« QUIÉN TUVIERA PÁJAROS EN LA CABEZA | Portada del Blog | EL HÁBITO NO HACE AL MONJE...O SI? »

CUANDO UN EMPATE ES UNA VICTORIA

    sábado 4.mar.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Un empate puede ser la sal de la vida? Felicidades a Pablo Núñez por "Empates". Muchas felicidades a los finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 4 MARÇ OK

GANADOR:

EMPATES, Pablo Núñez

Leonardo y Nicolás van los domingos al fútbol. La delantera de su equipo penetra entre la defensa rival escasas ocasiones, mas las pocas veces que gana, sienten lo más parecido a un orgasmo. Lástima que, últimamente, lo máximo que consigue es un paupérrimo empate.

Natalia y Adela llenan la soledad de las tardes dominicales jugando su partido, en el que no hay defensa ni ataque. En un terreno de sábanas húmedas, siempre acaban en empate pero, a ellas, este es el resultado que les hace amar, cada vez más, el fútbol; y lamentar que no haya liga todos los días.

FINALISTAS:

A LO QUE VAMOS, Javier Palanca

Te odio con todas mis almas, eres de la estirpe de los Borgia, de la entraña del Sacamantecas, una garrapata chupa-sangres inmunda, un aguacero grasiento sobre la almohada, la cabra de siete cuernos que nadie más ha visto,  la lechuga que perdió el cogollo, un diablo en minifalda a cuadros, la rosa que embriagó al incauto. Sí, eso, una rosa al fin y al cabo, el amor de mi vida, lo único que de verdad añoro.

Cuando acabé de sacarlo todo fuera, como él me había pedido, le dije lo de todas las sesiones: ¿Ve como sigo necesitando las pastillas?

ÁNGELES CAÍDOS, Marta Navarro

Con feroz eficacia la mortal consigna se cumplió. Era una guerra, decían los ejecutores. Diferente quizás, sí, pero guerra al fin y órdenes siempre fueron órdenes.

Desaparecer, de eso se trataba. Sin huellas. Sin errores. Sin rastro. Vidas náufragas en la tempestad.

Sobre un mar enfurecido y bravío, acogedor -cómplice jamás- incontables ángeles llovieron sin cesar.

Pactos de silencio. Secretos lacerantes. Vergüenza. Horror. Tanto, tanto dolor.

Ecos lejanos, voces y llantos que regresan del pasado.

Blancos pañuelos de mayo, rostros cansados, pasos lentos y callados.

Dignidad eterna de los humillados.

BANDA SONORA, Asier Susaeta

Lo nuestro empezó a ritmo de “Hey Jude”, fueron tardes de guateque, vinilo y primeras veces. Después, con los años, aprendimos a rebobinar las cintas con un boli y a grabar nuestras canciones preferidas de la radio, pero el locutor siempre nos estropeaba el final. Pensamos que nuestros problemas habían acabado con la llegada del cedé aunque aquella calma duró poco; el mp3 nos abrió un mundo —infinito— de posibilidades y la música en streaming terminó por saturarnos. Así que tengo que admitir que esto de volver al tocadiscos, en plan retro, ha sido una buena, una buena, una buena…

OTOÑO, Sergi Cambrils 

Un señor tamborilea con los dedos en la mesa de una cafetería mientras enhebra un pensamiento. Está sentado junto a la ventana, embebido en la murria de la tarde. Piensa en un terremoto, en un castigo divino. La ciudad le ahoga, le frustra, y, señalándose la cabeza, se dice: «todo está aquí, en mi maldita perola». Un desastre de esa magnitud acabaría con todo; lo más justo sería una tormenta, piensa, un rayo que le cayera fulminante. En el cristal observa su triste reflejo, los pliegues de sus párpados, capaces de sostener las hojas caídas del sauce llorón de afuera.

SENSIBILIDAD, Lola Sanabria

A la joven forense, aún le duele su trabajo. Refresca y lava las lágrimas de su cara con agua fría y hace los ejercicios relajantes de respiración. Luego roza con la punta de los dedos la frente del anciano antes de ponerse los auriculares y los guantes. Mientras escucha «Alhambra» de Sarah Brightman, corta, pesa, mide y da tejidos a analizar al patólogo. A mediodía, el cadáver parece el viejo cascarón de un barco. No tiene hambre. Deja el sándwich envuelto en plástico sobre la mesa metálica, y redacta el informe: «Causa de la muerte: sobredosis de tristeza por abandono».

LLAMADA DE AUXILIO, Manuel Menéndez 

Siento como la angustia me atenaza. Quedan pocas horas para enviar el relato y no puedo volver a fallar. Todos sus amigos han conseguido ser seleccionados alguna semana en Wonderland y cada sábado que pasa sin escuchar su nombre se vuelve más violento, los muñones de mi mano izquierda dan testimonio de ello. No le importan el resto de relatos premiados que le he escrito desde que me encadenó, se ha encaprichado con éste y, si no se lo consigo en breve, pronto acabará con mi mísera existencia y me sustituirá por otro infeliz.

¡Por el amor de Dios, ayudadme!

 

Rosa Gil    4.mar.2017 16:05    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Rosa Gil

Bio Wonderland

Aquest és el blog del Wonderland. Aquí hi podreu llegir l'actualitat del programa, els relats guanyadors del concurs de Micro-relats i hi podreu escriure els vostres comentaris."
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios