« "Incompatibilidad", de Lola Sanabria; "La inocente muñeca", de Plácido Romero; "Ave María", de Lorenzo Rubio; "Cosas de chicos", de M. Sergia Martín i "Detective Braile", de Manuel Montesinos, finalistes de la setmana | Portada del Blog | "Nunca te digo que te quiero porque te amo", de Lorenzo Rubio Martínez, guanyador trimestral! »

Apego", de Juancho Plaza; "Nuestra canción", de Maria Fraile; "El perdón", de Miguel Ángel Flores; "La banda del director" i "Soledad", de Sergi Cambrils; "Criatura del pecado", de David Moreno, finalistes de la setmana

    sábado 27.jun.2015    por Rosa Gil    0 Comentarios

Apego", de Juancho Plaza; "Nuestra canción", de Maria Fraile; "El perdón", de Miguel Ángel Flores; "La banda del director", de Sergi Cambrils; "Soledad", també de Sergi Cambrils i "Criatura del pecado", de David Moreno, són finalistes de la setmana. Enhorabona relatistes! 

 

"Apego", de Juancho Plaza:

"Por fin tiene la mejor esquina y el respeto de su chulo. Colette, cada medianoche aparece puntual en el cruce de Ballesta con Puebla. Top de amplio escote y ceñida minifalda para resaltar sus formas, aún rotundas. Se conserva bien y mantiene una clientela fiel, la de toda vida, maltratada por los años, la necesidad, el alcohol o las drogas, pero nunca remisa a la hora de agradecer sus servicios. Colette ha sido además, madre, hermana, amiga, amante, alguna vez Engracia para los más asiduos, y recibe a los fantasmas que, como ella, se sienten incapaces de abandonar el barrio."

 

"Nuestra canción", de Maria Fraile:

"El adagio, con su sol menor, suena a las seis en punto, mientras amanece. Sus notas se demoran perezosas en el pentagrama, a tempo lento, como yo, entre su música y las sábanas. Diez minutos más tarde el adagio sigue sonando, lo tarareo, me lo llevo a la ducha, me ato los zapatos con sus cuerdas y vamos juntos al trabajo. No consigo dejarle en casa. Conmigo al pincho, a clase de zumba, al vestuario con el monitor y a la cama. Me acosa a todas horas, no me deja pensar, ni vivir, ni escuchar mis gritos suplicándole el silencio."

 

"El perdón", de Miguel Ángel Flores:
 
"Permaneció horas con los brazos en cruz, arrodillado, con el Libro del buen amor en una mano y el álbum de boda en la otra. A falta de una regla para pegarse, se punzó las palmas con sus tacones y se fustigó la espalda con el vestido provocativo. De cara a la pared, se daba cabezazos mascando arrepentimientos. Se acostó varios días sin cenar. Y sin beber. Hasta que quedó tan libre de culpa y pecado que, al regreso del hospital, fue ella la que le pidió perdón. Y él el que, poco tiempo después, volvió a golpearla sin piedad."
 

"La banda del director", de Sergi Cambrils:

"En el estómago del director sonaba el rumor constante de un bombo, unos platillos sin brillo y el redoble lúgubre de un tambor. Una triste y sombría percusión que marcaba sus lamentos intestinales. Y en ese bálsamo desalentador que iba desarrollándose lentamente,  se solapaba el sonido grave e imprescindible de las tubas, la solemnidad de las trompetas y el acompañamiento fúnebre del resto de instrumentos. El carácter de la marcha iba in crescendo, retronando a cada paso y despuntando alguna estridencia inesperada propia de los clarinetes; aguantando el tipo y disimulando como podía la procesión que le iba por dentro."

 

"Soledad", de Sergi Cambrils:  

"El verdadero sonido de vivir es muy característico. Es parecido al rumor de esas viejas neveras que trabajan inagotables; como un murmullo interno, un lloro sin lágrimas que anuda la garganta y exhala silbidos de niebla. Un bisbiseo continuo que se integra con los demás sonidos del día para contribuir en el ritmo, la melodía y hasta en la banda sonora de una trepidante vida. Hay quienes evitan como sea oírlo en su individualidad y, al llegar a casa, lo funden con la voz de la radio, los chismes de la televisión o incluso con una conversación vacía de pareja."

 

"Criatura del pecado", de David Moreno:

 “Las señales que indican la llegada de la Inquisición a estas tierras son evidentescientos de cuervos oscurecen los cielos, el viento transporta olor a carne quemada, las flores del bosque se  marchitan...”

"La niña cierra el libro de golpe conteniendo la respiración, no puede evitar recorrer con su mano la curvatura que empieza a describir su tripa y acaricia su ombligo emergente, se encoge, tirita, lo hace a menudo desde la noche en la que un monstruo se metió en el cuerpo de su padre y la despertó, silenciando sus gritos de terror entre las sábanas blancas e inocentes."

Rosa Gil   27.jun.2015 08:59    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Rosa Gil

Bio Wonderland

Aquest és el blog del Wonderland. Aquí hi podreu llegir l'actualitat del programa, els relats guanyadors del concurs de Micro-relats i hi podreu escriure els vostres comentaris."
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios