¡QUE LE CORTEN LA CABEZA!

    sábado 18.feb.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

La Reina de Corazones, en Alícia en el País de las Maravillas... tiene una sola manera de resolver todas las dificultades, sean grandes o pequeñas, ordenando una ejecución inmediata, gritando: «¡Que le corten la cabeza! Felicidades a Sergi Cambrils por "El verdugo", relato ganador de esta semana. Felicidades, también a los relatos finalistas...y a los que han obtenido una mención especial!

L'ART D'ESCRIURE 18 FEBRER

GANADOR

EL VERDUGO, Sergi     Cambrils

Una pareja de turistas me pidió si podía hacerles una foto. Les dije que sí, claro. «Saque el castillo de fondo», exigió la joven pizpireta situándose junto a su delgaducho novio a escasos metros delante de mí. Me quedé un momento examinando el móvil que me dejaron para realizar la instantánea. «¿Encuentra el botoncito donde debe darle?», se aseguró el muchacho con una risilla. «Sí, sí, lo veo, gracias», dije. «Es el círculo gordito lo que debe presionar», aclaró ella adoptando una pose forzada y ridícula. Entonces, enfoqué a la simpática pareja de guiris e hice lo que debía hacer.

FINALISTAS

COLORES, SECUELAS. Ángel Saiz

Hay algún toque marrón, pero el gris predomina, incluso en los rostros. Azules, verdes, naranjas o amarillos han sido desterrados. Los asistentes apenas se distinguen en medio de ese laberinto de piedra fría. Las lágrimas incoloras no añaden cromatismo, al igual que la lluvia que se mezcla con ellas.

“El blanco es lo habitual en estos casos”. La cabeza repite las palabras del empleado, mientras arroja un puñado de tierra sobre el féretro níveo de su niño. Todos, él incluido, miran inquisitivos esa mano manchada para siempre, aunque el rojo no se vea, con la que dio aquel absurdo volantazo.

INVASIÓN , Lola Sanabria

Hacía un tiempo que se despertaba desarbolada. Sentada en la cama, cruzaba los brazos sobre el  pecho como si tuviera que protegerse de un enemigo invisible. Porque estaba sola. Lo comprobaba nada más levantarse, con un recorrido por toda la casa. Después, entre sorbo y mordisco de tostada, mientras veía la vida bullir a través de la ventana, volvían hilachas de recuerdos amodorrados por no sabía qué elementos o sustancias, sombras que se acercaban a su cara, que se movían por la habitación, livianas, sin hacer ruido. Y volvía a sentir el frío como hoja de cuchillo en la garganta.

ZOOM, Carles Quílez

Un gatito renquea malherido.

Un gatito renquea malherido dentro de una jaula.

Un gatito renquea malherido dentro de una jaula. A su lado, hay un niño.

Un gatito renquea malherido dentro de una jaula. A su lado, hay un niño con un arañazo en el cuello.

Un gatito renquea malherido dentro de una jaula. A su lado, hay un niño con un arañazo en el cuello, sosteniendo unas tijeras ensangrentadas.

Un gatito renquea malherido dentro de una jaula. A su lado, hay un niño con un arañazo en el cuello, sosteniendo unas tijeras ensangrentadas, riendo y llorando al mismo tiempo.

METÁFORA, Juan Carlos Ferrer

Esa tarde de golondrinas y aroma de tierra mojada. Su mirada vuela junto a las palabras del poeta que abandonan la boca de Ana. Esa tarde de jazmín y azucena, de luna y estrellas, final de muchas cosas. Esa tarde de arcoíris y libreta.  Del sonido del viento entre las hojas. De pupitre de madera,  pizarra verde y tiza. De globo terráqueo y versos de Lorca. De canicas en el bolsillo y bocadillo de merienda. Esa tarde en la tarima vence sus miedos con las palabras del poeta. Con la mirada de ella y con la fuerza de la inocencia.

ESTRELLAS EN LA BOCAMANGA, Juan Carlos Ferrer

En el mediodía alicantino el cabo Bejarano resopla ante los últimos ejercicios de instrucción. El sudor desciende por la sien, recorre su cara de pan empapándole  la espalda. El sargento observa el espectáculo obnubilado,  parapetado tras unas gafas ahumadas de cristal verde. Del mismo color ve a los reclutas, que a trompicones, intentan seguir las órdenes que farfulla su superior. Después del rancho y la siesta vendrá la teórica, entre la sombra de los pinos y el tufillo a  caliqueño y coñac que emana el brigada. Pero es viernes y cuando salga, está dispuesto a darlo todo por la patria.

POBRE, PERO HONRADO, Iñaki Goitia Lucas

—La tarifa es de setenta palabras  —susurra el traficante.

—No puedo ofrecerle más de diez…

—Con eso no hago nada, señor. Cincuenta.

—Imposible. No más de veinte. Tengo que dar de hablar a mis hijos… —le recuerda el cliente.

—Treinta y cinco, ¡y no se hable más!

—¿Pero no ve lo pobre que es mi vocabulario? Las palabras no caen del cielo. Veinticinco. Es mi última oferta.

—Treinta. Lo toma o lo deja.

No le queda otra que aceptar y entregarle las treinta palabras. El traficante le susurra al oído el trueque: un “por favor”, un “perdón” y un “gracias”.

MENCIONES ESPECIALES:

PESO MUERTO, Javier Puchades

         Hace tiempo que estoy cansada de esas miradas de compasión, de esas sonrisas falsas de pena, de ese cuchicheo pensando que no escucho, de ese manosearme, sobarme, hacerme daño y no poder quejarme.

Quiero gritar de rabia y solo escucho un silencio hueco, vacío. Solo quiero poder moverme, alcanzar por una única vez aquello que mis ojos ven, desean, y  quedarme como siempre inmóvil, soñando lo imposible.

Es siempre querer todo y no poder nada.

         Solo soy una mente encerrada en un cuerpo muerto, inerte, sin vida, pero vivo.

         Hace tiempo que estoy cansada de tan solo esperar mi muerte.

TEMA LIBRE, Pablo Núñez

No me dejes autonomía, que me pierdo encerrado entre textos aburridos. Dime un número, teorema o norma que me guíe al escribir mis relatos. Todos los temas están usados, así que quiero un camino acotado donde crear algo nuevo que consiga despertar mi ingenio. No permitas que use la i. Dame versos en los que cambiar sus rimas. Proponme párrafos para principiarlos por palabras precedidas por p. Regálame algún reto que limpie las telarañas de mi imaginación, poseída por la rutina. Necesito encarcelar mi prosa y encontrar una nueva forma de narrar que conceda a mis historias la ansiada libertad.

Rosa Gil   18.feb.2017 16:05    

CUANDO EL DESEO NOS LLEVA AL FRACASO

    sábado 11.feb.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Un deseo que nos impulsa a dejarnos llevar, a sucumbir a las tentaciones que nos llevan directamente en brazos del fracaso. Felicidades aPilar Alejos por su relato ganador "Deseo". Y muchas felicidades también a los 5 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 11 FEBRER

GUANYADOR:

DESEO, Pilar Alejos

Se despertó muy arrepentida de lo que había ocurrido aquella noche. Sabía que su comportamiento no le hacía ningún bien, que debía evitar dejarse llevar por sus instintos, pero no podía controlarse.

Cada noche libra una gran batalla contra ese deseo irrefrenable, lucha intentando mantener su mente ocupada, para no pensar, para alejarse de él.

Hoy llora de impotencia al saberse vencida, incapaz de superar sola la tentación de un nuevo ataque a la nevera, a pesar del dolor que han dejado sus dedos al hurgar en su garganta y de ese sabor amargo a fracaso que la ahoga después.

FINALISTES

DEMOCRACIA, Pablo Núñez

Se levanta buscando un asidero donde posar el trozo de esperanza que le queda, mientras recuerda tiempos mejores. Su nacimiento: cuando le embargaba la ilusión. El golpe que sufrió al empezar a caminar y que acabó superando, enterrándolo en una fecha negra de su calendario. Su juventud a ritmo de movida: nunca perfecta pero con el aroma de su destino: la libertad. En cambio ahora, al mirarse en el espejo, ve la imagen de Charlot: un personaje que, como ella, tras una falsa capa de alegría, esconde en el fondo a un vagabundo vestido de luto que necesita un bastón.

DESIDIA, Lola Sanabria

«Llueve mucho», dice al preguntarle dónde ha estado. Siempre con evasivas. Ocho años «hablando» y bajo amenaza de dejarlo, pasó por la vicaría. Nació Carlitos de la pereza que le daba ponerse el condón. Después se quedó en el paro. Así llevamos otros siete años. Yo, deslomada, y él sin dar palo al agua. En cuanto le digo que busque trabajo, me sale con otra cosa. Lo último que hice por él fue guardarle la ropa y cerrar la cremallera. Pero ahí sigue desde hace semanas, sentado en su sillón, con los calcetines sucios y la maleta en la puerta.

EL HUECO IZQUIERDO, Sergi Cambrils 

Si tu corazón se mueve hacia la derecha, debes saber que el prodigio irá avanzando en ti. Serás siniestro, más truculento, y en cada bostezo liberarás una plaga infecta de minúsculos insectos que tamizarán la luz del cielo. La negrura continua será el inicio de la decadencia, de los malos augurios. Pero no te preocupes. Tú serás épico, poderoso. Todo lo humano arderá como una tea con el simple roce de tus dedos. Al principio, seguro que sentirás la pena, y en nada el júbilo, el deleite, porque ya tendrás metido al diablo en ese hueco izquierdo que te queda. 

TRAGOS DE AUSENCIA, M. Belén Mateos

Madre me ha dejado un plato de sopa de letras, en ellas se lee un mensaje para padre. Dice que le diga que ya no vuelve, que el fuego ha requemado la olla, que hace días que la pasta no es suficiente para espesar su vida, que nota cierto sinsabor al beberle, que su aroma le está resultando tóxico y que le arde el estómago solo de pensar en su escaso menú.

En el vaso de agua ha derramado unas lágrimas hasta rebosarlo y con las migas de pan ha moldeado un corazón fraccionado.

Creo que ya no tengo hambre.

 

Rosa Gil   11.feb.2017 16:05    

CUANDO LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES VIVE EN LA CASA DEL "NO"

    sábado 4.feb.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchas felicidades a Gabriel Pérez por "Igualdad de Oportunidades". Y aplausos también a los 6 finalistas:

L'ART D'ESCRIURE 4 FEBRER

GUANYADOR

IGUALDAD DE OPORTUNIDADES, Gabriel Pérez

Manuel, nomédico de profesión porque sus padres no pudieron pagarle la carrera, se levanta temprano para no ir al Centro de Investigación de Enfermedades, no situado en ningún lugar del país. Allí no han descubierto cómo sanar veinte males que no tenían cura. Cuando no termina su jornada, no va a recoger a su nohijo al colegio porque no ha podido formar una familia aún con Sonia, noabogada, su novia desde hace 15 años. Aunque, desde que Manuel ha comenzado a trabajar como camarero a tiempo parcial, ven factible no poder pagar el alquiler del piso donde no vivirán juntos.

FINALISTES

Boca do Inferno, Jesús Garabato

Aunque nunca había pensado en su significado, Jenny  recordó  que su padre  siempre le decía  que la muerte era como un perro apaleado deambulando  por las calles hasta que por fin nos encontraba.  Al repetirle aquellos chicos que se subiera de una  puta vez al coche para que pudieran llevarla a  disfrutar  de un baño relajante de espuma,  lo echó de menos otra vez.  No debería haberse fundido la pasta del encargo de Omar. Dejando atrás  Cascais,  veía,  entre lágrimas, lo poco que faltaba para que esos  lobos  alcanzaran su destino y la dejaran reencontrarse, al  fin alegre,   con él.

CAUSAS PEGAJOSAS, Rafa Olivares

Al cabo Rufino Zarzalejo, adscrito a la unidad de Atestados, le gustaba conocer el porqué de las cosas. Por eso, no le convencían las estadísticas que siempre apuntaban a «despistes de los conductores» el ochenta por cien de los accidentes. Sí, despistes, pero ¿por qué?, se preguntaba Rufino. Decidido a dar con la  causa de tan alta siniestralidad empezó a anotar cuantos datos, por insignificantes que parecieran, observaba en cuantos servicios intervenía. Varios meses después, una coincidencia se repetía en las cuatro quintas partes de accidentes: el conductor tenía una bolita diminuta y pegajosa entre el índice y el pulgar.

CUENTOS POSTMODERNOS, Esperanza Tirado 

Besar a una rana o contar ovejas durante la noche ya no surte efecto. Ninguna chica cree en príncipes azules y los urbanitas no saben distinguir un carnero de un borrego. Todos siguen a la masa, que navega entre meme y meme, naufragando a cada paso. Olvidando su propia historia por un gadget novedoso, una barba más larga, una cazadora amarilla o unas mechas americanas.

Ya nadie sabe qué era aquello de comprar de estraperlo, porque todos se alimentan con quinoa, el nuevo cereal revitalizante, o algas, como si fueran peces.

Son tiempos modernos. O el cuento de nunca acabar.

EL DIABLO Y EL MURO, Josep Mª Arnau

 

Sigo mirando mi trocito de cielo, mientras mamá empieza a contar otra vez la historia que le había explicado la abuela.

 

—Érase una vez un diablo pelirrojo que decía: —Quiero ser rey! —. Pero nadie le creía.

—¿Y qué más?

—Que con mentiras y trampas llegó a serlo. Pero no sabía ser rey y todo le salía al revés.

—¿Y qué más?

—Que construyó el muro. Tan alto que llegó hasta el cielo y lo rompió. 

Yo hago como que me asusto... Ella sonrie, me da un beso y sigue... 

—Pero resultó que todos los trozos cayeron de nuestro lado.

EL TEMPLO, Sergi Cambrils

Si por mí fuera, firmaría un final fulminante, grotesco, un pim-pam-fuego indoloro. Que ocurriera almorzando en el bar de siempre, en mi Templo, con amigos, gozando de un plato atiborrado de galeras fritas. Me pincharía con gusto la parte interna de los carrillos, pues estos crustáceos punzantes son puñeteros cuando los succionas con demasiada ansia para apurar su carne. Dios está en ese plato redondo de comida casera, en la copa de vino con gaseosa, por supuesto en el pan, el carajillo quemado y en ese licor de endrinas capaz de otorgar sentido a esta vida, y a la otra.

CERCLE VICIÓS, Josep M Conill

Gustinet i la seva germana Nurieta van a la mateixa escola. El seu pare Oleguer, que n'←s professor, flirteja amb la dona de l'Aniol.
Amb l'excusa d'acompanyar la Nurieta als serveis, l'avi Anton hi fa de voyeur.
Gustinet juga a metges amb les amigues de la seva germana. Ell fa de doctor i a elles els encanta passar pel quir￲fan.
El director es fa l'orni. Tem que quan la temperamental Rosario, dona del professor Oleguer, s'assabenti de tot plegat faci baixar llamps i trons.
Per￲ la Rosario fa temps que n'est¢ al corrent i se'n consola en bra￧os de l'Aniol.

Rosa Gil    4.feb.2017 16:05    

CUANDO EL CAMBIO CLIMÁTICO CAUSA EFECTOS POSITIVOS

    sábado 28.ene.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

A pesar de que hay ALGUNO...S que piensan que lo del cambio climático es una patraña, un invento de los liberales o libertinos, un azote de los ecologistas iluminados....la realidad es la que es. EXISTE. Los efectos son negativos....¿siempre? Muchas felicidades a Elisa de Armas por "Cambio climático". Y felicidades a los 5 finalistas...y al relato que ha obtenido una "mención especial" de Wonderland.

L'ART D'ESCRIURE 28 GENER

GUANYADOR

CAMBIO CLIMÁTICO, Elisa de Armas

Los copos de nieve se acumulaban en el sofá, la escarcha cubría el dormitorio y por el pasillo, hacia la cocina, avanzaba un glaciar que congeló el horno. "No soporto este frío", dijiste antes de marcharte. Entonces comenzó el deshielo. Desde los altillos donde guardé tus fotos y tus regalos se despeñaron los torrentes que anegaron el salón y convirtieron la que fue nuestra cama en una balsa a la deriva. El parqué se arruinó, pero el sol ha seguido calentando. Ha comenzado a brotar el césped sobre la alfombra del salón  y, entre las sábanas, despuntan las primeras margaritas.

FINALISTES

ESTOCOLMO NO ES SOLO UNA CIUDAD, Mª del Rosario Val 

Te contemplo mientras duermes. Te huelo. Toco tus labios y me levanto antes de que despiertes. Desayuno sola, y te veo marchar. Antes de preparar un nuevo menú—por si vinieras a mediodía—, tiro el de anoche a la basura.

De primero; sopa de respeto con tropezones a las buenas maneras. De segundo; besos al plato rebozados con caricias tiernas. De postre; flan de humor con crujiente de sonrisas acompañado de un espumante amoroso… que te devuelva la pasión, que me quieras como antes, ¡y que mi hermana se vaya a hacer puñetas cuando asegura que tengo ese maldito síndrome!

¡NUNCA ME TOCA! Mikel Aboitiz

«¡Cuánta fuerza y qué poca puntería!», pensó ella al ver al tonto de su hermano empuñando el pistolón del padre. Le gritó: «¡Apunta bien, Guillermo Tell!». Cuidaba no mover la manzana colocada sobre su cabeza. Le sudaba la frente. El brazo en cabestrillo —de cuando jugaron a Supermán— le picaba bajo el yeso. La próxima iba a elegir ella el juego. ¡Vaya que le tocaba! Cerró los ojos, sorbió los mocos, y aspiró el olor húmedo del patio mezclado con algo más. ¿Olían los presagios? Silbó la bala y, temblando de rabia, adivinó que solo quedaría jugar a los fantasmas.

SFORZATO, Mei Morán

La madre no cesaba de recordarle que repasara. Estaba convencida del talento de su hijo; ya lo veía en los mejores auditorios del mundo. Sentado frente al pentagrama, que se le antojaba una cuerda de colgar ropa saturada de insectos, el crío ideaba batallas: ejércitos de corcheas que luchaban en el combate de Bemol, enviaban al comandante Diapasón, mensajes cifrados en clave de fa y, herían de muerte a las patidifusas. Alcanzadas por un do en el pecho, en contrapunto sostenido proferían derrotadas el canto del cisne. Tras los combates, se metía en la habitación y encendía aliviado la playstation.

CERCA DEL CIELO, Juan Carlos Ferrer

Desde allí arriba todo es más pequeño. Rodeada de geranios, claveles, azucenas, romero y un limonero. En  su universo particular, su zona de confort. Saluda a Magdalena en el bloque de enfrente, observa los movimientos de la cartera, las idas y regresos de otros vecinos, los escasos vehículos que pasan, el señor paquistaní que reparte bombonas de butano, el joven de la publicidad, la pizpireta chica de la compañía telefónica. La vida pasa allí abajo  mientras ella acomoda los brazos en la barandilla. A veces, cuando escucha las voces, duda dar un impulso y terminar de una vez entre ellos.

DESDE UNA CUNETA, Anna Jorba


        Me montas enfundado en chupa y pantalón de piel, con tu casco protector. Yo, entre tus piernas, te respondo con un rugido que despierta amaneceres. Rodamos con prestancia y equilibrio. Bordeamos costas, atravesamos acantilados de piedra caliza que contrastan con el mar y sentimos placer cuando de frente nos acaricia el viento, hasta que languidece la tarde y en el mirador, disfrutamos de ocasos incandescentes que se apagan con la noche.
Sin embargo, hoy todo es silencio. No habrá más roce de tu piel y mi rugido es desesperado. El azar, en un tramo maldito, nos ha adelantado el crepúsculo.

MENCIÓN ESPECIAL

TILDE, Pablo Núñez

Sé que aún no me haces demasiado caso, mas si quieres ser escritor, deberías conocer cuándo y dónde debes ponerme para que dé a cada palabra lo que se espera de mí. Cómo sufro si mi ausencia deja huérfana a una letra, sin su merecido protagonismo. Aun en los vocablos más pequeños, mi presencia en sí es tan necesaria cual a un británico la hora del té. Así que escoge bien cuál es el lugar que me corresponde, si quieres que tu pluma no te abandone. Y cuando dudes alguna vez, ya sabes la regla que debes usar, ¡qué narices! 

 

Rosa Gil   28.ene.2017 16:05    

ENGANCHADOS, CONECTADOS...¿AISLADOS?

    sábado 21.ene.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Yolanda Nava por "Caer en la red" y felicidades a los cinco finalistas! 

L'ART D'ESCRIURE 21 GENER

GANADOR: 

CAER EN LA RED, Yolanda Nava

Al principio solo colgabas videos inocentes: de nuestra boda, la luna de miel… No me gustaba pero consentía, aunque más tarde me negué a que nuestra hija apareciese en la red antes que en  casa. Suplicaste y  cedí, nuestra pequeña era tan bonita que no tenía nada de malo mostrarla y compartir su belleza y simpatía con unos cuantos amigos, aunque fuesen virtuales. Pero no pudiste parar. Accidentalmente encontré las cámaras ocultas en casa, supe que nuestra vida era pública. Me perdiste pero eres feliz, porque el video con la bronca que te monté cuando lo descubrí ya es viral.

FINALISTAS:

DESTINO PARAISO, Pilar Alejos

APROGRAMA WONDERLAND - Outlook Web App

 
 
Dobla con cuidado todos sus sueños y los guarda en su maleta, junto con la necesidad de comenzar una vida nueva. Se dirige al lejano y deseado paraíso.
 
Han prometido llevarla hasta allí, conseguirle un trabajo, ayudarla a que su familia deje de pasar hambre, a sobrevivir.
Con el corazón roto de dolor sube a la desvencijada barca, hacinada junto a los demás, que como ella huyen cruzando el mar, soñando que al otro lado espera su salvación.
 
Amanece mancillada sobre la mugrienta cama de una habitación cerrada.
 
Dos lágrimas teñidas de rojo neón resbalan por su piel de ébano.
 
INQUIETUD. Josep M. 

Se despertó inquieto y recordó el sueño desde el principio. Su golpe de volante, la colisión, las lágrimas cuando escuchó al médico en el hospital. Después un tunel negro y el despertar. Ella no yacía a su lado. Tampoco veía al niño en su habitación. En el pasillo sólo se oía un crepitar que venía de la cocina... Y allí se vio con la caja de cerillas aún en la mano, absorto ante las llamas.

Entonces volvió al presente aliviado y se durmió de nuevo. Al cabo de un rato se despertó otra vez inquieto... Pero ya era demasiado tarde. 

Piel de terciopelo, Asier Susaeta

Cuando Marta regresa al apartamento, de buena mañana, ahoga los besos en el fregadero, se despoja de los restos de neón adheridos a su peluca y clava los zapatos junto al espejo. Entonces comienza a tirar del pliegue escondido bajo la nuca y, poco a poco, la piel de un solo uso, las pestañas extralargas y el vestido de encaje se desprenden de su cuerpo con silente rutina. Ya más ligera, limpia de billetes y curvas, observa el reflejo antes de irse a dormir, aunque sabe que la niña, al otro lado, no le aguantará la mirada por mucho tiempo.

 

Sustancia inmortal, Marta López

Sumergido boca abajo flota ingrávido acunado al compás de los corazones unidos. Un torrente de vida lo alimenta en la oscuridad de la tibieza placentera. Finalizada la creación, casi perfecta, irrumpe con paso poderoso una sombra sutil; el alma. Frente a frente, ella y el cuerpo, como dos duelistas, se miran con respeto. Ella comienza una danza de movimientos elegantes y arremolinados envolviéndolo con su manto hasta llenarlo de esencia. Acabado el proceso, una corriente lo arrastra con infalible celeridad hacia fuera por un estrecho conducto. Criatura de textura fina y arrugada, desenlace con llanto de pulmones, de miedo. Irritado.

 

Amor, Pablo Núñez

Mamá, intenta cambiar tu perspectiva; míralo con los ojos del corazón. No es cierto que tenga la mirada perdida: la pone así porque te busca continuamente. Tampoco le tiemblan las manos: las mueve con sumo cuidado los días que te ve, para acariciarte. Olvida esa idea absurda de que está senil: solo se le cae la baba cuando recuerda tu cara. En esos momentos se le dibuja esa mueca tan suya, que no es otra cosa que la más bella de sus sonrisas. Y no lagrimea: llora, de vez en cuando, por no haberse muerto el mismo día que nosotras.

 

 

 

Rosa Gil   21.ene.2017 16:05    

TENIR-VOS ES EL MILLOR REGAL DEL MÓN

    sábado 14.ene.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Aquí estem! Comencem l'Any amb moltíssima il.lusió i energia. El tiempo, ese tesoro tan preciado, no nos permite...a veces, expresar los sentimientos tal y como lo queremos hacer.

Si hay algo de lo que me siento absolutamente orgullosa es de la Magia de Wonderland. Un espacio de cultura abierto a la creatividad, hogar de los inquietos y de las personas sin miedo a cruzar espejos...y a descruzarlos entre la realidad y la fantasía. Pero especialmente me siento feliz de teneros, de ir poco a poco aumentando la familia Wonderliniana. Del respeto que vive en el seno de éste país cultural. De la empatía, buen humor y delicadeza de nuestra familia. . Esta relación epistolar  con vosotros, difÍcil de encontrar  hoy día, me alimenta el alma.Por eso, aunque quede quizá un poquito cursi os doy las gracias de todo corazón.

Como dicen...ya sin más preámbulos, vamos a conocer al relato ganador del concurso Wonderland, el primero de 2017. Muchísimas felicidades a Ernesto Ortega por Sobredosis navideña. Y muchas felicidades también a los 8 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 14 GENER

GANADOR: 

SOBREDOSIS NAVIDEÑA, Ernesto Ortega

Esa noche soñó con vírgenes desnudas que bebían en el río y sirenas que
se cepillaban las escamas, con estrellas felices y deseos fugaces, con
el camello de Papá Noel y los seis Reyes Magos. Soñó con los niños de
San Ildefonso  haciendo cola para entrar a la discoteca, con burbujas
de champán que salían de las chimeneas, con árboles de neón y uvas de
colores fluorescentes. Soñó que nevaba y que el belén que ponía cuando
todavía era un niño amanecía cubierto de una fina capa blanca. A la
mañana siguiente, cuando lo encontraron en el portal, todavía sonreía.

FINALISTAS

IGNOTA NOTA, Toni Mascarell

La mayoría de las veces, mis propias palabras son banales y, ante la falta de notoriedad que las hace intrascendentes: pasan desapercibidas, fragmentándose entre una bruma de susurros. Otras en cambio, se adhieren a los peñascos de las costas de la memoria y, usurpando gran parte —como el percebe—, se tornan más carnales, esperando a que llegue una lujuriosa marea que me seduzca a faenarlas. Aunque, en ocasiones, inmerso entre una suave brisa, que contrae las horas en filamentos cabales: una nota ignota se cuela entre la escala incandescente del pentagrama, e invade el escenario, para desencadenar la melodía.

LA HORA DEL TE, Manuel Montesinos 

Si la hubieran traído antes. No debieron dejarlo para cuando creciera, eso ya ha sucedido y todo sigue igual o peor. Se pierde detrás de cualquier conejo blanco y ayer casi se cae de cabeza al pozo. Almacena botes de mermelada vacíos, confunde al jardinero con un sombrerero loco con el que fornica en cada rincón a la vista de cualquiera. Cree que se hace pequeña cuando en verdad está más gorda cada día, así nunca podrá pasar por la puerta y acabará ahogándose en sus propias lágrimas. A mí me llama Reina Blanca, cuando en verdad soy La Roja. 

LEVIATÁN, Mei Morán

Querido diario: estoy contenta. Mamá dice que ahora soy una mujercita. Me ha prestado su barra de carmín. Hoy es todo de color rojo. No he ido a la escuela por el dolor de barriga. Me ha hecho mi comida favorita y después me he quedado dormida. Ella se ha ido a trabajar, turno de noche. Acaba de llegar papá. Me ha traído flores. Le he contado que ya soy mayor; en voz baja, al oído, me ha avisado de que debemos tomar precauciones, para que la casa no se llene de hermanitos y yo siga siendo su única princesa.

QUÉ SABRÁN ELLOS, Sandra Sánchez

Aquello no era el mar, pero se le parecía. Así que, indiferente a la mirada atónita de unos y a la risa mal disimulada de otros, Santiago caminó torpe con las aletas hasta el borde de la piscina; se dio media vuelta de un modo mayestático, ajustó las gafas de buceo a la cara y luego, al fin, colocándose el respirador en la boca se dejó caer hacia atrás impulsado por el peso de la bombona de oxígeno.

La tontería dejó de tener gracia cuando, a la media hora, asomó a la superficie aquella otra aleta con un arpón clavado.

RECUERDO EN BUCLE, Gabriel Pérez

Repentinamente, la sangre esparcida por el suelo se adentra en la cabeza del fallecido, que se yergue como una barrera de acceso a un parking. A trescientos metros por segundo, la bala incrustada en su cerebro regresa al arma que el asesino aún mantiene levantada. El orificio de la frente de la víctima desaparece. Recobra la conciencia. Abre los ojos  y fija su mirada en ese índice anclado al gatillo. Suplica que no dispare otra vez. Insiste... Pero lo hago de nuevo: me resulta imposible huir de esta sucesión de imágenes que mi conciencia reproduce hacia atrás y hacia delante.

ENFERMEDADES RARAS, Mª del Rosario Val

Corría tan aprisa que sus pies perdieron suelo y la elevaron muy alto, —acababan de despedirla, justo ahora, con tamaña hipoteca—, la estela de sus lágrimas variaban las hojas de los árboles en deliciosas bolitas azules y… cesaron los contratos basura, los maltratos, la corrupción. 

Ante la alarma, el mandamás ordenó talar todos los árboles; los caza la apresaron y en cuanto pisó el asfalto, volvieron los tirones de bolso, las violaciones, las cuentas en Suiza… 

Dos prestigiosos siquiatras le diagnosticaron el síndrome de MAD*. La contrataron en el SEPE, como controladora del dispensador “tickets de turno”. 

*Miedo Al Desahucio

PURA RUTINA, Ángel Saiz

En la morgue, rodeado de clientes que nunca reclamaban nada, sin compañeros con los que mantener conversaciones insulsas, disfrutaba más de lo que quería reconocer. Accidentes, asesinatos o causas naturales, ningún cuerpo tenía secretos para él. Sus informes forenses eran incuestionables.

Extrajo el cadáver de un varón joven del refrigerador. No dio importancia a la ausencia de rigidez. Al practicar la primera incisión unos ojos se abrieron, antes de que la boca pudiese proferir grito alguno el bisturí certero había seccionado la arteria femoral.

En el informe, mecánicamente archivado, podía leerse: “Causa del óbito: coma etílico por ingesta de alcohol”.

THE NUMBER ONE, Juan Carlos Ferrer

Esa noche se acuesta temprano. Supervisa que esté todo en orden. Las botas  lustradas  en el balcón, un poco de paja y un cubo con agua. Sobre la mesa, unos trozos de turrón junto a tres copitas de vino dulce. En la oscuridad no se deja vencer. Abre los ojos y agudiza  el oído. Un leve sonido enciende sus alarmas. Sigilosamente busca las zapatillas a tientas. Allí están,  con sus   pobladas barbas y  coronas brillantes, colocando cajas envueltas en papel de colores.  Dispone el silenciador y realiza tres disparos certeros. Desaparece en un cielo estrellado conducido por sus fieles  renos.

Y MENCIÓN ESPECIAL...(Jordi Muñoz y l'Escola d'Escriptura así lo han querido...:-)) 

LA RESCATADORA DE RELATOS, Pablo Núñez

La vida no fue justa con él y lo echó a la calle; aunque no le importó, pues pudo salvar sus tesoros: la foto de su madre, un disco de Serrat, los cuentos de Benedetti, los poemas de Miguel Hernández, una pluma y una mugrienta libreta donde plasma los relatos que juguetean en su imaginación. Cada semana escribe uno de cien palabras y el viento, a cambio de ser mencionado en esta historia, lo deja en casa de Rosa: la hechicera que, con la más bella de las sonrisas, le concede su único deseo: el inmenso placer de ser leído.

 

 

Rosa Gil   14.ene.2017 16:05    

EL DUENDE DE LA NAVIDAD

    sábado 24.dic.2016    por Rosa Gil    0 Comentarios

Existen los duendes de la Navidad?

Parece que sí. Aquí tenéis el enlace para escuchar la sección de l'Art d'Escriure de hoy!

Felices Fiestas desde Wonderland!

L'ART D'ESCRIURE 24 DESEMBRE

 

Rosa Gil   24.dic.2016 16:06    

UN CASTIGO EJEMPLAR QUE SE VUELVE EN CONTRA DEL CASTIGADOR

    sábado 24.dic.2016    por Rosa Gil    0 Comentarios

El relato ganador de este primer trimestre de la 7ª Temporada es "El túnel", de Javier Ximens. ¿El premio? Un curso de microrrelatos de l'Escola d'Escriptura de l'Ateneu Barcelonès.

Felicidades también a los Accésits: Instrucciones para sembrar la duda, de Iñaki Goitia; Impresionismo, de Lola Sanabria y Sucesos Inexplicables, de Rafa Olivares.

Un buen regalo de Nochebuena !

Felices Wonderfiestas!

L'ART D'ESCRIURE 24 DESEMBRE

GANADOR

El túnel, Javier Ximens (Jiménez Domínguez)

            En una cárcel norteamericana, como tortura psicológica, el alcaide ha clausurado la biblioteca y todos los lunes entrega a cada recluso una hoja de una novela rosa, salteadas y sin la numeración. Durante las horas de paseo, en los comedores e incluso mediante susurros nocturnos entre celdas, los presos dialogan, se cruzan información, indagan el tiempo cronológico, la aparición de los personajes, los escenarios comunes y secuencian los conflictos. En los recuentos se colocan en el orden de la trama que van desentrañando.

            Lo que desconoce el alcaide es que todos los finales que construyen les llevan a la libertad.

ACCÉSITS

IINSTRUCCIONES PARA SEMBRAR LA DUDA, Iñaki Goitia

Introduzca tres puntos suspensivos entre la tierra de la maceta, riéguelos dos veces por semana, hábleles de filosofía, de la duda metódica, del escepticismo… Al cabo de un mes verá cómo empieza a brotar con timidez una interrogación. Retire los dos puntos que no germinaron, y si lo hicieron en forma de exclamación arránquelos de cuajo, todo con sumo cuidado. Y por lo que más quiera, no olvide podar, de cuando en cuando, los contornos de la interrogación antes de que esta crezca demasiado y se convierta en una duda existencial que termine por estar convencido de ser un geranio.

IMPRESIONISMO, Lola Sanabria

Hasta que volvimos a colgarla, estuvo de pie, en el suelo, contra los ladrillos del desván. Suspirábamos, melancólicos, añorando sus colores azules y blancos, cómo iluminaba el comedor, la alegría con la que nos sentábamos a la mesa. Mi marido dijo que había sellado hasta el último poro, que no había peligro de otro escape. Hemos pasado el día mirándola, colgada, recta, de una alcayata. Es noche cerrada y la pintura se está desangrando. No deja de caer agua de mar por una esquina. A mí me llega a la barbilla. A la niña hace rato que no la oigo.

SUCESOS INEXPLICABLES, Rafa Olivares

«Del resultado del análisis ocular se desprende que doña Angustias Pamblanco presenta, en el interior de la laringe y muy cerca de la glotis, un revuelto de sílabas, interjecciones y símbolos asociados a un considerable exabrupto, que ha hecho masa, obturando la salida de aire y provocando su defunción por asfixia», relata en su informe el forense. Por su parte, el inspector se limita a redactar que el marido, único testigo del suceso y todavía en paños menores, no sabe explicar las causas del repentino fallecimiento. A su lado, un dogo alemán en ropa interior femenina, observa indiferente la escena.

 

Rosa Gil   24.dic.2016 16:05    

Hay manual de instrucciones para todo, incluso para sembrar la duda

    sábado 17.dic.2016    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchas felicidades al último ganador del Primer trimestre de la 7ª Temporada de Wonderland: Iñaki Goitia por "Instrucciones para sembrar la duda". No podíamos acabar mejor el año!

Felicidades también a los 5 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 17 DESEMBRE

GUANYADOR: 

Instrucciones para sembrar la duda, Iñaki Goitia

Introduzca tres puntos suspensivos entre la tierra de la maceta, riéguelos dos veces por semana, hábleles de filosofía, de la duda metódica, del escepticismo… Al cabo de un mes verá cómo empieza a brotar con timidez una interrogación. Retire los dos puntos que no germinaron, y si lo hicieron en forma de exclamación arránquelos de cuajo, todo con sumo cuidado. Y por lo que más quiera, no olvide podar, de cuando en cuando, los contornos de la interrogación antes de que esta crezca demasiado y se convierta en una duda existencial que termine por estar convencido de ser un geranio.

FINALISTES

De un día para otro, Gabriel Pérez

Desde pequeño, eres incapaz de dormirte hasta que no voy a arroparte. No hagas caso de aquellos que piensan que ya deberías haber abandonado esa dependencia materna -mucho menos te avergüences-. Para mí sigue siendo una necesidad despedirte con un beso hasta mañana; y, cuando el sueño te vence, admirar tu faz desierta de pesadillas -esos instantes conforman las mejores fotografías de mi vida-. 

Hoy, a pesar de que es verano, la noche es fresca y se respira humedad. Si no quieres pillar otra pulmonía, deberías taparte hasta el pecho. La enfermera que te ha cubierto también la cara exagera.

Ida y vuelta, Luis San José

El tren arranca. Un anciano se ha sentado de espaldas para seguir absorto en sus recuerdos. Yo prefiero mirar hacia delante, ansioso por afrontar mi destino. Los vagones penetran en el aire con un murmullo acompasado y lujurioso; gritan, resoplan, chuflan, traquetean, pregonan a los cuatro vientos la vida que llevan en las entrañas y proyectan en los cristales ecografías y esperanzas…

El anciano me mira. Sonríe. Me confunde. Parece adivinar mis pensamientos. Vuelve luego sus ojos cansados hacia la ventanilla y deja que la sombra de la catenaria se lleve arrastras, por la cuneta, su memoria y su sonrisa.

LA MODISTA, Yolanda Nava

Cose su soledad con un hilo invisible mientras hilvana despedidas que sucumbirán al peso del exigente: “¿está lista la cena?” Remienda los desaires con hilo verde esperanza y zurce sueños en tonos pastel. Se acuesta  bajo el manto de la paciencia pero amanece fría, la fuerza del egoísmo del que duerme a su lado, se ha llevado la manta.

Nadie sabe en qué se ocupa ahora. ¿Unos patucos para su futuro nieto?, acaso ¿una bufanda nueva para él? Es un secreto, dice mientras sujeta fuerte la tapa de la cesta para que nadie descubra las blancas alas, ya casi listas.

Palabras, Pablo Núñez

Quiero que mi relato esté adornado con vocablos hermosos, como los de las novelas que me han acompañado en el devenir de la vida. Angosto, tapiz, barniz y escarcha son primordiales. Por supuesto, también deben aparecer: bruma, terciopelo y vapor; aunque mejor, vaporoso, más elegante. Casi tengo los ingredientes para empezar; solo me faltan dos: esquirla y espectro son perfectos. 

Ahora he de buscar un título...

Realidad difuminada.
En el angosto tapiz de la oscuridad, encontré un barniz de escarcha que, a través de una bruma de terciopelo, tras una esquirla plateada, me mostraba el vaporoso perfil de mi espectro.

PUBLICIDAD ENGAÑOSA, Rafa Olivares

Pensaba que sería el cartero y, al abrir la puerta, Patricia se encontró con la sorpresa de ver a su marido Eduardo, algo serio y desmejorado, con una nota en la mano que extendía ante sus ojos. De inmediato reconoció la letra de Marga, su mejor amiga, que empezaba pidiendo perdón. Y seguía: tus comentarios siempre positivos y optimistas sobre Edu me confundieron, llegando a idealizarle y a ilusionarme. Ojalá no me guardes rencor por devolvértelo dos meses después. Verás que está tal cual me lo llevé. No tienes por qué preocuparte, te prometo que no comentaré nada a nadie.

 

Rosa Gil   17.dic.2016 16:05    

LA LITERATURA TIENE PODER DE LIBERACIÓN

    sábado 10.dic.2016    por Rosa Gil    0 Comentarios

Cuando un acto de prohibición se convierte, a través de la literatura, en un acto de liberación. Felicidades a Javier Ximens por El túnel, relato ganador de esta semana. Aquí tenéis el texto ganador en la voz de su autor y los finalistas. Felicidades a todos!

L'ART D'ESCRIURE 10-12

GANADOR: El túnel, Javier Ximens

            En una cárcel norteamericana, como tortura psicológica, el alcaide ha clausurado la biblioteca y todos los lunes entrega a cada recluso una hoja de una novela rosa, salteadas y sin la numeración. Durante las horas de paseo, en los comedores e incluso mediante susurros nocturnos entre celdas, los presos dialogan, se cruzan información, indagan el tiempo cronológico, la aparición de los personajes, los escenarios comunes y secuencian los conflictos. En los recuentos se colocan en el orden de la trama que van desentrañando.

            Lo que desconoce el alcaide es que todos los finales que construyen les llevan a la libertad.

FINALISTAS:

Harina de otro costal, Pablo Núñez

Le rozaba la mano manchada al darle el pan y él se la limpiaba de un lametón. Y se llenaba de júbilo. Y luego se deprimía. Y su cuerpo le pedía más. Y entonces iba a comprar más pan. Y solo quería que le atendiera el chico que nunca parpadeaba. Y a la hora en la que salía del baño con la nariz colorada. Y le volvía a manchar la mano. Y cada vez compraba más pan. Y un día el chico desapareció, pero le dejó de recuerdo una mascota: un mono que se quedó a vivir en su cabeza.

Juegos en el desván, Juancho Plaza

Nos da miedo subir la escalera, traspasar la puerta entreabierta, caminar agachados por aquel desván de duendes lleno de maletas y cacharros, de polvo y telarañas, de fotos de muertos y ratones descarados que te desafían con sus ojos encarnados y brillantes. Nos da miedo y sin embargo no podemos evitar franquear aquel umbral, conquistar ese mundo de sombras pretéritas, desentrañar el rumor arbóreo de las vigas de la techumbre, el canto lúgubre del viento que se cuela por los resquicios del tragaluz, la voz ahogada de la abuela que, colgada de una lámpara inservible, sigue, todavía hoy, pidiéndonos auxilio.

La cerillera, Mei Morán

Apenas hay clientes. El asfalto está helado pero no siente frío, solo le duele el adviento, la navidad. Fuma un pitillo. Las bocanadas dibujan una nena de trenzas, que le alarga la mano. Antes de tocarla se consume el cigarrillo. Enciende otro. Un niño bermejo, pecoso, de boca desportillada surge del humo. Prende uno más: Su madre, su hermana. El chulo pierde la paciencia. Se le va la mano. Le rompe el espinazo, de paso también el alma. En la niebla de una última colilla; sombras, un ángel. La llevan al hospital con sirena. Poco podrán hacer ya por ella.

La compra, Lola Sanabria

«Además me voy a chivar», dije muy enfadado. No era la primera vez que me vendía algo defectuoso, pero aquel balón me había costado los ahorros de un año, y me lo había dado pinchado. «¿De qué, guapo, de qué te vas a chivar a tus padres?», preguntó él sin dejar de acariciar los rizos del niño. Daba un poco de asco aquel niño, tan pálido, con los labios tan rojos, como dos babosas ensangrentadas. «De todo», le contesté, envalentonado. Entonces metió la mano en los tarros de golosinas y fue llenando mis bolsillos. También me regaló un balón nuevo.

Literatura en vena, Juan Carlos Ferrer

Tumbado en aquella sala, bajo una intensa luz, el equipo médico no da crédito. El hombre, un individuo de edad incierta, desesperado, devoró literalmente un ejemplar de Moby Dick. Todo apunta que corrió la misma suerte Madame Bovary; algunas letras todavía permanecen en sus labios. El nivel de verbos y el porcentaje de adverbios reflejan parámetros elevados. Las metáforas se han disparado y los microrrelatos son una amenaza. Al borde del paro cardíaco, mientras las palabras de Don Quijote se derraman, algunos versos de Lorca brotan del corazón. El paciente pide febrilmente, en un aliento final, unas páginas de Kafka. 

Percepciones, Ángel Saiz

Nunca hubo un lugar mejor. Disfrutábamos de una superficie mullida, adaptada a nuestras figuras. Las pieles en permanente contacto. La brisa de tu aliento muy cerca de mi rostro. Olas de tela cálida sobre la piel. De vez en cuando ese fuego que lo encendía todo, para luego yacer exhaustos bajo las sombras.

Dos décadas después, el mismo espacio. Los muelles clavados en los riñones. Las sábanas que acaparas cuando crees que ya estoy dormida. A causa de tus ronquidos descanso poco, pienso mucho y alimento rencor. Hoy he planeado patentar imágenes de tu abdomen abultado como inhibidor de pasiones.

 

Rosa Gil   10.dic.2016 16:05    

Rosa Gil

Bio Wonderland

Aquest és el blog del Wonderland. Aquí hi podreu llegir l'actualitat del programa, els relats guanyadors del concurs de Micro-relats i hi podreu escriure els vostres comentaris."
Ver perfil »

Síguenos en...