« El valle de los cautivos: el azar es un orden muy complejo | Portada del Blog | De charlatanes el infierno está lleno, pero el mundo está a reventar. »

ETXEKOAK de Jon Gerediaga Artedrama & Huts Teatroa

    viernes 11.dic.2015    por Maite Guisado    0 Comentarios

Antropólogo cultural, profesor, ante todo poeta, Jon Gerediaga es también hombre de teatro. Después de su trayectoria con FTI, Fábrica de Teatro Imaginario - Antzerkiola Imaginarioa (1998-2009), ahora vuelve a escribir para la escena. Su nueva obra, Etxekoak, aborda las dificultades y los recelos para acoger a un inmigrante en casa desde el punto de vista de sus habitantes.

©Ainhoa Resano

Etxekoak (“los de casa”), parte de la vivencia real de su director Ander Lipus, que propuso a Gerediaga escribir esta pieza llevada a escena por Artedrama y Huts Teatroa. “La historia parte de situaciones reales que le sucedieron a Lipus y que le suceden a mucha gente en cualquier parte del mundo. Él se enamoró de una cubana y tuvo que vivir un calvario de cinco años hasta que consiguió traerla a casa y vivir una relación normal con ella. Así que ya en la ficción teatral la familia debe tratar por un lado de superar todas las tramas y trampas legales que Europa les tiene preparadas a los inmigrantes, y por otro lado, se debe explicar a la “amama” (abuela) de casa, por ejemplo, que la nieta se ha casado con alguien que no conoce el idioma, que es de otro país, y de otra etnia. Así que aunque el punto de partida y de llegada es una historia de amor, se habla también de juicios legales y prejuicios de todo tipo, que definen quién es ‘de casa’, ‘de la familia’ (etxekoak), y quién no, y por qué, y cómo solucionarlo”, explica el autor.

©Ainhoa Resano
Ironía y humor para defendernos del dolor

La familia está formada Maddi (Maika Etxekopar), su abuela (Kristiane Etxaluz), y dos tíos: Imanol (Ander Lipus) y Goio (Javier Barandiaran), el tonto del pueblo, que toda la función lleva orejas de burro y que, tal como nos comenta Gerediaga, “puede permitirse decir las cosas con una mezcla de ingenuidad y humor que acaba funcionando y contagia a toda la casa”.

Aunque el tema no es para reírse, seguramente sin humor sería insoportable. “Es un tema doloroso en muchos aspectos, y en temas así hay que dejar la tragedia para tiempos mejores –afirma el dramaturgo–. Ciertos asuntos y cierta gente tienen en la realidad tales cargas de sufrimiento que uno no se puede permitir ser pesimista. No es fácil encontrar el tono de modo que no suene grandilocuente por un lado, pero tampoco caiga en chistes fáciles basados en tópicos culturales, dado que no hablamos de una casa en abstracto, sino concretamente una casa en el País Vasco, y más concretamente aún, en una casa euskaldun o vascófona, lo cual no es un detalle sin importancia, sino más bien un asunto que está en el núcleo duro de cualquier cultura: el idioma. Cuántos aceptarían como español o francés a alguien que no hable castellano ni francés? Desde luego la ley no lo hace, y a la gente también le cuesta mucho, en todos lados. Pues en eso los euskaldunes no son tan diferentes, al fin y al cabo. Lo del idioma es sólo un ejemplo, y no es en ningún caso crucial en la obra, pero sí significativo. Por otro lado, los obstáculos legales son mucho más crueles y en la realidad tienen poco que ver con el humor. Son en todo caso temas delicados y dolorosos, no hay más que ver las imágenes de los noticiarios con las colas de refugiados enfrentados al gran leviatán, así que si el público se ríe a veces es más bien porque algo de ironía y de burla pueden servir para defendernos del dolor.”

©Ainhoa Resano

Convulsión y prejuicio, amor y esperanza

La historia no está narrada desde la perspectiva del inmigrante, que ni siquiera está presente en escena, aunque no es un personaje completamente ausente, puesto que revoluciona la casa: “Su presencia se hace sentir durante toda la obra, todo el mundo sabe cómo se llama, Mamadou, y lo que supone para el desarrollo de la obra, pero, ciertamente, y dado que la ley lo impide, está, efectivamente, ausente. Creo que se nos quedaba grande tratar directamente el tema de la inmigración como si nosotros nos pudiéramos hacer cargo como autores y en primera persona de todo ese sufrimiento que nunca hemos vivido, así que la opción era en realidad la más fácil, hablar de ello desde la posición que conocemos, es decir, desde la perspectiva del que está en casa, quiere recibir al extraño, y no puede, no le dejan. El foco se sitúa en esa convulsión que sufre la casa, una convulsión que está producida en primera y última instancia por el enamoramiento, pero que se estigmatiza y se vuelve patológica por la ley y el prejuicio. Una ley basada en el prejuicio y la discriminación por cuestiones de raza, idioma, religión, sexo y un largo etcétera de ‘razones’ por las cuales somos aún capaces de discriminar y de hacer las cosas fáciles muy difíciles. No caer en la absoluta desesperanza, y luchar contra ella, era y sigue siendo una obligación para mí cuando escribo, así que hacer que la convulsión primera (la del amor) perdure y brille durante la obra era un desafío trascendental que debe mantenerse, creo, además de en el arte, también en la vida y en el tiempo, en la medida de nuestras posibilidades.”

©Ainhoa Resano

 Un gran poeta entre bambalinas

Doctor en antropología cultural y estudioso de la cultura mapuche, Jon Gerediaga es ante todo un gran poeta y eso palpita en sus piezas teatrales. 

  • Bitola
  • Olivetti
  • Mundopolski
  • Yuri sam
  • Aurevoir
  • Babilonia
Babilonia

 De sus años con la compañía Fábrica de Teatro Imaginario, recordamos Fitola balba, karpuki tui (2004, ed. Pamiela), lectura dramatizada sobre su primer poemario, 8 Olivetti Poetiko (2007, Artezblai), Mundopolski (2007, Artezblai), Yuri Sam. Otoitza, (2007, Artezblai), Au Revoir, Triunfadoreak!, (2007, Artezblai) y Babiloniako Loreak, estrenada en 2009 y de la cual podéis ver el reportaje que hicimos en el programa La Mandrágora.

“Escribir para teatro, al menos en mi caso –comenta Gerediaga–, no es sólo una labor solitaria y autónoma, sino que implica el trabajo en equipo de un grupo de personas que también están implicadas en el proyecto: actores, música, luces, vestuario, escenografía, etc. Y por supuesto, el director, en este caso Ander Lipus, que es quien dirige la caravana. Yo sé que el animal teatral es él, así que sé que su visión sobre lo que yo traigo escrito servirá para mejorar el texto y la obra en general. Así que siempre le hago caso, no sólo a él, sino también al resto del equipo. Cuando un actor tiene interiorizado el personaje, llega a saber más del personaje que yo, y sus sugerencias sobre tal o cual línea conviene tenerlas en cuenta también, de modo que todo el equipo empuje en la misma dirección.”

 

No es un autor que dé a la compañía su escrito terminado y se desentienda, el texto va creciendo y armándose en el trabajo con todo el equipo. “En este caso y prácticamente siempre que he trabajado con Lipus, en la génesis hay reuniones entre los dos, en las que hablamos de cosas de la vida mezcladas con teatro, y también esta vez fue así. Yo sabía lo que le estaba pasando a Lipus con su pareja cuando él me propuso hablar de ello en una obra de teatro. Me dio algunas claves, como número de personajes, título, etc. y en sucesivas reuniones fuimos perfilando hilos dramáticos que partían de su experiencia personal. Yo fui confeccionando el texto en constante contacto con él. Luego en una fase posterior, entraron actores y actrices, músico, escenógrafo, etc. Y también todos ellos aportan nuevas visiones de  conjunto. De modo que el texto, esta vez, tiene un total de nueve versiones desde el primer borrador, y creo que se puede dar ahora por concluido, después de la quinta o sexta representación, y difícilmente antes. Esto cansa mucho, porque se debe volver una y otra vez sobre lo escrito, y sobre todo escribir con ‘tijeras’, pero sé que es siempre por el bien de la obra, y sé que el texto se beneficia de ese trabajo en equipo en el que yo no soy totalmente autónomo, aunque las palabras las ponga yo. Pero el pálpito o la convulsión no lo puede poner el texto en solitario, por bueno que sea. Yo al menos no puedo, hablo por mí. El teatro es otra cosa distinta de un texto teatral.”

Jon Gerediaga no había vuelto al teatro desde que en 2009 escribiera Flores de Babilonia (Babiloniako Loreak), pero en este tiempo no ha dejado de escribir: “Siempre encuentro algún modo de refugiarme en la poesía, que es un lenguaje más austero, más propio, y en el que me siento mucho más autónomo, y cuando mi estado de ánimo me lo permite y me lo pide, sigo escribiendo poemas”.

JON

Su primer poemario fue Fitola balba, karpuki tui (2004). En 2008 recibió el premio nacional de la crítica y fue también finalista del premio nacional de poesía con su excelente Jainkoa harrapatzteko tranpa (2008, Trampa para atrapar a Dios). Después siguió Zentaurohankak (2012, Patas de centauro) y este año ha publicado Argia, Lurra, Zuhaitza, Zerua (2015, Luz, tierra, árbol, cielo). En castellano pueden leerse algunos poemas en la antología bilingüe Siete Poetas Vascos (2009), publicada como los demás por la editorial Pamiela.

La suya es una poesía enraizada en la tierra, donde la naturaleza respira los sentimientos, las pequeñeces y las profundidades del hombre. Sus poemas, de una belleza turbadora, son selvas de afectos, sufrimientos y esperanzas destilados desde el fondo del alma. Desde aquí hago una llamada al mundo editorial: urgen traducciones a otras lenguas de todos sus libros.

Etxekoak tiene prevista gira por Euskadi toda la temporada. En su web encontraréis más información y el calendario de funciones.

Maite Guisado   11.dic.2015 18:43    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Atención Obras!

Bio ¡Atención Obras!

Bienvenido al blog del programa ¡Atención obras!, un programa semanal que, cada viernes en La 2 de TVE, aborda la cultura en su sentido más amplio, con especial atención a las artes escénicas, la música y las artes plásticas. Los viernes, a las 23:45, en La 2 de TVE.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios