« Alguien, de José Manuel Dorrego Sáenz, guanyador de la setmana | Portada del Blog | FELIÇ COMENÇAMENT DE 7ª TEMPORADA! »

Guanyadors del trimestre

    sábado 2.jul.2016    por Rosa Gil    0 Comentarios

El trimestre acaba, i toca proclamar guanyadors. El premi se l'endú aquest cop el Carles Quílez, que ens va captivar amb el seu Hombre cangrejo. Per a ell és el curs d'escriptura de microrrelats a l'Escola d'Escriptura!

No us perdeu, però, els accèssits, tots ells boníssims.

L'ART D'ESCRIURE 2 JULIOL

Guanyador trimestral:

El hombre cangrejo. Carles Quilez.

El despido le transformó.

Primero, mientras escuchaba las gélidas explicaciones del gerente, se formó un caparazón que le endureció.

Después brotaron de su cabeza unas antenas que le permitieron percibir la realidad de forma más nítida y lo importante que podía llegar a ser el dinero. Al cabo de unos meses, tras terminársele el paro y empezar a revolver contenedores, sus manos se convirtieron en unas enormes pinzas.

Luego todo fue ir hacia atrás, hasta el día que perdió la casa. Entonces marchó a la playa y se enterró en la arena para dormir. La metamorfosis se había completado definitivamente.



Accesits:

Expiación, Lola Sanabria.
Desde jovencita. Levantaba la mirada de la costura y observaba la caída de la tarde preñada de vencejos que parecían ir a estrellarse contra el brocal del pozo. Luego remontaban. Disfrutaba con tanta belleza. Entonces recordaba las palabras del cura, duras como mármol, contra los pecados de la carne, y agachaba la cabeza, cogía la aguja y el hilo y se daba una puntada o dos en la piel de un dedo de la mano. Ahora lleva los brazos cosidos en negro, desde las muñecas a los hombros. Y no hay ser humano que quiera toda su vida de penitencia.

Recuerdos, Angel Saiz
No podíamos saberlo, pero esa tarde iba a ser la última en la que seríamos niños, algo que ni la guerra había conseguido. Jugamos a remover la tierra para buscar tesoros. Michel, cómo no, encontró una insignia de infantería; también, inevitablemente, los ojos entregados de Eveline. Al caer la tarde encendimos una hoguera. Un disparo inesperado, surgido de no se sabe dónde, atravesó la frente de mi amigo.
Cada vez que llega esa fecha las arrugas de Eveline se llenan de lagrimones. Yo, a escondidas, acaricio el casquillo del proyectil que arrojé al fuego hace setenta años, cuando nadie miraba.

Retraso, Mar Horno.
Le encontraron un trabajo de vigilante nocturno en una fábrica de frigoríficos. De madrugada, le gusta tomar leche caliente en la sala de pruebas donde los aparatos son puestos a funcionar para comprobar su resistencia. Al principio no notó nada. Luego empezó a oír que algunos emitían sonidos acuosos, balidos narvales, cantos cetáceos. Otros parecían responderles. Su madre le dice que imagine que son ballenas blancas varadas en el suelo del almacén, tristes por no poder emigrar para parir a sus ballenatos. Como si él aún fuese un niño. Como si no supiera que todavía no es época de cría.

 

Rosa Gil    2.jul.2016 16:01    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Rosa Gil

Bio Wonderland

Aquest és el blog del Wonderland. Aquí hi podreu llegir l'actualitat del programa, els relats guanyadors del concurs de Micro-relats i hi podreu escriure els vostres comentaris."
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios