CUANDO TENEMOS LAS COSAS COGIDAS CON PINZAS...SEÑAL DE PELIGRO

    sábado 1.jul.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Gabriel Pérez por "Amor con Pinzas".  Ha sido el ganador del útimo trimestre de la 7ª Temporada de Wonderland. El premio és un curso virtual de microrrelato en  L'Escola d'Escriptura de l'Ateneu Barcelonès.

Felicidades también a los dos Accésit: "La cita", de Miguelángel Flores y "Elipsis", de Sergi Cambrils.

L'ART D'ESCRIURE 1 JULIOL 2017


  GUANYADOR:

AMOR CON PINZAS, Gabriel Pérez Martínez

De la sujeción anclada a la fachada del patio interior, parten cinco cuerdas paralelas (accesibles desde la ventana del lavadero) que alcanzan otra fijación similar.

Ella tiende la colada como si añadiera notas musicales a un pentagrama. Las blusas y las camisas son negras; los pantalones, blancas; las faldas, redondas; los jerséis, corcheas; la ropa interior (excepto las medias, que hacen las veces de sostenidos y los calcetines, de bemoles), semicorcheas.

Él se encarga de recoger la ropa seca. Y canta mientras lo hace. Hoy tararea una melodía con un silencio inesperado al descubrir un calzoncillo que no es suyo. 

ACCÉSIT

 

LA CITA, Miguelángel Flores

Hasta verla no sabré si buscarle la mirada a conciencia, hacer un pequeño gesto con las cejas cuando ella me mire, luego saludarla, iniciar una conversación que nos lleve al comienzo de algo, esperar que la cosa prospere, que nos afiancemos en los días sucesivos, que decidamos querernos ya para siempre y compartamos la vida, en nuestra casa, con sus lunes desabridos y sus domingos de sofá. O bien, en cuanto entre, ocultar como pueda el libro, salir con disimulo, y dejarla buscándome entre los clientes del bar, como si fuera esta vez yo el que no se hubiese presentado.

 

ELIPSIS, Sergi Cambrils

Los fabricantes de elipsis, tras un largo periodo investigando en sus laboratorios, al fin han encontrado la ansiada fórmula que les permite eliminar las partes superfluas o de tránsito de la vida real. Su alquimia ha replanteado un mundo donde ya no es necesario vivir con continuidad cada segundo ni considerar el «Carpe diem» tan valorado por la sociedad. Ahora podemos saltar en el tiempo y vivir como en las novelas o el cine. Sin embargo, los más aprensivos no son partidarios de borrar algunas de sus vivencias. Yo, en cambio, lo tengo muy claro. Esta semana me toca hospital.

_______________________________________________________________________________________________

Y con estos relatos se despide, por vacaciones, la sección L'Art d'Escriure.  que volverá el próximo 9 de septiembre. Así que esperamos, con tranquilidad, eso sí, vuestros relatos durante el verano. Es decir, que os ponemos deberes :-)

Los iremos poniendo en la carpeta de la nueva Temporada, listos para poder escoger el primer ganador semanal que daremos a conocer en el primer L'Art d'Escriure de la Nueva Temporada, y van 8, de Wonderland!

Gracias a todos por vuestra participación, por vuestro cariño, por vuestros mensajes de ánimo. Por todo.

Eso sí, Wonderland acaba temporada el proximo 16 de juliol. Espero que continuéis con nosotros!

Rosa Gil    1.jul.2017 16:05    

UNA MADRE. SU HIJO. UN DESPISTE. EL HOSPITAL. UN MILAGRO

    sábado 24.jun.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Yoya Alonso Muiños por su relato ganador "De colores". Felicidades a los finalistas.

L'ART D'ESCRIURE 24 JUNY

GANADOR:

DE COLORES, Yoya Alonso 

La coge y la parte en dos sin dificultad, hace lo mismo con la verde, la de color naranja se le rompe en tres pedazos y la redonda azulada casi se deshace entre sus dedos, esa es la primera que se lleva a la boca. En la sala de espera de un pequeño ambulatorio, una joven llorosa mantiene en su silla un balanceo repetido y nervioso, espera un milagro.  Entre sus manos una cajita de música,  recuerda que puso allí sus pastillas antes de dormirse, puede escuchar aún la melodía.... la risa de su pequeño. No es creyente, pero reza.

FINALISTAS

ALMAS GEMELAS, Josep Maria Arnau 

En la oscuridad, el francotirador seguía apostado en la ventana. Buscaba con los prismáticos cualquier atisbo de luz en el frente enemigo. Si identificaba una presa, cogería su fusil con mira telescópica y dispararía sin pensar.

El frío le atenazaba. Dio una calada al cigarrillo y echó la última ojeada a su zona antes del cambio de turno. Por un momento le pareció ver una chispa de luz intermitente… y enfocó mejor.

Llegó a ver el brillo de un cigarrillo detrás de la mira de un fusil. Justo antes de oír el chasquido metálico de la bala atravesando su casco. 

ATURDIMIENTO, Lola Sanabria

Algunos dirían que dejar los muebles y suelos como espejos, la colada tirando a azul de tan blanca, y los cristales de las ventanas con la transparencia de quien va a sacar la cabeza al viento y se la llena de puñales, tiene por nombre neurosis. Pero era sólo que le gustaba trabajar. A él lo dejó un día frente al televisor y acabó tan cansada que lo olvidó. No se dio cuenta hasta el día en que le dio un jamacuco. Tirada en el suelo, alcanzó a ver las canillas fosilizadas de él, colgando de la silla de ruedas.

EXPLORACIÓN, Ángel Saiz

Utiliza tijeras y escalpelo con precisión, aunque no oculta cierta ansia. Resulta llamativo ver a la profesora de Biología diseccionar un órgano de forma habilidosa.

La mujer busca algo sin éxito entre los pliegues membranosos de la víscera. Tampoco encuentra nada en las paredes musculares, ni dentro de las cavidades. Su interés resulta contagioso. Los alumnos, incluido los más díscolos, no pierden detalle.

El portero del instituto interrumpe el proceso. Anuncia que unos agentes uniformados preguntan por ella. Antes de abandonar la clase constata su hipótesis inicial de forma científica: el corazón del cerdo de su marido carecía de sentimientos.

Explorar  l’impenetrable, Josep M Conill

Reclòs dins l’habitació on habitualment escric, la soledat se’m fa cada dia més insuportable. Per això compro la peixera: rectangular, d’interior il·luminat, amb algues i corals formant una decoració artística… El conjunt destil·la vivacitat i m’infon alegria. De moment, l’únic ocupant, que no para de desplaçar-se d’una banda a l’altra, és un peix vermell d’un perfecte disseny «aquodinàmic». Alguna cosa d’ell m’intranquil·litza. Intentar esbrinar-ne quina, arriba a subjugar-me i fa que dediqui molt de temps a contemplar-lo per desentranyar-ne el motiu.
Tanmateix, un conte d’en Sergi Pàmies me’l desvetlla: «És l’eterna mirada del peix que expressa un recòndit misteri filosòfic».

COMPRENSIÓN, Ángel Saiz 

Una playa atestada de gente. La mujer lamenta la tristeza de su marido. Él, trabajador y profesional, añora su bufete, desea que estas vacaciones acaben.

Un hombre tropieza, cae encima de una madre de familia y de una abuela, al tiempo que destroza el castillo de arena que un niño construía con su padre, que entra en cólera. El abogado ofrece sus servicios para representar a los afectados en una hipotética demanda.

Todo termina de forma amistosa, pero el letrado ahora está de buen humor. Cuando vuelva a sentirse mustio la mujer pondrá la zancadilla, con disimulo, a otro paseante.

COTARD, Pilar Alejos

Ya no necesito nada. Dentro de mí todo es silencio. No siento hambre ni frío ni miedo. Pronto solo seré piel y huesos. Desde que mi corazón no late, ha quedado un gran vacío en mi pecho. Sin comida, mi estómago se ha convertido en un agujero negro. Los pulmones no respiran pero se escucha el viento. Mis nervios han desaparecido, por eso siempre estoy quieto. Donde estaba mi cerebro, solo resuena el eco. Huelo a podrido, mientras los gusanos se deslizan por mi cuerpo.

Ahora ni sufro ni padezco, a nada temo, soy inmortal. Sé que ya estoy muerto.

Él, Pablo Núñez

Se pasa las horas meditando sobre la existencia desde que su padre falleció. Hasta entonces, sus pensamientos le daban la razón; sin embargo, ahora solo ve que el tiempo corre en su contra, demasiado deprisa, mientras el cerebro se empeña en navegar rumbo a la nostalgia y los sentimientos naufragan en mareas solitarias. Para paliar el dolor, echa mano de la única terapia que nunca le falla: crear un relato. Vierte sus adentros sobre el papel y, cuando lo termina, se da cuenta de que falta a la verdad. Tendrá que escribirlo de nuevo, en primera persona, y titularlo: Yo.

Rosa Gil   24.jun.2017 16:05    

LA ELIPSIS SE PUEDE ADUEÑAR DE NUESTRAS VIDAS?

    sábado 17.jun.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades al ganador de esta semana: Sergi Cambrils por "Elipsis" y  felicidades a los 6 finalistas.

L'ART D'ESCRIURE 17 JUNY

GANADOR

ELIPSIS, Sergi Cambrils

Los fabricantes de elipsis, tras un largo periodo investigando en sus laboratorios, al fin han encontrado la ansiada fórmula que les permite eliminar las partes superfluas o de tránsito de la vida real. Su alquimia ha replanteado un mundo donde ya no es necesario vivir con continuidad cada segundo ni considerar el «Carpe diem» tan valorado por la sociedad. Ahora podemos saltar en el tiempo y vivir como en las novelas o el cine. Sin embargo, los más aprensivos no son partidarios de borrar algunas de sus vivencias. Yo, en cambio, lo tengo muy claro. Esta semana me toca hospital.

FINALISTAS

IMPACTO, Calamanda Nevado

Basta de sacar brillo al baño.  En cuestión de dos horas  vendrá mi hijo a   pasar conmigo el fin   de semana, y me queda por    prepararle sábanas limpias, toallas,   albornoz, las zapatillas para andar por casa, su Osito Feliz y el comic de Platero. 

 Llegará con   un dibujo en la mano marcando sus huellas en el camino. Tejerá calceta de preguntas con el trino de pájaros de su voz, y con el resplandor de su risa me contará que no soy príncipe valiente, ni payaso; mejor me pega ser burro.

Lo quiero y rebuznaré al aire puro con desesperada insistencia. 

PASIÓN MATEMÁTICA, Manuel Bocanegra

Cateto mayor y cateto menor, se aman. El cateto A (Antonio) forma vértice abierto con el cateto B (Belén) y disfrutan uno de otro gozando juntos en los límites de su coqueta región angular. No obstante, no hace mucho, una noche de marcha, conocieron casualmente a la hipotenusa C (Celeste), una recta lánguida y sensual, que elevó la suma del deseo de los catetos al excitado exponente de su cuadrado. Esa misma noche, presos de los axiomas de una exacta pasión matemática, triangularon, ávidos, vértices y cuerpos y se disfrutaron en trío. Hoy, su relación pitagórica, es ya, teorema demostrado. 

Ruidos, Elisa Armas

Subir de nuevo a la habitación con pasos sigilosos. Abrir la puerta de repente. Encontrarla otra vez abandonada al sueño, con la respiración plácida, cubierta hasta los hombros por una sábana impoluta, como recién planchada. Iniciar el descenso y, a mitad de la escalera, recomenzar a oírlos: el choque de los cuerpos al embestirse, el somier que chirría, sus gemidos apenas ahogados por la mano mordaza del amante. Girarse. Volver al dormitorio y, apretando el mango de la navaja hasta hacerse sangre, admitir que esa necesidad suya de sorprenderlos in fraganti antes de actuar no es más que puta cobardía.

Dos bodas desemejantes, Mª del Rosario Val

Elisa cree que esta vez es la definitiva. Después de cinco desengaños amorosos, dos pedidas de mano y las incontables cantinelas de sus padres —-advirtiéndole que se le está pasando el arroz—, ha encontrado en Antonio, un compañero de su trabajo, a su otra mitad.

Indira no sabe muy bien lo que es estar enamorada, pero le gusta mucho Batuk, un chico que vive en su misma calle. Su madre le advierte que no se ilusione que para ella ya tiene otros planes. Desde que su padre y su hermano mayor desaparecieron, también lo hacen los últimos granos de arroz.

MOTIVOS DE PESO, Ángel Saiz 

Tú me miraste con tu único ojo y yo caí en tus redes. Llevarte a casa fue un error, aunque tardé tiempo en darme cuenta de tu juego. Primero simulabas estar a mis pies. Luego venía ese estremecimiento tuyo cuando acogías mi cuerpo, para después humillarme sin compasión, con una sinceridad que me hizo mucho daño. Todas las mañanas lo mismo. A nadie le divierte que le echen en cara su fracaso.

Hoy celebro tu marcha en la mejor cafetería. Que corran chocolate y bollería variada entre los parroquianos, yo invito. Todos aplauden cuando digo que he destruido mi báscula.

SALTO, Lola Sanabria

Yo tenía un saltador y muchos papás. Mamá solía mandarme a la calle cuando alguno de ellos entraba en casa. Me hice una experta en saltar a la comba. Todos dejaban una moneda en mi mano cuando se iban. Mamá me regaló una hucha con cara de cerdo para que las fuera guardando allí. Si ahorras, tendrás una buena vida, me decía, no como yo. Pronto comencé a ganar dinero en las plazas, con el saltador y un sombrero hongo. De mayor creé un espectáculo para la televisión. Yo también tuve una hija de muchos padres.  Los que elegí yo

 

Rosa Gil   17.jun.2017 16:05    

QUÉ OCURRE CUANDO NUESTRAS HIJAS E HIJOS SUFREN UNA CURIOSA REGRESIÓN?

    sábado 10.jun.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

¿Cómo nos enfrentamos, qué sienten, en especial las madres ante esa "curiosa" etapa de la adolescencia de nuestras hijas e hijos? Muchísimas felicidades a Anna López por su relato ganador "Púber". Felicidades también a los 7 relatistas finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 10 JUNY

GANADOR

PÚBER, Anna López Artiaga

Lo que daría porque, al levantarse, me susurrase “desayuno”, “instituto” o “exámenes”; que sus labios pronunciasen una esdrújula o que encadenaran una subordinada. No hay manera: desde que cumplió catorce, sólo le he oído monosílabos. Nuestras conversaciones han mutado en interrogatorios: yo pregunto y él asiente, o niega. A veces, refuerza el mensaje con un gesto de la mano y ya no sé si está contestándome o me está dando un “me gusta”.

Creo que está sufriendo una regresión: cada día duerme más, come cada tres horas… Solo espero el momento en que pronuncie, de nuevo, su primera palabra: mamá.

FINALISTAS

DAÑOS COLATERALES, Pablo Núñez

Le regalaba las flores que iba recogiendo camino de la escuela, jugaba con ella en el recreo y se quedaba pasmado, mirándola. Era la primera niña que le provocaba esos agradables escalofríos que jamás había sentido antes, y le recordaba a sí mismo cuando le asomaba un tic en el labio, tan parecido al de él. Pero su padre rompió el hechizo en el que se había convertido su vida enviándolo a un internado alejado del pueblo, tras decirle aquellas extrañas palabras, a espaldas de su madre, sobre que a ciertas chicas solo se les puede querer como a hermanas.

DESAHUCIADOS, Luis San José

Las paredes, cubiertas de madreselva, esperan resignadas a que las aguas arrastren para siempre las voces guardadas en su interior. Voces de los que no quisieron quedarse a presenciar los coletazos de un pueblo desahuciado. Pronto serán olvido. Cerrarán las compuertas del dique y las aguas se tragarán los sueños de cinco generaciones. Las campanas de la iglesia mezclarán aullidos, oraciones y suspiros. Laski tensará la cuerda que todavía le sujeta al olivo del jardín y Rosario levantará sus ojos inundados buscando consuelo entre sus ramas. Sus dos cuerpos no serán más que dos gotas de inútil e insignificante rebeldía.

IMPROMTA, Mei Morán

Una escuela porteña azul celeste con cenefa de jacaranda y algarrobos acolchó su infancia. Los chicos sabiondos la querían, las niñas la envolvían en su comba. Las maestras le daban matrícula de honor. Los padres bondadosos, abnegados; los hermanos, traviesos, divertidos, confidentes. Vacaciones de mar y risas. Fotos y mil recuerdos de almíbar. Solo dicha. Unos mundos más allá en línea recta, las abuelas de pañuelo y mayo buscaban y averiguan. Una la encontró. Pidió que se fuera con ella. Sin pesadumbre ni atisbo de duda, que por qué, si no la conoce y para siempre le cerró la puerta.

MANUAL PARA LA REENCARNACIÓN, Manuel Montesinos

Tírame con la urna bien cerrada que, con el tiempo, parezca parte del tesoro pirata de un bergantín hundido a cañonazos. No las esparzas al aire, como todo el mundo, que luego será difícil encontrarse con el alma y puede provocarnos extraños trastornos de personalidad. Ese es mi deseo. Mete algunas monedas, nunca se sabe si tendremos que dar propina para que nos dejen entrar juntos al otro lado y fotos besándonos. Tenemos muchas. Cuando te llegue el turno, deja escrito que hagan lo mismo con tu cuerpo, el resto lo harán las olas, los peces y las corrientes marinas.

OMBLIGUISMO, Lola Sanabria

Todo comenzó con Julito y el trabajo en común para la asignatura de Historia. Él hizo la exposición utilizando el yo continuamente. Se llevó los aplausos. Lo dejé pasar. Luego vino lo de mi hermana, adjudicándose el mérito ella solita de salvar a Pablito de ahogarse. También me mordí la lengua. Pero cuando Rosendo me levantó la novia echándose flores sobre nuestra colaboración en una ONG, dije hasta aquí hemos llegado. Ahora pongo siempre el yo por delante y tan contento. A no ser por ese tufillo molesto que sube del cráter que se formó donde antes estaba mi ombligo.

DESBANDADA, María José Viz

Esta elipsis me está resultando dolorosa. Pero no solo ella, también la anécdota comprimida, la precisión en el lenguaje, resultante de tanto recorte. Siento que las palabras se me escapan y no puedo hacer nada por retenerlas. He probado a sobornarlas con un maravilloso viaje a Punta Cana,  si se portaban bien, pero no hubo suerte. Me contestaron que no regresarían, ni por todo el oro del mundo, que iban a colonizar otras páginas, donde no se las castigase al rincón de pensar. Así es que, con estas cien palabras justas he tenido que arreglármelas para escribir este lastimoso microrrelato.

MEMORIA HISTÓRICA, Javier Palanca

Antes solo llovía agua, aunque me contaron que a veces también lo hacían ranas y yo lo esperaba sin suerte.

Eran los días en que jugábamos en los charcos  haciendo navegar en ellos barcos de papel o cascaras de nuez.

Ahora que llueven sapos venenos y víboras de fuego, intentamos seguir jugando entre hierros y cascotes para sobrellevar el momento, pero cada vez somos menos.

Madre dice que, a no mucho tardar, todo será como antes, aunque sus ojos parecen trazar un duro camino que nos llevará a tierras lejanas y tal vez poco hospitalarias por su tendencia al olvido.

 

Rosa Gil   10.jun.2017 16:05    

COMO NOS RECUPERAMOS DE UN RECHAZO ...O VARIOS DE UNAS CITAS A CIEGAS?

    sábado 3.jun.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Esa baja autoestima al saber que no quieren ni conocernos en esa cita a ciega...puede llegar a que nosotros hagamos lo mismo en la siguiente Cita? Felicidades a Miguelángel Flores por su relato ganador "La cita". Muchas felicidades a los 7 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 3 DE JUNY

 

GANADOR

LA CITA, Miguelángel Flores

Hasta verla no sabré si buscarle la mirada a conciencia, hacer un pequeño gesto con las cejas cuando ella me mire, luego saludarla, iniciar una conversación que nos lleve al comienzo de algo, esperar que la cosa prospere, que nos afiancemos en los días sucesivos, que decidamos querernos ya para siempre y compartamos la vida, en nuestra casa, con sus lunes desabridos y sus domingos de sofá. O bien, en cuanto entre, ocultar como pueda el libro, salir con disimulo, y dejarla buscándome entre los clientes del bar, como si fuera esta vez yo el que no se hubiese presentado.

FINALISTAS

AMANTS (VALÈNCIA EN CITES), Carmen Cano

No hi havia a València dos amants com nosaltres. Cenyies el teu cos contra el meu a la barana del pont del Reial. Recorríem, bevent a glops les nits, el barri del Carme. Fugíem, en el tramvia a la Malva-Rosa, buscant el nostre refugi secret entre veles i vents. Ens amàvem des del matí a la nit, rodolant entre les ones blaves coronades d’escuma, amb l’alè perfumat de brisa i de sal.

Tot ho recorde ara, criatura dolcíssima, com si el temps no existira, gelós de la mar que envoltarà amb la seua llum aquestes cendres.

ANESTESIA, Lola Sanabria

Aquí vinimos a descansar de nuestros demonios, a acabar con ellos, me dijeron cuando ingresé. Se equivocan. Vinimos a anestesiarnos con las pastillas que nos da la enfermera Sue. El doctor Reginal dijo hace unos días que estaba muy satisfecho con mi evolución, y yo le agradecí sus palabras con una sonrisa estúpida. Todo me daba igual. Pero hoy, cuando se ha referido a mi hermana Phoebe como un capullo en plena eclosión, he tenido que clavarme las uñas en las palmas de las manos, para reprimir el impulso de ensartar con el abrecartas  el ojo de este cíclope libidinoso.

GANANCIALES, Asier Susaeta 

Hoy he vuelto a caer en una web de contactos en la que me di de alta hace años —una noche de copas y repentino pánico a morir solo— y que olvidé a la mañana siguiente. Ha sucedido tras pinchar en un banner y recuperar la contraseña; entonces una tal Andrea26 ha aparecido en una ventana emergente, enfurecida, y me ha recriminado que si me parece normal regresar así, como si nada. Para colmo, le ha sentado fatal que preguntase por el nombre de los niños.

En resumen: los cuatro se mudan a casa mañana y yo, a un hotel.

LA DEVORADORA, Belén Sáenz

Antonella amanece con el aliento retenido en los labios; no puede soportar el contacto de esa piel fría, de pollo crudo. En la pensión huele a sexo barato y sobras del domingo. Con un volteo de faldas pretende sacudirse los remordimientos y olvidarle, pero una persiana se abre y le dispara un rayo de sol certero. Cae fulminada, su carne de siglos se desmorona en podredumbre con una sonrisa sorprendida en sus colmillos. Y con el último latido de un corazón que no sabía que aún tenía, lamenta haber desaprovechado al primer hombre que le ha hecho olvidar quién era.

MERCADO INTERIOR , Rafa Olivares

Al tipo actual de cotización, un par de cigarrillos apenas le alcanzaría a Marito para su trueque por un tapón de orujo casero de mandarina, un escrito de alegaciones al Juez de vigilancia penitenciaria, medio rollo de papel higiénico, un cucharón más de rancho o un beso en la boca de Rosa Cruz, el travesti de la segunda galería. Sin embargo, en el corrillo de los viernes en las letrinas del patio sur, Santos «dingaman» Gonçálves ofrece en su mano izquierda un paquete entero de Ducados, mientras los dedos nerviosos de la derecha van liberando los botones de su bragueta.

OLVIDADOS, Pilar Alejos

El crujir de las hojas les recuerda lo solos que están. Duele tanto el silencio.... Una gruesa capa de polvo cubre su piel, los resguarda del frío y de la humedad, con olor a moho y a olvido.

Hace tanto que han perdido la esperanza, que se han acostumbrado a la oscuridad, ajenos al paso del tiempo. Los insectos, hambrientos, trepan a su alrededor. Ellos permanecen inmóviles, hasta que se marchan.

De repente, atraviesa la estancia un rayo de luz que hiere sus letras. Alguien viene a rescatarlos del abandono, acariciará sus páginas y renacerán a través de sus ojos. 

UN METRO CUADRADO, Plácido Romero 

Le rogué que me cediera un minúsculo pegujal porque me moría de hambre. Le dije que era indecente que las reses bravas pastaran en una tierra tan excelente. ¡Qué buen cereal se habría dado allí! Le amenacé, sí, con quitársela. Me afilié a un sindicato. Participé en protestas y huelgas. Sin embargo, no hubo forma de que don Rogelio diera su brazo a torcer. Me dijo que no me daría ni una hectárea, ni media fanega, nada. Mentía después de todo. Finalmente, el amo me entregó un trozo de tierra. Acabó dándome un metro cuadrado. Mío para toda la eternidad.

 

Rosa Gil    3.jun.2017 16:05    

DE CUANDO UN SENTIMIENTO, UNA EMOCIÓN SE CONVIERTE EN OBSESIÓN

    sábado 27.may.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Sergi Cambrils por su relato ganador "Bucle". Muchas felicidades a los finalistas....y a los finalistas de "La Cuarta Llave"!

L'ART D'ESCRIURE 27 MAIG

GANADOR: BUCLE, Sergi Cambrils

Por la noche lo veo todo claro. Me abro una botella de cava y me la bebo entera. Son los únicos homenajes que me hago. Qué puedo hacer si no... Ceno normal; patatas hervidas con judías y pechuga de pollo a la plancha. Ah, y banderillas picantes, que me dan vidilla. Un bote entero. Combinan genial con la efervescencia del espumoso; igual que los huevos fritos que me hago si he de rematar la faena. Me acuesto alegre, sin pensar en nada, aunque me levanto con un miedo conocido que me dura todo el día, hasta que llega la noche. 

FINALISTAS:

ALEATORIEDAD FUTURA PROBABLE, Manuel Bocanegra

La caída fortuita de un cable del tendido eléctrico interrumpirá el suministro entre las 21:00 y las 2:45 horas del día de tu concepción. Contraviniendo su costumbre, tus padres se irán a la cama sin ver su programa favorito. Obviando la regla de los sábados, esa noche harán el amor. Inusualmente activos, los espermatozoides alcanzarán su objetivo. Contra pronóstico, nacerás nueve meses más tarde. Aleatoriamente, el futuro nos unirá para siempre cuando cumplas treinta años. Un imprevisto te sacará de la carretera y chocarás contra una torreta eléctrica. Impensadamente, horas después, seguirás latiendo dentro de mí.

CUANDO LA BELLA DURMIENTE DESPERTÓ, Mª Asunción Buendía

      Su vida hacía tiempo que era solo una máscara. Se la ponía al levantarse vistiéndose de dignidad y maquillándose de olvido.

Se casó muy joven creyendo que después del colorín, colorado la felicidad sería eterna. Pero tras el beso del príncipe no terminó, sino que comenzó el cuento.

     Una mañana conjuró la valentía de Don Quijote, la frescura de Dulcinea y la sabiduría del insignificante lazarillo.

     No quería seguir siendo la hija de..., la esposa de..., la mamá de…

     Así que se calzó sus zapatos de siete leguas dispuesta a conquistar torres más altas que las ganadas por el Cid.

DELACIÓN, Lola Sanabria

El clínex parecía algodón entre sus manos. Continuó hablando de Mariela, la hija pequeña, que lo recibía con un abrazo cuando iba a buscarla. Luego recordó a Isabel, la mayor, que le regalaba dibujos en los que él siempre estaba su lado. Cuando habló de su mujer, a quien tanto quiso y tan bien cuidó, arrugó el pañuelo entre los puños, lo retorció y lo soltó en la mesa. Recogí los papeles y me levanté de la silla. El funcionario abrió la puerta. Antes de salir, volví la cabeza hacia mi cliente y le dije que se buscara otro abogado.

“LA HABITACIÓN DEL HOMBRE SOLO". Óleo sobre lienzo, 72 cm x 90 cm; Javier Palanca

Era un día frío y lluvioso, de esos que le recordaban el chocolate caliente que compartían todos juntos en la casona deseando que los relojes murieran.

De repente, una fuerte punzada en la cabeza le arrebató el pincel de la mano, el cual no llegó al suelo más que un segundo antes que él.

Aunque inmóvil, tuvo la suerte de quedar tumbado con la vista hacia su obra y así emplear el tiempo que le quedara dando las suficientes pinceladas y retoques hasta sonreír complacido y sereno.

El cuadro sería subastado, con la falsedad que la ignorancia alimenta, como inconcluso.

FINALISTAS "LA CUARTA LLAVE"

La cuarta llave, Pablo Núñez

La primera abrió la jaula que guardaba las mariposas de mi estómago al mirar, por primera vez, tus ojos, tus manos, tus pies...

La segunda, nuevos latidos desde que tu fragancia secuestró mis sentidos, con la inestimable ayuda del roce casual de nuestras manos.

La tercera, el anhelo encerrado en mi pecho tras escuchar tu voz, enredada a una sonrisa, mientras quedaba hechizado por el paraíso que recorría tu cuello. 

Y la última liberó de una mazmorra escondida en mi cabeza este monstruo, cuando descubrí a un intruso robándome los tesoros que había imaginado en cada rincón de tu boca.

La cuarta llave , Mª Luisa Gómez

Había llegado el momento, abrí la caja y cogí la dorada. Con resignación solté la verde, aún quedaban reflejos de su importancia; mi primera casa, ascensos en el trabajo, niños creciendo a un ritmo imparable y Paula, siempre a mi lado. Miré la roja con la energía que inyectan el vértigo y las ganas de comerse el mundo. Después, pasé una caricia nostálgica sobre la blanca, donde la inocencia nunca tuvo límites.

Estrené esta nueva etapa en el parque, intentando hacerlo bien. Orgulloso, doy de comer a las palomas, mientras los niños me llaman señor y preguntan curiosos la hora.

La cuarta llave, Javier Puchades 

        Todos la encontraban. A mí me estaba costando. Ojalá pudiese salir de este camarote. No tenía que haber escuchado a Carme.

Cada cual exponía su idea. Ángel lo solucionó con cuatro tiros. Miguel, con la fuerza bruta. Pablo me aconsejó calma o acabaría hecho un monstruo. La Pilar lo arregló como un juego. Carmen recurrió a un hipster amigo suyo. Belén, Rafa, Isidro y Carles estaban como yo. Y Asun y Manuel andaban de copas.

         La única opción, el Jordi y la Rosa: que me indiquen dónde está la llave Allen número cuatro para montar este maldito mueble de Ikea.

Rosa Gil   27.may.2017 16:05    

CUANDO LAS VACACIONES no implican alegría ni relax sinó horror y desesperación

    sábado 20.may.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Luis San José López por su relato ganador "Vacaciones indefinidas". Felicidades a los 5 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 20 MAIG

GANADOR: VACACIONES INDEFINIDAS, Luís San José López

Otra vez vacaciones.

Desde la ventana del dormitorio hasta el suelo puede haber ocho segundos, siete quizás. Es un buen atajo para coger a tiempo el autobús destartalado que llega hasta mi casa. Las aulas se quedarán vacías y la eternidad llenará las camas y corredores. Y cuando se hayan ido todos, el padre Alfonso, catecismo en mano, llegará con su olor a jabón de aceite usado y su sonrisa desdentada, acariciará mi cara, mi pelo, mis piernas… y el perro de la huerta romperá la soledad del internado.

Quizás no haya más de tres segundos. Quizás tenga tiempo todavía.

FINALISTAS

EMBARAZO NO DESEADO, Iñaki Goitia

“Voy”. No ha dicho más. La matrona se ha quedado ojiplática, más si cabe, al ver salir de la matriz de mi mujer a un hombrecillo con traje, maleta, sombrero y cara de cobrador del frac. Su bigote en espiral nos ha llevado a pensar que es italiano. O francés, quizás. Ha extendido la palma de la mano con una concavidad perfecta. Debe de ser la envidia de la profesión. Le hemos advertido de su error; que su alumbramiento es en la habitación cuatrocientos doce, diez matrices más abajo. Ha saludado alzando levemente el sombrero y ha vuelto a entrar.

HIJOS, Lola Sanabria

Anoche tuve un sueño. Soñaba que un hijo mío se perdía al norte de la ciudad. Pedía ayuda a gritos pero nadie parecía escucharlo. Andaba desorientado, de un lado a otro, entre hipidos y llanto sucio en su carita. Creció deprisa, alimentado con pan y penas de contenedores sucios y oscuros. Y conforme lo hacía, decidió echar a andar hacia el sur, siempre hacia el sur. Me despertó una angustia extrema. Estaba en el sofá con la televisión encendida. Otro hijo de otra madre deambulaba en la pantalla, chapoteando en la miseria y el lodazal de un campo de refugiados.

INFORME DE ALTA, Belén Sáenz

La paciente se recupera satisfactoriamente y quiere expresar su agradecimiento por las caricias del mar y la devota compañía de caracolas y gaviotas durante su convalecencia. Los puntos de sutura trazan una línea casi imperceptible sobre la zona donde se ha practicado la cirugía; el hematoma causado por la extirpación urbanística está cediendo gracias al efecto curativo de la sal y la espuma, presentando la tonalidad habitual previa a la sanación. Incluso empieza a regenerarse el tejido vegetal primigenio. Debemos felicitar a todo el equipo médico; sin duda esta operación de recalificación de la playa ha sido un rotundo éxito.

ORDEN, Alberto Moreno

Hoy lo haré, mamá, aunque no sepa muy bien cómo, pero lo importante es el por qué. Porque te quiero, y porque deseo verte sonreír. Por eso ahora, cuando terminéis de cenar, cargaré el lavavajillas. Pondré los platos en la parte inferior, siempre después de haberlos aclarado un poco. Colocaré los vasos boca abajo, intentando controlar los nervios para que no choquen demasiado y él no se enfade. Y en la bandeja superior, bien alineados, los tenedores, las cucharas pequeñas y los cuchillos redondos, esos de untar la mantequilla. El del jamón lo meteré después, ya sabes, cuando todo acabe.

QUIERO UNA MUÑECA VESTIDA DE AZUL, Javier Puchades

La mayoría de las prisioneras eran unas nenazas, solo sabían llorar. Las que se atrevían a articular alguna palabra, repetían siempre el mismo mantra: “te quiero mucho mamá”. Después de someterlas a diversas torturas, obteniendo así su confesión, pasaron a disposición del Tribunal Supremo de nuestra gloriosa revolución del 6 de enero. Tras un juicio sumarísimo se dictó la sentencia, fueron condenadas a la pena capital. Al amanecer, en el patio trasero de casa, despojadas de todas sus ropas y pertenencias, las ejecuté a garrote vil. Por fin, este año, los Reyes Magos, se verán obligados a traerme muñecas nuevas. 

 

Rosa Gil   20.may.2017 16:05    

QUE TIENEN EN COMÚN CONCHA PIQUER, JOAQUIN SABINA...Y EL GANADOR DE ESTA SEMANA?

    sábado 13.may.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Manuel Menéndez por su relato ganador "Y sin embargo te quiero". Felicidades también a los 6 finalistas de esta semana!

GANADOR:

Y SIN EMBARGO TE QUIERO, Manuel Menéndez

Contemplo el cuerpo decrépito que agoniza, mientras mis emociones se enfrentan en una batalla de la que solo puedo salir perdedor. Sé que le odio, sin duda. Le odio porque nos destruyó, porque nos hizo vivir en el terror, porque destrozó el corazón de mamá que un día, incapaz de soportar tanta pena, dejó de latir. Pero al tiempo recuerdo cuando éramos felices: su olor, sus besos, su risa, las tardes de fútbol…

Me siento a esperar el final, mientras un inmenso dolor me desgarra por dentro. Pese a todo, un padre nunca debería tener que enterrar a su hijo.

FINALISTAS:

AMOR QUE CALLO, Manuel Montesinos

El día que una ola rompa sus caderas al ritmo de reggaetón, bajo la mirada húmeda de los mulatos, quizás entonces se lo diga. El día que mi sombra me devuelva el golpe para despertar de estos monólogos etílicos que me tumban y donde la ficción la interpretan personajes reales que observo desde mi ventana, quizás entonces se lo diga. Cuando no escriba para vengarme, cuando por fin gane una pelea en el callejón y me miren con respeto. El día que me falten fracasos, entonces y sólo entonces, me acercaré a ella y pediré que caigan gominolas del cielo.

BATALLA DIALÉCTICA, Jerónimo Hernández

Otra discusión agotadora. El último debate había abordado la legitimidad de las normas, el cuestionamiento de la autoridad y la exigencia de nuevas concesiones. De nuevo había salido airoso pero su ya exprimido argumentario era un arma cada vez menos poderosa para litigar con adversarios tan recalcitrantes.

Suerte que el fin de semana tocaba a su fin. El lunes liberador le devolvería al juzgado, con sus casos de extorsión, los sumarios de miles de folios y hasta alguna que otra amenaza de muerte. Lo más frustrante era la certeza de que aquellos adolescentes tomaban a su padre por un idiota.

FLECHAZO, Eduardo Martín

Vuelve de la rebotica con un medicamento, la mira y le retumba el pecho por toda la bata blanca. Tiene que decirle lo bien que luce la suya con su figura, musitarle en la orejita que le gustaría ser la manivela de su cielo y que dilapidaran juntos los días, lapidándolos con piedras preciosas. La nueva auxiliar se aproxima, va a rozarle, está tan cerca... Quiere decírselo delante de todos, de la clientela, cuando una estela del perfume de ella le turba, el corazón se le detiene y, tan lejos, sin aliento, ya solo es capaz de pedirle una cafinitrina.

RECTIFICACIÓN, Ángel Saiz 

He sustituido la última cena que me corresponde por un reloj. Los carceleros piensan que quiero contar mis últimas horas antes de ser ejecutado.

Acabo de introducirlo dentro del plato, con la esfera en posición inversa, así el tiempo parece ir hacia atrás. Los cubiertos me ayudan a desmembrarlo.

Al ingerir las manecillas aparecen imágenes de los crímenes que cometí. El minutero aporta recuerdos de aquellas malas influencias durante la juventud. La maquinaria dentro del estómago retrotrae a una mujer que me sostiene en sus brazos.

Alcanzado el punto de partida vuelvo a comenzar de nuevo, esta vez, sin errores.

ARRIEROS SOMOS Y..., Anna Jorba


Si hubiera sido por mi hermano, me hubiera quedado con el mote de “la niña idiota”, porque desde pequeño, delante de nuestros compañeros de colegio, aprovechaba cualquier ocasión para desprestigiarme.
Por fortuna mi madre, víctima de sus tiranías, me enseñó a ser fuerte ante la adversidad.
Estudié varias especialidades de Medicina que acabé con Cum Laude. Administro mi propia clínica. Tengo prestigio profesional.
Me comunican que su mujer ha solicitado con insistencia, cita para él, lo antes posible. Refiere que le controlan un trastorno metabólico, pero le ha desencadenado impotencia severa.
A ver… mi agenda.
 ¡Uy! tengo demora para años.

FRUSTRACIÓN, Lola Sanabria

Los padres lloraban amargamente cuando se enteraron de su decisión. Se habían ilusionado con la idea de ir siempre gratis al circo. Querían ver de verdad al domador con la cabeza dentro de la boca de un león, no en el cartel pegado a las farolas como cuando eran niños. Niños y pobres: el binomio perfecto para no tener dinero para unas entradas. Pero su hija los ha decepcionado. Ha estudiado una carrera y se ha pagado un bono de depilación láser. Prefiere una vida gris en una oficina, antes que hacerlos felices y verla triunfar como la mujer barbuda.

Rosa Gil   13.may.2017 16:05    

CUANDO LAS PINZAS PIERDEN LA CAPACIDAD DE SOSTENER

    sábado 6.may.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Gabriel Pérez por su relato ganador "Amor con pinzas". Felicidades también a las autoras-autores de los relatos finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 7 MAIG OK

GANADOR: Amor con pinzas, Gabriel Pérez

Amor con pinzas

De la sujeción anclada a la fachada del patio interior, parten cinco cuerdas paralelas (accesibles desde la ventana del lavadero) que alcanzan otra fijación similar.

Ella tiende la colada como si añadiera notas musicales a un pentagrama. Las blusas y las camisas son negras; los pantalones, blancas; las faldas, redondas; los jerséis, corcheas; la ropa interior (excepto las medias, que hacen las veces de sostenidos y los calcetines, de bemoles), semicorcheas.

Él se encarga de recoger la ropa seca. Y canta mientras lo hace. Hoy tararea una melodía con un silencio inesperado al descubrir un calzoncillo que no es suyo.   

FINALISTAS:

DE LA DECISIÓN QUE ÉL TOMÓ CUANDO ELLA SIEMPRE RESPONDÍA LO MISMO, María  José Viz

 No vales algo. El que flota, no se ahoga. A Ernesto su relación con aquella niña repelente le marcó. Y no es de extrañar. Ella respondía siempre del mismo modo a los incipientes requerimientos amorosos del chico. Ni siquiera pudo sonsacarle su nombre de pila. Así que, harto de sus continuos desplantes, quiso pasar página de un modo singular. Eliminó de su vocabulario la palabra que, de tanto oírla duplicada, le estaba taladrando el cerebro. Se encargó, además, de hacer añicos el single de Cecilia, que mucho le gustaba en los años 70. Ahora solo queda soñar.  Nada de nada.

 

DESAYUNO SIN DIAMANTES, Pilar Alejos 

El traje era un Chanel auténtico. Me impresionó su elegancia, con aquellos zapatos de tacón peep toes que tanto estilizaban sus piernas; su manicura sofisticada, el maquillaje perfecto y aquellos labios de un rojo provocador.

Durante la noche apenas hablamos, emocionados por descubrirnos a la luz de las velas, envueltos entre sábanas de negro satén, brindando con Moët & Chandon y embriagados por el perfume de nuestra piel.

El amanecer iluminó su rostro, sin maquillaje ni pestañas postizas, mostrándome su cuerpo desnudo, sin ropa ni complementos caros. Disipadas las burbujas del champán, pude reconocer aquella espalda. Toda una vida abrazándola…

El juego, Juancho Plaza

El hombre de gris vigila los portales. Desde una esquina cualquiera espera la noche.

Ve llegar a la hija de los Buendía, los del 38. Es tarde. Al abrigo de las sombras besa al chico que la acompaña y  corre hasta alcanzar el portero automático. Casa.

Carmen, la viuda del 32, cruza la calle. Llega cansada y arrastra los pies; a pesar de la edad. Le acompañan los niños. Tarda en encontrar las llaves, pero por fin abre la puerta y suben al segundo. Gana una vida.

El hombre de gris cierra el tablero y desaparece. Él sabe esperar.

Grandes esperanzas, Asier Susaeta

Amelia se había fabricado aquellas enormes alas con todo lo que pudo escamotear del trastero. Unió las tapas de los libros de viaje que sus padres guardaban en cajas con restos de veletas y mapas antiguos hasta que la estructura fue lo bastante resistente para batirlas sin que se deformasen. Entonces, decidida, se encaramó al alfeizar de la buhardilla y miró al cielo, apuntando hacia sus sueños antes de saltar. Su madre, alertada por lo vecinos, llegó demasiado tarde para evitarlo; solo pudo ver cómo su pequeña se alejaba de la residencia de los Earhart sobrevolando el océano de espigas.

 

 

 

 

Rosa Gil    6.may.2017 16:05    

LOS CLAROSCUROS DE LA VIDA, también en Pedro Páramo

    sábado 29.abr.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Mei Morán ha ganado el Concurso de Pedro Páramo con Claroscuro. Felicidades Mei! Disfruta del Curso de narrativa exprés de l'Escola d'Escriptura de l'Ateneu!

RELAT GUANYADOR CONCURS PEDRO PÁRAMO

 

CLAROSCURO, Mei Morán

Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Me llegué sola de rebozo a la Media Luna, aunque mejor me hubiera huido por las lomas, dejando atrás el pueblito. Aquí el eco se da de bruces contra el empedrado; no tiene quien le haga caso. Pero los muertos secretean. Anuncian los díceres, que mis hermanos se revuelcan de envidia en la tumba. Soy la única hija del cacique. Ellos son ánimas que vagan y tropiezan. Yo estoy viva. Reclamaré lo que nos debe, a mí, a sus mujeres.

Rosa Gil   29.abr.2017 16:06    

Rosa Gil

Bio Wonderland

Aquest és el blog del Wonderland. Aquí hi podreu llegir l'actualitat del programa, els relats guanyadors del concurs de Micro-relats i hi podreu escriure els vostres comentaris."
Ver perfil »

Síguenos en...