DE CUANDO LA GENÉTICA Y LA EDUCACIÓN CULTURAL MANDAN

    sábado 17.feb.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

 Muchísimas felicidades a Alberto Moreno por su relato ganador "Cinco segundos, cinco mil años". Y aplausos a los 5 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 17 FEBRER 2018

GANADOR:

CINCO SEGUNDOS, CINCO MIL AÑOS, Alberto Moreno

Que todo vuelva a ser como antes, como hace cinco segundos, cuando aún estaba cerrado el cajón de los cubiertos y Sergio dormía plácidamente en su cuna. Como antes de que corrieras como una loca a intentar llamar por teléfono, y yo recordara de nuevo que no estabas en casa cuando he llegado. O antes aún, cuando no mirabas a otros por la calle, ni tenías móvil. O como antes, incluso, de conocerte, cuando yo disfrutaba con mis amigos diciendo aquellas cosas a las chicas. Esas mismas que oía decir a mi padre y a sus amigos, mientras mamá callaba.

FINALISTAS:

CALMA CHICHA, Rafa Olivares

Desde la terraza del ático, Ireneo Ripalda, presidente de la Comunidad de Propietarios del número 12 de la calle Ventresca, vio cómo el edificio zarpaba con rumbo noroeste a velocidad de quince nudos. Dos días después, fondeaba frente a las islas Chafardinas y en la primera junta de vecinos se debatió sobre el color de los toldos más adecuado a la nueva ubicación, sobre la propuesta de repulsa hacia el régimen déspota de Fangolandia y sobre las habituales quejas de la vecina del quinto derecha respecto de la del tercero centro. Ireneo levantó la sesión sin acuerdo ninguno, como siempre.

DIANA, Mikel Aboitiz

Tras una noche de copas Cupido erró el tiro, adjudicándole un inspector de Hacienda. El funcionario se quedó dormido sin descubrir el Paraíso donde ella guardaba sus cuentas más secretas. El siguiente saetazo acertó en un periodista, un terrorista de la pluma, que explotó antes de tiempo en los baños de la discoteca. Ahí lo dejó, enmadejado en el papel higiénico.

Desde entonces no ahorró esfuerzos hasta neutralizar a Cupido maniatándolo a su cama. Lograrlo fue empresa de dioses, pero mereció la pena quedar a cubierto de sus desatinos y disfrutar a solas cada noche pellizcándole las alas.

ETERNIDAD, Lola Sanabria

María nace cada noche, cuando en las calles brotan bodoques de luz y en el cielo se asoman estrellas entre jirones. Le gusta subir al edificio más alto de la ciudad y contemplar el bullicio de las grandes arterias. Jóvenes insolentes que se creen inmortales y viven al límite. Los ama. Son como ella. Se compadece por los sintecho que acurrucan su desgracia bajo cartones. Así que, aunque le repugne, espera a que el chófer de una limousine detenga el vehículo y abra la puerta, para lanzarse sobre el ricachón que salga y clavarle los colmillos en su sucia garganta.

VIDA VIRTUAL, Javier Goñi

La sociedad se ha enganchado a un nuevo videojuego. El primer paso es elegir el avatar en el centro genético: ojos verdes, pelo oscuro, un metro ochenta…; después comienza la aventura. Consiste en completar misiones: alimentarlo, enseñarle a hablar, etc. Así vas avanzando de nivel, cada cual más difícil: infancia, adolescencia, juventud. La finalidad es mantenerlo sano y salvo y proporcionarle lecciones de vida para que pueda sobrevivir de manera autónoma cuando acabe el tutelaje. Cuanto más grado de independencia adquiere, más puntuación obtienes al finalizar. Parece un tamagotchi, pero es la vida real y nuestro hijo es el avatar. 

SEÑALES, Javier Puchades

Los rincones de la casa están llenos de cicatrices. En la habitación de las niñas, sobre la pared, quedan sus marcas. María nunca alcanzó la altura de la ventana, no quiso crecer cuando Marta se marchó por ella. Desde entonces, mi mujer se fue también, primero del trabajo, luego poco a poco de la vida. Su silencio permanece acurrucado sobre el desnudo somier de nuestro dormitorio. Y en el comedor, cuando el sol irrumpe al atardecer a través de los agujeros de las persianas, las motas de polvo aún dibujan sobre el suelo la sombra de mi último aliento balanceándose​.​

Rosa Gil   17.feb.2018 16:05    

¡QUÉ DIFÍCIL ES PARAR DE REÍR!

    sábado 10.feb.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Josep Maria Arnau por su relato ganador "La primera vez". Felicidades también a los finalistas!

L'ART D'ESCRIURE- 10 FEBRER 2018

RELATO GANADOR:

LA PRIMERA VEZ, Josep Maria Arnau


Samantha se ríe sin parar. Él ya ha dejado de hacerle cosquillas y no entiende lo que pasa. Además, ella no deja de mirarle con los ojos muy abiertos. Cree que le va a dar algo y que va a ser irreparable. Le pide que pare y busca detrás de su cuello, pero sin éxito. La coge en brazos para salir de la habitación, tropieza y van a parar al suelo. La risa todavía taladra sus oídos cuando suena el interfono: «El botón "off" está justo detrás de la nuca. Si no lo encuentra, también puede utilizar la palabra "reset"».

FINALISTAS

LORENZO Y CATALINA, Antonio Toribios

Cogieron las linternas y salieron a andar. Siempre lo hacían así, como buscando la complicidad de las sombras. Jugaban a conjurar su propio miedo mientras bordeaban los acantilados hasta el faro abandonado. Por el camino iban cogidos de la mano, por si tropezaban con los cantos. “Da miedo, verdad”, decía Lorenzo, y ella contestaba moviendo la cabeza, pero él no la veía. A veces apuntaban con las linternas hacia arriba, y ella decía “migga, soy yo”. El cojeaba un poco y ella pronunciaba mal las erres. Una vez se habían dado un beso en la boca, pero solo esa vez.

PLAN PERFECTO, Pedro Carrasco

El chiquillo lanzó la flecha con todas sus fuerzas y su mejor puntería. Blanco. Su abuelo cayó al suelo inmediatamente ya que la saeta le dio en pleno ojo derecho. Las personas se repartieron en dos, los que fueron a socorrer al abuelo y los que regañaron al niño. ¡Qué fatalidad!  Con ese ojo tan hinchado no le podemos dejar en la residencia. En un rato pequeño, cuando nadie estaba pendiente, el abuelo guiñó el ojo bueno al nieto que le correspondió con el dedo pulgar hacia arriba mientras iba sonriente camino de cumplir el castigo impuesto a su habitación.

ESCOLARIDAD BILINGÜE, Mei Morán

-Venga, va, que la niña diga la poesía, que se la sabe de memoria, ponle la capa y la flor en el pelo, mira qué mona que está. ¡Ay!, que se me saltan las lágrimas de verla-. Aplicada y voluntariosa porque enseguida va a ser ovacionada, achuchada y fotografiada hasta la náusea, la criaturita se coloca encima de la silla, la voz meliflua, acompañada por movimientos juguetones de manos, jaleada por los padres. Larga el dichoso poema que ninguno de ellos entiende porque no hablan inglés, porque lo suelta de carrerilla, sin entonar y porque, además, su pronunciación es macarrónica

IDILIO, Sergi Cambrils

Que tonteen, que se conozcan, que sean novios el tiempo que quieran, que vivan juntos si lo desean, que se casen... Significará que todo fluye, que se quieren, que ha triunfado el amor. Pero si algún día, en su apartamento, se oyen gritos, insultos o ruido de platos rotos, es que mantienen una disputa, un enfrentamiento violento fruto de la convivencia. Puñetazos, arañazos, empujones, golpes; lesiones, moratones, brechas… Conocerse es un largo proceso que proyecta diálogo, deseo, confianza, perdón; pero también un hábito que evoca matices peligrosos e incompletos que despliegan catástrofes y un espectáculo que entusiasma a los vecinos.

LA DESPEDIDA, Mª del Rosario Val

Sube cinco pisos hasta la azotea. Se sienta a coger aire. Segundos después se asoma a la calle. Divisa a Toñín pegándole una patada a un perro, a Rogelio, el kiosquero, persiguiendo a unos chicos como un loco. Avista en la puerta de la iglesia a un hombre sin abrigo tendiendo su mano al que pasa por su lado. Una moto desaparece a lo lejos… mientras una señora se lamenta en el suelo; «socorro, mi bolso».

Cinco pisos después, entra en casa. Coge el bocata de nocilla y rompe la carta donde anunciaba a sus padres que había suspendido cuatro.

SPEED DATING, Miguel Ángel Page

Me gusta como soy, te dice, y a partir de ese momento tu realidad empieza a tambalearse. Te habla de un bebé y su malformación. La miras otra vez de arriba abajo y esos atisbos de incapacidad se van esfumando por el local. Te escurres por su melena mientras relata sus proyectos en la editorial. Viajas al gran bazar de Estambul. Y ríes como hacía tiempo. Cumplidos los siete minutos, una nueva chica se coloca frente a ti y la ves alejarse moviendo la palanca de su silla. Solo entonces te das cuenta de todo lo que queda por contaros.

PIANO MAN, Manuel Menéndez 

Sería incapaz de acertar con la llave, como cada amanecer de domingo, cuando las caras se convertían en manchas difusas y las calles se bamboleaban a su paso semejando cubiertas de barco bajo el temporal. Luego se derrumbaría sobre su cama solitaria y lanzaría con su teléfono mensajes desesperados a la mujer que ya no le amaba. Al día siguiente, atormentado por una resaca infernal, volvería a avergonzarse de si mismo.

Sonrió tristemente al entrar en el primer bar de la noche. Era bueno conocer el futuro. Después, como cada sábado, comenzó a buscarla en el fondo de una botella.

 

 

 

 

 

Rosa Gil   10.feb.2018 16:05    

CUANDO LA ASESINA ES INVISIBLE E IMPLACABLE

    sábado 3.feb.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchas felicidades a Pablo Núñez por su relato ganador: "La última compañera". Felicidades a los 6 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 3 FEBRER 2018

GANADOR:

La última compañera, Pablo Núñez

Es el enésimo cadáver que aparece sin aparentes signos de violencia. En poco más de un año, la aldea ha perdido la mitad de sus habitantes y los que quedan comienzan a alternar sus desilusiones con el terror. Los agentes, incapaces de encontrar pruebas, viven en un perpetuo enigma ante tan extraño caso de asesinato en serie. Hoy llegará la policía científica como último recurso, pero de nada les servirá analizar los rincones de cada casa. Para atrapar a la culpable tendrían que observar los ojos de las próximas víctimas, por donde se asoma, sin ningún pudor, una inmensa soledad.  

FINALISTAS:

DESEOS. Lola Sanabria

Mamá y yo volvemos cansados pero contentos del trabajo. Papá nos espera en casa con un vestidito que ha comprado esa tarde. Ella dice que tal vez no sea lo que espera y le reprocha que gaste a tontas y locas. Él responde enfurruñado que en caso de que haya que devolverlo puede hacerlo hasta final de año. Sufrirá una decepción. Sin embargo, cuando se tumban en la cama, mamá le guía la mano  y, si no fuera por esta pared que nos separa, tocaría la mía. Da igual que sea niño. Lo querré igual, susurra. Luego se duermen, abrazados.

EL MEDIADOR, Carles Quílez

Juan tenía un don especial para resolver conflictos. Ya fueran crisis matrimoniales, repartos de herencia o disputas vecinales, a través del diálogo y gracias a sus buenos oficios, por difícil que pareciera, siempre conseguía que las partes dejaran atrás sus diferencias y alcanzaran un acuerdo aceptable para todos.

Tan solo en una ocasión, cuando intentó mediar con su esposa, fracasó en su cometido e incluso olvidó ser imparcial. Aquella vez, de nada sirvieron su experiencia y sus conocimientos sobre el ser humano, y tampoco sus buenas palabras ni sus plegarias. El intransigente carcinoma no redujo un solo milímetro su posición.

Fe, Gabriel Pérez

Mi profesora de religión dice que Dios está en todas partes, afirmación de la que siempre me acuerdo a partir de las diez, acostado, solo, con un miedo pavoroso a la oscuridad. Tapado hasta el cuello, miro de reojo por todos los rincones de mi cuarto sin conseguir verlo. Entonces, llego a la conclusión de que tiene que encontrarse debajo de mi cama o en el interior del armario, como los monstruos. Y me convenzo de que Dios está al acecho de esos malvados engendros para impedirles que salgan y me hagan daño. ¿Pero y si los monstruos no existen?

INFANCIA ARRUINADA, Nani Canovaca   

Todos los días desde que terminó el parvulario, la recogía el autobús escolar a dos kilómetros de casa, lloviera, nevara, hiciera un sol de justicia, cayeran pedruscos o chuzos de punta. 

Más tarde sus padres prefirieron dejarla interna en un colegio y allí comenzó su tortura. Entre muchas cosas, dejó de escuchar la radio mientras cenaban y se reían con las parodias de turno. No comprendía que debiera vestir con uniforme, en casa siempre llevaba la ropa cómoda de las tareas del campo. Tampoco le gustaba que la madre superiora le tirara del flequillo o las trenzas cuando no hacía correcto el dictado o se equivocaba al multiplicar; pero lo que más le angustiaba, era que le metiera la mano por debajo de la falda D. Mariano, mientras a su lado hacía la lectura del día.

MOSCAS SOBRE LIENZO, Sergi Cambrils

En el techo del bar hay tres moscas. Llevan un buen rato sin moverse del sitio y hacen que dude de su naturaleza animada. Parecen tres puntos negros, tres pequeñas máculas sobre un gran lienzo blanco. Así podría titular una pintura mía. Me despisto un segundo y desaparece una. Ha volado, supongo. Me quedo observando las otras. Espero su movimiento, su revoloteo inquieto. Esta vez mantengo la mirada. Contemplo la nueva creación –«Dos máculas sobre lienzo»–, y permanezco absorto al espectáculo que el techo está por ofrecerme. La sencillez de este hecho ordinario es el alma de mi ingenio.

TABÚ, Pilar Alejos, “La Pilar” 

Ana cumplía a rajatabla su rutina diaria: jugar a la rayuela con las palabras. Necesitaba sinónimos para sortear aquellas que para ella eran tabú. Debía evitarlas a toda costa. Cuando le resultaba imposible, tan solo imaginarlas, le provocaba graves ataques de ansiedad. Aunque para todos era habitual su uso, ella era incapaz de pronunciarlas. Creía que eran terribles insultos.

Esta incomunicación la convirtió en prisionera de su obsesión y la encerró en casa hasta que, durante unas vacaciones, sobrevivió a un accidente de tren. Desde entonces algo ha cambiado. Ha mejorado mucho su enfermedad. Ya se atreve a decir “freno”. 

 

 

Rosa Gil    3.feb.2018 16:05    

LAS MIL ARISTAS DE LAS EMOCIONES

    sábado 27.ene.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Hacer reir puede desencadenar en un acto trágico. El verano puede oler a horror. Dos pistas para los dos relatos ganadores. Felicidades a Ángel Saiz Mora por "Días de emociones" y a Belén Sáenz Montero por "Postadolescencia". Muchas felicidades también a los finalistas!

L'ART D'ESCRIURE-27 GENER 2018

GANADOR

DÍAS DE EMOCIONES, Ángel Saiz

Alberto viene a casa por primera vez. Tarda poco en congeniar con todos. Ya lo esperaba, es un encanto y el mejor a la hora de contar chistes, tanto es así que logra que el abuelo salga de la depresión. Por desgracia, su organismo no recordaba tanta hilaridad y la carcajada termina en estertor.

Al término del entierro la abuela se dirige a mi novio, que no sabe dónde meterse. El hombre a quien entregó sus mejores años está muerto. Es un instante tenso. Con lágrimas en los ojos le agradece, de corazón, haber podido volver a escuchar su risa.

 

FINALISTAS

Dietas y tentaciones, Luis San José 

Al igual que Ulises, se ató al palo mayor en un momento de cordura. ¡Dios, cómo le dolía el alma cuando empezaron los susurros y las olas agitaron el cascarón de su cuerpo, cuando aquel perfume le atravesó de parte a parte y convirtió su vello en un bosque de falos enloquecidos! Maldijo aquel primer momento de cordura y el momento en que abandonó la consulta con los ojos de la dietista clavados en su espalda. Súbitamente, detuvo su enorme cuerpo tan hambriento, tan sin voluntad, dobló cuidadosamente la cordura en una silla del pasillo y entró en la consulta.

VICTORIA, Calamanda Nevado

Nieva.  Los copos son alegres como el sol. Juegan  los niños con un barquito colorado y  las piernas al aire. Cuando la enfermera batió su mano  con gesto afirmativo, sorprendiendo al viento que arrancó su gorrito almidonado, Juan sintió  llegar su turno y descender hasta el infierno. Clavado en la silla de su  caballito de cartón, trató de agarrarse a sus orejas y no moverse. El bello animal, tan asustado como él,  cabalgó para huir con  el niño  hasta las nubes.

 Lloroso y  feliz, como haría su soldadito de plomo, corrió con la inyección puesta por el pasillo del hospital. 

APRENDIZ, Pilar Alejos “La Pilar”

¡Seré tu peor pesadilla, arrasaré tus sueños. Aunque huyas, te encontraré! Así finalizaba el enésimo capítulo que veía aquella noche.

—¡Ya es suficiente! Luego te quejarás que tienes pesadillas —le dijo su madre con gesto cariñoso.

—¡Jo, mamá! Aún es muy temprano… —protestó, cuando vio que apagaba el televisor.

A regañadientes, cogió su mantita, su peluche y se dirigió hacia su habitación aunque sabía que le costaría dormir.

En la cama, con la luz apagada y los ojos cerrados, recordó cada sobresalto. Hoy había aprendido mucho. Vencido por el cansancio acabó sucumbiendo al sueño. Aleteó mientras exhalaba hilillos de humo.

ETERNO SEDUCTOR, Pablo Núñez

Su padre le enseñó a viajar en el tiempo con la condición de que no retrocediera al pasado más de cinco veces al día. Sin embargo, se emocionó tanto aquella noche al coquetear con Marilyn Monroe que continuó sus galanteos con Mata Hari, Ana Bolena, Simonetta Vespucci y María Magdalena. Quiso terminar su excursión en Egipto, mas encontró el cuerpo de Nefertiti ya momificado. Al intentar regresar al presente el vehículo lo lanzó a un paisaje agreste y, tras echar un vistazo, se desmayó. Durmió soñando que todo había sido una pesadilla pero, cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

MAMÁ ¿DÓNDE ESTÁS?, Javier Puchades

            Otro sábado, lo único diferente son los villancicos que suenan de fondo. Ella está como siempre, con su mirada perdida y repitiendo lo mismo: “Estuve en París vestida de novia con él”.

            Me siento a su lado, cojo sus manos y le cuento cosas de la vida normal. Intento rescatarla de su mundo. Pero su mente es como un trineo deslizándose a toda velocidad hacia el olvido. De repente me mira, sonríe, parece que ha vuelto. Le pregunto: Mamá ¿sabes quién soy?

            —Sí, mi padre.

            Solo puedo besarla y, contemplando la sonrisa de su mirada, seguir soñando con su regreso.

 

GANADORA

POSTADOLESCENCIA, Belén Sáenz

Ir a nadar con Quique y tendernos luego sobre la arena cálida. Dos cocacolas y un cigarrillo. Besos salados. Su aliento en el borde de mi bañador mojado. El pelo en la cara, las muñecas inmovilizadas. Un no sin respuesta. Las risas de Jorge, Marcos y Nacho tras las rocas. El vaivén del pedal de la bicicleta acostada. Volver a casa con la falda llena de remordimientos. El fantasma de mamá a ambos lados de la sábana tendida en el patio. La mirada perdida de papá ante la puerta cerrada de la nevera. El verano muerto entre chillidos de gaviota.

 

FINALISTAS

DESBORDAMIENTOS, Paloma Hidalgo 

Le propongo conducirle hasta el porche, por si escampa. Mientras avanzamos por el pasillo del centro, hoy no me habla de su Eloísa, ni del brillo sus ojos de gata. Tampoco me cuenta que su nieta los ha heredado. Le saco a relucir la poda de los olivos, otro de sus temas favoritos. Pero no dice nada, lo mismo que cuando le recuerdo  sus dotes para la  poesía. Recorremos en silencio el resto del camino. Sigue lloviendo. Pego su silla a la cristalera que me devuelve mis ojos de gata a punto de inundarse, y los suyos, secos, pero desbordados.

EL CIRCO, Sergi Cambrils

¡Vaya tangana! Puñetazos, golpes, brechas... Una coreografía de movimientos desproporcionados que conecta con su instinto perturbado. ¡Qué pelea! ¡Qué enfrentamiento tan cruento! Una maravilla violenta, feroz, propia de trogloditas de otra era. Dos grupos de jóvenes que se abroncan por el fútbol, se insultan, se dañan… Veo navajas, palos y piedras. Vaya futuro nos espera. Pero qué buen espectáculo para los que observamos desde la ventana. Alguien se come el orgullo y pide ayuda. Lo aplastan. Se ahoga entre la marabunta de luchadores desquiciados. Y yo, desde el quinto piso, muestro mi pulgar, dudando si hacia arriba o hacia abajo.

EL PROFESOR STHEFEN HAWKING SUEÑA CON OVEJAS GALÁCTICAS, Manuel Bocanegra

Pestañeó dos veces para decir que sí. Cuando el lector ocular del asistente cuántico recibió el mensaje y transmitió la orden al procesador central, la emoción escapó de su boca en forma de hilo de saliva. En la pantalla principal de la cabina la imagen holográfica del asistente relataba el protocolo: “Primera fase, procedemos a codificar el estado subatómico de su materia y ciframos en código binario su singularidad mental; segunda, desintegramos su estructura molecular activa en partículas cuánticas; última fase, su cuerpo será recreado en su nueva ubicación espacio-temporal, restituyéndole la plenitud de sus capacidades funcionales. Buen viaje, profesor”.  

ELLOS SON ASÍ, Ángel Saiz

Como es tradición en nuestra familia, tras tomar las doce uvas compartimos nuestros propósitos para el nuevo año. “Una hora o dos de jogging al día”, dijo mi novio. Animado por el cava, añadió su intención de contratar a un personal trainer. También prometió tener paciencia al ir de shopping conmigo.

Mi padre se excusó un momento. Al volver, puso sobre la mesa la vigesimotercera edición del Diccionario de la lengua española. “Yo pido a mi futuro yerno que, si no le parece mal, utilice con corrección la lengua de Cervantes y luego se la transmita a mis nietos”, dijo.

LA CUSTODIA, Luis San José

La furgoneta de su padre no estaba mal, pero el R8 de su madre con 230 caballos relinchando nada más abrir la puerta, era otra cosa. Resultaba gracioso ver cómo se disputaban su cariño, especialmente ahora, cuando estaba a punto de cumplir los doce y su opinión podría tener importancia. No se podía comparar la Play S4 de su madre con el futbolín trasnochado de su padre, pero con la mala racha del pobre, tendría que darle otra oportunidad. A ver con los Reyes. Y lo del Mediador Familiar, sin problemas. Sabía de sobra que estaba loco por sus trenzas.

Rosa Gil   27.ene.2018 16:05    

CUANDO PARECE QUE NO PASA NADA...Y PASA TODO

    sábado 13.ene.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchas felicidades a Juan Carlos Ferrer por Barrio, primer relato ganador semanal del primer trimestre del 2018. Felicidades a los 7 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 13 GENER 2018

GUANYADOR

Barrio, Juan Carlos Ferrer

Camina rápido, con el  saco de tela a su espalda, como un Papá Noel africano. En esa humilde mercancía está su modo de vida. En la misma acera una mujer vende plantas y flores junto a otra sentada en una silla de mimbre  ofreciendo  ajos.  Un anciano en silencio,  junto a un cartel de cartón,  pide ayuda, pensando tal vez en una infancia tan lejana como sus recuerdos felices. Hay en el mercadillo   un puesto de calendarios, con una imagen del Cristo de los pobres. Un hombre moreno ofrece pilas  baratas y una niña de ojos rasgados  lo contempla todo. 

 

FINALISTES:

Chiquito, pero...; Mª del Rosario Val

Nació como una culebrilla de agua, sietemesino, con un kilo novecientos y treinta centímetros de largo. Se aferró con ahínco a la vida y a las tetas de su madre. En la guardería fue el más bajito. Durante la EGB el repetidor más retaco y añoso. Al grito de «tonto el último» galopaba al recreo. En su casa cortaba el bacalao, en la calle era un buscavidas. Con los amigos sacaba pecho, con las chicas metía tripa. Su sueño, hacer la mili pero al no dar la talla vendió su alma al diablo. Se hizo matón, en honor al dicho.

 

Inercia, José Manuel Dorrego

Salió todo a la primera. En un solo​ plano/secuencia y tras el grito de ¡Acción! interpretamos  el asalto al puente, la invasión del pueblo, la toma de rehenes y la  celebración de nuestra heroica gesta. Luego, el director pretendía que todo terminase allí con un vulgar ¡Corten! Naturalmente, le hicimos caso omiso. Fue Solomon quien le descerrajó un tiro en el gaznate​.​ ​Luego,​proseguimos nuestra marcha.

Ahora, sedientos de gloria y sangre,  vamos camino de siguiente pueblo dispuestos a arrasarlo. Y que no se les ocurra: que no venga otro tipo de fuera a decirnos cuando tenemos que cortar

SALIDA DE EMERGENCIA, Lola Sanabria

Baja la escalera deslizándose a horcajadas sobre la barandilla, sin hacer caso de sus advertencias. Siempre raja un tetrabrik de leche, dejando un camino blanco desde el supermercado a su casa, a pesar de las broncas. Atranca la puerta de su habitación con una silla. Se pone los auriculares para no escuchar los golpes ni las voces airadas de sus padres. Pero todo se cuela y le llega. Mira el reloj. Hace un mes, diez minutos. Esta semana, cinco. Hoy solo les dará cien segundos. Si no se callan, saldrá por la ventana y salpicará de rojo su vía láctea.

Amor ciego, Gabriel Pérez Martínez

Los coches circulan como búfalos en una estampida. Mientras, en la acera, aguardo a que el hombrecillo verde me permita moverme.
Miro al otro lado de la avenida; veo a mi marido. Va de la mano de una joven; se besan. Luego, cuando advierten que estoy enfrente, ella se camufla entre una pandilla de chicas que también quiere cruzar. Me hago la tonta, como otras veces; sonrío.  Cuando él yergue su mano como si yo fuera la profesora que pasa lista, piso el asfalto. El semáforo continúa rojo, pero me ha parecido escuchar el pitido que avisa a los ciegos.


 
MANERAS DE VIVIR, Belén Sáenz Montero

Cierra los ojos y siente el latido de cada uno de sus músculos, se funden con la roca para coronar otro de sus ochomiles. En la cima despliega unas poderosas alas de halcón y planea blandamente hasta el valle soleado. De un salto sube a la moto, se abraza a la cintura de Ana y ríe con las cosquillas de su melena y la brisa en el rostro hasta que se termina la gasolina. Entonces abre los ojos para su mayor reto, acercar la mejilla al pulsador de la cama para pedir a la enfermera que le cambie de postura.


MUNDOS PARALELOS, Angel Saiz
 
Con la lectura del orden del día los ceños comenzaron a fruncirse. Desde el primer punto de la reunión las voces competían en decibelios. Afloraban hostilidades antiguas y otras recientes.

El nuevo vecino se sintió fuera de lugar, casi desamparado. Debido a su natural prudencia nadie le prestaba atención. La joven del tercero se sentó a su lado. Tardaron poco en congeniar, fruto de una complicidad sin necesidad de palabras, ajenos a aquel infierno verbal.

Tras un tenso “ruegos y preguntas”, los propietarios abandonaban el local, demasiado crispados para percatarse de las ropas en el suelo y los cuerpos abrazados.
 
 
El ángel exterminador, Juan Carlos Ferrer

Traspasa el umbral del diminuto  comercio de Consuelo, conocido coloquialmente como “las páginas amarillas”. Allí todo se sabe,  intuye, fabula o  pregunta  directamente. Los artículos a comprar son lo de menos,  aquello  importante es la charla, la investigación vecinal y el uso de una murmuración   despiadada. El  novio de  Rigoberta,  es la  última novedad y por tanto, principal tema a tratar en este gélido viernes. Las noticias le llegan tan frescas como recién salidas del rotativo. Cuando te adentras allí no puedes salir,  como en aquella película de Buñuel, pero por miedo a ser tú el centro de las críticas.


 

Rosa Gil   13.ene.2018 16:05    

LA FORTALEZA, LA POTENCIA EMOCIONAL LA SOLEMOS ASOCIAR MÁS A ELLAS O A ELLOS?

    sábado 23.dic.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Felicidades a Lluís Talavera por su relato ganador trimestral "Cambio de papeles". El jurado de l'Escola d'Escriptura de l'Ateneu Barcelonès ha querido dar un accésit al relato "Estampa familiar", de Lola Sanabria. Y también tenemos 4 finalistas: M. Carme Marí con "Se precisa ONG"; Juan Carlos Ferrer con "Espejo de libertad; Antonio Ortuño con "Basta" y José Manuel Dorrego con "Coleccionalbes".

L'ART D'ESCRIURE 23 DESEMBRE 2017

GUANYADOR PRIMER TRIMESTRE 8ena TEMPORADA WONDERLAND

CAMBIO DE PAPELES, Lluís Talavera

El insomnio es una cosa muy persistente, aún no ha conseguido aprender a dormir en el hospital. Pese al cansancio, continúa hablando con su marido mientras le dedica una sonrisa para aplacar sus temores. Evocan un pasado de momentos buenos y no tan buenos, aunque todos emotivos. Se apagan las luces, pero solo cuando está segura de que él duerme, se permite un respiro. Acompañarle estas últimas semanas ha sido extenuante. Por fin cierra los ojos y se sumerge en un plácido sueño. El hombre, junto a la cama, ni se da cuenta de que su mujer se ha ido.

ACCÈSIT

ESTAMPA FAMILIAR, Lola Sanabria

El estampido estalló en el aire, salió disparado y rebotó en el muro enfrentado para volver amplificado a su lugar de origen. Entró en el humo del cañón de la pistola, cogió fuerza y volvió a salir al patio interior con un estruendo de rayo que hizo estallar los cristales de todas las ventanas. Nevó, como cuchillos, sobre la ropa tendida, rasgando camisas, faldas y pantalones. El suelo, brillante de piedrecitas, quedó cubierto de espejuelos donde se reflejó la cara troceada y monstruosa del asesino de la mujer que se desangraba en el suelo de la cocina del tercero izquierda.

FINALISTES

BASTA, Antonio Ortuño

Mi mamá inventa palabras cuando está deprimida, mientras habla conmigo sin parar de tocarme el pelo y jugando con él haciendo colas y tirabuzones. Así se inspira más, y termina dándome un beso en la mejilla. Hoy al principio no entendí bien qué quería decir, qué sentimientos quería sacar de su cabeza, cuando tras soltarme tres veces las trenzas con las que se entretenía mirando también por la ventana, no inventó ninguna, y repetía tras cada una “basta”. La primera vez pensé que era para que no me moviera; la segunda le temblaban las manos, la tercera comencé a llorar.

ESPEJO DE LIBERTAD, Juan Carlos Ferrer


Camina junto a las vías del tren,  frontera   casi insalvable  entre su barrio y la gran  ciudad.  Siempre pertenecerá  a este lado.  La tarde ya  está  fría cuando   el sol se va desvaneciendo. Una mujer cuelga la ropa gastada, la mirada hacia  un gorrión inquieto le conduce  hasta  la pared gris de ladrillo picado. Un perro lanza un ladrido de soledad. El  barbero le  sonríe a la puerta de su desvencijado  local.  Deja atrás el  rótulo de ultramarinos y  el olor de las aceitunas en los cestos negros. Llega al descampado,  allí donde  el cielo se refleja en los charcos. 

Se precisa ONG, M. Carme Marí

Experimenté un terremoto de magnitud 9 cuando leí tu nota. Te marchabas. Así, sin más. Ningún aviso de la oficina geológica, ni sismógrafo detectando un mínimo movimiento previo. Los cimientos en los que me asentaba sucumbieron al recibir la noticia. Primero fue mi pierna derecha la que falló y llevó la rodilla al suelo, luego la izquierda, incapaz de sostener toda la estructura, me acabó de derribar. Los brazos acompañaron, la cabeza laxa.

Pasan los días, sigo en ruinas y veo imposible levantarme yo solo. Necesito ayuda del exterior… Quizá con el tiempo alguien acuda al rescate en misión humanitaria.

COLECCIONABLES, José Manuel Dorrego

Berto se acerca al quiosco de periódicos y compra el fascículo de la colección “Aviones de guerra”.  Saca de su mochila unas herramientas, abre la bolsa, la manipula  y al rato tiene perfectamente lista una fabulosa avioneta tachonada de camuflajes y pinturas de guerra. Se sube al artefacto, lo arranca y despega, perdiéndose entre las nubes que cubren la ciudad. Pasados unos minutos, sobrevuela el quiosco y,  tras un par de pasadas, lanza una mortífera ráfaga de ametralladora.

Mientras el quiosquero se pone a cubierto, el ejército de la colección “Soldaditos de plomo” se agita inquieto dentro de sus bolsitas.

 

Rosa Gil   23.dic.2017 16:05    

GANADOR Y FINALISTA SÁBADO 16 DE DICIEMBRE!

    viernes 22.dic.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Hola!

Repasando...un poco tarde, ya lo veis, vuestros mensajes de facebook, he visto que realmente no funcionaba el enlace con el ganador y finalistas del sábado pasado. Aquí los tenéis:

GANADOR:

BASTA, Antonio Ortuño

Mi mamá inventa palabras cuando está deprimida, mientras habla conmigo sin parar de tocarme el pelo y jugando con él haciendo colas y tirabuzones. Así se inspira más, y termina dándome un beso en la mejilla. Hoy al principio no entendí bien qué quería decir, qué sentimientos quería sacar de su cabeza, cuando tras soltarme tres veces las trenzas con las que se entretenía mirando también por la ventana, no inventó ninguna, y repetía tras cada una “basta”. La primera vez pensé que era para que no me moviera; la segunda le temblaban las manos, la tercera comencé a llorar.

FINALISTAS:

AMORES IMPERFECTOS, Manuel Montesinos 

—Le robas el beso y sales corriendo.

—¿Estás seguro? Mira que yo corro poco con mi bota ortopédica.

—Bueno, pues le robas el beso y no te mueves, la miras fijamente a los ojos.

—Pero ¿no ves, que con estas gafas de culo de vaso no sabrá dónde miro?

—A mí, me dio resultado.

—Claro porque la besaste en la nuca, eso no vale. Yo quiero su boca, quiero hacer como en las películas, separar mucho los labios, sacar la lengua…

—¡Para! ¡frena! ¿La lengua? ¿Pero tú sabes lo que dices? ¿Y sentir el tacto frío de sus brackets? Puajj 

ATAJOS, Rafa Olivares 

Don Melquíades demostró la menor distancia entre dos puntos, avalada por un tal Pitágoras. Pero toda regla tiene su excepción, avalada por el tío Carlos que se servía una gamba más aunque tocáramos a tres por cabeza. En el patio, Lenita, la  pelirroja que nos llevaba a todos locos, se encontraba en la otra punta y Javito se dirigió hacia ella dispuesto a invitarla al cine. Presto, le mandé idéntica propuesta en un whatsapp que viajó hasta el satélite, de allí a su móvil y volvió con su respuesta afirmativa. Total unos veinte mil kilómetros. Javito aún no había llegado.

BUENA ESPERANZA, Sergi Cambrils

En tu caso, la ternura aflora con los errores, no te preocupes. Te has equivocado y ya está. No le des más vueltas. Sabemos que eres buen tipo y no lo has hecho con intención de ofenderla. Pero, al decirle convencido: «enhorabuena Esperanza, ¿de cuántos meses estás?», pues, claro, ella se ha disgustado. La barriga de nuestra querida compañera lo único que engendra son los suculentos almuerzos mañaneros que nos damos en la tasca del Facundo. Las chungas de verdad son esas arpías que le hacen la rosca por delante y van contando ese bulo de mal gusto por detrás.

CUENTA ATRÁS, Pilar Alejos

Tenía las horas contadas. Lo descubrió al despertar cuando la llamó y le respondió el silencio. Desde ese momento tuvo la certeza que había comenzado su cuenta atrás.

Inmóvil, acurrucado en posición fetal, dejó de alimentarse y abandonó su higiene. Se quedó tan solo... Perdió la noción del tiempo, del día y de la noche. La oscuridad apagó su luz y enmudecieron sus palabras al no tener con quién compartirlas.

Abatido, permaneció sobre la cama, cerró los ojos y lágrimas de amor inundaron su rostro. La abrazó sin miedo. Cuando lo envolvió el frío de su cuerpo se dejó llevar…

OPORTUNIDADES, Lola Sanabria

Cuando llegué a la estación, el tren ya había partido. Me senté en el banco, debajo del reloj, mudo y estático, anclado al muro. Después del hundimiento, sin saber cuántas lunas, soles, vientos, tormentas y calmas chichas habían transcurrido, recompuse y ordené la situación en la que me encontraba. En el suelo y cercana a mi pie, la maleta pequeña. Hice repaso de su contenido: poca cosa pero la justa para comenzar. Me levanté, entré en la sala de venta de billetes, me acerqué a la ventanilla y pregunté al empleado cuánto tendría que esperar para subirme al siguiente tren

Rosa Gil   22.dic.2017 15:56    

AMOR DE PUJA...¿llegará?

    sábado 7.oct.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Javier Goñi por su relato "Amor del siglo XXI". Felicidades a los  tres finalistas

L'ART D'ESCRIURE 7 OCTUBRE 2017

GANADOR

AMOR DEL SIGLO XXI, Javier Goñi

Nueva aplicación para buscar pareja, la más personalizada del mercado. Nada de imágenes, nombre ni sexo, fuera prejuicios, un perfil ciego. Formulario infinito, preguntas inverosímiles, cruce de datos, la lista con los porcentajes de concurrencia más elevados. Seleccionas la opción que más te guste, se abre una ventana: a las 20:00 empieza la puja. El perfil postor con la mayor oferta tendrá una cita con la persona propietaria de la cuenta subastada, a golpe de talonario. Esta vez no he sido rival, ya estoy arruinado de anteriores licitaciones infructuosas, pero quién sabe, puede que ahora mismo estén pujando por mí. 

FINALISTAS

IN MEMORIAM, Rafa Olivares

No es que lo estuvieran esperando ni que tuvieran nada preparado, pero el día que murió don Marcelo el pueblo entero estalló en fiestas. Desde entonces, todas las noches hay verbenas hasta el amanecer, por las mañanas pasacalles y charangas. Cohetes, petardos y tracas recuerdan constantemente la buena nueva; el día que no desfilan las carrozas lo hacen las majorettes o actúan los titiriteros en la plaza de la iglesia. Se organizan macroconciertos los días pares y botellones los impares. Las oficinas municipales están cerradas y los comercios solo abren una hora al día. Y ya va para tres años.

COLABORADOR NECESARIO, Ángel Saiz 

El auditorio prorrumpió en aplausos con la llegada de los músicos. Yo preferí reservarme.

Aguanté hasta el final, con alguna cabezada. Cuando las palmas empezaban a declinar proferí un “¡bravo! y golpeé las manos con energía. El público me siguió. El director tuvo que volver y saludar muchas veces. Tras casi una hora, emocionado, obsequió con varios bises fuera de programa.

Cuando ya nada pude hacer por prolongar aquello envié un mensaje de aviso a mi amigo, que se despidió de la fogosa mujer del director antes de que éste regresara a casa.

En el próximo concierto intercambiaremos nuestras posiciones.

INDECISIÓN, Lluís Talavera

Ella llega temprano. Luce un vestido estampado muy ceñido, con un aire atrevido pero a la par elegante. Se sienta junto a la cristalera sin dejar de mirar el reloj mientras espera impaciente a su acompañante. Medio escondido al otro lado de la calle, el hombre la contempla dudando entre marchar o atreverse a entrar. El peso de la culpa ante la posibilidad de herir a su esposa le supera. Desiste. En casa, su mujer todavía no ha llegado y la espera despierto. Cargado de amargura, toma por fin la decisión más irrevocable cuando divisa de nuevo aquel magnifico estampado.

 

Rosa Gil    7.oct.2017 16:05    

ENLACE CON LA SECCIÓN DEL RELATO GANADOR

    sábado 30.sep.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Ahora sí: enlace con la sección de l'Art d'Escriure. El relato ganador es de Mikel Aboitiz, "Caer del caballo"....y los tres finalistas!

L'Art d'Escriure 30 setembre 2017

Felicidades a todos!

Rosa Gil   30.sep.2017 16:06    

A GALOPAR...A GALOPAR....

    sábado 30.sep.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Son buenos tiempos para galopar.  El problema es cuando nos interrumpen el galope. Es un buen ejercicio que le ha valido el premio a Mikel Aboitz por "Caer del caballo". Felicidades también a los tres finalistas.

 

GANADOR

CAER DEL CABALLO, Mikel Aboitiz

«La inquisición no tardará en llegar», me susurró Juana preocupada. Cabalgaba a pelo, apretando los dientes. Yo me ceñía a ella dejando que llevara las riendas. Éramos jinetes fugitivos en misión nocturna: coronar el monte huyendo del Santo Oficio. ¡Voto a bríos que habíamos de lograrlo! La noche velaba los contornos pero intuíamos cercana la cumbre. Dejé escapar un grito de júbilo anticipado. Sedientos y sudorosos, galopábamos con la respiración desbocada, cuando a punto de alcanzar la cima, fuimos sorprendidos: «¿Mamá, papá, que hacéis? ¡Tengo pis! »

FINALISTAS

MATRIOSKAS, Belén Sáenz

Deberías habértelo pensado dos veces antes de salir así vestida. Eso dijo Virtudes cuando le conté que me habían violado. Virtudes, mi amiga. Entonces tenía maneras de madre, experta en reprimendas y tiritas del alma. Intenté distanciarme para no ver reflejada mi culpa en sus ojos de ternera, pero alguna vez tuve necesidad de refugiarme bajo su ala. Un día me sorprendió ver que llevaba anillo de casada. Apenas empezaba a abultarle el vientre y ya había perdido aquel envoltorio maternal suyo. Nunca me hablaste de tu novio, no me invitaste a la boda, le reproché. Ella escondió la mirada.

MIRADA PERDIDA, Carles Quílez

Cuando la orquestra empezó a tocar un pasodoble, los jóvenes del pueblo que momentos antes enloquecían con la canción del verano, aprovecharon el cambio de tercio para reponer fuerzas en la barra del bar. Delante del escenario quedó solamente Antonio, ataviado, como todas las noches de Fiesta Mayor, con su vestido rojo y un chal. Bailaba con el brazo izquierdo extendido, abrazando a un bailarín imaginario. Tenía los ojos cerrados, para evadirse de las miradas de sus vecinos.

De haberlos abierto, quizás habría visto que Jacinto, el panadero, también le observaba, mientras se balanceaba, sonriente, al compás de la música. 

 

QUINTO B, Marta Navarro

El mismo piso. De nuevo. Y ya eran tres los asaltos que aquel agosto había sufrido, algo ciertamente excesivo incluso para tal mes. Como siempre puerta de par en par, cajones desvalijados, libros por el suelo, nada, al parecer, que echar en falta. Un halo de misterio envolvía sin remedio a su inquilina. ¿Qué escondía aquella anciana y quién lo buscaba con tanta tenacidad? Desplomada en su sillón, rodeada de policías, ella temblaba, no de miedo sino de emoción. Debía acabar con semejante desatino -lo sabía- pero tanto le pesaba la soledad... Y tan divertida resultaba siempre su pequeña picardía... 

Rosa Gil   30.sep.2017 16:05    

Rosa Gil

Bio Wonderland

Aquest és el blog del Wonderland. Aquí hi podreu llegir l'actualitat del programa, els relats guanyadors del concurs de Micro-relats i hi podreu escriure els vostres comentaris."
Ver perfil »

Síguenos en...