18 posts de julio 2011

Carnívoros

Se habla mucho de depositar confianza, pero nadie dice qué interés te pagan. Eso es lo que deben de pensar los carnívoros mercados. Para qué depositar confianza en la débil política europea cuando nos podemos beneficiar de su débil economía.

El segundo rescate a Grecia no convence o no quiere convencer. Los inversores reposaron su empacho financiero durante unas horas, pero ahora vuelven a merodear sobre la víctima dispuestos a hincarle el diente. Parece burlesco que las afiladoras de colmillos vuelvan a ser las agencias de calificación, esas omnipotentes agencias que lo mismo valoran las acciones de una empresa cotizada o de un banco que la estabilidad de un país. Ese triunvirato que sigue controlando el 90% del mercado de calificaciones a pesar de haber sido declaradas culpables, en parte, de la crisis financiera global, según la investigación del Congreso estadounidense.

Fitch habla de suspensión de pagos restringida. Standard & Poor's da a Grecia la peor calificación de solvencia del mundo y Moody's, la última en hablar, deja la nota de Atenas a un paso del impago. Las agencias de calificación han dejado de estar bajo sospecha porque las sospechas se han confirmado, pero ellas  siguen con su música y los mercados bailan a su ritmo como si diesen vueltas en una puerta giratoria que une negocios.

Ayer el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz se unió al primer foro social del 15M para defender la necesidad de regular los mercados, demandó que los estados recuperen un papel importante y controlen a los mercados financieros. O eso, o solo nos quedará preguntarnos como la genial Mafalda: cuando un país se gasta, ¿dónde lo tiran?

Fábricas de odio

Una isla con forma de corazón será para siempre símbolo de la sinrazón. No existen sociedades perfectas. Solo seres humanos y, en ocasiones, esos seres parecen de todo menos humanos. Hace algunos meses el escritor sueco Henning Mankell explicaba en una entrevista que son otros los que se han inventado que Suecia o Noruega sean una utopía, que ellos luchan contra los mismos problemas que cualquier otro país.

Uno de esos problemas al que nos enfrentamos todos son las fábricas de odio, una maquinaria de propaganda que a diario distribuye mensajes contaminados incitando a la violencia, la xenofobia, el populismo o la intolerancia religiosa. Fábricas de odio que, en ocasiones, tienen sucursales en el propio parlamento. Dinamarca, Suecia y Noruega tienen partidos xenófobos con representación parlamentaria y, aunque muy diferentes, todos ellos han esparcido las mismas ideas antiislamistas.

El Partido del Progreso, un partido populista de ultraderecha en el que militó el autor de la matanza, acusa a los socialdemócratas de entregar el país a los musulmanes. Es la segunda fuerza política más votada de Noruega. Por supuesto, no se puede responsabilizar a un partido de lo que haga un loco por su cuenta, pero cada uno de nosotros debería mirar hacia adentro, hacia ese abismo que representa cada persona y combatir el fanatismo con las armas de la democracia, la justicia, la educación y la convivencia.

Uno de los libros preferidos del asesino de Noruega es "Sobre la libertad", del político y filósofo John Stuart Mill, pero debió pasar por alto algunos párrafos como el que dice: "si toda la humanidad menos uno tuviera una opinión y una sola persona tuviera la opinión contraria, la humanidad no tendría justificación para silenciar a esa persona, del mismo modo que esa persona, si tuviera el poder, no tendría la justificación para silenciar a la humanidad"...

Sistema

Somalia necesita urgentemente seis sueldos del presidente de Iberdrola. La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) pide a la comunidad internacional 80 millones de euros para aliviar la grave hambruna que sufre el cuerno de África. 80 millones. No parece mucho teniendo en cuenta que ayer los líderes de la Eurozona aprobaron el segundo rescate a Grecia por valor de 109.000 millones de euros. Eso sí, o se dan más prisa que con lo de la ayuda a Grecia o en Somalia ya no habrá nada, o nadie, a quien rescatar.

Siempre le pueden pedir ayuda a Ignacio Sánchez Galán. El presidente de Iberdrola ha ganado en medio año 7'3 millones de euros en efectivo y acciones. 7'3 millones de euros en seis meses, un 32% más que en el ejercicio anterior.

Cifras obscenas las que nos hemos desayunado esta mañana porque también hemos sabido que las empresas pagan de media en impuestos solo el 10% de sus beneficios. En una labor de ingeniería fiscal consiguen eludir de forma legal hasta un 20% de la carga impositiva que les corresponde. Las empresas pagan ya por sus beneficios menos que los hogares, que destinan el 11'5% de su renta.

No me extraña que haya gente que tema a este sistema. Si hasta la propia palabra esconde entre sus letras la amenaza... tema...

El rescate que Europa necesita

Hoy los líderes de la Eurozona intentan evitar lo que el Daily Telegraph ya ha calificado como "momento Lehman". Buena comparación si no fuera porque lo que ahora está al borde de la bancarrota no es un banco sino un pais y sus once millones de habitantes. Grecia necesita un segundo rescate para sobrevivir y ya no valen los "vuelva usted mañana" a los que tan acostumbrados nos tiene la Unión Europea. Piénsenlo. ¿Qué clase de unión tiene Europa cuando es incapaz de solucionar una crisis provocada por la situación de un país que tan solo representa el 2% del PIB europeo? ¿Por qué se imponen condiciones tremendas para el rescate de los ciudadanos griegos y, sin embargo, fue incondicional el salvavidas lanzado a la banca?

Al final, no nos caeremos, nos sujetarán al borde del abismo, pero será con una cuerda de las que aprietan, de las que no dejan respirar, una cuerda que tiembla con la especulación y que siempre amenazará con romperse. El arnés que Europa necesita tiene más que ver con su refundación, con un impulso político que permita una reforma profunda de las normas que rigen la economía mundial. La Europa que hoy intenta calmar a los mercados podría protagonizar el famoso diálogo de Willy Wilder:

- El espejo está roto.

- Sí. Lo sé. No me disgusta. Así me veo tal como me siento...

Los bancos no quiebran. Quiebran las personas

Es curioso. Se invierte en Bolsa, pero se gasta en Sanidad, Educación y pensiones. Se invierte, pero se gasta. En los tiempos que corren, los derechos sociales obtienen la calificación de bono basura. Las palabras lo dicen todo. Desahuciar: quitar a uno toda ilusión de conseguir lo que desea... lo que desea... o en el caso de la vivienda, lo que es un derecho fundamental del ciudadano.

En España los bancos no quiebran. Quiebran las personas. La última en quebrar ha sido María José, una mujer de 53 años, en paro y con un hijo discapacitado. "Nos desalojan, no soy morosa. Lo que soy es pobre", ha dicho esta mañana mientras la desalojaban.

Cuando una familia no puede pagar la hipoteca, el banco se queda con la casa y la familia con la deuda. Esto es lo que sucede. El banco subasta la vivienda y el precio de salida es por ley el 60% del valor de tasación de la vivienda. Tal y como están las cosas, nadie puja asi que el banco se queda con la casa por ese precio de salida, descuenta esa cantidad de la deuda y el resto queda pendiente de pago. El ciudadano dice adiós a su casa, pero las puertas de la deuda y de la calle siguen abiertas.

No hay dación en pago para los ciudadanos, pero sí la hay para constructoras e inmobiliarias. Cuando la situación se puso fea dejaron las casas sin terminar y entregaron las llaves al banco, entraron en concurso de acreedores y más adelante condonaron su deuda para poder empezar de cero. ¿A quién protegen las leyes?

Alquiler social, ahuciar, amparar. Ésa es la triple A que necesita la dignidad de los ciudadanos.

Estresados. Que nos recaten

Se acabó la anestesia. Se acabó lo que se daba. Nosotros también queremos someternos a los test de estrés. Sí, nos presentamos voluntarios. Aquí tienen nuestra credenciales. Estamos dispuestos a que nos diseccionen, a que concluyan si estamos o no preparados para asumir un supuesto caso de presión económica.

Queremos que nos pregunten qué pasaría con nosotros si la tasa de paro superase el 20%, si nuestro país ostentase el record absoluto de paro juvenil del Primer Mundo, si el 63% de los españoles fuera mileurista o algo peor. Queremos ponernos en el hipotético caso de que una hipoteca suponga más del 60% de nuestro sueldo, que calculen por nosotros qué pasaría si el salario medio en España no llegase a 21.5000 euros brutos anuales o si el 30% de la población tuviera problemas serios para llegar a fin de mes, que analicen cómo soportaríamos ser medalla de bronce en economía sumergida, solo por detrás de Grecia o Italia, o que el 82% de las empresas del Ibex utilizara paraísos fiscales. Queremos saber qué turbulencias sufriría nuestra estabilidad mental financiera si un entrenador de fútbol cobrase 1.133 veces el Salario Mínimo Interprofesional.

Suficiente. Hasta aquí el test de estrés de Asuntos Propios. El problema es que estos supuestos no son futuribles, forman parte de la realidad. ¿Usted aprobaría? ¿Usted aprueba? Señores, nos declaramos estresados, débiles, incapaces de superar las pruebas de esfuerzo. No aprobamos. Asumimos nuestro suspenso y pedimos que nos rescaten. Rescátennos bondadosos gobiernos. Estamos en sus manos, en esas manos que solo se llenan para salvar a la banca y son incapaces de frenar a los especuladores financieros internacionales. Yo soy una ciudadana y quiero que me rescaten.

Los monos y los plátanos

Hoy me gustaría recordar la paradoja de los monos y los plátanos. Verán. En un experimento se metieron cinco monos en una habitación. En el centro de la misma, una escalera y en lo alto, unos plátanos. Los científicos rociaban a los monos con agua fría. Al cabo de un tiempo, los primates asimilaron la conexión entre el uso de la escalera y el chorro de agua fría de tal forma que cuando uno de ellos se aventuraba a ascender en busca de un plátano, el resto se lo impedía con violencia. Al final, incluso ante la tentación de la comida, ningún mono se atrevía a subir por la escalera.

Entonces los investigadores cambiaron uno de los monos iniciales de la habitación por otro nuevo. El mono recién llegado, como es lógico, trepó por la escalera en busca de los plátanos, pero en cuanto los demás vieron sus intenciones, se abalanzaron sobre él y lo bajaron a golpes antes de que el temido chorro de agua fría hiciera su aparición. Depués de varios intentos, el mono nuevo comprendió que era mejor para su integridad física renunciar a la escalera.

Pasados unos días sustituyeron otra vez a uno de los monos por otro nuevo y repitieron el proceso con el tercero, el cuarto y el quinto... así llegó un momento en que todos los monos del experimento inicial habían sido sustituidos.

Aquí surge la paradoja. Ninguno de los monos que había en la habitación había recibido nunca el chorro de agua fría. Sin embargo, ninguno se atrevía a trepar para hacerse con los plátanos. Si se hubiera podido preguntar a los primates por qué no subían para alcanzar su alimento, probablemente la respuesta hubiera sido ésta: "No lo sé. Esto siempre ha sido así".

Los nuevos monos deberían cuestionarse lo establecido y vencer miedos para poder alcanzar su alimento. Los damnificados por el franquismo y la sociedad en general deben cuestionarse lo establecido y vencer miedos para alcanzar su dignidad. Su escalera tiene forma de ley de Memoria Histórica y sus escalones deberían servir para ampliar el perdón mutuo y hacer que todos los muertos, todos, sean de todos...

Nos quedamos con el abrazo en El País del domingo entre Alfredo Salas Viu, piloto republicano durante la Guerra Civil, y José Luis Rodríguez Viñals, combatiente del bando nacional. Un abrazo que, pasados 75 años, debe ser un abrazo de justicia

A quien pueda interesar

A partir del lunes, Paula Aller toma los mandos, lo menos que nos puede pasar es quedar en evidencia desde entonces.

Gracias a todos, por todo, todo el tiempo.

Nos oímos en breve.

Toni

Liberté, Egalité y Fraternité

Para serles sincero, las cosas están como estaban, vivimos instalados en un Deja Vú, en una sensación constante de haber vivido ya lo que supuestamente es un nuevo día. Los mercados instalados en una peli mala de Woody Allen pensando eso de que el dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida que necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia. Y nosotros tan preocupados de ver a los dirigentes con una sonrisa en la cara mientras todo se desmorona, de hecho la preocupación viene de no saber si nos sonríen o nos están enseñando los dientes.

Hoy en Francia celebran lo de la Bastilla, ya saben, la liberté, la egalité y la fraternité, palabras más propias de un chiste de Eugenio que de la realidad social. Recuerden que todo comenzó cuando una mujer recomendó comer bollos si lo que faltaba era el pan. En Francia lo celebran como se celebran estas cosas, a lo grande y con un desfile militar. Por más que pase el tiempo, el hombre moderno, distorsionado y displicente sigue necesitando de muestras de poderío para reafirmar su identidad. Si lo piensan, lo ideal sería ver desfilando a los agentes de bolsa, a los operadores de los mercados... todos marcando el paso, con la mirada al frente, sacando pecho, desenfundando su iPad y disparando correos electrónicos al aire en forma de salvas. Hace tiempo ya que los conflictos tienen más de curva económica que de bombas de fragmentación ¿No sería bonito? Esa formación junto al Arco del triunfo, que es precisamente por donde se pasan las mínimas reglas de moralidad y ética.

Pero en fin, dejemos de soñar. En España el candidato Rubalcaba sigue a vueltas con lo del Faisán y el soplo, mientras que el PP ha pasado de ocupar la oposición para entretenerse con la preposición. Rajoy está según, sin, sobre y tras. ¡Qué cosas!

"Hasta los huevos"

Claro, tú lees el titular y te asustas: La deuda del Reino Unido supera los 3 trillones de libras. Pero claro, como un ser humano normal es incapaz de calcular esa cantidad, pues en seguida se te pasa. Estamos en pleno verano, tormentas en algunas partes, pero el sol sigue en todo lo alto. Verán, hacía ya tiempo que no escúchabamos de una manera tan clara como la política sí es capaz, aunque algunos duden, de convertir en propios los sentimientos de la mayoría de los ciudadanos. Sí, amigos, lo hizo ayer el presidente Bono. Durante la sesión de ayer en el congreso, como ya saben dijo: "Estoy ya hasta los huevos, estoy trastornao".

 ¿Acaso no sienten ustedes eso mismo en ocasiones ? Por ejemplo, ¿NO es lo que sienten cada vez que les contamos la información económica? Sí señor Bono, es usted uno de los nuestros, un español medio que se precie piensa lo mismo que usted, y lo que es más importante, también lo dice flojito no vaya a ser que le escuchen. Sólo un detalle, ¿Soy yo, o hay cierta afinidad entre los distintos presidentes de la Cámara baja para con esa parte de la anatomía masculina? Empezó Trillo hace algunos años con el famoso: "Manda huevos". El caso es que genera alguna duda la continua alusión de los presidentes del congreso a los atributos masculinos. Primero Trillo, ahora Bono... Eso sí, destaquemos que ambos, aún haciendo alusión a ellos, nada dicen con respecto a una sensación también extendida de que nos los están tocando a los demás. Algo impropio de gente de su categoría, y eso que en algunos casos se ha demostrado científicamente cierta hinchazón en la mencionada parte.

 En fin, ya que hablamos de testículos, (recuerden que empezó Bono), hoy la bolsa española no ha recibido ninguna patada por el momento. La Prima se relaja por más que sigue superando los 300 puntos básicos. Señores de los mercados, esto podrían resolverlo como caballeros, o como lo que somos, y cuando digo caballero, sí, me estoy refiriendo a Ángela Merkel.

 En otro orden de cosas, ya saben que Gallardón ha decidio seguir durmiendo, o soñando, según lo miren y ha anunciado que Madrid optará a la candidatura de los Juegos Olímpicos de 2020. Ha asegurado que la candidatura será austera, ya, lo mismo por eso mantiene las obras en la ciudad durante todo el tiempo que pueda para poder alargar los 3000 obstáculos. Amigos, por el momento los madrileños, lo único que pretenden tener más alto, más rápido y más fuerte, es el salario, demostrando una vez más Gallardón, que tiene las mismas aspiraciones que ninguno de nosotros.

Toni Garrido


El periodista Toni Garrido dirige y presenta cada tarde, en Radio Nacional, el programa 'Asuntos propios', acompañado por Tom Callene. Cada tarde, de 16 a 19 horas.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios