« Fábricas de odio | Portada del Blog | Siete semanas »

Carnívoros

Se habla mucho de depositar confianza, pero nadie dice qué interés te pagan. Eso es lo que deben de pensar los carnívoros mercados. Para qué depositar confianza en la débil política europea cuando nos podemos beneficiar de su débil economía.

El segundo rescate a Grecia no convence o no quiere convencer. Los inversores reposaron su empacho financiero durante unas horas, pero ahora vuelven a merodear sobre la víctima dispuestos a hincarle el diente. Parece burlesco que las afiladoras de colmillos vuelvan a ser las agencias de calificación, esas omnipotentes agencias que lo mismo valoran las acciones de una empresa cotizada o de un banco que la estabilidad de un país. Ese triunvirato que sigue controlando el 90% del mercado de calificaciones a pesar de haber sido declaradas culpables, en parte, de la crisis financiera global, según la investigación del Congreso estadounidense.

Fitch habla de suspensión de pagos restringida. Standard & Poor's da a Grecia la peor calificación de solvencia del mundo y Moody's, la última en hablar, deja la nota de Atenas a un paso del impago. Las agencias de calificación han dejado de estar bajo sospecha porque las sospechas se han confirmado, pero ellas  siguen con su música y los mercados bailan a su ritmo como si diesen vueltas en una puerta giratoria que une negocios.

Ayer el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz se unió al primer foro social del 15M para defender la necesidad de regular los mercados, demandó que los estados recuperen un papel importante y controlen a los mercados financieros. O eso, o solo nos quedará preguntarnos como la genial Mafalda: cuando un país se gasta, ¿dónde lo tiran?

1 Comentarios

Hola Paula

Mafalda tiene razon al hacerse esa pregunta.


Yo tambien me pregunto ¿como terminara esto?.

SALUDOS DE MARIELA

Los comentarios de esta entrada están cerrados.