« A quien pueda interesar | Portada del Blog | Estresados. Que nos recaten »

Los monos y los plátanos

Hoy me gustaría recordar la paradoja de los monos y los plátanos. Verán. En un experimento se metieron cinco monos en una habitación. En el centro de la misma, una escalera y en lo alto, unos plátanos. Los científicos rociaban a los monos con agua fría. Al cabo de un tiempo, los primates asimilaron la conexión entre el uso de la escalera y el chorro de agua fría de tal forma que cuando uno de ellos se aventuraba a ascender en busca de un plátano, el resto se lo impedía con violencia. Al final, incluso ante la tentación de la comida, ningún mono se atrevía a subir por la escalera.

Entonces los investigadores cambiaron uno de los monos iniciales de la habitación por otro nuevo. El mono recién llegado, como es lógico, trepó por la escalera en busca de los plátanos, pero en cuanto los demás vieron sus intenciones, se abalanzaron sobre él y lo bajaron a golpes antes de que el temido chorro de agua fría hiciera su aparición. Depués de varios intentos, el mono nuevo comprendió que era mejor para su integridad física renunciar a la escalera.

Pasados unos días sustituyeron otra vez a uno de los monos por otro nuevo y repitieron el proceso con el tercero, el cuarto y el quinto... así llegó un momento en que todos los monos del experimento inicial habían sido sustituidos.

Aquí surge la paradoja. Ninguno de los monos que había en la habitación había recibido nunca el chorro de agua fría. Sin embargo, ninguno se atrevía a trepar para hacerse con los plátanos. Si se hubiera podido preguntar a los primates por qué no subían para alcanzar su alimento, probablemente la respuesta hubiera sido ésta: "No lo sé. Esto siempre ha sido así".

Los nuevos monos deberían cuestionarse lo establecido y vencer miedos para poder alcanzar su alimento. Los damnificados por el franquismo y la sociedad en general deben cuestionarse lo establecido y vencer miedos para alcanzar su dignidad. Su escalera tiene forma de ley de Memoria Histórica y sus escalones deberían servir para ampliar el perdón mutuo y hacer que todos los muertos, todos, sean de todos...

Nos quedamos con el abrazo en El País del domingo entre Alfredo Salas Viu, piloto republicano durante la Guerra Civil, y José Luis Rodríguez Viñals, combatiente del bando nacional. Un abrazo que, pasados 75 años, debe ser un abrazo de justicia

5 Comentarios

Muy bonito el símil de los monos y, sí de hay venimos, pero donde se queda la evolución de la especie humana? los monos son jerárquicos como nosotros, son sociedades igual que nosotros de poder.
Como es lógico compiten entre ellos en esa lucha de clases, para eso tenemos un cerebro que hay que utilizar, és hay donde radica la diferencia entre ellos y nosotros los humanos.
Decir que las reglas son inamovibles porque así esta establecido és seguir siendo mono, discrepar ante esos convencionalismos és ser, humano. Difícil romper estereotipos de miles de años implantados en nuestro comportamiento, se encontrara una feroz resistencia al cambio, intereses de diversa índole hacen ejércitos, el que va por libre sabe muy bien donde encontrará resistencia, mil impedimentos para que todo siga igual o peor, actualmente tenemos muchos recursos para conseguirlo, lo malo es que esos recursos son utilizados para seguir manipulando y seguir siendo monos.
También la imagen de los enfrentados en la guerra es positiva, pero las guerras entre humanos siempre han existido y así seguirá, por el mismo poder, éstos combatientes se abrazan en la vejez de sus vidas (la vejez dulcifica a las personas), los viejos no organizan guerras, las guerras utilizan a gente joven como carne de cañón, incluso niños, dudo mucho que estos mismos que se abrazan hoy día, lo hicieran en plenitud de sus vidas, no olvidemos que en las guerras convencionales hay otra guerra soterrada y es la psicológica, invisible, como arma principal el MIEDO.

Hola Paula:

Yo creo que en el momento que sucedio lo de la guerra civil, no habia una familia en España, que no estuviera sufriendo, han pasado 75 años, la mayoria de la poblacion actual no lo presencio, y es una pena que todos los que hemos aprendido a vivir respetandonos unos a otros tengamos las ideas politicas que tengamos que ahora nos recuerden a quienes odiar

BESOS DE MARIELA

Recordar es odiar?, respetar la vida es el primer punto y, deja ya de introducir doble discurso, todas las familias sufrieron, queda muy bien, para a continuación soltar, recuerdo es igual a odio, ya sabemos de que pie cojeas. pazy.

Habeis pensado ¿Qué justificación tiene que existe el dinero y la propiedad privada? ¿Hay alguna que no sea que siempre ha sido así?

La inteligencia es así de cruel, tanto por parte de los monos como por parte de los investigadores. Me pregunto si se dan casos similares en la naturaleza, porque yo no los veo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Toni Garrido


El periodista Toni Garrido dirige y presenta cada tarde, en Radio Nacional, el programa 'Asuntos propios', acompañado por Tom Callene. Cada tarde, de 16 a 19 horas.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios