« CUANDO EL DESEO NOS LLEVA AL FRACASO | Portada del Blog | QUIÉN TUVIERA PÁJAROS EN LA CABEZA »

¡QUE LE CORTEN LA CABEZA!

    sábado 18.feb.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

La Reina de Corazones, en Alícia en el País de las Maravillas... tiene una sola manera de resolver todas las dificultades, sean grandes o pequeñas, ordenando una ejecución inmediata, gritando: «¡Que le corten la cabeza! Felicidades a Sergi Cambrils por "El verdugo", relato ganador de esta semana. Felicidades, también a los relatos finalistas...y a los que han obtenido una mención especial!

L'ART D'ESCRIURE 18 FEBRER

GANADOR

EL VERDUGO, Sergi     Cambrils

Una pareja de turistas me pidió si podía hacerles una foto. Les dije que sí, claro. «Saque el castillo de fondo», exigió la joven pizpireta situándose junto a su delgaducho novio a escasos metros delante de mí. Me quedé un momento examinando el móvil que me dejaron para realizar la instantánea. «¿Encuentra el botoncito donde debe darle?», se aseguró el muchacho con una risilla. «Sí, sí, lo veo, gracias», dije. «Es el círculo gordito lo que debe presionar», aclaró ella adoptando una pose forzada y ridícula. Entonces, enfoqué a la simpática pareja de guiris e hice lo que debía hacer.

FINALISTAS

COLORES, SECUELAS. Ángel Saiz

Hay algún toque marrón, pero el gris predomina, incluso en los rostros. Azules, verdes, naranjas o amarillos han sido desterrados. Los asistentes apenas se distinguen en medio de ese laberinto de piedra fría. Las lágrimas incoloras no añaden cromatismo, al igual que la lluvia que se mezcla con ellas.

“El blanco es lo habitual en estos casos”. La cabeza repite las palabras del empleado, mientras arroja un puñado de tierra sobre el féretro níveo de su niño. Todos, él incluido, miran inquisitivos esa mano manchada para siempre, aunque el rojo no se vea, con la que dio aquel absurdo volantazo.

INVASIÓN , Lola Sanabria

Hacía un tiempo que se despertaba desarbolada. Sentada en la cama, cruzaba los brazos sobre el  pecho como si tuviera que protegerse de un enemigo invisible. Porque estaba sola. Lo comprobaba nada más levantarse, con un recorrido por toda la casa. Después, entre sorbo y mordisco de tostada, mientras veía la vida bullir a través de la ventana, volvían hilachas de recuerdos amodorrados por no sabía qué elementos o sustancias, sombras que se acercaban a su cara, que se movían por la habitación, livianas, sin hacer ruido. Y volvía a sentir el frío como hoja de cuchillo en la garganta.

ZOOM, Carles Quílez

Un gatito renquea malherido.

Un gatito renquea malherido dentro de una jaula.

Un gatito renquea malherido dentro de una jaula. A su lado, hay un niño.

Un gatito renquea malherido dentro de una jaula. A su lado, hay un niño con un arañazo en el cuello.

Un gatito renquea malherido dentro de una jaula. A su lado, hay un niño con un arañazo en el cuello, sosteniendo unas tijeras ensangrentadas.

Un gatito renquea malherido dentro de una jaula. A su lado, hay un niño con un arañazo en el cuello, sosteniendo unas tijeras ensangrentadas, riendo y llorando al mismo tiempo.

METÁFORA, Juan Carlos Ferrer

Esa tarde de golondrinas y aroma de tierra mojada. Su mirada vuela junto a las palabras del poeta que abandonan la boca de Ana. Esa tarde de jazmín y azucena, de luna y estrellas, final de muchas cosas. Esa tarde de arcoíris y libreta.  Del sonido del viento entre las hojas. De pupitre de madera,  pizarra verde y tiza. De globo terráqueo y versos de Lorca. De canicas en el bolsillo y bocadillo de merienda. Esa tarde en la tarima vence sus miedos con las palabras del poeta. Con la mirada de ella y con la fuerza de la inocencia.

ESTRELLAS EN LA BOCAMANGA, Juan Carlos Ferrer

En el mediodía alicantino el cabo Bejarano resopla ante los últimos ejercicios de instrucción. El sudor desciende por la sien, recorre su cara de pan empapándole  la espalda. El sargento observa el espectáculo obnubilado,  parapetado tras unas gafas ahumadas de cristal verde. Del mismo color ve a los reclutas, que a trompicones, intentan seguir las órdenes que farfulla su superior. Después del rancho y la siesta vendrá la teórica, entre la sombra de los pinos y el tufillo a  caliqueño y coñac que emana el brigada. Pero es viernes y cuando salga, está dispuesto a darlo todo por la patria.

POBRE, PERO HONRADO, Iñaki Goitia Lucas

—La tarifa es de setenta palabras  —susurra el traficante.

—No puedo ofrecerle más de diez…

—Con eso no hago nada, señor. Cincuenta.

—Imposible. No más de veinte. Tengo que dar de hablar a mis hijos… —le recuerda el cliente.

—Treinta y cinco, ¡y no se hable más!

—¿Pero no ve lo pobre que es mi vocabulario? Las palabras no caen del cielo. Veinticinco. Es mi última oferta.

—Treinta. Lo toma o lo deja.

No le queda otra que aceptar y entregarle las treinta palabras. El traficante le susurra al oído el trueque: un “por favor”, un “perdón” y un “gracias”.

MENCIONES ESPECIALES:

PESO MUERTO, Javier Puchades

         Hace tiempo que estoy cansada de esas miradas de compasión, de esas sonrisas falsas de pena, de ese cuchicheo pensando que no escucho, de ese manosearme, sobarme, hacerme daño y no poder quejarme.

Quiero gritar de rabia y solo escucho un silencio hueco, vacío. Solo quiero poder moverme, alcanzar por una única vez aquello que mis ojos ven, desean, y  quedarme como siempre inmóvil, soñando lo imposible.

Es siempre querer todo y no poder nada.

         Solo soy una mente encerrada en un cuerpo muerto, inerte, sin vida, pero vivo.

         Hace tiempo que estoy cansada de tan solo esperar mi muerte.

TEMA LIBRE, Pablo Núñez

No me dejes autonomía, que me pierdo encerrado entre textos aburridos. Dime un número, teorema o norma que me guíe al escribir mis relatos. Todos los temas están usados, así que quiero un camino acotado donde crear algo nuevo que consiga despertar mi ingenio. No permitas que use la i. Dame versos en los que cambiar sus rimas. Proponme párrafos para principiarlos por palabras precedidas por p. Regálame algún reto que limpie las telarañas de mi imaginación, poseída por la rutina. Necesito encarcelar mi prosa y encontrar una nueva forma de narrar que conceda a mis historias la ansiada libertad.

Rosa Gil   18.feb.2017 16:05    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Rosa Gil

Bio Wonderland

Aquest és el blog del Wonderland. Aquí hi podreu llegir l'actualitat del programa, els relats guanyadors del concurs de Micro-relats i hi podreu escriure els vostres comentaris."
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios