« Retraso, de Mar Horno, relat de la setmana | Portada del Blog | Sany Jordi 2016 amb EXILIO, de Lola Sanabria »

Un heroi ignorat guanya aquesta setmana

    sábado 16.abr.2016    por Rosa Gil    0 Comentarios

El relat guanyador d'aquesta setmana ens parla d'un heroi que ens salva de perill que ni tansols coneixem... Voleu llegir-lo? I escoltar la secció?

L'ART D'ESCRIURE 16 ABRIL

RELAT GUANYADOR D'AQUEST DISSABTE 16 ABRIL:

Héroe ignorado, Plácido Romero.

Estaba dando un tranquilo paseo por el campo cuando la vi. Batía sus alas infamemente. Me angustié. ¿Qué desgracia podría estar causando? A pesar de que no llevaba mi red, comencé a perseguirla. Bajó. Subió. Giró. Me dribló. Se burlaba de mis esfuerzos. No me di por vencido. Cuando por fin conseguí atraparla, la aplasté contra el suelo. Resoplé aliviado al comprobar que estaba muerta. Continué mi paseo, alegre por haber evitado en China o en la India una inundación o, quizá, un terremoto. Sin embargo, como ha ocurrido otras veces, sé que nadie me agradecerá haber matado aquella mariposa. 

 

FINALISTES:

Biblioenfados, Sergi Cambrils.

La habitación de lloriquear del señor sollozante estaba llena de tontas amarguras; de lamentos y suspiros propios de quejicas. Se sentaba en el suelo, en un rincón, con la cabeza entre las rodillas, descargando enfurruñado sus rabietas. Su mujer, harta de animarlo sin éxito, se burlaba de sus gimoteos de gallina, y, con una risilla sardónica, le aconsejaba que, al menos, ordenara esa atmósfera enquistada y molesta; que comprara un estante y clasificara ahí sus enfados, alfabéticamente, como en las bibliotecas; los arrebatos en la A, los berrinches en la B, las congojas en la C…y así hasta la Z.  

 

El Mesías, Mª Sergia Martín.

La orden era detenerlo. Demasiadas extravagancias alejadas de la consigna de pasar desapercibido. Tras aliviar al niño epiléptico puso a caminar al paralítico; le quitó la chepa a la encorvada; dio vista a los ciegos; embelleció a los leprosos; convirtió agua en vino y hasta dicen que secó higueras. Teníamos a toda la opinión pública en contra, desde médicos a ortopedas pasando por ópticas, clínicas de cirugía estética, la confederación de teletiendas, vinicultores, y, por último, la macroprotesta del sector agrícola. Ha sido tal el escándalo que el jefe ha decidido meterlo en la mazmorra otros dos mil años más.

 

Expulsión del paraíso, Lola Sanabria.

Me acurruco en el rincón más oculto dentro de la gran casa. Meto la cabeza entre las piernas dobladas y pongo la barrera del sonido con mis manos en las orejas. Los ojos y labios cerrados y prietos, la pinza en la nariz y los poros de la piel sellados. Y aun así, entra a borbotones el cieno de la ignominia. Mientras aquellos que podrían rescatarlos, firman el desahucio masivo. Mientras en la gran familia que somos, no todos levantan la voz y luchan. Algunos ríen y besan, como si nada pasara; a otros, como yo, nos puede la cobardía.

 

Mágia negra, Ángel Saiz.

Les ofreció las figuras del pastel personalizadas como regalo de boda. “Es un poco bruja, pero tiene buenas manos” –supo que había dicho la novia-. Al moldearlo a él recreó con todo detalle un cuerpo a escala que deseaba, la porcelana fría contrastaba con el calor pasional de sus dedos. A ella le insertó un complemento en el vuelo del vestidito.
La novia cayó desplomada al llegar la tarta. En la confusión nadie reparó en el alfiler de la muñeca. A nadie le extrañó que el joven viudo no tardara en emparejarse con una amiga a la que llamaban meiga.

 

Puesta en escena, Mei Moran.

Invitó a familiares y amigos. Del ágape se ocupó una empresa de catering. La decoración corrió a cargo de sus amigas, ilusionadas como ella. Ya hacía semanas que había comprado la ropita que llevaría el bebé durante la fiesta. Había enmarcado la entrada con el nombre del neonato. Cuando llegaron los asistentes ella ya se había aferrado al carricoche, sin dejar que nadie se acercara. Custodió el cochecito sin permitir ni una carantoña. Dentro, una muñeca pepona hacía las veces de criatura. Su marido, en el camposanto, acompañaba en silencio el descenso de la cajita blanca a la tierra.

Rosa Gil   16.abr.2016 12:59    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Rosa Gil

Bio Wonderland

Aquest és el blog del Wonderland. Aquí hi podreu llegir l'actualitat del programa, els relats guanyadors del concurs de Micro-relats i hi podreu escriure els vostres comentaris."
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios