LA FRÁGIL BARRERA CURATIVA ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE

    sábado 5.may.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Javier Puchades por "EROS Y TANATOS", el relato ganador de esta semana. Felicidades también a los 5 finalistas! Aquí tenéis el audio!

L'ART D'ESCRIURE 5 MAIG 2018

GANADOR

EROS Y TANATOS, Javier Puchades

            La apertura de aquel local, frente a su casa, dio vida al barrio. Coincidió con su jubilación. Al principio, fue una manera de ocupar el tiempo. Pero pronto, se convirtió en una adicción. A ella le atraía relacionarse con los que acudían allí.

            En las primeras ocasiones, entraba a las diferentes salas y se abrazaba cariñosamente con los presentes. Poco a poco, se atrevió a más, se sentaba junto a ellos y comenzaba a cogerles las manos. Incluso, empezó a besarse con los que veía más emocionados. Eso sí, siempre con respeto y deseando que el finado descansase en paz.

FINALISTAS

DE COMO HAY COSAS QUE NO SE OLVIDAN, Gabriel Pérez Martínez

Aquellos rostros sin forma pretérita, vacíos de futuro en mi mirada, ahora tienen rasgos marcados. Se parecen a mis hijas, a mi mujer, a mis padres... Tienen la risa de mis amigos cuando volvemos a encontrarnos. Y lloran sobre charcos de pentotal sódico.

El espejo los muestra a un lado, a otro y detrás de mí.  No hablan, pero gritan al oír los truenos. Los veo como no los vi aquel día de tormenta cerrada que tiñó de rojo los campos de arroz. Los veo y escucho mientras mis balas cobran vida y su reflejo se apaga hasta hacerme desaparecer.

MOMENTO DADO, Maria Belén Mateos Galán

Tres meses me dijeron, cuatro a lo sumo. Y aquí me tienes jugando para ganar la partida.

Azul, rojo, verde, amarillo… se mueven mis fichas en la espiral de la vida. Agito el cubilete con el deseo de un dos y el caprichoso dado me da un seis que desemboca en la corriente. No puedo retroceder. Vuelvo a lanzar y caigo en la calavera.  

Game over… Una nueva prueba está servida en la casilla de salida. La muerte no contaba con un rival que en cada jugada lucha por avanzar hasta llegar al jardín de la oca.

Sigo con vivo.

EN FAMILIA, Ángel Saiz Mora

Hace tiempo que tomamos la decisión de conocer un nuevo lugar, cambiar de aires, relacionarnos con otras gentes, descubrir una cultura distinta, llena de posibilidades.

Tengo que reconocer que el viaje, más largo y complicado de lo previsto, nos ha afectado en mayor medida de la que pensaba. Pese a todo, me queda ánimo para apreciar la generosidad de las personas que acudieron a recibirnos; suelo catalogar bien a los semejantes y parece que ellos, en concreto, son humanitarios. Cuando el mar devuelva a mi mujer y a mis hijas, sé que se ocuparán de sepultarnos juntos en esta tierra.

ESCENARIO DE LA VIDA, Juan Carlos Ferrer

La calle, de tierra y charcos, se convertía a menudo  en un campo de fútbol. Dos carteras, colocadas de un extremo a otro, resultaban los postes  de una portería, que el cancerbero, normalmente regordete,  trataba de mantener a cero. El cartero vestía uniforme y de su hombro colgaba una desvencijada valija de cuero rebosante de cartas que siempre me parecían pequeños tesoros. El quiosco de la plazoleta estaba repleto de tebeos, un castillo mágico para los niños del barrio. Existía un cine, con sesión doble y clase de Literatura en luminosas  tardes de primavera, bajo aquel sol de la infancia.

ESLABONES, Paloma Hidalgo

Al descubrirla, sucia,  adorable, yo iba a darle el primer mordisco al pastelito. La pequeña, toda candor y chorretes, tendió las manos abiertas para recogerlo cuando se lo ofrecí. Se acercó el pastel  de vainilla a la nariz, luego a la boca,  pero no llegó a morderlo. Tras ofrecerme una sonrisa mellada de revista parroquial, encaminó sus pies descalzos hacia el parque situado a nuestra espalda. Intrigada seguí su trote hasta un arbusto. Bajo él, una perra mestiza que amantaba a su camada reciente, engullía el dulce entero, mientras la niña la observaba satisfecha, chupándose las miguitas de los dedos.

Rosa Gil    5.may.2018 16:05    

40 AÑOS DE VER LA VIDA EN BLANCO Y NEGRO Y AHORA...

    sábado 28.abr.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Josep Maria Arnau  de Bolós por su relato ganador "En Blanco y Negro". Felicidades a los 7  finalistas

L'ART D'ESCRIURE 28 ABRIL 2018

 

GANADOR

EN BLANCO Y NEGRO, Josep Maria Arnau de Bolós

 

El teléfono sigue mudo encima de la mesa. El agente nos pide paciencia. Parece mentira, después de cuarenta años.

Fue a primeros de febrero en aquel maldito hospital. Sor Purificación nos dio la noticia y añadió: «No se preocupen, la he bautizado y estará en el cielo». Ni siquiera pudimos verla por última vez. El invierno se eternizó. Todo lo que siguió fue en blanco y negro.

Por fin llega la llamada. Nos levantamos. Veo como tiemblan mis manos arrugadas. Se abre la puerta. Ella sale llorando y compartimos lágrimas. Entonces, aliviada, beso ese lunar del mentón que la delata.

FINALISTAS

LA ACADEMIA, Luis San José 

Sacó de la bocamanga las uñas para acariciar su pelo ensortijado. «Sígueme, pequeño», le dijo, y Miguel lo hizo con un pequeño trotecillo. «Están esperando», sentenció con su voz de soprano. Se detuvieron. El director del casting lo acarició nuevamente y le ofreció un brebaje. «Bebe, esto te ayudará». Bebió. Su voluntad abandonó su cuerpo y se refugió en el rincón opuesto del estudio mientras se tumbaba mecánicamente sobre una mesa de mármol. Alguien descubrió lentamente sus genitales, los palpó, vendó, retorció y sajó de un solo envite. Un alarido sublime coronó la cúspide de un pentagrama. El director sonrió.

REEMPLAZO DEL 78, Rafa Olivares

La sangre se desliza rápida, empapa el suelo de Cuernocabra y forma unos surcos que al poco se convierten en torrente. La idea se le ocurrió al Paulino, empeñado en romper estereotipos, y fue secundada por todos los mozos de su quinta que este año serán llamados a filas. Dispuestos a superar a los reemplazos anteriores, convocaron a todo el pueblo en la plaza y se aplicaron con habilidad y denuedo al degüello generalizado, empezando por el señor alcalde y siguiendo por el párroco. Al final de la jornada, los quintos proclamaron orgullosos que esta vez sí llegó al río.

RODAJAS DE LIMBO, Sargi Cambrils 

El ama de casa coloca sus vivencias en el interior de tupperwares de distintas capacidades. Tiene muchos. Tantos como vivencias. Con una etiqueta las clasifica. Escribe el tipo de experiencia y la fecha, quedando encerradas herméticamente en los envases de plástico. Algunas las coloca en la nevera; las que deduce que van a consumirse pronto, y otras en el armario oscuro de la despensa, junto a las latas y los frutos secos. Los acontecimientos inesperados no los guarda en ningún sitio, la entristecen, son de consumo rápido; se proyectan en su mente cuando quieren, caprichosamente, como jugosas rodajas de limbo. 

BOTIQUÍN DE EMERGENCIA, Jerónimo Hernández de Castro

Como eres nuevo te doy un consejo que te ahorrará una fortuna en psicoanalistas. Cuando embarcás en el avión cada noche debés llevar siempre un rollo de esparadrapo. No es culpa tuya que los tarados de la central hagan mal su trabajo. Los boludos de tierra drogan mal al pasaje de estos vuelos de mierda y, cuando lanzás al mar a los tipos de la lista, siempre hay alguno que se despierta.Aunque no los veas en las tinieblas, el poco tiempo que permanecen vivos pueden gritarte cosas que no te van a dejar dormir el resto de tu vida.

DÉJATE DE CUENTOS, Ángel Saiz Mora

Siente languidecer su belleza bajo el yugo de una madrastra inflexible, con unas hermanas impuestas. Esos muros, antes acogedores, se volvieron prisión, obligada a servir en su propia casa desde que su padre murió. Despreciada durante el día, solo encuentra paz de noche, en la soledad de su cuarto. Papel y pluma sirven para verter su creatividad interior a la luz de una vela.Cuando el Gran Duque comprueba que el zapatito de cristal es suyo, ella replica que no necesita príncipes que la mantengan. Vivirá de su trabajo. Disney le compra el guion y los derechos de su biografía.

LIKE, Pablo Núñez

Es una madre modelo. Cuando el pequeño hizo la primera comunión, puso todas las fotos en redes sociales bajo unas lindas frases. La mediana hacía danza y colgó los vídeos del ensayo general de la función de Navidad para el colegio, con caídas incluidas; pero el bálsamo de sus palabras amortiguaron los fallos.Hace dos días fue el cumpleaños de la mayor. Dejó una carta de felicitación en su muro tan tierna, que ha conseguido más de cien “me gusta”. Ella está entusiasmada. Mientras, sus hijos intentan bloquearle la cuenta y que al fin les demuestre algún gesto de cariño.

SOLOS ANTE EL PELIGRO, Pilar Alejos Martínez, “La Pilar”

Nos pusieron de patitas en la calle al cumplir la mayoría de edad. Desde ese momento, desapareció la tutela de las instituciones y nos convertimos en unos sin techo más.

Sobrevivimos como pudimos. Resultábamos presas fáciles en aquella jungla de asfalto. Vagábamos perdidos, desnudos de valores y hambrientos de oportunidades, intentando buscar algo a lo que aferrarnos. Algunos fueron afortunados al encontrar una mano amiga, otros cayeron en las redes de las mafias: ellas esclavas entre luces de neón, ellos atrapados por el polvo blanco.

Al fin, vuelvo a dormir tranquilo. Tras los barrotes de mi celda me siento seguro.

 

 

Rosa Gil   28.abr.2018 16:05    

AGOTAMIENTO SENTIMENTAL Y MALAS INTERPRETACIONES

    sábado 21.abr.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Lola Sanabria por su relato ganador: "La culpa". Felicidades a los 8 finalistas! Cómo se nota que las Musas de Sant Jordi ya os han visitado!

:-)

Este fin de semana en Wonderland hacemos dos especiales de Sant Jordi! Feliz previa del Día del Libro!

L'ART D'ESCRIURE 21 ABRIL 2018

 

GANADOR

LA CULPA, Lola Sanabria

Una gota resbala de la marquesina, emancipada del cielo ceniza. Me sorprende, heladora sobre el párpado derecho. Escurre desde mis pestañas hasta la mejilla y busca camino hacia la boca. Y entonces él. Me mira. Lo ignoro. Se acerca aún más. Veo un dedo temblón ir hacia mi cara. Lo esquivo. El autobús se acerca. Levanto la mano derecha. Entonces lo escucho. Que no quiso hacerme daño, dice. No sé de qué me habla. Pero le digo que estoy bien, que lo deje. Intento fallido. Comienza con un mea culpa sin sentido. Esta vez confundió la lluvia con una lágrima.

 

FINALISTAS

AL PIE DEL CAÑÓN, Paloma Hidalgo

Esos pies de niño que sacrificaban renacuajos, saltaban en los charcos empapando a las vecinas , y pateaban balones y espinillas con contundencia, crecieron.  Pocas veces le condujeron a clase, alumno aplicado en fumarse cursos aprendiendo a robar carteras en el metro.  Enseguida resistieron largas carreras delante de la policía, abollaron techos de coche y se ensañaron con estómagos rivales. Fueron hasta hospital a que les suturaran heridas, y como se sabían la ubicación de todos los bares, visitaron con frecuencia  las esquinas donde conseguir el dinero para ellos. Fue en una donde  los encontraron, ya fríos, abrigados con barro.

 

CAMINO DE GENIO, Pablo Núñez

Siempre quise ser Julio Cortázar. Me dejé melena, empecé a fumar y revisé la filmografía de Ricardo Darín para mejorar mi acento argentino; pero fui tan boludo que no tuve en cuenta dos cosas: mi imaginación naufraga entre mis desvaríos, y soy el tipo más ordenado que conozco. No obstante, intenté crear la segunda parte de Rayuela, mas me resultó imposible buscar un orden que desembocara en un desorden preestablecido, y abandoné.

Ahora solo veo series de la BBC en versión original y, como tuve una infancia muy desgraciada, estoy convencido de que llegaré a ser un perfecto Charles Dickens.

DEL AMOR Y OTRAS ENFERMEDADES, Antonio Diego araújo Gutiérrez

Se conocieron tres meses antes en un local nocturno. A los pocos días comenzó a tener los primeros síntomas: aquella sensación en el estómago, palabras con sabor a mermelada. Él la llevó a un hostal para los cuidados intensivos; la recetó una vida juntos en futuro perfecto en un país con vistas y una casa sin costras con felpudo de curso legal. Sesenta horas de autobús fue el precio a pagar por sus cuidados. Y esos quince minutos que dan para que un castillo sea escombro, un príncipe bastardo, y un orgasmo al peso la letra de una pesadilla.

 

ECOS DEL SILENCIO, Pilar Alejos Martínez, “La Pilar”

Son invisibles, pero destruyen sueños. Las peores son las inesperadas, que hieren a traición sin posibilidad de defensa. Todo se derrumba a tu alrededor dejando tu mundo en ruinas. Aunque, las que te impactan desde la distancia son como disparos certeros al corazón, arrasan por donde pasan y duelen tanto… que resulta muy difícil sobrevivir.

Después, recompones los pedazos lamiendo tus heridas y vuelves a ponerte en pie. Siempre mantienes la esperanza de escuchar de sus labios las que piden perdón.

Pero, sabes que el daño es irreparable cuando, entre nosotros, el lugar de las palabras lo ocupa el silencio.

EL PARAÍSO RECOBRADO, Belén Sáenz Montero

Después de programar el riego automático del huerto salieron sin reparar en que estaban desnudos. Avanzaban despacio en la oscuridad. Él se resentía de la cicatriz del costado y a ella le pesaba haber mentido a su compañero. Guardaron un silencio rencoroso cuando la serpiente propuso cruzar el umbral enmoquetado del peletero. Ellos seguirían camino hasta la tierra baldía y sin estrellas de su condena, en los suburbios del Edén. Ya sin amo ni servidumbre, plasmarían en escritos lo que recordaran de la ciencia del bien y del mal. Y así ocuparían su tiempo hasta retornar a aquella otra eternidad.

NO SÓLO EN FLORENCIA, Gabriel Pérez Martínez

El comisario llega a la escena del crimen. Sus hombres no han querido tocar nada. Junto al fallecido, encuentra un arco de Perlman, púas de Metheny, de Harrison y cientos de corcheas y fusas en los bolsillos de su pantalón. Se pone en cuclillas. Agarra a la víctima del hombro y lo gira lentamente, como si fuera de arena y pudiera desmoronarse. Las mejillas están manchadas de naranja y amarillo. Bajo el torso, pinceles de Van Gogh, Macke y Hopper. Aún huele a gas. Entre las costillas, adentrándose en el corazón del cadáver, los últimos versos de “Amor”. Maldito Bukowski.

OPERACIÓN CHARLIE, Miguel Angel Páez

Después de que sus finas manos de pianista, quedaran embutidas en una agradable piel de silicona, exigió concentración; extrajo el móvil de la bata verde y con el meñique, eligió Summertime. El quirófano quedó bajo el influjo melódico del gran Charlie Parker. A la entrada del saxo, realizó un corte preciso y extirpó, con mucho swing, un riñón. Todo era sincronía, musicalidad y perfección. Incluso el paciente parecía levitar sobre la quietud de la anestesia. Solo Angustias, su mujer, con la nariz pegada al cristal, quebraba la armonía, golpeándolo y bramando al cirujano, que el riñón enquistado,  era el izquierdo.

 

UN BUEN TIPO, Ángel Saiz Mora

 “No importa cuánto vivas, solo cómo te recordarán”: ocho palabras que no dejaban de martillearme las sienes, junto con la voz y la imagen de mi padre. Tantas veces se las había escuchado que formaban parte de mí y afloraron con estridencia en aquellos momentos. Fui uno de los escogidos, el instrumento para lograr un fin que no me correspondía juzgar.

Aunque obedeciese órdenes, aquella muerte en mi conciencia me habría atormentado siempre. Bajé el arma. Conocía de sobra el castigo y lo asumí. Fui colocado junto al reo. Caímos juntos. Mis compañeros del pelotón de fusilamiento nunca me olvidaron.

 

 

 

 

 

 

Rosa Gil   21.abr.2018 16:05    

INMUNIDAD PARA EL "ARTE" DEL PISOTEO

    sábado 14.abr.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Alberto Moreno Sánchez-Izquierdo por su relato ganador "Aniquilados". Felicidades a los 4 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 14 ABRIL 2018 OK

GANADOR

ANIQUILADOS, Alberto Moreno Sánchez-Izquierdo

¡Te aplastaré, sabandija!, le digo al caracol mientras mi pie sobrevuela su concha. En un documental, después de Bob Esponja, escuché que pueden devorar huertos enteros en una sola noche. ¡Sufrirás, soy el súper-justicierooo! Observo alrededor, mis padres no miran, no me regañarán por ensuciar. Están entretenidos mirando cómo un señor trajeado les dice a Martita y a sus papás lo de que ya no pueden vivir enfrente de casa.

-       Se lo advirtieron -oigo murmurar a papá.

-    Te lo advertí -repito yo, saboreando el dulce crujido, y ese amasijo de esquirlas y carne, removiéndose indefenso bajo mi zapato.

FINALISTAS

CONDECORACIONES, Paloma Hidalgo Díez 

La Cruz del mérito te la impongo por la habilidad demostrada para encontrar la manera de traer dinero a casa.

Ésta, al Valor, te la concedo por la cantidad de años que llevas junto a mí queriéndome, y demostrándomelo.

Te entrego la de los Servicios Distinguidos por las misiones cumplidas con éxito en el ejercicio de la crianza de nuestros hijos.

Hay más esperándote para cuando renuncies al Corazón Púrpura.  Se acabaron la vida sedentaria y ese medio paquete de cigarrillos que te fumas a escondidas. Reponte de este infarto, soldado, que te quiero a mi lado en la trinchera.

MI CAMINO, Lola Sanabria

Ayer vino Mati a visitarme. Lo hace a menudo. Me coge una mano, la besa, la acaricia y habla con la dulzura del caramelo de miel. «No sabes lo lista que es mi Andrea», me cuenta. «Y a Pablo le va muy bien en el negocio», continúa. Yo dejo la mirada perdida en un punto escapado de su jersey, o en el lóbulo alargado de su oreja, y hago como que estoy ida. Me da pena este hombre. Quiere que lo envidie, que me arrepienta de haberlo rechazado hace tantos años. No entiende que yo nunca quisiera formar una familia.

PERSEVERANTES, Ángel Saiz Mora

El zumbido le hizo levantar la cabeza del teclado cuando redactaba otra solicitud de empleo. Una mosca se estrellaba contra el cristal, obstinada en buscar una salida que parecía imposible. Sintió una rara empatía, que le hizo equiparar esos golpes con los “ya le llamaremos” de sus entrevistas de trabajo, tres palabras que percutían en sus oídos y prolongaban una situación que ya se volvía insostenible.

Como un pequeño dios, que con un gesto cambia el destino de sus criaturas, abrió la ventana y el insecto pudo salir.

Esa misma tarde, después de largo tiempo de espera, su móvil sonó.

RECONQUISTA, Mei Morán

A ella le gustaría que fuese todo como antes. No entiende que las miradas se posen en otros ojos, que las risas pasen de largo y acaben pegadas en aquella cabeza calva, que sus gracias no hagan ya gracia... En un intento desesperado, se acerca a la ventana deja caer una bufanda, más tarde un zapato. Pero nadie se fija. Así, invisible, se refugia en la habitación, espera la hora de la siesta. Cuando duermen sus padres y el bebé, se acerca a la cuna, observa aquella cara babosa, chata, fea. Desde sus fatigosos cinco añitos le declara la guerra.

Rosa Gil   14.abr.2018 16:05    

Toda conducta conlleva una respuesta

    sábado 7.abr.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Felicidades a Ángel Saiz Mora por su relato ganador "Acción, Reacción" y felicidades a los 4 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 7 ABRIL 2018

GANADOR:

ACCIÓN, REACCIÓN, Ángel Saiz Mora

Los pequeños, habituados a los simulacros de evacuación, abandonaban el colegio en perfecto orden. La profesora que les había dirigido protegió a la última niña con su cuerpo. Un disparo en la espalda sumó su destino al del resto de docentes que yacían por los pasillos. Los equipos de intervención de la policía no tuvieron miramientos con el peligroso tirador.

El padre de la muchacha rompió el cordón de seguridad y abrazó a su hija en la calle. Sus lágrimas de alivio se mezclaron con otras tras reconocer al adolescente abatido, a quien horas antes vendió un fusil de asalto.

FINALISTAS:

PRINCESA, Alberto Jesús Vargas 

De niña se creyó nacida para ser princesa Disney como la de los cuentos que la hacían soñar. Con el tiempo fue mitad Cenicienta de suburbio que nunca iría al baile y mitad Blancanieves sin enanitos ni bosques, pero con un par de hijos “ninis” y un marido que ni tampoco. Harta y dispuesta a cumplir su amenaza de coger la puerta y largarse con lo puesto, abrió el arcón de los congelados y se hizo un hueco dentro, aspirando al trono del lejano reino de los hielos, donde hibernan los que esperan tiempos mejores junto al mismísimo Walt Disney.

SALTO DE LÍNEA, Paloma Hidalgo Díez

Las líneas de la mano mienten a veces, me dijo paseando. La miré con asombro, y ella, estirándose como una garza, me contó que moriría pronto. Mi mano tembló al contacto con la suya, cuando decidió leérmela. A viejo, tú tampoco vas a llegar, exclamó sin mirarme, mientras la tarde hacía las maletas, y el fresco de la noche serpenteaba sobre mi espalda. Ni a rico. Podrías ser feliz.  Pero ya te lo he dicho, a veces mienten. Después me lanzó un beso. Ese que he encontrado hoy al borde del estanque, donde estaba mirando los cisnes con mi hijo.

 

SONÁMBULA, Rosy Val 

Como una autómata se dirige a la cocina; lo encuentra apoyado en la mesa. Harta de renuncias coge el cuchillo y lo introduce hasta el fondo. La roja jalea salpica su cuello, resbala caliente por sus pechos. Vuelve a la cama. En el suelo, el tarro vacío de mermelada.

Se despierta; no está a su lado. Lo descubre en la cocina… Limpia el charco y el cuchillo. Apila los abusos y vejaciones, su último «foca», las lágrimas, el miedo, las ganas de morirse, y lo enrolla todo en una manta. La tira por ese terraplén, desconocido, de tan difícil acceso. 

 

TIEMPOS DE LUCHA, Juan Carlos Ferrer

Qué fue de Benito, el primero en bajarse del autobús  en el puente y sentarse en el asfalto. De Ángel, apaleado  en aquellos lúgubres sótanos,   o de Fermín, con su maravillosa letra de imprenta, construyendo pancartas de tela   blanca, como banderas de libertad. Donde andará Macarena, se debería poner su nombre al  colegio del barrio,  por el  que tanto luchó. Recuerdo perfectamente a Isidro, gritando por una sanidad pública en  calles de tierra y descampados.  Las huelgas en la fábrica y ese compañerismo que nunca volvió  a ser  igual.  Aquellos días fríos con  sol y palabras auténticas desde el corazón. 

Rosa Gil    7.abr.2018 16:05    

LA PÉRDIDA DE LA NIÑEZ

    sábado 31.mar.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Ya tenemos relato ganador de este trimestre de Wonderland. Es Belén Sáenz Montero con "Postadolescencia". Escuchad aquí la entrevista que le hicimos en Wonderland! Felicidades también a Ángel Saiz Mora porque ha obtenido un accésit con "Días de emociones".

L'ART D'ESCRIURE 31 MARÇ 2018

GANADOR:

POSTADOLESCENCIA, Belén Sáenz

Ir a nadar con Quique y tendernos luego sobre la arena cálida. Dos cocacolas y un cigarrillo. Besos salados. Su aliento en el borde de mi bañador mojado. El pelo en la cara, las muñecas inmovilizadas. Un no sin respuesta. Las risas de Jorge, Marcos y Nacho tras las rocas. El vaivén del pedal de la bicicleta acostada. Volver a casa con la falda llena de remordimientos. El fantasma de mamá a ambos lados de la sábana tendida en el patio. La mirada perdida de papá ante la puerta cerrada de la nevera. El verano muerto entre chillidos de gaviota.

 

ACCÉSIT

DÍAS DE EMOCIONES, Ángel Saiz

Alberto viene a casa por primera vez. Tarda poco en congeniar con todos. Ya lo esperaba, es un encanto y el mejor a la hora de contar chistes, tanto es así que logra que el abuelo salga de la depresión. Por desgracia, su organismo no recordaba tanta hilaridad y la carcajada termina en estertor.

Al término del entierro la abuela se dirige a mi novio, que no sabe dónde meterse. El hombre a quien entregó sus mejores años está muerto. Es un instante tenso. Con lágrimas en los ojos le agradece, de corazón, haber podido volver a escuchar su risa.

Rosa Gil   31.mar.2018 16:05    

LAS COSAS NO PASAN POR QUÉ SÍ.

    sábado 24.mar.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchas felicidades a Mei Morán por su relato ganador "Sin motivo aparente". Felicidades también a los 4 finalistas.

L'ART D'ESCRIURE 24 MARÇ 2018

GANADOR

SIN MOTIVO APARENTE, Mei Morán 

En primavera ya dos años. Pero la resaca del duelo aún habita su pecho. Los días, meandros cansinos; las noches, callejones sin salida. Halla a cada paso vestigios punzadas; horquillas con cabellos prisioneros, los crucigramas que ella dejó a medio hacer, los libros huérfanos, mudos; rosas prensadas entre las páginas de un poemario. A veces busca esos enemigos para poder llorar. Otras tardes pregunta en voz alta. A las paredes del cuarto, a las cuatro patas de la cama, al suelo frío de mármol, a la viga cómplice. Pasará tiempo antes de encontrarla, la nota, en una ranura del secreter.

FINALISTAS

ROCAS,  Sergi Cambrils 

Las intimidades de las rocas son un misterio que solo unos pocos conocemos. Las más singulares están localizadas en parajes recónditos donde Dios puede manifestarse en cualquier momento. Sienten un pudor casi humano por ese prodigio capaz de cambiar su naturaleza mineral. Se sabe que algunas han alcanzado otra conexión con el paisaje. Su dureza pétrea se ha vuelto flexible y frágil como la carne, y han logrado abandonar la quietud y sus largos silencios, moldeándose en ellas una coreografía de contorsiones cercanas a las emociones. Las más vitales y expresivas, de tanto reírse, han vuelto a quedarse de piedra.

PARQUE DE ATRACCIONES, Gabriel Pérez Martínez

De pequeño, vivía en un tiovivo que no quería abandonar. Llegó la adolescencia. Me obligaron a bajarme. Enfadado, probé varias montañas rusas. Me enamoré de María. Nos casamos. A los pocos años, vinieron Nuria y Juan. Todo iba perfecto hasta que nos vimos encerrados en una noria que giraba de forma tediosa. Conocí a Lidia. Subí al Enterprise, pero sólo logré dar vueltas a más velocidad. Mareado, quise volver con María para montarnos en el trenecito que recorría el parque. Cuando supe que me había olvidado, estaba en el pasaje del terror. Busco una salida. No será la caída libre.   

EL ERMITAÑO, Sergi Cambrils 

No echo en falta el aseo personal desde hace mucho tiempo. Tengo una vida sucia y plena. Evidentemente vivo solo, como un gato solitario, protegido por una costra dura y roñosa. Si por alguna circunstancia tuviera que entrar en contacto con el agua, a estas alturas, lo haría como un crustáceo, pues poseo un caparazón similar al de estos artrópodos. Los seres humanos estamos mal diseñados. Tenemos la fortaleza en el interior y la fragilidad en la parte de afuera, en la piel, en ese velamen sensible a las caricias que puede sangrar con el leve pinchazo de un alfiler.

AQUEL EXTRAÑO LUGAR, María José Viz Blanco


María estaba confusa. En su cabeza revoloteaban palabras tan raras como tejuelodesideratasignatura…, nunca antes escuchadas por sus tiernos oídos. No se sentía cómoda en un lugar donde los carros no llevaban comida y donde había unas camisas que no se podían vestir. Una señora sonriente les hablaba del lomo y a María se le hacía la boca agua pensando en el rico embutido. La mujer mencionó después los préstamos y las reservas y la pequeña estaba aún más confundida.Cuando salieron de la biblioteca, la niña miraba con asombro a su madre, pues esta había entendido absolutamente todo.

Rosa Gil   24.mar.2018 16:05    

11 RELATOS SELECCIONADOS QUE OPTAN A GANAR EL PRIMER TRIMESTRE DEL 2018 DE WONDERLAND!

    viernes 23.mar.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Hola Wonderlinianas i Wonderlinianos.

Estos son los 10 relatos ganadores semanales del primer trimestre del 2018. A ellos se añadirá mañana el último relato ganador. El sábado 31 sabremos quién de los 11 obtiene el premio! Aquí os los recordamos:

BARRIO, Juan Carlos Ferrer

Camina rápido, con el  saco de tela a su espalda, como un Papá Noel africano. En esa humilde mercancía está su modo de vida. En la misma acera una mujer vende plantas y flores junto a otra sentada en una silla de mimbre  ofreciendo  ajos.  Un anciano en silencio,  junto a un cartel de cartón,  pide ayuda, pensando tal vez en una infancia tan lejana como sus recuerdos felices. Hay en el mercadillo   un puesto de calendarios, con una imagen del Cristo de los pobres. Un hombre moreno ofrece pilas  baratas y una niña de ojos rasgados  lo contempla todo. 

DÍAS DE EMOCIONES, Ángel Saiz

Alberto viene a casa por primera vez. Tarda poco en congeniar con todos. Ya lo esperaba, es un encanto y el mejor a la hora de contar chistes, tanto es así que logra que el abuelo salga de la depresión. Por desgracia, su organismo no recordaba tanta hilaridad y la carcajada termina en estertor.

Al término del entierro la abuela se dirige a mi novio, que no sabe dónde meterse. El hombre a quien entregó sus mejores años está muerto. Es un instante tenso. Con lágrimas en los ojos le agradece, de corazón, haber podido volver a escuchar su risa.

POSTADOLESCENCIA, Belén Sáenz

Ir a nadar con Quique y tendernos luego sobre la arena cálida. Dos cocacolas y un cigarrillo. Besos salados. Su aliento en el borde de mi bañador mojado. El pelo en la cara, las muñecas inmovilizadas. Un no sin respuesta. Las risas de Jorge, Marcos y Nacho tras las rocas. El vaivén del pedal de la bicicleta acostada. Volver a casa con la falda llena de remordimientos. El fantasma de mamá a ambos lados de la sábana tendida en el patio. La mirada perdida de papá ante la puerta cerrada de la nevera. El verano muerto entre chillidos de gaviota.

LA ÚLTIMA COMPAÑERA, Pablo Núñez

Es el enésimo cadáver que aparece sin aparentes signos de violencia. En poco más de un año, la aldea ha perdido la mitad de sus habitantes y los que quedan comienzan a alternar sus desilusiones con el terror. Los agentes, incapaces de encontrar pruebas, viven en un perpetuo enigma ante tan extraño caso de asesinato en serie. Hoy llegará la policía científica como último recurso, pero de nada les servirá analizar los rincones de cada casa. Para atrapar a la culpable tendrían que observar los ojos de las próximas víctimas, por donde se asoma, sin ningún pudor, una inmensa soledad.  

LA PRIMERA VEZ, Josep Maria Arnau


Samantha se ríe sin parar. Él ya ha dejado de hacerle cosquillas y no entiende lo que pasa. Además, ella no deja de mirarle con los ojos muy abiertos. Cree que le va a dar algo y que va a ser irreparable. Le pide que pare y busca detrás de su cuello, pero sin éxito. La coge en brazos para salir de la habitación, tropieza y van a parar al suelo. La risa todavía taladra sus oídos cuando suena el interfono: «El botón "off" está justo detrás de la nuca. Si no lo encuentra, también puede utilizar la palabra "reset"».

CINCO SEGUNDOS, CINCO MIL AÑOS, Alberto Moreno

Que todo vuelva a ser como antes, como hace cinco segundos, cuando aún estaba cerrado el cajón de los cubiertos y Sergio dormía plácidamente en su cuna. Como antes de que corrieras como una loca a intentar llamar por teléfono, y yo recordara de nuevo que no estabas en casa cuando he llegado. O antes aún, cuando no mirabas a otros por la calle, ni tenías móvil. O como antes, incluso, de conocerte, cuando yo disfrutaba con mis amigos diciendo aquellas cosas a las chicas. Esas mismas que oía decir a mi padre y a sus amigos, mientras mamá callaba.

EXEQUIAS, Paloma Hidalgo Díez

Desde el día que murió la conversación en la cena, imaginaron que vendrían más entierros. Una mañana de sábado, descubrieron que también faltaban las miradas cómplices preparando las tostadas. Y luego el buen humor. Las manos entrelazadas viendo adormilados las películas del domingo por la noche, y las encerronas para robarse besos en el pasillo. Sepultados el deseo y sus parientes,  las ganas de ser tres,  las de envejecer juntos, y con la sinceridad en fase terminal, colocaron unas flores sobre la tumba de  lo que pudo ser una gran historia, y se repartieron condolencias. Y los álbumes de fotos.

ESPEJOS, Lola Sanabria

Su padre se mostró compasivo. «Bastante desgracia tiene el viejo profesor, Marina, hija, para echarle más encima. ¿No ves  cómo sufre? Es una enfermedad. Da pena. Tienes que ser buena chica y perdonarlo». Su padre, siempre dispuesto a la denuncia del maltrato y de la explotación del débil, debería haberla apoyado. En cambio, consintió que su hija quedara como una embustera y que la expulsaran del colegio. Durante unos días no pudo mirarlo sin deshacerse en un llanto desamparado. Con el paso del tiempo, las ojeras de su hermana mayor y su huida de la casa cobraron un nuevo significado.

LA OVEJA REBELDE, Pedro Carrasco Garijo

Las ovejas empezaron a saltar la valla de nuevo; y cuando estaba a punto de dormirse… ¡Zas! Los párpados subían como dos persianas impacientes. ¿Por qué? Pues porque la última oveja se paraba. Claro, ese flagrante incumplimiento de su obligación le hacía sobresaltarse y no pegar ojo. Así que harto y desesperado tomó las de Villadiego y se atizó una benzodiacepina a la que las ovejas, como todo el mundo sabe, son tremendamente sensibles. Pero antes de saltar obligada por la tiranía del fármaco, le dijo: es muy difícil convencerme que ser un esclavo es correcto. Mañana duplicarás la dosis.

PROPIEDAD VERTICAL, Belén Sáenz Montero

Al terminar la jornada, ante dos cortados en vaso, comentaban cómo colocarían los muebles. De la cocina valoraban su luminosidad y eran decididos enemigos del pasillo, tan desaprovechado. En el dormitorio eran permisivos y desviaban la conversación al partido del domingo. Nadie les reprocharía su derecho a opinar después de tantos años ocupándose del edificio. Habían sido testigos mudos de mudanzas, fiestas y reconciliaciones en aquel apartamento casi suyo. Le tenían cariño aunque fuera desde el otro lado de los ventanales, aunque luego tuvieran que pulsar el mando de la barquilla y bajar a limpiar los cristales del piso inferior.

Rosa Gil   23.mar.2018 16:02    

CADA VEZ CUESTA MÁS CUMPLIR LOS SUEÑOS MÁS SENCILLOS

    sábado 17.mar.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Hay sueños que, en principio, son derechos universales. Pero ahora se han convertido en sueños difíciles de alcanzar. Felicidades a Belén Sáenz Montero por su relato ganador "Propiedad Vertical". Felicidades a los 6 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 17 MARÇ 2018

GUANYADOR: 

PROPIEDAD VERTICAL, Belén Sáenz Montero

Al terminar la jornada, ante dos cortados en vaso, comentaban cómo colocarían los muebles. De la cocina valoraban su luminosidad y eran decididos enemigos del pasillo, tan desaprovechado. En el dormitorio eran permisivos y desviaban la conversación al partido del domingo. Nadie les reprocharía su derecho a opinar después de tantos años ocupándose del edificio. Habían sido testigos mudos de mudanzas, fiestas y reconciliaciones en aquel apartamento casi suyo. Le tenían cariño aunque fuera desde el otro lado de los ventanales, aunque luego tuvieran que pulsar el mando de la barquilla y bajar a limpiar los cristales del piso inferior.

FINALISTES:

CERRANDO EL CÍRCULO, Alberto Moreno Sánchez-Izquierdo

Cuando hacen el amor, Tía Clara le pone a su marido el rostro enigmático de Carlos, el camarero. Carlos besa a Juani, su chica, mientras sueña con la mirada felina de Teresa, la frutera, la cual a su vez habla con su novio esperando que un día sea tan comprensivo y dulce como el profe de su Miguelín. 

Lo que nadie sabe es que Miguelín, cuando va a casa de su prima a hacer los deberes, no sueña con acariciarle las trenzas, ni besarle la mejilla. Porque en realidad nunca ha sentido nada por Sandrita, la hija de Tía Clara.  

CUANDO TODO CAMBIA, Gloria Arcos Lado

 A la mañana siguiente todo seguía igual.

 Parecía que nada había cambiado, pero nada era lo mismo.

Allí, tirado a la vera del río, estaba el cadáver de Manolo.

 Un poco más lejos, Sergio se retorcía por el dolor de las cuchilladas que le había propinado su hermano muerto.

Sólo trescientos más allá, como si las margaritas hubieran querido arroparla, su hija, la pequeña y preciosa Sara, de doce años, yacía exánime, con los ojos en blanco, semidesnuda y con una gran mueca de sorpresa y terror en su rostro.

Tan sólo su perro, acostado a su lado, aparentaba protegerla.

NO SUPIERON, Plácido Romero

La casa vacía comenzó a llenarse de polvo. Nadie volvió a vivir allí. El viento voló algunas tejas. La techumbre acabó hundiéndose. Los matorrales crecieron entre las ruinas. Al cabo de cien años no quedaba ni rastro de ella.

Dos mil trescientos años después, los arqueólogos comenzaron a excavarla. Dibujaron el plano de la casa. Concluyeron que era la típica vivienda de un régulo ibero. Sin embargo, no supieron que Lubbos había sido degollado, ni que Biurtite, su mujer, había sido entregada a los mercenarios númidas, ni que sus hijos habían muerto trabajando en las minas de plata de Cástulo. 

OLVIDADO, Calamanda Nevado Cerro 

Estaba sólo en la calle con los árboles, lechos   de flores, unas mariposas que de pronto doblaban las alas porque el viento las cerraba con coquetería cuando  se levantó la tarde y un niño con míseras ropas,  todo hueso nada músculo,   amarraba una  trompeta gastada en la mano.  El oscuro de su piel  y el azabache rizoso de su pelo asomaban  en la blancura de la cal, y  su vals errante iba del sol a la sombra  y de la sombra al sol, levemente movido  por sus enormes ojos vacilantes y el ladrido de un perro girando a su alrededor.

REMORDIMIENTOS, Gabriel Pérez Martínez

Sus actos truncaron su camino hacia el nirvana, pero no fue consciente de ello hasta unas horas antes de morir. Quizás porque el miedo, aunque destruye, también nos hace vulnerables. 

Antes de que se lo llevaran para el cadalso, conoció por vez primera la angustia del arrepentimiento.  Rompió a llorar. Pidió perdón a los familiares de sus víctimas mientras le ajustaban la soga al cuello.

Recuperó la fe y encontró la paz al creer que se reencarnaría en una hormiga o un pez minúsculo -ambos carecían de memoria-. Lo hizo en un elefante que recordaba con detalle su vida anterior.

VERGÜENZAS, Lola Sanabria

El niño más guapo del colegio me preguntó si la señora de la puerta era mi madre y yo lo negué. Me salió una mentira en la uña. Si me la pintaba, ella me quitaría la pintura con acetona. Pensé en pillármela con la puerta para que se pusiera negra, pero fui cobarde. Para tapar esa mentira le conté otra, y luego tuve que contarle otra, y después otra. El día que me cortaba las uñas, la tenía toda blanca. La acarició con su dedo corazón, luego me dio una cucharada de calcio 20, la única medicina que me gustaba.

 

Rosa Gil   17.mar.2018 16:05    

De cuando se hizo la luz y alguien no siguió al rebaño y se plantó.

    sábado 10.mar.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

La política del miedo, de ¿para qué decir no?, de seguir al rebaño amansado y conformista...llega un momento que ya no funciona. Quizá primero un rumiante se planta y dice:¡ yo no sigo por aquí, tu no me mandas más, no te aprovechas más de mi!...Y luego otras ovejitas, paran de darle vueltas a la hierba en la boca para pensar: ¡Caramba! ¿Y si esa tiene razón? Ese es el inicio de la Revolución. Felicidades a Pedro Carrasco por "La oveja rebelde". Felicidades a los 6 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 10 MARÇ 2018

 

GANADOR:

LA OVEJA REBELDE, Pedro Carrasco Garijo

Las ovejas empezaron a saltar la valla de nuevo; y cuando estaba a punto de dormirse… ¡Zas! Los párpados subían como dos persianas impacientes. ¿Por qué? Pues porque la última oveja se paraba. Claro, ese flagrante incumplimiento de su obligación le hacía sobresaltarse y no pegar ojo. Así que harto y desesperado tomó las de Villadiego y se atizó una benzodiacepina a la que las ovejas, como todo el mundo sabe, son tremendamente sensibles. Pero antes de saltar obligada por la tiranía del fármaco, le dijo: es muy difícil convencerme que ser un esclavo es correcto. Mañana duplicarás la dosis.

FINALISTAS

APRENDIZAJE, Mei Morán 

Escribirá poemas delicados. A su nieta, a las montañas. Tiene también ideas para una novela. Será una historia como la del conde de Montecristo. Piensa asimismo en su hermana, en la carta que le enviará, para pedirle perdón. Va al cuarto a buscar libreta y estuche. Se sienta en la silla y empuña con mano insegura el lápiz. Encadena durante horas sobre el papel emes con las cinco vocales. Siembra un campo repleto de mamás que miman y que también aman. Al día siguiente aprenderá a escribir la c. Y se sentirá feliz, cada vez más cerca de sus propósitos.

DRAMATURGIA ELEMENTAL, Jerónimo Hernández de Castro

Su historia de amor tiene poco de original, el esquema tripartito del teatro clásico.

El planteamiento surgió en la cafetería de la plaza, con un salto al vacío cogidos de la mano y la certeza de ella de ser capaz de cambiarle la vida a él.

Luego, como suele ocurrir, se complicó todo. Llegaría el nudo a la trama y también a la garganta al descubrir la realidad y al estómago cada noche siempre que él llegaba tarde.

Ahora, ella solo espera que no se produzca el previsible desenlace, cualquiera de las veces que él incumple la orden de alejamiento.

PUNTO Y COMA, Pablo Núñez

Nací para reinar entre dos frases; pero la desidia de escritores y correctores me fue dejando en un segundo plano. Yo, que embellezco una lectura en alto; que ofrezco la pausa perfecta para coger aire; fui sustituido por la coma: enemiga de la fluidez de los textos; o el punto, tan altivo y radical que, con su múltiple personalidad, pierde la cabeza sin saber si es seguido, aparte o final. En un mundo sin términos medios parece no haber sitio para mí: portador de elegancia que, con sumo cuidado, engalanaba los textos de aquel escocés errante al que llamaban Tusitala.

ÉL, Sergi Cambrils

Tengo información inmediata del sufrimiento de la gente. No pueden alejarse de mis dominios. Siempre sé dónde están y cómo se encuentran. Los humanos me imaginan; lo han hecho desde siempre, y han sido capaces de reconstruir la historia del Universo con su ingenio. Son creativos, todo hay que decirlo, pero insignificantes. Y, para colmo, les gusta crear guerras a través del odio. Qué tontos; se engrandecen en su mundo efímero. Yo nunca imagino. Únicamente hago restallar mis dedos para que se precipite sobre ellos un cataclismo…, o dos. A ver si de una vez se les acaba tanta tontería.

 

PALABRAS DE ARENA, Juan Carlos Ferrer

Es  ese su lugar, donde se encuentra a sí mismo. Solo allí el cielo parece juntarse con la tierra. Un charco se convierte en espejo y una piedra en auténtico  tesoro. Los montículos de tierra en montañas salvajes y la hierba  es  el color  de la vida. A lo lejos la gran ciudad,  donde siempre será extranjero. Aquí no llegan sus   brillantes   luces, sólo  la luna  ilumina las   noches. Un balón remendado y un abrazo al  amigo. Pasan las estaciones, corre la vida. La imaginación vuela  en  atardeceres  de luz mágica, entre  viento de aventuras, mientras    la libertad todavía  sonríe. 

 

VOX POPULI, Rosy del Val

«Pilar, necesito verte… tengo que contarte algo muy importante».

Al escuchar el mensaje que mi mejor amiga me había dejado en el contestador barajé dos opciones: 

«O tenía que repetir la última mamografía… o que una de sus célibes hijas tenía que casarse de penalti». 

¿Qué otros motivos tendría para alarmarme, una cincuentona y bien situada, devota cumplidora, sufridora, abnegada madre y obediente esposa?

Me abrió la puerta entre sollozos. Frente a una taza de tila me confiaba, ingenua, lo que yo jamás hubiera osado revelarle… 

«Don Teófilo me mintió, un hombre sí puede separar lo que ha unido Dios».

Rosa Gil   10.mar.2018 16:05    

Rosa Gil

Bio Wonderland

Aquest és el blog del Wonderland. Aquí hi podreu llegir l'actualitat del programa, els relats guanyadors del concurs de Micro-relats i hi podreu escriure els vostres comentaris."
Ver perfil »

Síguenos en...