« GANADOR Y FINALISTA SÁBADO 16 DE DICIEMBRE! | Portada del Blog | CUANDO PARECE QUE NO PASA NADA...Y PASA TODO »

LA FORTALEZA, LA POTENCIA EMOCIONAL LA SOLEMOS ASOCIAR MÁS A ELLAS O A ELLOS?

    sábado 23.dic.2017    por Rosa Gil    0 Comentarios

Felicidades a Lluís Talavera por su relato ganador trimestral "Cambio de papeles". El jurado de l'Escola d'Escriptura de l'Ateneu Barcelonès ha querido dar un accésit al relato "Estampa familiar", de Lola Sanabria. Y también tenemos 4 finalistas: M. Carme Marí con "Se precisa ONG"; Juan Carlos Ferrer con "Espejo de libertad; Antonio Ortuño con "Basta" y José Manuel Dorrego con "Coleccionalbes".

L'ART D'ESCRIURE 23 DESEMBRE 2017

GUANYADOR PRIMER TRIMESTRE 8ena TEMPORADA WONDERLAND

CAMBIO DE PAPELES, Lluís Talavera

El insomnio es una cosa muy persistente, aún no ha conseguido aprender a dormir en el hospital. Pese al cansancio, continúa hablando con su marido mientras le dedica una sonrisa para aplacar sus temores. Evocan un pasado de momentos buenos y no tan buenos, aunque todos emotivos. Se apagan las luces, pero solo cuando está segura de que él duerme, se permite un respiro. Acompañarle estas últimas semanas ha sido extenuante. Por fin cierra los ojos y se sumerge en un plácido sueño. El hombre, junto a la cama, ni se da cuenta de que su mujer se ha ido.

ACCÈSIT

ESTAMPA FAMILIAR, Lola Sanabria

El estampido estalló en el aire, salió disparado y rebotó en el muro enfrentado para volver amplificado a su lugar de origen. Entró en el humo del cañón de la pistola, cogió fuerza y volvió a salir al patio interior con un estruendo de rayo que hizo estallar los cristales de todas las ventanas. Nevó, como cuchillos, sobre la ropa tendida, rasgando camisas, faldas y pantalones. El suelo, brillante de piedrecitas, quedó cubierto de espejuelos donde se reflejó la cara troceada y monstruosa del asesino de la mujer que se desangraba en el suelo de la cocina del tercero izquierda.

FINALISTES

BASTA, Antonio Ortuño

Mi mamá inventa palabras cuando está deprimida, mientras habla conmigo sin parar de tocarme el pelo y jugando con él haciendo colas y tirabuzones. Así se inspira más, y termina dándome un beso en la mejilla. Hoy al principio no entendí bien qué quería decir, qué sentimientos quería sacar de su cabeza, cuando tras soltarme tres veces las trenzas con las que se entretenía mirando también por la ventana, no inventó ninguna, y repetía tras cada una “basta”. La primera vez pensé que era para que no me moviera; la segunda le temblaban las manos, la tercera comencé a llorar.

ESPEJO DE LIBERTAD, Juan Carlos Ferrer


Camina junto a las vías del tren,  frontera   casi insalvable  entre su barrio y la gran  ciudad.  Siempre pertenecerá  a este lado.  La tarde ya  está  fría cuando   el sol se va desvaneciendo. Una mujer cuelga la ropa gastada, la mirada hacia  un gorrión inquieto le conduce  hasta  la pared gris de ladrillo picado. Un perro lanza un ladrido de soledad. El  barbero le  sonríe a la puerta de su desvencijado  local.  Deja atrás el  rótulo de ultramarinos y  el olor de las aceitunas en los cestos negros. Llega al descampado,  allí donde  el cielo se refleja en los charcos. 

Se precisa ONG, M. Carme Marí

Experimenté un terremoto de magnitud 9 cuando leí tu nota. Te marchabas. Así, sin más. Ningún aviso de la oficina geológica, ni sismógrafo detectando un mínimo movimiento previo. Los cimientos en los que me asentaba sucumbieron al recibir la noticia. Primero fue mi pierna derecha la que falló y llevó la rodilla al suelo, luego la izquierda, incapaz de sostener toda la estructura, me acabó de derribar. Los brazos acompañaron, la cabeza laxa.

Pasan los días, sigo en ruinas y veo imposible levantarme yo solo. Necesito ayuda del exterior… Quizá con el tiempo alguien acuda al rescate en misión humanitaria.

COLECCIONABLES, José Manuel Dorrego

Berto se acerca al quiosco de periódicos y compra el fascículo de la colección “Aviones de guerra”.  Saca de su mochila unas herramientas, abre la bolsa, la manipula  y al rato tiene perfectamente lista una fabulosa avioneta tachonada de camuflajes y pinturas de guerra. Se sube al artefacto, lo arranca y despega, perdiéndose entre las nubes que cubren la ciudad. Pasados unos minutos, sobrevuela el quiosco y,  tras un par de pasadas, lanza una mortífera ráfaga de ametralladora.

Mientras el quiosquero se pone a cubierto, el ejército de la colección “Soldaditos de plomo” se agita inquieto dentro de sus bolsitas.

 

Rosa Gil   23.dic.2017 16:05    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Rosa Gil

Bio Wonderland

Aquest és el blog del Wonderland. Aquí hi podreu llegir l'actualitat del programa, els relats guanyadors del concurs de Micro-relats i hi podreu escriure els vostres comentaris."
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios