo más de 2 millones de personas, procedentes de 168 países, emplean la cita para hacer turismo religioso. La cifra de peregrinos ha aumentado un 30% en relación a 2016. De los dos millones de visitantes, 130.000 son saudíes. Por nacionalidades los que más peregrinos han enviado son Pakistán y la India, seguidos de Bangladesh, Turquía, Malasia, Rusia, China y Filipinas. De entre los peregrinos que proceden de países occidentales las autoridades saudíes señalan que hay unos 25.500 peregrinos del Reino Unido, 20.500 de Rusia, 17.000 de Estados Unidos y 10.000 de Francia.
 
Como es habitual en el turismo, las polémicas políticas y divisiones entre países, no suponen ningún obstáculo para los viajeros. Este año han regresado a la Meca los fieles iraníes después de un año de suspensión y también los cataríes, a pesar de que la frontera entre ambos países está cerrada por un conflicto diplomático. 
 
Los centros comerciales que bordean la explanada de la Gran Mezquita de La Meca, están todo el día repletos de compradores. Las tiendas solo se vacían durante el tiempo de la oración. En esos momentos bajan las cortinas, para levantarlas inmediatamente después del rezo. Marcas de todo el mundo están presentes en la zona, y en la llanura de Arafat, donde los peregrinos dedican el jueves a oraciones e invocaciones, se encuentran vendedores de alfombras por todos los lugares.

Según los primeros cálculos de la Cámara de Comercio de la Meca, los peregrinos gastarán casi 6.000 millones de dólares, contra los 4 millones del año pasado. Cada uno de los más de 2 millones de peregrinos pagan varios miles de dólares en alojamiento, comida y compra de recuerdos y regalos, a lo que hay que añadir el precio del viaje. El aumento de ingresos en relación a 2016 viene dado porque hay más peregrinos, ya que el gobierno quitó la prohibición de regular la presencia de fieles de países que no eran musulmanes. Hasta 2013, la proporción de esos países era de 1 peregrino por 1.000 habitantes, y el resto del mundo solo podían suponer el 20% del total de peregrinos.

Hasta el descubrimiento del petróleo, la peregrinación a la Meca era el principal motor económico de Arabia Saudita. Según el especialista en peregrinación durante la época colonial, el historiador Luc Chantre, incluso antes de la llegada del Islam, la ciudad era un lugar comercial, de intercambio internacional donde la religión y el comercio estaban siempre vinculados. Luego llegó el petróleo, pero desde mediados de 2014, cuando los ingresos del crudo comenzaron a reducirse, se volvió a potenciar las peregrinaciones a lugares sagrados, en su vertiente más turístico-religiosa.

Meca -imagen aérea- @EFE

El año pasado, Mohammed ben Salmane, hijo del rey, hizo publicó un ambicioso plan de reformas llamado "Vision Saudita 2030", que tiene como objetivo diversificar la economía del país, demasiado dependiente del petróleo e incluir el aumento del turismo religioso. El presidente de la Cámara de Comercio de La Meca, Maher Jamal, ha explicado que para 2030 prevén recibir anualmente a unos seis millones de fieles durante el "hach" y 30 millones en la Umrah, que es una pequeña peregrinación que puede tener lugar durante todo el año.

Esto ha llevado a grandes transformaciones arquitectónicas realizadas en los últimos años y que han poblado de grúas la explanada de la Gran Mezquita. Las obras, que algunos han criticado por considerarlas desproporcionadas, incluyen la ampliación de las dos sagradas mezquitas en Medina y La Meca. Para hacer más fluida la circulación de los peregrinos alrededor de la Kaaba, se añadieron dos pisos más, que están conectados a la planta baja por escaleras mecánicas. De esta forma los fieles pueden realizar el rito en corredores aireados o ventilados. Para evitar avalanchas, como la que en 2015 produjo la muerte de 2.300 personas, se han pactado, con las diferentes misiones, horarios estrictos de rezo. Además para moderar las altas temperaturas que se registran en Arabia Saudí, el Gobierno distribuyó pulverizadores de agua en los lugares comunes y desde hace años planta árboles para crear sombra y mitigar el calor.

Rituales sagrados, la parte religiosa

 
170831-636397657459919087_97c0e_Foto EFE
 
La mitad de los peregrinos visitan habitualmente la Mezquita del Profeta en la ciudad santa de Medina y se desplazan posteriormente a Mina, situada a unos 7 kilómetros al este de La Meca, lugar donde pasan el primer día del "hach", denominado "Al Taruia" (saciar la sed), tiempo que dedican a rezar, leer y recitar el Corán (libro sagrado del islam) o a discutir asuntos religiosos. Los peregrinos permanecerán allí antes de dirigirse al día siguiente al monte Arafat, a unos 20 kilómetros al este de Mina, donde se realizan las oraciones del mediodía y la tarde.
 
Luego llegará el rito de dar siete vueltas alrededor de la "Kaaba", el cubículo en el que se encuentra la piedra negra que los musulmanes consideran un pedazo del paraíso, y por último suben al monte Arafat. Allí, vestidos con ropas sencillas de color blanco sin costuras, hacen el ritual Wuquf (estar de pie), que consiste en reflexionar y hacer súplicas a Dios, desde la madrugada hasta la puesta del sol, en el monte donde la tradición musulmana relata que el profeta Mahoma pronunció su último sermón hace catorce siglos.  Antes del atardecer deben abandonar el lugar para dirigirse a Muzdalifa, donde pasan la noche y recogen guijarros para el día siguiente. De vuelta a la Meca,  los peregrinos deberán cumplir la segunda fase de la lapidación del diablo en Mina y dar siete vueltas más como despedida a la "Kaaba". La peregrinación finaliza con la fiesta del sacrificio, conocida como "Aid al Adha" en árabe, considerada una de las más importantes del calendario musulmán. Los musulmanes degüellan corderos -y otras reses como vacas y camellos- al alba para rememorar el pasaje bíblico según el cual Abraham ofreció a Dios la vida de su hijo primogénito, quien según la tradición islámica no era Isaac sino Ismael y de cuya estirpe se cree que descienden los árabes.
 
La peregrinación a La Meca es uno de los cinco pilares del islam, junto a la "shahada" (profesión de fe), la limosna, la oración y el ayuno en el mes de Ramadán.
 

Logística de la peregrinación a la Meca

170901-636398532554981863_7c11c_Foto EFE
 
Cerca del 94% de los  peregrinos llegan en avión. Con el fin de reducir los atascos y  facilitar un flujo de movimiento de pasajeros, los aeropuertos de  Jeddah y Madinah han creado terminales dedicadas a ellos.  Algunos peregrinos viajan en autobús, furgoneta y coche. Este año  han llegado más de 30.000 vehículos, y hay más de 17.000 autobuses  especiales conducidos por unos 22.000 chóferes que transportan a los  peregrinos al lugar. Desde 2010, una línea de metro une las principales estaciones del hach
 
Como ocurre en los lugares de peregrinación más importantes de las grandes religiones, las autoridades deben organizarlo todo para que los fieles no tengan impedimentos en realizar el ritual establecido por cada creencia. Para realizar el trayecto entre el monte Arafat y Muzdalifa -donde pasan la noche y recogen piedras para el rito de la lapidación, se han dispuesto 17 trenes que trasladarán a un total de 365.000 peregrinos, aunque este transporte está limitado a fieles oriundos de Arabia Saudí, de los países del Consejo de Cooperación del Golfo (Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Catar, Kuwait y Omán), de Afganistán, Pakistán, Bangladesh, Sri Lanka, la India, Turquía y Estados Unidos. Para los demás, habrá disponibles más de 17.000 autobuses que les trasladarán a Muzdalifa.
 
También se han extremado las medidas de seguridad. Se han desplegado 100.000 policías y 6 aviones sobrevuelan tanto el cielo de La Meca como los lugares donde se realizan los ritos sagrados, encargados de observar la seguridad y el movimiento de los fieles. Las aeronaves también están preparadas para una evacuación médica y con personal especializado con el fin de trasladar los casos críticos a los hospitales. Para facilitar la estancia se han proporcionado más de 15.000 sillas de ruedas para ancianos y discapacitados, se han desplegado a unos 6.300 empleados que proporcionan agua fría a los peregrinos, les ofrecen el Corán, supervisan la limpieza de las zonas sagradas y vigilan y guardan las puertas en La Meca y Medina. En el caso de la Meca, se han preparado 25 hospitales y 155 centros sanitarios, atendidos por unos 29.000 sanitarios. Durante la peregrinación se distribuyen a diario más  de 2,64 millones de comidas.
 
Este es  uno de los peregrinajes más antiguos del mundo, pero no por eso se ha quedado anclado en el tiempo, sino que se ha incorporado la  tecnología moderna para mejorar la experiencia de los participantes y  asegurar su seguridad y bienestar. Con este objetivo, cada peregrino  dispone de un brazalete electrónico de identificación que contiene  información personal y médica que permite a las autoridades dedicadas  a la peregrinación a la Meca identificar a las personas y  proporcionarles su atención debida. Los brazaletes, que son resistentes al gua y compatibles con GPS,  informan a los peregrinos acerca de las horas de rezo y disponen  además de un escritorio de ayuda en múltiples idiomas para peregrinos  que no hablan árabe. 
 
El Ministerio de Cultura e Información de Arabia Saudita ha  lanzado dos portales - Hajj2017.org  y SaudiWelcomesTheWorld  - para  proporcionar asistencia a los peregrinos, además de mantener al resto  del mundo, incluyendo los medios mundiales, informados y actualizados  durante este periodo. 
 
 
 
Categorías: Actualidad , Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    3.sep.2017 13:58    

Braga, la ciudad más antigua de Portugal, y su capital religiosa

177_OPO1_BRG_OPO1_Centro histórico de Braga

Estos días las miradas están fijas en un pequeño pueblo de Portugal, Fátima. Pero la verdadera capital religiosa de Portugal está más al norte, en Braga. Con más de 2.000 años de historia es la metrópoli más antigua de ese país y una de las ciudades cristianas más antiguas del mundo. Fundada por los romanos con el nombre de Bracara Augusta, como otras ciudades de sus características, se ha modernizado sin olvidar sus tradiciones ni su pasado. Mantiene un ritmo tranquilo, entre el ir y venir de miles de estudiantes que se dirigen hacia las dos universidades que tienen sede en esa población, la Universidad Católica y la del Minho, con cuatro campus en la ciudad y otro en la vecina Guimarães. Además cuenta con el Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología, un moderno edificio en el que trabajan unos 200 investigadores y que se ha convertido en un símbolo de colaboración entre España y Portugal.

Junto a este complejo científico, encontramos una ciudad que mantiene sus raíces históricas, perceptibles nada más pasar el Arco da Porta Nova, por donde nos adentramos en su rico casco antiguo, un reflejo del poder eclesiástico de siglos pasados. Conocida como la ciudad de los arzobispos, tiene más de 40 iglesias, la mayoría barrocas. El tiempo parece haberse parado en esa zona, hoy en día peatonal, con sus impresionantes monumentos como la Catedral, el palacio episcopal y los jardines de Santa Bárbara.

Por esas tierras anduvieron los celtas, después los romanos y más tardes los suevos, que mantuvieron la capital en Braga. Durante un tiempo sufrieron la invasión musulmana y más tarde pasó de unas manos a otras, de Galicia al reino de León, hasta que Afonso Henriques lideró la independencia de Portugal en 1139. Aun así su importancia en la historia no fue política sino eclesiástica, donde mantuvo el arzobispado sobre todo el noroeste de la península, enfrentándose durante la Edad Media con Toledo y Tarragona. Hacia finales del s. XI, el obispo D. Pedro ordenó la reconstrucción de la catedral, destruida durante las invasiones musulmanas y con el arzobispo Diego de Sousa, en el siglo XVI, vivió una edad de oro embelleciendo las iglesias, palacios y fuentes. Unos doscientos años más tarde el arquitecto André Soares, la convirtió en un símbolo del barroco portugués.

En Portugal se dice que "Coimbra estudia, Lisboa se divierte, Oporto trabaja y Braga reza". Un tópico que ha quedado atrás, aunque es cierto que, "algo queda". En las estrecha calles del centro histórico se mezclan iglesias y casas modernas. Vale la pena sentarse en alguno de sus cafés o bajo las arcadas de la Plaza de la República. Ese es el punto que permite ver las dos Bragas: la antigua y la moderna con sus amplias avenidas.

La catedral se inició en el siglo XI y conserva el aspecto románico en el exterior donde se mezclan los tres pórticos de ese estilo con dos torres barrocas. En el interior también se puede observar la mezcolanza de gótico, renacentista y barroco, con sus dos magníficos órganos de tubos del siglo XVIII. En el museo catedralicio hay más de 200 campanas, que fueron retiradas de numerosas iglesias de la ciudad.

Ya fuera del casco antiguo encontramos la Iglesia de la Santa Cruz, uno de los más bellos ejemplares de la arquitectura barroca religiosa bracarense. Hay una leyenda que dice que quien encuentre dos gallos simétricos en su fachada, se casará ese mismo año, o lo hará en Braga.

En las afueras de la ciudad, en medio de la montaña se divisa el monasterio de Bom Jesus do Monte, uno de los edificios más reconocidos de la ciudad, y lugar de peregrinaje, en el que destacan sus escaleras zigzagueantes, con un desnivel de más de 100 metros. Es una de las atracciones turísticas de Braga. Comenzó siendo una capilla, en el siglo XIV, a la que se añadieron más tarde seis capillas dedicadas a la pasión de Cristo. En cada escalera hay una fuente dedicada a uno de los cinco sentidos, y está rematada por una iglesia barroca de principios del siglo XVIII.

Unos kilómetros más allá y en lo alto de otra colina, encontramos la basílica de Nuestra Señora de Sameiro, otro de los lugares de peregrinaje mariano de Portugal, y que fue visitado por el papa Juan Pablo II, en 1982.

La Semana Santa braguense, un atractivo turístico-religioso

En Semana Santa, los farricocos -penitentes-, devuelven por unos días la ciudad al pasado. Durante la tarde del Jueves Santo, llaman la atención de feligreses y visitantes para anunciar la procesión del Señor del Ecce Homo, que tiene lugar en la madrugada del jueves al viernes. Con una tradición que se inicia a finales del siglo XV, estos personajes lucen capirote, visten ropas bastas con cinturones de cuerdas y caminan descalzos, portando matracas que sirven para llamar la atención antes de la procesión de la noche. Junto a ellos aparecen los "fogareus" que portan teas encendidas con fuego, precediendo a la imagen del Ecce Homo, o al Señor de la Caña Verde. La procesión comienza el recorrido en la Iglesia de la Misericordia, cercana a la catedral.

En la ciudad, a lo largo de los siglos se han sucedido múltiples celebraciones religiosas durante la Semana Santa, algunas desaparecieron en los últimos siglos, principalmente a principios y mediados del XX. Pero algunos ciudadanos, feligreses o no, han recuperado la procesión de la Virgen de Burrinha, una curiosa celebración que sale desde la iglesia de São Victor. Participan unas 1.000 personas, que representan diversos pasajes bíblicos como la expulsión del Paraíso, la proclamación de los 10 mandamientos, o varios pasajes del Antiguo Testamento hasta llegar al último cuadro, que es la huida a Egipto representada por una imagen de la Virgen subida a un borrico.

¿Cómo llegar a Braga?

Para viajar a Braga, se puede ir por carretera pasando por las provincias de Zamora, Salamanca, Orense o Pontevedra, aunque lo más cómodo, si no se vive cerca de esa zona, es viajar en avión. El moderno aeropuerto Francisco Sa Carneiro, uno de los mejores de Europa, tiene conexión con una 50 ciudades europeas y una de las aerolíneas que tiene mejor conexión es la portuguesa TAP, con dos vuelos directos y diarios de Madrid a Oporto. Desde allí se puede coger un autobús que va hasta Braga o Guimarães.

Para conocer más detalles sobre el destino, se puede -se debe-, consultar la web de Porto and Northern Portugal Tourism, el organismo responsable y coordinador de las acciones turísticas del norte del país, donde encontraréis muchas y variadas formas de aprovechar vuestra estancia. En Braga hay una gran variedad de alojamientos tanto en precio como en calidad.

 

Categorías: Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral   13.may.2017 09:14    

Promocionan las Semanas Santas de Cuenca y Castilla y León

  C8BK84jXwAEVMQ3

La Semana Santa es una de las celebraciones más destacadas del mundo cristiano, y muy especialmente en España. Pueblos y ciudades mantienen antiguas tradiciones y en sus calles los ciudadanos, convertidos ahora en penitentes y actores amateurs, recuperan por unos días la religiosidad de sus antepasados.

La Semana Santa permite ver en la calle, tallas de gran calidad artística y monumentos patrimonio de la humanidad, mezclados con la música de bandas de cornetas y tambores, saetas, sayas, mantones, capirotes, papones, penitentes, braceros mientras el aire huele a incienso, cera quemada, aromas de azahar, rosas o claveles. Las procesiones silenciosas o ruidosas, austeras o barrocas se suceden en la mayor parte de los pueblos de la geografía española. Aunque nos vamos a detener en las celebraciones religiosas que se celebrarán en Cuenca y Castilla y León.

'Cuenca: Una Pasión'

El centro histórico de Cuenca se convierte en escenario de procesiones y fiestas de Pascua de una calidad cultural indudable. Declarada de Interés Turístico Internacional en 1980, desde el Domingo de Ramos al de Resurrección se organizan 42 pasos procesionales y paralelamente se podrá disfrutar de la 56 edición de la Semana de Música Religiosa. Ambas actividades son una expresión artística que evoca sentimientos y provoca emociones.

Las hermandades pasan todo el año preparando su participación en la Semana Santa, en la que participan los más pequeños, como una muestra de que estas tradiciones perduran y se transmiten de padres a hijos a lo largo de generaciones. Se trata de un esfuerzo multitudinario y conjunto de la sociedad conquense. El cartel de 2017 es obra de Rafael Pérez y la Junta de Cofradías ha publicado "Cuenca Nazarena", que incluye entrevistas y reportajes a personajes ilustres de la ciudad, y láminas de escenas de las procesiones para que coloreen los más pequeños o los aficionados. Además se ha editado un disco que recoge el concierto que grabó el año pasado la Agrupación de Música de Getafe.

La Semana Santa conquense se caracteriza por la sobriedad, el silencio y la devoción más profunda. Formada por nueve procesiones en la que participan más de 25.000 hermanos, es el evento anual más importante y multitudinario de la ciudad. Uno de los huecos de esta celebración es la falta de una procesión el Sábado Santo y este será el último año sin procesiones ese día. En 2018 se sumará una nueva hermandad que cubrirá este histórico vacío entre el viernes y el domingo.

Turbas de Cuenca

Cada año, en la madrugada del Viernes Santo, bajo la luz de la primera luna llena de la primavera, tres hermandades procesionan por las calles de Cuenca, y se abren paso en medio de la multitud. Son Las Turbas un singular cortejo, que se ha convertido en una de las señas de identidad de la Semana Santa de la ciudad.

Aunque sí existen datos fiables de que la primera procesión del amanecer del Viernes Santo en la ciudad, llamada en sus orígenes de los Nazarenos, tuvo lugar en 1616, sobre el verdadero origen de Las Turbas, tal y como las conocemos hoy en día, no hay un hecho real o ficticio que sea asumido por todos como germen de este colectivo. Lo que sí parece claro es que no son anteriores al siglo XIX. Pero, ¿qué sentido tenía la participación de este grupo? ¿Qué o a quiénes representaban? La mayor parte de las hipótesis que tratan de justificar su presencia en la procesión del Viernes Santo conquense hablan de los turbos como un grupo de actores cuya misión es simular la burla de la que, según la tradición cristiana, fue objeto Jesucristo en su camino a la Cruz. Acompañan sus gritos al ritmo del tambor y los clarines.

Un repaso a la historia de las tradiciones de Semana Santa evidencia que ambos instrumentos han formado parte de las representaciones de estas escenas religiosas, al menos, desde la Edad Media, mezclando cultura y religión. Las Turbas, tal y como hoy las conocemos, surgieron en el siglo XIX íntimamente ligadas a la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Salvador, que recogieron una serie de rasgos anclados en lo más profundo del acervo cultural conquense. A comienzos del siglo XX, este grupo estaba formado por seis clarines, seis tambores y un maestre de Turbas, todos ellos de familias muy humildes. Aparecen de esta forma linajes íntimamente ligados desde entonces a este colectivo: Los Planchas, Los Pantaleones, Los Patacos…

La necesaria reconstrucción de la Semana Santa tras la Guerra Civil también llegó hasta Las Turbas. A partir de entonces, formaban parte de ella 24 personas: 12 clarines y 12 tambores, aunque era habitual contar con la presencia de los más jóvenes de la familia que continuaban con la tradición de las familias primitivas. El orden del desfile era el siguiente: primero los clarines, luego los tambores y, tras ellos, El Jesús. Otra de las costumbres tradicionales, que hoy todavía perdura, ha sido la visita que la turba rinde a los Hermanos Mayores de Nuestro Padre Jesús Nazareno –también en muchas ocasiones a lo de San Juan Evangelista- en la noche del Viernes Santo. El Hermano Mayor correspondía a sus visitantes con un ágape a base de galletas, magdalenas, pastas y resoli.

Las Turbas siempre han precedido al Nazareno del Salvador, y por tanto han de desfilar delante del guión de la hermandad. Los clarines suenan cuando El Jesús asoma por las curvas o cuando inicia la marcha tras el descanso de los banceros; mientras, los tambores callan. También se puede escuchar en el silencio de la noche el Miserere, un salmo penitencial (Misericordia, Dios mío, por tu bondad,/ por tu inmensa compasión borra mi culpa;/ lava del todo mi delito,/ limpia mi pecado./ Pues yo reconozco mi culpa). En la turba se busca conjugar, la fe, la tradición, la religiosidad popular, la cultura.

El cardenal Carlos Amigo, arzobispo metropolitano de Sevilla, explica que “a la misma hora, la misma Señora, la Virgen de la Soledad de Cuenca y la Virgen Macarena en Sevilla salen a la calle. El silencio es contenido son casi respiración ante la Virgen querida de Cuenca. ¿Aplaudir? ¡Sería ofensa! ¿Decir piropos? ¡Sería blasfemia! A la misma hora, la misma Señora, con otro nombre sale a la madrugada de Sevilla. ¡Bandas de música, aplausos, vivas, piropos! No hacerlo sería de mal hijo. Pero, en el fondo, el amor y la devoción a la Madre!... El mismo texto, distinta música”.

'Vive la Semana Santa en Castilla y León. Díez días para emocionarte'

AVILA-Semana-Santa

22 ciudades y localidades de Castilla y León con declaración de interés turístico, han preparado más de 400 actos relacionados con la Semana Santa, además durante 10 días se abrirán los museos y edificios históricos de esas poblaciones. La región se convierte, en sí misma, en un museo al aire libre con tallas de Juan de Juni, Luis Salvador Carmona, Francisco Díez de Tudanca oVíctor de los Ríos o Juan de Angers.

León, que este año celebra su milenio como ciudad, celebra una Semana Santa que se remonta al siglo XVI, aunque ya desde el siglo XIII se celebraban actos religiosos para conmemorar la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Su semana, dura 10 días desde el viernes de Dolores cuando sale al encuentro la Virgen del Mercado, hasta el domingo de gloria.

La Semana Santa castellanoleonesa se traslada a las redes para buscar turistas. La consejería de cultura y turismo ha presentado varios materiales promocionales de todas las celebraciones de la Comunidad, como la App "CyLProcesión' que recoge todos los actos relacionados con estos actos religiosos. Además mediante las redes sociales Facebook, Twitter e Instagram, (donde Turismo de Castilla y León cuenta con más de 124.500 seguidores) se realiza una campaña dinámica que invita a los visitantes a mostrar cómo viven esa semana en la región. En la información en línea www.turismocastillayleon.com se promociona un paquete con más de 100 experiencias turísticas, a través de seis bloques temáticas: Semana Santa, Enogastronómica, Familiar, Cultural, Activa, Rural, Urbanita y Relax.

Uno de los objetivos del gobierno regional es llegar a mercados "prioritarios y de proximidad" y en este sentido la promoción llega a Madrid ya que es el principal mercado emisor de visitantes a nivel nacional. A lo largo de 2016, más de un millón y medio de visitantes procedían de esta comunidad, lo que supuso el 27% del total, con un incremento del 4,58 por ciento con respecto a 2015, en el que creció la llegada de turistas madrileños un 8,45 por ciento.

C8WO2b-VwAAXOyI

 

Categorías: Religión

Ángela Gonzalo del Moral   17.mar.2017 23:42    

El turismo Halal se abre paso en España

Turismo

Es muy conocido que para el final del Ramadán la mayoría de los musulmanes se preparan para viajar y celebrar el fin del mes de ayuno con familiares y amigos. Pero desconocen que muchos musulmanes y árabes prefieren hacer turismo a lo largo del año. Desde hace tiempo los tour operadores han descubierto el «halal» y prestan cada vez más atención a un mercado que mueve a unos 100 millones de viajeros.

De Australia a Alemania se han convertido en uno de los objetivos de la industria del turismo. Y se les empieza a mimar, con spa islámicos, que incluyen salas de oración o restaurantes halal (donde se puede disfrutar de todo lo que está permitido por su religión, -una especie de certificado de garantía-). Eso sin tener en cuenta que el lugar por excelencia que más musulmanes atrae, es la ciudad saudí de La Meca, con casi 2 millones de peregrinos anuales durante la fiesta del Hajj (peregrinación).

Según un estudio realizado en 47 países por el operador turístico Crescentrating Singapur y DinarStandard, especializados en el mercado musulmán, el gasto de estos turistas en 2020 superará el 3 por ciento del turismo mundial, lo que supone casi 200 millones de euros. Ese año se calcula que los viajeros musulmanes serán unos 150 millones. Es un segmento del turismo muy rentable, principalmente en los países islámicos.  El destino favorito de los fieles de Mahoma, y árabes en general, son Egipto, Malasia e Indonesia, pero los países no musulmanes observan atentamente ese lucrativo mercado. En ese sentido Tailandia y Australia (situados más cerca de Indonesia, el país con más musulmanes del mundo), se han preparado para atender las «necesidades» del colectivo. La estación balnearia de la costa oriental australiana, Gold Coast, presenta la posibilidad de pasar un excelente Ramadán en sus instalaciones.

Tailandia, un país de mayoría budista, promueve los balnearios islámicos, donde hombres y mujeres están estrictamente separados. De hecho el aeropuerto de Bangkok, ha sido distinguido como uno de los aeropuertos internacionales más respetuoso con las prácticas islámicas. El de Múnich, recibió en 2010, cerca de 900.000 musulmanes, y para atenderles cuenta con sala de oración, servicios -con la garantía halal- y en sus restaurantes se sirve comida árabe.

Expohalal-spain-2015-0012_Foto Expohalal

Los musulmanes ricos de los países del Golfo son los más importantes clientes a cuidar para el turismo de lujo, por los altos presupuestos que manejan en sus desplazamientos. Los ricos de Bahrein, Kuwait, Omán, Catar, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes, se gastaron el 37 por ciento del gasto de turistas en 2011, y eso que solo representan el 3 por ciento de la población musulmana mundial. En Europa el gasto turístico de los musulmanes en Francia, Bélgica, Reino Unido y Alemania se sitúa alrededor del 13 por ciento de lo que gastan los turistas.

La mayoría prefieren viajar a los países que forman parte de la Organización de Cooperación Islámica, porque se "sienten como en casa". En Europa los países más visitados son Bélgica, Francia, Reino Unido, Alemania y España. Uno de los mayores atractivos que ofrece a este colectivo nuestro país es el patrimonio andalusí.

No sólo el turismo está atento a este mercado creciente, también los productores de alimentos, las farmacéuticas, la moda y otros sectores que han puesto su mirada en esta importante y numerosa clientela. España cuenta con más de 300 empresas con certificación Halal. Motivo más que suficiente para celebrar una Feria Halal donde se darán cita los principales agentes de esta industria a nivel mundial, y empresas relacionadas con la alimentación y el turismo. A lo que hay que añadir las inversiones económicas de los países árabes en España. La segunda edición de ExpoHalal se celebra del 10 al 11 de noviembre en la Feria de Madrid.

Categorías: Gastronomía , Religión , Viajes

Ángela Gonzalo del Moral    7.nov.2016 12:34    

Viaje a Ítaca

Bio Viaje a Ítaca

Un viaje nunca se acaba. Queda grabado en el recuerdo, se vuelve a él al ver una película, al leer un libro, al escuchar unas notas musicales, al mirar una fotografía, al saborear una bebida, al disfrutar una comida o cuando el país salta a la actualidad por algún acontecimiento específico. El viajero mantiene siempre un nexo interno con el lugar que un día conoció.... y trenza un vínculo con el nuevo destino que empieza a imaginar. La visita a cualquier lugar, cercano o lejano, tiene tres fases. En la etapa de preparación se sueña, en la del viaje se disfruta lo imprevisible y a la vuelta se reinventa la aventura..... Con los cinco sentidos alerta, anhela que la experiencia sea lo más enriquecedora posible.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios