INMUNIDAD PARA EL "ARTE" DEL PISOTEO

    sábado 14.abr.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchísimas felicidades a Alberto Moreno Sánchez-Izquierdo por su relato ganador "Aniquilados". Felicidades a los 4 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 14 ABRIL 2018 OK

GANADOR

ANIQUILADOS, Alberto Moreno Sánchez-Izquierdo

¡Te aplastaré, sabandija!, le digo al caracol mientras mi pie sobrevuela su concha. En un documental, después de Bob Esponja, escuché que pueden devorar huertos enteros en una sola noche. ¡Sufrirás, soy el súper-justicierooo! Observo alrededor, mis padres no miran, no me regañarán por ensuciar. Están entretenidos mirando cómo un señor trajeado les dice a Martita y a sus papás lo de que ya no pueden vivir enfrente de casa.

-       Se lo advirtieron -oigo murmurar a papá.

-    Te lo advertí -repito yo, saboreando el dulce crujido, y ese amasijo de esquirlas y carne, removiéndose indefenso bajo mi zapato.

FINALISTAS

CONDECORACIONES, Paloma Hidalgo Díez 

La Cruz del mérito te la impongo por la habilidad demostrada para encontrar la manera de traer dinero a casa.

Ésta, al Valor, te la concedo por la cantidad de años que llevas junto a mí queriéndome, y demostrándomelo.

Te entrego la de los Servicios Distinguidos por las misiones cumplidas con éxito en el ejercicio de la crianza de nuestros hijos.

Hay más esperándote para cuando renuncies al Corazón Púrpura.  Se acabaron la vida sedentaria y ese medio paquete de cigarrillos que te fumas a escondidas. Reponte de este infarto, soldado, que te quiero a mi lado en la trinchera.

MI CAMINO, Lola Sanabria

Ayer vino Mati a visitarme. Lo hace a menudo. Me coge una mano, la besa, la acaricia y habla con la dulzura del caramelo de miel. «No sabes lo lista que es mi Andrea», me cuenta. «Y a Pablo le va muy bien en el negocio», continúa. Yo dejo la mirada perdida en un punto escapado de su jersey, o en el lóbulo alargado de su oreja, y hago como que estoy ida. Me da pena este hombre. Quiere que lo envidie, que me arrepienta de haberlo rechazado hace tantos años. No entiende que yo nunca quisiera formar una familia.

PERSEVERANTES, Ángel Saiz Mora

El zumbido le hizo levantar la cabeza del teclado cuando redactaba otra solicitud de empleo. Una mosca se estrellaba contra el cristal, obstinada en buscar una salida que parecía imposible. Sintió una rara empatía, que le hizo equiparar esos golpes con los “ya le llamaremos” de sus entrevistas de trabajo, tres palabras que percutían en sus oídos y prolongaban una situación que ya se volvía insostenible.

Como un pequeño dios, que con un gesto cambia el destino de sus criaturas, abrió la ventana y el insecto pudo salir.

Esa misma tarde, después de largo tiempo de espera, su móvil sonó.

RECONQUISTA, Mei Morán

A ella le gustaría que fuese todo como antes. No entiende que las miradas se posen en otros ojos, que las risas pasen de largo y acaben pegadas en aquella cabeza calva, que sus gracias no hagan ya gracia... En un intento desesperado, se acerca a la ventana deja caer una bufanda, más tarde un zapato. Pero nadie se fija. Así, invisible, se refugia en la habitación, espera la hora de la siesta. Cuando duermen sus padres y el bebé, se acerca a la cuna, observa aquella cara babosa, chata, fea. Desde sus fatigosos cinco añitos le declara la guerra.

Rosa Gil   14.abr.2018 16:05    

Toda conducta conlleva una respuesta

    sábado 7.abr.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Felicidades a Ángel Saiz Mora por su relato ganador "Acción, Reacción" y felicidades a los 4 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 7 ABRIL 2018

GANADOR:

ACCIÓN, REACCIÓN, Ángel Saiz Mora

Los pequeños, habituados a los simulacros de evacuación, abandonaban el colegio en perfecto orden. La profesora que les había dirigido protegió a la última niña con su cuerpo. Un disparo en la espalda sumó su destino al del resto de docentes que yacían por los pasillos. Los equipos de intervención de la policía no tuvieron miramientos con el peligroso tirador.

El padre de la muchacha rompió el cordón de seguridad y abrazó a su hija en la calle. Sus lágrimas de alivio se mezclaron con otras tras reconocer al adolescente abatido, a quien horas antes vendió un fusil de asalto.

FINALISTAS:

PRINCESA, Alberto Jesús Vargas 

De niña se creyó nacida para ser princesa Disney como la de los cuentos que la hacían soñar. Con el tiempo fue mitad Cenicienta de suburbio que nunca iría al baile y mitad Blancanieves sin enanitos ni bosques, pero con un par de hijos “ninis” y un marido que ni tampoco. Harta y dispuesta a cumplir su amenaza de coger la puerta y largarse con lo puesto, abrió el arcón de los congelados y se hizo un hueco dentro, aspirando al trono del lejano reino de los hielos, donde hibernan los que esperan tiempos mejores junto al mismísimo Walt Disney.

SALTO DE LÍNEA, Paloma Hidalgo Díez

Las líneas de la mano mienten a veces, me dijo paseando. La miré con asombro, y ella, estirándose como una garza, me contó que moriría pronto. Mi mano tembló al contacto con la suya, cuando decidió leérmela. A viejo, tú tampoco vas a llegar, exclamó sin mirarme, mientras la tarde hacía las maletas, y el fresco de la noche serpenteaba sobre mi espalda. Ni a rico. Podrías ser feliz.  Pero ya te lo he dicho, a veces mienten. Después me lanzó un beso. Ese que he encontrado hoy al borde del estanque, donde estaba mirando los cisnes con mi hijo.

 

SONÁMBULA, Rosy Val 

Como una autómata se dirige a la cocina; lo encuentra apoyado en la mesa. Harta de renuncias coge el cuchillo y lo introduce hasta el fondo. La roja jalea salpica su cuello, resbala caliente por sus pechos. Vuelve a la cama. En el suelo, el tarro vacío de mermelada.

Se despierta; no está a su lado. Lo descubre en la cocina… Limpia el charco y el cuchillo. Apila los abusos y vejaciones, su último «foca», las lágrimas, el miedo, las ganas de morirse, y lo enrolla todo en una manta. La tira por ese terraplén, desconocido, de tan difícil acceso. 

 

TIEMPOS DE LUCHA, Juan Carlos Ferrer

Qué fue de Benito, el primero en bajarse del autobús  en el puente y sentarse en el asfalto. De Ángel, apaleado  en aquellos lúgubres sótanos,   o de Fermín, con su maravillosa letra de imprenta, construyendo pancartas de tela   blanca, como banderas de libertad. Donde andará Macarena, se debería poner su nombre al  colegio del barrio,  por el  que tanto luchó. Recuerdo perfectamente a Isidro, gritando por una sanidad pública en  calles de tierra y descampados.  Las huelgas en la fábrica y ese compañerismo que nunca volvió  a ser  igual.  Aquellos días fríos con  sol y palabras auténticas desde el corazón. 

Rosa Gil    7.abr.2018 16:05    

LA PÉRDIDA DE LA NIÑEZ

    sábado 31.mar.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Ya tenemos relato ganador de este trimestre de Wonderland. Es Belén Sáenz Montero con "Postadolescencia". Escuchad aquí la entrevista que le hicimos en Wonderland! Felicidades también a Ángel Saiz Mora porque ha obtenido un accésit con "Días de emociones".

L'ART D'ESCRIURE 31 MARÇ 2018

GANADOR:

POSTADOLESCENCIA, Belén Sáenz

Ir a nadar con Quique y tendernos luego sobre la arena cálida. Dos cocacolas y un cigarrillo. Besos salados. Su aliento en el borde de mi bañador mojado. El pelo en la cara, las muñecas inmovilizadas. Un no sin respuesta. Las risas de Jorge, Marcos y Nacho tras las rocas. El vaivén del pedal de la bicicleta acostada. Volver a casa con la falda llena de remordimientos. El fantasma de mamá a ambos lados de la sábana tendida en el patio. La mirada perdida de papá ante la puerta cerrada de la nevera. El verano muerto entre chillidos de gaviota.

 

ACCÉSIT

DÍAS DE EMOCIONES, Ángel Saiz

Alberto viene a casa por primera vez. Tarda poco en congeniar con todos. Ya lo esperaba, es un encanto y el mejor a la hora de contar chistes, tanto es así que logra que el abuelo salga de la depresión. Por desgracia, su organismo no recordaba tanta hilaridad y la carcajada termina en estertor.

Al término del entierro la abuela se dirige a mi novio, que no sabe dónde meterse. El hombre a quien entregó sus mejores años está muerto. Es un instante tenso. Con lágrimas en los ojos le agradece, de corazón, haber podido volver a escuchar su risa.

Rosa Gil   31.mar.2018 16:05    

LAS COSAS NO PASAN POR QUÉ SÍ.

    sábado 24.mar.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchas felicidades a Mei Morán por su relato ganador "Sin motivo aparente". Felicidades también a los 4 finalistas.

L'ART D'ESCRIURE 24 MARÇ 2018

GANADOR

SIN MOTIVO APARENTE, Mei Morán 

En primavera ya dos años. Pero la resaca del duelo aún habita su pecho. Los días, meandros cansinos; las noches, callejones sin salida. Halla a cada paso vestigios punzadas; horquillas con cabellos prisioneros, los crucigramas que ella dejó a medio hacer, los libros huérfanos, mudos; rosas prensadas entre las páginas de un poemario. A veces busca esos enemigos para poder llorar. Otras tardes pregunta en voz alta. A las paredes del cuarto, a las cuatro patas de la cama, al suelo frío de mármol, a la viga cómplice. Pasará tiempo antes de encontrarla, la nota, en una ranura del secreter.

FINALISTAS

ROCAS,  Sergi Cambrils 

Las intimidades de las rocas son un misterio que solo unos pocos conocemos. Las más singulares están localizadas en parajes recónditos donde Dios puede manifestarse en cualquier momento. Sienten un pudor casi humano por ese prodigio capaz de cambiar su naturaleza mineral. Se sabe que algunas han alcanzado otra conexión con el paisaje. Su dureza pétrea se ha vuelto flexible y frágil como la carne, y han logrado abandonar la quietud y sus largos silencios, moldeándose en ellas una coreografía de contorsiones cercanas a las emociones. Las más vitales y expresivas, de tanto reírse, han vuelto a quedarse de piedra.

PARQUE DE ATRACCIONES, Gabriel Pérez Martínez

De pequeño, vivía en un tiovivo que no quería abandonar. Llegó la adolescencia. Me obligaron a bajarme. Enfadado, probé varias montañas rusas. Me enamoré de María. Nos casamos. A los pocos años, vinieron Nuria y Juan. Todo iba perfecto hasta que nos vimos encerrados en una noria que giraba de forma tediosa. Conocí a Lidia. Subí al Enterprise, pero sólo logré dar vueltas a más velocidad. Mareado, quise volver con María para montarnos en el trenecito que recorría el parque. Cuando supe que me había olvidado, estaba en el pasaje del terror. Busco una salida. No será la caída libre.   

EL ERMITAÑO, Sergi Cambrils 

No echo en falta el aseo personal desde hace mucho tiempo. Tengo una vida sucia y plena. Evidentemente vivo solo, como un gato solitario, protegido por una costra dura y roñosa. Si por alguna circunstancia tuviera que entrar en contacto con el agua, a estas alturas, lo haría como un crustáceo, pues poseo un caparazón similar al de estos artrópodos. Los seres humanos estamos mal diseñados. Tenemos la fortaleza en el interior y la fragilidad en la parte de afuera, en la piel, en ese velamen sensible a las caricias que puede sangrar con el leve pinchazo de un alfiler.

AQUEL EXTRAÑO LUGAR, María José Viz Blanco


María estaba confusa. En su cabeza revoloteaban palabras tan raras como tejuelodesideratasignatura…, nunca antes escuchadas por sus tiernos oídos. No se sentía cómoda en un lugar donde los carros no llevaban comida y donde había unas camisas que no se podían vestir. Una señora sonriente les hablaba del lomo y a María se le hacía la boca agua pensando en el rico embutido. La mujer mencionó después los préstamos y las reservas y la pequeña estaba aún más confundida.Cuando salieron de la biblioteca, la niña miraba con asombro a su madre, pues esta había entendido absolutamente todo.

Rosa Gil   24.mar.2018 16:05    

11 RELATOS SELECCIONADOS QUE OPTAN A GANAR EL PRIMER TRIMESTRE DEL 2018 DE WONDERLAND!

    viernes 23.mar.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Hola Wonderlinianas i Wonderlinianos.

Estos son los 10 relatos ganadores semanales del primer trimestre del 2018. A ellos se añadirá mañana el último relato ganador. El sábado 31 sabremos quién de los 11 obtiene el premio! Aquí os los recordamos:

BARRIO, Juan Carlos Ferrer

Camina rápido, con el  saco de tela a su espalda, como un Papá Noel africano. En esa humilde mercancía está su modo de vida. En la misma acera una mujer vende plantas y flores junto a otra sentada en una silla de mimbre  ofreciendo  ajos.  Un anciano en silencio,  junto a un cartel de cartón,  pide ayuda, pensando tal vez en una infancia tan lejana como sus recuerdos felices. Hay en el mercadillo   un puesto de calendarios, con una imagen del Cristo de los pobres. Un hombre moreno ofrece pilas  baratas y una niña de ojos rasgados  lo contempla todo. 

DÍAS DE EMOCIONES, Ángel Saiz

Alberto viene a casa por primera vez. Tarda poco en congeniar con todos. Ya lo esperaba, es un encanto y el mejor a la hora de contar chistes, tanto es así que logra que el abuelo salga de la depresión. Por desgracia, su organismo no recordaba tanta hilaridad y la carcajada termina en estertor.

Al término del entierro la abuela se dirige a mi novio, que no sabe dónde meterse. El hombre a quien entregó sus mejores años está muerto. Es un instante tenso. Con lágrimas en los ojos le agradece, de corazón, haber podido volver a escuchar su risa.

POSTADOLESCENCIA, Belén Sáenz

Ir a nadar con Quique y tendernos luego sobre la arena cálida. Dos cocacolas y un cigarrillo. Besos salados. Su aliento en el borde de mi bañador mojado. El pelo en la cara, las muñecas inmovilizadas. Un no sin respuesta. Las risas de Jorge, Marcos y Nacho tras las rocas. El vaivén del pedal de la bicicleta acostada. Volver a casa con la falda llena de remordimientos. El fantasma de mamá a ambos lados de la sábana tendida en el patio. La mirada perdida de papá ante la puerta cerrada de la nevera. El verano muerto entre chillidos de gaviota.

LA ÚLTIMA COMPAÑERA, Pablo Núñez

Es el enésimo cadáver que aparece sin aparentes signos de violencia. En poco más de un año, la aldea ha perdido la mitad de sus habitantes y los que quedan comienzan a alternar sus desilusiones con el terror. Los agentes, incapaces de encontrar pruebas, viven en un perpetuo enigma ante tan extraño caso de asesinato en serie. Hoy llegará la policía científica como último recurso, pero de nada les servirá analizar los rincones de cada casa. Para atrapar a la culpable tendrían que observar los ojos de las próximas víctimas, por donde se asoma, sin ningún pudor, una inmensa soledad.  

LA PRIMERA VEZ, Josep Maria Arnau


Samantha se ríe sin parar. Él ya ha dejado de hacerle cosquillas y no entiende lo que pasa. Además, ella no deja de mirarle con los ojos muy abiertos. Cree que le va a dar algo y que va a ser irreparable. Le pide que pare y busca detrás de su cuello, pero sin éxito. La coge en brazos para salir de la habitación, tropieza y van a parar al suelo. La risa todavía taladra sus oídos cuando suena el interfono: «El botón "off" está justo detrás de la nuca. Si no lo encuentra, también puede utilizar la palabra "reset"».

CINCO SEGUNDOS, CINCO MIL AÑOS, Alberto Moreno

Que todo vuelva a ser como antes, como hace cinco segundos, cuando aún estaba cerrado el cajón de los cubiertos y Sergio dormía plácidamente en su cuna. Como antes de que corrieras como una loca a intentar llamar por teléfono, y yo recordara de nuevo que no estabas en casa cuando he llegado. O antes aún, cuando no mirabas a otros por la calle, ni tenías móvil. O como antes, incluso, de conocerte, cuando yo disfrutaba con mis amigos diciendo aquellas cosas a las chicas. Esas mismas que oía decir a mi padre y a sus amigos, mientras mamá callaba.

EXEQUIAS, Paloma Hidalgo Díez

Desde el día que murió la conversación en la cena, imaginaron que vendrían más entierros. Una mañana de sábado, descubrieron que también faltaban las miradas cómplices preparando las tostadas. Y luego el buen humor. Las manos entrelazadas viendo adormilados las películas del domingo por la noche, y las encerronas para robarse besos en el pasillo. Sepultados el deseo y sus parientes,  las ganas de ser tres,  las de envejecer juntos, y con la sinceridad en fase terminal, colocaron unas flores sobre la tumba de  lo que pudo ser una gran historia, y se repartieron condolencias. Y los álbumes de fotos.

ESPEJOS, Lola Sanabria

Su padre se mostró compasivo. «Bastante desgracia tiene el viejo profesor, Marina, hija, para echarle más encima. ¿No ves  cómo sufre? Es una enfermedad. Da pena. Tienes que ser buena chica y perdonarlo». Su padre, siempre dispuesto a la denuncia del maltrato y de la explotación del débil, debería haberla apoyado. En cambio, consintió que su hija quedara como una embustera y que la expulsaran del colegio. Durante unos días no pudo mirarlo sin deshacerse en un llanto desamparado. Con el paso del tiempo, las ojeras de su hermana mayor y su huida de la casa cobraron un nuevo significado.

LA OVEJA REBELDE, Pedro Carrasco Garijo

Las ovejas empezaron a saltar la valla de nuevo; y cuando estaba a punto de dormirse… ¡Zas! Los párpados subían como dos persianas impacientes. ¿Por qué? Pues porque la última oveja se paraba. Claro, ese flagrante incumplimiento de su obligación le hacía sobresaltarse y no pegar ojo. Así que harto y desesperado tomó las de Villadiego y se atizó una benzodiacepina a la que las ovejas, como todo el mundo sabe, son tremendamente sensibles. Pero antes de saltar obligada por la tiranía del fármaco, le dijo: es muy difícil convencerme que ser un esclavo es correcto. Mañana duplicarás la dosis.

PROPIEDAD VERTICAL, Belén Sáenz Montero

Al terminar la jornada, ante dos cortados en vaso, comentaban cómo colocarían los muebles. De la cocina valoraban su luminosidad y eran decididos enemigos del pasillo, tan desaprovechado. En el dormitorio eran permisivos y desviaban la conversación al partido del domingo. Nadie les reprocharía su derecho a opinar después de tantos años ocupándose del edificio. Habían sido testigos mudos de mudanzas, fiestas y reconciliaciones en aquel apartamento casi suyo. Le tenían cariño aunque fuera desde el otro lado de los ventanales, aunque luego tuvieran que pulsar el mando de la barquilla y bajar a limpiar los cristales del piso inferior.

Rosa Gil   23.mar.2018 16:02    

CADA VEZ CUESTA MÁS CUMPLIR LOS SUEÑOS MÁS SENCILLOS

    sábado 17.mar.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Hay sueños que, en principio, son derechos universales. Pero ahora se han convertido en sueños difíciles de alcanzar. Felicidades a Belén Sáenz Montero por su relato ganador "Propiedad Vertical". Felicidades a los 6 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 17 MARÇ 2018

GUANYADOR: 

PROPIEDAD VERTICAL, Belén Sáenz Montero

Al terminar la jornada, ante dos cortados en vaso, comentaban cómo colocarían los muebles. De la cocina valoraban su luminosidad y eran decididos enemigos del pasillo, tan desaprovechado. En el dormitorio eran permisivos y desviaban la conversación al partido del domingo. Nadie les reprocharía su derecho a opinar después de tantos años ocupándose del edificio. Habían sido testigos mudos de mudanzas, fiestas y reconciliaciones en aquel apartamento casi suyo. Le tenían cariño aunque fuera desde el otro lado de los ventanales, aunque luego tuvieran que pulsar el mando de la barquilla y bajar a limpiar los cristales del piso inferior.

FINALISTES:

CERRANDO EL CÍRCULO, Alberto Moreno Sánchez-Izquierdo

Cuando hacen el amor, Tía Clara le pone a su marido el rostro enigmático de Carlos, el camarero. Carlos besa a Juani, su chica, mientras sueña con la mirada felina de Teresa, la frutera, la cual a su vez habla con su novio esperando que un día sea tan comprensivo y dulce como el profe de su Miguelín. 

Lo que nadie sabe es que Miguelín, cuando va a casa de su prima a hacer los deberes, no sueña con acariciarle las trenzas, ni besarle la mejilla. Porque en realidad nunca ha sentido nada por Sandrita, la hija de Tía Clara.  

CUANDO TODO CAMBIA, Gloria Arcos Lado

 A la mañana siguiente todo seguía igual.

 Parecía que nada había cambiado, pero nada era lo mismo.

Allí, tirado a la vera del río, estaba el cadáver de Manolo.

 Un poco más lejos, Sergio se retorcía por el dolor de las cuchilladas que le había propinado su hermano muerto.

Sólo trescientos más allá, como si las margaritas hubieran querido arroparla, su hija, la pequeña y preciosa Sara, de doce años, yacía exánime, con los ojos en blanco, semidesnuda y con una gran mueca de sorpresa y terror en su rostro.

Tan sólo su perro, acostado a su lado, aparentaba protegerla.

NO SUPIERON, Plácido Romero

La casa vacía comenzó a llenarse de polvo. Nadie volvió a vivir allí. El viento voló algunas tejas. La techumbre acabó hundiéndose. Los matorrales crecieron entre las ruinas. Al cabo de cien años no quedaba ni rastro de ella.

Dos mil trescientos años después, los arqueólogos comenzaron a excavarla. Dibujaron el plano de la casa. Concluyeron que era la típica vivienda de un régulo ibero. Sin embargo, no supieron que Lubbos había sido degollado, ni que Biurtite, su mujer, había sido entregada a los mercenarios númidas, ni que sus hijos habían muerto trabajando en las minas de plata de Cástulo. 

OLVIDADO, Calamanda Nevado Cerro 

Estaba sólo en la calle con los árboles, lechos   de flores, unas mariposas que de pronto doblaban las alas porque el viento las cerraba con coquetería cuando  se levantó la tarde y un niño con míseras ropas,  todo hueso nada músculo,   amarraba una  trompeta gastada en la mano.  El oscuro de su piel  y el azabache rizoso de su pelo asomaban  en la blancura de la cal, y  su vals errante iba del sol a la sombra  y de la sombra al sol, levemente movido  por sus enormes ojos vacilantes y el ladrido de un perro girando a su alrededor.

REMORDIMIENTOS, Gabriel Pérez Martínez

Sus actos truncaron su camino hacia el nirvana, pero no fue consciente de ello hasta unas horas antes de morir. Quizás porque el miedo, aunque destruye, también nos hace vulnerables. 

Antes de que se lo llevaran para el cadalso, conoció por vez primera la angustia del arrepentimiento.  Rompió a llorar. Pidió perdón a los familiares de sus víctimas mientras le ajustaban la soga al cuello.

Recuperó la fe y encontró la paz al creer que se reencarnaría en una hormiga o un pez minúsculo -ambos carecían de memoria-. Lo hizo en un elefante que recordaba con detalle su vida anterior.

VERGÜENZAS, Lola Sanabria

El niño más guapo del colegio me preguntó si la señora de la puerta era mi madre y yo lo negué. Me salió una mentira en la uña. Si me la pintaba, ella me quitaría la pintura con acetona. Pensé en pillármela con la puerta para que se pusiera negra, pero fui cobarde. Para tapar esa mentira le conté otra, y luego tuve que contarle otra, y después otra. El día que me cortaba las uñas, la tenía toda blanca. La acarició con su dedo corazón, luego me dio una cucharada de calcio 20, la única medicina que me gustaba.

 

Rosa Gil   17.mar.2018 16:05    

De cuando se hizo la luz y alguien no siguió al rebaño y se plantó.

    sábado 10.mar.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

La política del miedo, de ¿para qué decir no?, de seguir al rebaño amansado y conformista...llega un momento que ya no funciona. Quizá primero un rumiante se planta y dice:¡ yo no sigo por aquí, tu no me mandas más, no te aprovechas más de mi!...Y luego otras ovejitas, paran de darle vueltas a la hierba en la boca para pensar: ¡Caramba! ¿Y si esa tiene razón? Ese es el inicio de la Revolución. Felicidades a Pedro Carrasco por "La oveja rebelde". Felicidades a los 6 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 10 MARÇ 2018

 

GANADOR:

LA OVEJA REBELDE, Pedro Carrasco Garijo

Las ovejas empezaron a saltar la valla de nuevo; y cuando estaba a punto de dormirse… ¡Zas! Los párpados subían como dos persianas impacientes. ¿Por qué? Pues porque la última oveja se paraba. Claro, ese flagrante incumplimiento de su obligación le hacía sobresaltarse y no pegar ojo. Así que harto y desesperado tomó las de Villadiego y se atizó una benzodiacepina a la que las ovejas, como todo el mundo sabe, son tremendamente sensibles. Pero antes de saltar obligada por la tiranía del fármaco, le dijo: es muy difícil convencerme que ser un esclavo es correcto. Mañana duplicarás la dosis.

FINALISTAS

APRENDIZAJE, Mei Morán 

Escribirá poemas delicados. A su nieta, a las montañas. Tiene también ideas para una novela. Será una historia como la del conde de Montecristo. Piensa asimismo en su hermana, en la carta que le enviará, para pedirle perdón. Va al cuarto a buscar libreta y estuche. Se sienta en la silla y empuña con mano insegura el lápiz. Encadena durante horas sobre el papel emes con las cinco vocales. Siembra un campo repleto de mamás que miman y que también aman. Al día siguiente aprenderá a escribir la c. Y se sentirá feliz, cada vez más cerca de sus propósitos.

DRAMATURGIA ELEMENTAL, Jerónimo Hernández de Castro

Su historia de amor tiene poco de original, el esquema tripartito del teatro clásico.

El planteamiento surgió en la cafetería de la plaza, con un salto al vacío cogidos de la mano y la certeza de ella de ser capaz de cambiarle la vida a él.

Luego, como suele ocurrir, se complicó todo. Llegaría el nudo a la trama y también a la garganta al descubrir la realidad y al estómago cada noche siempre que él llegaba tarde.

Ahora, ella solo espera que no se produzca el previsible desenlace, cualquiera de las veces que él incumple la orden de alejamiento.

PUNTO Y COMA, Pablo Núñez

Nací para reinar entre dos frases; pero la desidia de escritores y correctores me fue dejando en un segundo plano. Yo, que embellezco una lectura en alto; que ofrezco la pausa perfecta para coger aire; fui sustituido por la coma: enemiga de la fluidez de los textos; o el punto, tan altivo y radical que, con su múltiple personalidad, pierde la cabeza sin saber si es seguido, aparte o final. En un mundo sin términos medios parece no haber sitio para mí: portador de elegancia que, con sumo cuidado, engalanaba los textos de aquel escocés errante al que llamaban Tusitala.

ÉL, Sergi Cambrils

Tengo información inmediata del sufrimiento de la gente. No pueden alejarse de mis dominios. Siempre sé dónde están y cómo se encuentran. Los humanos me imaginan; lo han hecho desde siempre, y han sido capaces de reconstruir la historia del Universo con su ingenio. Son creativos, todo hay que decirlo, pero insignificantes. Y, para colmo, les gusta crear guerras a través del odio. Qué tontos; se engrandecen en su mundo efímero. Yo nunca imagino. Únicamente hago restallar mis dedos para que se precipite sobre ellos un cataclismo…, o dos. A ver si de una vez se les acaba tanta tontería.

 

PALABRAS DE ARENA, Juan Carlos Ferrer

Es  ese su lugar, donde se encuentra a sí mismo. Solo allí el cielo parece juntarse con la tierra. Un charco se convierte en espejo y una piedra en auténtico  tesoro. Los montículos de tierra en montañas salvajes y la hierba  es  el color  de la vida. A lo lejos la gran ciudad,  donde siempre será extranjero. Aquí no llegan sus   brillantes   luces, sólo  la luna  ilumina las   noches. Un balón remendado y un abrazo al  amigo. Pasan las estaciones, corre la vida. La imaginación vuela  en  atardeceres  de luz mágica, entre  viento de aventuras, mientras    la libertad todavía  sonríe. 

 

VOX POPULI, Rosy del Val

«Pilar, necesito verte… tengo que contarte algo muy importante».

Al escuchar el mensaje que mi mejor amiga me había dejado en el contestador barajé dos opciones: 

«O tenía que repetir la última mamografía… o que una de sus célibes hijas tenía que casarse de penalti». 

¿Qué otros motivos tendría para alarmarme, una cincuentona y bien situada, devota cumplidora, sufridora, abnegada madre y obediente esposa?

Me abrió la puerta entre sollozos. Frente a una taza de tila me confiaba, ingenua, lo que yo jamás hubiera osado revelarle… 

«Don Teófilo me mintió, un hombre sí puede separar lo que ha unido Dios».

Rosa Gil   10.mar.2018 16:05    

¿EL REFLEJO EN EL ESPEJO NOS DEVUELVE LA IMAGEN DE QUIEN CREEMOS QUE ES?

    sábado 3.mar.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Qué pasa cuando el espejo nos devuelve la imagen de un ser querido de una forma totalmente diferente a la que nosotros pensamos que es? Felicidades a Lola Sanabria por su relato ganador Espejos y felicidades a los 6 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 3 MARÇ 2018

 

GANADOR:

ESPEJOS, Lola Sanabria

Su padre se mostró compasivo. «Bastante desgracia tiene el viejo profesor, Marina, hija, para echarle más encima. ¿No ves  cómo sufre? Es una enfermedad. Da pena. Tienes que ser buena chica y perdonarlo». Su padre, siempre dispuesto a la denuncia del maltrato y de la explotación del débil, debería haberla apoyado. En cambio, consintió que su hija quedara como una embustera y que la expulsaran del colegio. Durante unos días no pudo mirarlo sin deshacerse en un llanto desamparado. Con el paso del tiempo, las ojeras de su hermana mayor y su huida de la casa cobraron un nuevo significado.

FINALISTAS

AMORES IMPOSIBLES, Mikel Aboitiz

Con el monopatín al hombro busca las seis huellas borradas de los paseos por la orilla con la madre y la hija. El olor a salitre se mezcla con el de lluvia. Apoyado en el rompeolas del recuerdo, el verano le sabe a helado de limón, con regusto a frustración por no haber tomado la iniciativa. Por temor al ridículo. Porque ella, carabina obstinada, no sacaba las cuentas. Así le iba con las mates suspensas. Ignoraba que tres menos uno son dos, la cifra perfecta, el dúo imposible. Y por preparar septiembre, apenas pudieron quedarse. Esa canija estúpida. ¡Ojalá repita!

CUESTIÓN DE TIEMPOS, Javier Puchades

            El día que a Juan le leyeron el futuro, lo hicieron solo una vez. Era la primera ocasión en que sabía lo que le iba a ocurrir. Lo que le dijeron estaba condicionado por su pasado anterior, que fue un pasado imperfecto. Debido a ello tampoco le auguraron un futuro perfecto. Incluso, tal vez no le valiese la pena vivir el presente, ya que estaba todo decidido, dictado. Su destino se había conjugado de todas las formas posibles. Aquello solo era cuestión de tiempo, hasta que el tribunal señalara de forma imperativa la fecha exacta para aplicarle la pena capital. 

DIOS TIENE UN PLAN, Sergi Cambrils 

Llueven pájaros. Los más grandes abollan los capots de los coches con su impacto y los más pequeños también. El fin del mundo podría iniciarse así, lloviendo pájaros y abollando coches. Visualizo a los científicos tras una ventana, contemplando este singular acontecimiento, deseosos por abrir los plumíferos cuerpos que se precipitan misteriosamente, con el recelo en averiguar el origen de su muerte. Necesitan buscar un sentido lógico o una explicación fundada a un hecho que podría interpretarse como inexplicable, sin barajar siquiera la posibilidad de que, aunque la ciencia no logre explicar nada, pueda deberse a un plan de Dios.

GOTA A GOTA, Javier Goñi Serret

No me percaté cuando cambió el beso de buenas noches por un mordisco. Con cada dentellada se oscurecía mi alma, pero se acercaba a la suya, ya perdida y sin remedio. Renunciaba a mis principios para consolidar nuestro vínculo, cómplice de mi Drácula personal. Cuanta más conexión, más se desvanecía la realidad. Exhibía mis dos orificios con orgullo, ahuyentando con altivez a todo van Helsing que intentara ayudar. Me desangraba, agotando las reservas de mi corazón. Al borde de la sequía, me rebelé. Corté la hemorragia, usé la estaca, dejé cicatrizar las heridas y, libre, empecé a vivir mi vida. 

LA MELÉ, Sergi Cambrils 

Los escarabajos y las cucarachas viven lo suficientemente cerca como para saludarse todos los días al salir de sus respectivas casas. Lo hacen por educación, ya que en realidad se odian; experimentan un asco tremendo al cruzarse en sus idas y venidas. Un día. ese gesto de cortesía derivó en trifulca; perdieron su pundonor y llegaron a las patas. No supieron comportarse como insectos civilizados y el choque originó una ridícula melé, una lucha absurda entre dos bandos invertebrados. Yo, desde la rama de un árbol contemplé la contienda y me avergoncé de pertenecer a la familia de los coleópteros.

LUCES DE CIUDAD, Pilar Alejos Martínez, “La Pilar”

Llevaban horas decidiendo el lugar dónde poner el sofá. Antes, ya habían acordado el color de las paredes de cada habitación y cuál sería el mejor modelo de Smart TV. Bastante les había costado consensuar el tamaño de la cama, así como el reparto del vestidor. Ella había salido ganando, tendría más espacio para colocar su ropa, los zapatos y complementos. Él, a cambio, dispondría del ático como gimnasio.

El debate finalizó de madrugada y les sorprendió abrazados el amanecer. El cansancio venció a los sueños cuando se encendieron las estrellas al apagarse las luces sobre su banco del parque.

 

Rosa Gil    3.mar.2018 16:05    

ANTES DE MARCHAR, EL AMOR NOS VA AVISANDO POCO A POCO. A VECES.

    sábado 24.feb.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

Muchas felicidades a Paloma Hidalgo por "Exequias"! Felicidades también a los cuatro finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 24 FEBRER 2018

GANADOR

EXEQUIAS, Paloma Hidalgo Díez

Desde el día que murió la conversación en la cena, imaginaron que vendrían más entierros. Una mañana de sábado, descubrieron que también faltaban las miradas cómplices preparando las tostadas. Y luego el buen humor. Las manos entrelazadas viendo adormilados las películas del domingo por la noche, y las encerronas para robarse besos en el pasillo. Sepultados el deseo y sus parientes,  las ganas de ser tres,  las de envejecer juntos, y con la sinceridad en fase terminal, colocaron unas flores sobre la tumba de  lo que pudo ser una gran historia, y se repartieron condolencias. Y los álbumes de fotos.

FINALISTAS

LA CITA, Gabriel Pérez Martínez

Quedaron para tomar café. Juan parecía hundirse en el remolino que había formado en su taza para disolver el azúcar. Soltó la cucharilla, cogió aire y lanzó una frase aturullada: “Estoy enamorado de Amelia desde que erais novios”. David, sin alterarse, le advirtió: “Sabes que ella me quiere a mí…”. “Y eso me mata”, sentenció Juan. Entonces, David citó a Heráclito: “Nuestra envidia siempre dura más que la felicidad de quien envidiamos”.

“¿Ya no la amas?”, preguntó Juan. “Como nunca”, replicó David mientras deseaba que el humo que emergía de su taza y se difuminaba fuera el cáncer de Amelia.

PASA PALABRA, Manuel Montesinos Moreno

—Al otro lado del mundo, contiene la A.

—¡Antípodas! responde la concursante y ella, al mismo tiempo, y siente como un agua tibia chorrea por las piernas a borbotones, pero no cambia de canal.

—Con la C, estrechamiento.

—¡Contracciones! Y ahora grita y piensa que no es un buen momento, que tiene mucha ropa por planchar, que su marido está por llegar y la cena sin hacer.

—Miedo, responde sola la concursante que llora de alegría, al completar el rosco. Ella suelta unas lágrimas y mira fijamente al bebé que sale sin avisar y se abraza al mando a distancia.

LA PROFECÍA, Sergi Cambrils 

Ya está todo preparado para que nazca. El cuello del útero se dilata. La matrona le indica que debe empujar con fuerza, manteniendo el pujo el mayor tiempo posible y lo haga coincidir con las contracciones. Enseguida se ve la cabeza del bebé. Sale lentamente, fruncido en una mueca sobrecogedora  y arqueando la pelusilla de sus cejas. Una vez fuera mira en derredor y se ríe como ningún otro rorro lo ha hecho. No llora. Su madre solo quiere sentir su peso en sus brazos, aun sabiendo que, cuando crezca, ella será presa del llanto, los gritos y la histeria.

TRABAJO EN EQUIPO, Ángel Saiz Mora 

Los agentes de la policía científica hicieron su trabajo. Lo primeros resultados confirmaban que el cadáver correspondía a un presunto violador muy buscado, con signos evidentes de tortura. Los informativos mostraron a los cualificados profesionales con sus monos de un blanco impecable, personas respetadas y anónimas tras las mascarillas verdes. Siempre eficaces, habían reunido numerosas huellas y muestras químicas. Solo quedaba lo más sencillo: cotejarlas con los principales sospechosos para poder tener elementos de causa contra ellos. Nadie les exigió responsabilidades cuando perdieron todas las pruebas de forma insólita, antes de comprobar que pertenecían a los familiares de las muchachas.

Rosa Gil   24.feb.2018 16:05    

DE CUANDO LA GENÉTICA Y LA EDUCACIÓN CULTURAL MANDAN

    sábado 17.feb.2018    por Rosa Gil    0 Comentarios

 Muchísimas felicidades a Alberto Moreno por su relato ganador "Cinco segundos, cinco mil años". Y aplausos a los 5 finalistas!

L'ART D'ESCRIURE 17 FEBRER 2018

GANADOR:

CINCO SEGUNDOS, CINCO MIL AÑOS, Alberto Moreno

Que todo vuelva a ser como antes, como hace cinco segundos, cuando aún estaba cerrado el cajón de los cubiertos y Sergio dormía plácidamente en su cuna. Como antes de que corrieras como una loca a intentar llamar por teléfono, y yo recordara de nuevo que no estabas en casa cuando he llegado. O antes aún, cuando no mirabas a otros por la calle, ni tenías móvil. O como antes, incluso, de conocerte, cuando yo disfrutaba con mis amigos diciendo aquellas cosas a las chicas. Esas mismas que oía decir a mi padre y a sus amigos, mientras mamá callaba.

FINALISTAS:

CALMA CHICHA, Rafa Olivares

Desde la terraza del ático, Ireneo Ripalda, presidente de la Comunidad de Propietarios del número 12 de la calle Ventresca, vio cómo el edificio zarpaba con rumbo noroeste a velocidad de quince nudos. Dos días después, fondeaba frente a las islas Chafardinas y en la primera junta de vecinos se debatió sobre el color de los toldos más adecuado a la nueva ubicación, sobre la propuesta de repulsa hacia el régimen déspota de Fangolandia y sobre las habituales quejas de la vecina del quinto derecha respecto de la del tercero centro. Ireneo levantó la sesión sin acuerdo ninguno, como siempre.

DIANA, Mikel Aboitiz

Tras una noche de copas Cupido erró el tiro, adjudicándole un inspector de Hacienda. El funcionario se quedó dormido sin descubrir el Paraíso donde ella guardaba sus cuentas más secretas. El siguiente saetazo acertó en un periodista, un terrorista de la pluma, que explotó antes de tiempo en los baños de la discoteca. Ahí lo dejó, enmadejado en el papel higiénico.

Desde entonces no ahorró esfuerzos hasta neutralizar a Cupido maniatándolo a su cama. Lograrlo fue empresa de dioses, pero mereció la pena quedar a cubierto de sus desatinos y disfrutar a solas cada noche pellizcándole las alas.

ETERNIDAD, Lola Sanabria

María nace cada noche, cuando en las calles brotan bodoques de luz y en el cielo se asoman estrellas entre jirones. Le gusta subir al edificio más alto de la ciudad y contemplar el bullicio de las grandes arterias. Jóvenes insolentes que se creen inmortales y viven al límite. Los ama. Son como ella. Se compadece por los sintecho que acurrucan su desgracia bajo cartones. Así que, aunque le repugne, espera a que el chófer de una limousine detenga el vehículo y abra la puerta, para lanzarse sobre el ricachón que salga y clavarle los colmillos en su sucia garganta.

VIDA VIRTUAL, Javier Goñi

La sociedad se ha enganchado a un nuevo videojuego. El primer paso es elegir el avatar en el centro genético: ojos verdes, pelo oscuro, un metro ochenta…; después comienza la aventura. Consiste en completar misiones: alimentarlo, enseñarle a hablar, etc. Así vas avanzando de nivel, cada cual más difícil: infancia, adolescencia, juventud. La finalidad es mantenerlo sano y salvo y proporcionarle lecciones de vida para que pueda sobrevivir de manera autónoma cuando acabe el tutelaje. Cuanto más grado de independencia adquiere, más puntuación obtienes al finalizar. Parece un tamagotchi, pero es la vida real y nuestro hijo es el avatar. 

SEÑALES, Javier Puchades

Los rincones de la casa están llenos de cicatrices. En la habitación de las niñas, sobre la pared, quedan sus marcas. María nunca alcanzó la altura de la ventana, no quiso crecer cuando Marta se marchó por ella. Desde entonces, mi mujer se fue también, primero del trabajo, luego poco a poco de la vida. Su silencio permanece acurrucado sobre el desnudo somier de nuestro dormitorio. Y en el comedor, cuando el sol irrumpe al atardecer a través de los agujeros de las persianas, las motas de polvo aún dibujan sobre el suelo la sombra de mi último aliento balanceándose​.​

Rosa Gil   17.feb.2018 16:05    

Rosa Gil

Bio Wonderland

Aquest és el blog del Wonderland. Aquí hi podreu llegir l'actualitat del programa, els relats guanyadors del concurs de Micro-relats i hi podreu escriure els vostres comentaris."
Ver perfil »

Síguenos en...