« De un hombre bueno y tantas mujeres violadas. Premio Nobel de la Paz 2018. | Portada del Blog | Kursk: la película se queda corta. Fue peor. Yo estuve "allí". »

Las "midterms" y la dificultad de informar sobre los Estados Unidos

    sábado 10.nov.2018    por Anna Bosch    0 Comentarios

Informar sobre actualidad internacional en medios sintéticos como son la radio y la televisión es difícil y puede llegar a ser frustrante.

 

¿Por qué? Por el poco tiempo que tenemos para contarlo y porque todos, como público, tendemos a hacer paralelismos con la política y la sociedad que conocemos, que es la nuestra. Y es una inercia tan lógicamente humana como intelectualmente fallida a menudo.  Cuando se informa sobre otras sociedades hay que dar más contexto del habitual y, ya lo saben, en radio y televisión pocas veces tenemos tiempo para ello.

 

Y con las Midterms, las elecciones a mitad de mandato, ha vuelto el caso particular de los Estados Unidos donde se suma otro factor: que todos, informadores e informados, creemos conocer muy bien ya de entrada los Estados Unidos porque hemos crecido mamando su cultura en los medios de comunicación masas. En el cine, la televisión y la música sobre todo. La cultura popular.  E, incluso, muchos hemos visitado Nueva York. Craso error. Conocemos algo de los Estados Unidos, muchos más que de otros países, sin duda, pero NO conocemos los Estados Unidos porque son una sociedad muy diversa, compleja y llena de matices que se escapan en la distancia.    

 

Ejemplos y consideraciones, a partir de mi experiencia, que apenas tenemos ocasión de recordar en cada información sobre EE.UU.

 

Separación de poderes. Es distinta a la separación que conocemos en las democracias parlamentarias europeas porque los EE.UU. no son una democracia parlamentaria y porque está fundamentada en un criterio que se resume en dos palabras: Checks and Balances. Controles y equilibrios. Los llamados padres fundadores, Founding Fathers, de aquellas trece colonias que se independizaron del imperio británico a finales del siglo XVIII, querían evitar grandes vuelcos por un cambio coyuntural e idearon un sistema en que las distintas ramas del poder se controlan y equilibran unas a otros. Tanto que muy a menudo ese sistema a lo que lleva es a la parálisis porque un poder no es que controle o equilibre al otro, sino que directamente lo bloquea.   

 

Ejecutivo. 

El poder del gobierno no emana de una mayoría parlamentaria en el Congreso federal (US Congress). Al presidente lo eligen por voto directo-indirecto los electores cada cuatro años. ¿Directo-indirecto? Directo porque se somete a sufragio universal, cada elector puede poner la papeleta por uno u otro candidato, pero no gana quién ha conseguido más votos. Quienes en realidad eligen al presidente son los Estados, así está diseñado constitucionalmente. Cada Estado tiene adjudicados un número de votos, o puntos, en función de la población. Así, California, el estado más poblado, tiene 55 votos electorales, mientras que los que tienen menos, y la ciudad de Washington, que no es un estado, sino el Distrito de Colombia, tienen 3. Y como en todos excepto dos estados (Maine y Nebraska) se aplica el The Winner Takes All, quien tiene mayoría se lleva todos los puntos del estado, lo que importa en cada campaña presidencial es saber en qué estados hay una mayoría dudosa, que lo mismo puede inclinarse por un candidato como por el otro. Por eso las campañas se centran solo en esos estados, los swing statesporque...¿para qué gastar tiempo y dinero en un estado que ya tienes claro que vas a ganar o perder?  Y por eso mismo es frustrante que a veces un editor/a te pida que hagas encuestas en Washington DC o Nueva York. No tiene ninguna representatividad nacional, son siempre de amplia mayoría demócrata. En Washington DC, ¡alrededor del 80%! y además ¡solo tiene 3 de los 538 votos electorales! Por eso es posible que un candidato pueda ser elegido presidente con menos votos a nivel nacional que su rival. Fue el caso de George W. Bush en la primera elección y ha sido el caso de Donald Trump con casi tres millones menos de votos que Hillary Clinton.  

 

Es el presidente quien propone a los miembros del gobierno. Y, para que no se exceda en ese poder, esos cargos tienen que pasar el examen del Senado donde, en función de la mayoría que haya en esa cámara y de los requerimientos de la oposición, lo tendrá más o menos fácil.

 

El presidente tiene muy pocos poderes, si no lo respaldan mayorías de su partido en las dos cámaras del Congreso. 

 

Legislativo. El parlamento es el Congreso y tiene dos cámara, el Senado y la Cámara de Representantes, que no solo son independientes del presidente, sino que son independientes entre sí. Por eso hay leyes que tardan años en elaborarse o, incluso, nunca llegan a terminarse.  Ahí está el aguado sistema de salud del gobierno Obama o las fallidas reformas sanitarias de Clinton (Bill&Hillary) o la migratoria de Bush W. El proyecto de ley de una cámara puede discrepar del de la otra y tener que ir a una "Conferencia" con delegaciones de ambas para llegar a un acuerdo. Y, muy importante, tienen la capacidad de bloquear los presupuestos para leyes y también de abrir investigaciones, incluso el proceso de destitución, el famoso impeachment, del presidente. Richard Nixon dimitió antes de que terminara el proceso y lo echaran, y a Bill Clinton lo salvó el Senado porque no se llegó a los 2/3 necesarios en esa cámara.

 

Es decir, que la próxima mayoría demócrata (no tomarán posesión hasta el 20 de enero) en la Cámara de Representantes puede iniciar, aunque es improbable, un proceso de impeachment contra el presidente Donald Trump, pero no parece factible que lo respalden 2/3 del Senado, donde los republicanos han revalidado su mayoría.    

 

Para reforzar el Check&Balances las dos cámaras se eligen con criterios diferentes. Como su nombre indica la Cámara de Representantes está pensada para que sea representativa de la población y del momento. El número de representantes de cada estado es proporcional a su número de habitantes y se elige en su totalidad, 435 miembros, cada dos años. Dos. Una campaña permanente.

 

Para frenar la volatilidad potencial de lo que decida esa cámara está el Senado. Aquí se compensa a los estados pequeños dando a todos los estados el mismo número de senadores: dos. En total, 100 senadores con un mandato muy superior, el triple, al de los de representantes: 6 años. Y, además, esta cámara no se renueva de una tacada, sino en tres plazos. Cada dos años se elige solo un tercio del senado. Este año se eligió a 35.

 

¿Van viendo por qué es tan difícil que haya cambios bruscos de legislación?

 

Judicial

No voy a entrar en el detalle de cómo y quién elige los jueces en distintas instancias y lugares. Voy al Superpoder: El Tribunal Supremo. Es el tribunal de máxima instancia que hace las veces de Tribunal Constitucional. Lo que dicta el TS es de obligado cumplimiento en todos los estados. Es quien tiene la última palabra sobre la ley a nivel federal. De ahí su trascendencia.

 

Y es la pata más coja del check and balances. Los puestos en el Supremo son vitalicios. Hasta que el juez se muere o dimite. ¿Quién los elige? El presidente. Y tienen que pasar el examen del Senado.

 

De modo que la huella de mayor trascendencia que puede dejar un presidente es la cantidad de jueces que nombre en el Supremo porque influirá en la jurisprudencia federal por décadas. Y por eso a menudo su elección y proceso de confirmación en el Senado son tan polémicos, aunque pocos o ninguno al nivel del último, el juez Brett Kavanaugh.  

 

Donald Trump en menos de dos años, con sus mayoría en las dos cámaras del Congreso, ya ha colocado a dos. Barack Obama, a dos en ocho años y hay que recordar que los republicanos en el Congreso le obstruyeron el nombramiento de un tercero. Se negaron siquiera a convocar las audiencias, los exámenes, en el Senado durante casi un año y dejaron la plaza vacante, por defunción, durante ese tiempo. Los Checks&Balances no siempre implican fair play, juego limpio. 

 

Esa vacante fue la razón por la que más de un elector votó a Trump, para garantizar que el próximo juez de por vida fuese conservador. Y una de las cuestiones de fondo del papel del Tribunal Supremo, ya desde el origen de la guerra civil en el siglo XIX, son las competencias de los estados. Qué es competencia federal y qué, estatal. Una reivindicación de los conservadores es que la legislación sobre el aborto vuelva a ser competencia de los Estados.

 

Federal 

Ese es otro motivo de confusión o error de lectura habitual en la distancia.  A la pregunta ¿cómo es esto en los Estados Unidos? la respuesta más honesta es "depende de en qué estado". ¿Está la pena de muerte de muerte vigente en EE.UU? Sí, claro, me contestarán. Y tendrán razón. Con un matiz: no en todos los Estados. En estos momentos está vigente en 30, pero no en 20.  30, sí. 20, no.

 

Y, con todos estas complejidades en la cabeza, intenté responder -brevemente, es televisión- a las preguntas que planteó María Sanjuán sobre el panorama político de los Estados Unidos después de las elecciones de medio mandato. En El Mundo en 24horas

 

Anna Bosch   10.nov.2018 21:29    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Anna Bosch

Bio A propósito de...

Anna Bosch lleva más de 20 años cubriendo información internacional. Ha sido corresponsal de TVE en Moscú, Washington y Londres. En la actualidad es redactora en el área de internacional.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios