Se acabó

    viernes 5.abr.2013    por Santi Amodeo    7 Comentarios

Rodar es una cosa fascinante. Es algo casi prodigioso ver cómo se forma una historia ante tus ojos, cómo los actores dan literalmente vida a unos personajes y los decorados dejan de ser los Scene Headings del Final Draft para convertirse en el mundo donde pasan las cosas. Sí, es fascinante; pero te deja exhausto.

Bambi
Foto: © QUIM VIVES.

Mucha gente me pregunta si al final del rodaje no te invade una especie de Síndrome de Estocolmo. Pues en mi caso, no. He dispuesto de un equipo técnico de primerísimo nivel y un reparto comprometido y brillante; y he disfrutado con ellos. Pero mi cabeza ya está en otra cosa. Mi cabeza ya está montando.

En el montaje es cuando uno realmente saborea lo rodado. Cuando se topa por ejemplo con un plano secuencia de minuto y medio, con trescientos figurantes en una noche primaveral en el jardín de una colosal casa en fiestas. Y entonces recuerda que hacía un frío que pelaba y que estaba amaneciendo y aún no teníamos la toma buena. Y ve la claqueta y cómo el equipo se arremolina tras la cámara; cómo el ayudante de dirección anima a la figuración con frases que no se cree ni él; cómo Quim salta para expulsar el frío y los demonios; cómo Julián se concentra como si fuera a correr los cien metros en nueve segundos y Joaquín Núñez mira al dire de foto y le dice algo ininteligible... Entonces... Prevenidos y... Acción. Y la escena fluye y parece mentira que un instante antes pareciera que el caos lo iba a devorar todo. He visto ese plano veinte veces. Y veinte veces me emociono cuando Quim se detiene a saludar a una señora el tiempo justo para volver al plano en el momento perfecto o cuando Julián atraviesa buscando entre la gente y se gira con naturalidad para ayudar al steady a recomponer el cuadro y que el plano continúe. Todavía se me encoge el estómago porque creo que algún imprevisto va a ocurrir y miro el cielo clareando y me digo que ya no hay tiempo para otra y que esto va a ser un desastre, hasta que tras ese minuto y medio una figurante escotada y guapísima, bailando con la alegría del que está realmente de fiesta (y en primavera), me recuerda que todo ha salido bien. Veinte veces más veré ese plano. Y sentiré lo mismo.

Bueno, pues gracias a todos. Estoy sin Síndrome de Estocolmo e impaciente por meterme en la sala de montaje y comprobar si realmente hemos hecho una buena peli. Me huelo que sí. Espero no equivocarme.

Categorías: Cine

Santi Amodeo    5.abr.2013 12:16    

Calabazas y Carrozas

    jueves 21.mar.2013    por Santi Amodeo    0 Comentarios

El otro día hizo su última escena uno de los protagonistas de la peli, Enrico Vecchi. Un “Enrico ha acabado la película”, un sonoro aplauso a las cinco de la mañana y de repente la extraña sensación de que no volverás a verlo allí, bicheando entre el equipo en el set o maquinando algún gag con Alterio. Y eso me recordó que esto llega a su fin. Y sentí nostalgia. Queda una semana y pico de rodaje y las fuerzas se agotan. Pero, a pesar de todo, de alguna manera me jode que esto se acabe.

Bambi
Foto: © QUIM VIVES.

La madrugada del sábado estrellamos nuestros dos últimos coches. Los especialistas salieron vivos y sonrientes, y yo me despedí del equipo con un “mañana me emborracho”. Fiel a mi palabra, ayer por la noche abrí una botella de vino frente al ordenador y me la pimplé mirando algunos premontajes de la peli (supongo que sería por la nostalgia que antes he mencionado).

Entonces me encontré con una escena que yo tenía marcada en el guión como peliaguda. Sobre el papel, le faltaba consistencia. Sin embargo Ernesto Alterio y Enrico Vecchi habían compuesto una delicia, creíble y divertida. Tuve una sensación que he tenido varias veces a lo largo del rodaje: a estos, le das una calabaza y te devuelven una carroza. Dorada, como Jean Renoir.

Bueno, esta semana, como despedida, soltaremos a nuestro abogado favorito a destrozar tres mil metros cuadrados de casa señorial. Ya hicimos un primer intento y nos quedó fantástico. Se nos da muy bien destrozar cosas

Santi Amodeo   21.mar.2013 09:51    

Objetivos

    lunes 11.mar.2013    por Santi Amodeo    2 Comentarios

Hace un par de días leí una crítica despiadada sobre una película que no he visto. Como no la he visto no tengo opinión, así que no quiero ir más allá. A estas alturas he leído muchas críticas y nada que objetar: esto es así, a veces te elevan un poco por encima de tus méritos y a veces… pues supongo que has hecho perder dos horas a alguien (o al menos ese alguien lo cree) y, bueno, los adjetivos se inflaman. Entonces, como teclear es fácil, imagino que se te van los dedos o yo qué sé. Resultado: te estrellan contra la pared.

Volviendo a la crítica en cuestión, en realidad me hubiera pasado desapercibida si no fuera porque se refería a una Comedia. Y eso me ha recordado que estoy en terreno pantanoso. Ocurre que desde mi primera peli no he vuelto a intentar hacer reír. Y esa primera peli era algo especial, diez amigos rodando a otros cuatro que nos parecían divertidísimos. Así que como no esperábamos nada y la peli la pagábamos nosotros, nunca sentí ninguna presión. Si me preguntan cómo va QMB yo solo puedo decir que yo me río. Y supongo que ese era el objetivo, ¿no? Ah, que también había que hacer reír a los demás, claro.

Y ya que hablamos de objetivos, ayer me llegaron unas fotos de Quim Vives, el fotofija de la peli, en las que aparecía mi hijo. La carpeta se llamaba “Fotos Bonitas” (no se me ocurre mejor nombre) y en una de ellas mi hijo miraba por el objetivo de la cámara, con la ilusión del que mira a través de un artilugio mágico. Así se mira por un objetivo, claro que sí. Pues nada, la comparto con vosotros. Foto bonita.

BAMBI
© QUIM VIVES

Bueno, en esta última semana hemos tenido escenas erótico/festivas, hemos destrozado una casa de tres mil metros cuadrados, hemos sido escupidos por una preciosa llama blanca… Y hemos matado a Bambi. Una semana productiva.

Categorías: Cine

Santi Amodeo   11.mar.2013 11:06    

Persecuciones

    martes 26.feb.2013    por Santi Amodeo    4 Comentarios

El miércoles pasó una persecución de verdad por en medio de nuestra persecución de ficción. Yo no la vi; no sé dónde estaba, imagino que tomando un paracetamol. Me cuentan que un BMW blanco pasó a 140 por la avenida que teníamos cortada. El tipo debió alucinar cuando se topó con las decenas de coches y de figurantes congelados en sus posiciones, los petos amarillos fluorescentes del personal, los walkies sonando como una orquesta robótica y el extraño artilugio en que se convierte el camera car con la pila de técnicos que se forman sobre la plataforma, que parece un comando minutos antes de matar a Bin Laden. Es una imagen muy hermosa ese instante de calma, en el que todos esperan el momento de “Acción”; esa sensación como de tiempo parado, porque el tiempo se percibe por el movimiento, por las cosas que ocurren (¿no?). En las primeras tomas me asomaba desde el camera car para ver ese instante, especial como contemplar el rayo verde en las puestas de sol (que dicen que es muy especial, aunque en realidad yo nunca lo he visto).

BLOG
El caso que eso fue lo que se encontró el muchacho de los 140 km por hora. Y por lo visto nadie se movió, supongo que porque todos pensaron que era de los nuestros; y el muchacho siguió su camino, imagino que sin entender qué extraño fenómeno estaba experimentando, si era el efecto físico que producen los BMW a partir de una determinada velocidad en la que el Tiempo se detiene y con el Tiempo, todo lo que ocurre, y tú te conviertes en el centro del Universo y uno no sabe si vive o sueña o cualquier otra cosa que se les haya ocurrido a los ingenieros  (y/o creativos) de BMW.

Entonces, por desgracia para el muchacho, vuelta a la Realidad. A partir del cruce de Luis de Morales, el mundo se movía y con el mundo varios coches de policía que lo pillaron a los pocos kilómetros. El muchacho no llevaba drogas, como se había especulado, ni estaba ebrio, ni había nada aparentemente ilegal en su coche que hubiera provocado haberse dado a la fuga como se dio. Lo haría por captar el momento. O vete tú a saber.

Volviendo a Bambi, nuestra persecución acabó mucho mejor. No tengo un equipo, son los Harlem Globetrotters.
Categorías: Cine

Santi Amodeo   26.feb.2013 14:20    

Reventando coches

    martes 19.feb.2013    por Santi Amodeo    2 Comentarios

Esta semana han ido llegando los últimos actores. Me encanta observar cómo van encajando desde el primer día con el resto del reparto, como si llevaran trabajando juntos desde meses. Es una delicia ver a José Ángel Egido llegar al set y bordarlo a la primera, o a @ursulolita (Úrsula Corberó) salir de un casoplón en la avenida de la Palmera como si fuera suya (no ya la casa, sino la ciudad entera). O a Pedro Mari Sánchez, actuando con 39 de fiebre y haciéndolo perfecto.

Por no hablar de la Orquesta Patata: al trombón, Enrico Vecchi; a la trompeta desafinada, Ernesto Alterio; solo de viola, Julián Villagrán; y al violonchelo de una cuerda Quim Gutiérrez; por detrás, aporreando el bombo y con marcha descompasada, Joaquín Núñez. Son tan buenos que yo parezco bueno. Y en realidad mis indicaciones se limitan a poco más de un push, push… o un pull, pull de vez en cuando. Y ellos empujan más o empujan menos. Nunca fue tan fácil.

Todo esto viene a que esta semana hemos reventado nuestro primer coche en una avenida de seis carriles. Mi única indicación a los especialistas fue… Push. Cuco, el que daba, sacó una sonrisa de oreja a oreja y se montó en el coche. Y empujó. Vaya si empujó.
Foto blog 3
Foto: Quin Vives


Pues esta semana tenemos persecuciones por avenidas, estrellamos varios coches, destrozamos un kiosco lleno de balones, nos metemos en un carril bici a cien por hora y la Orquesta Patata acaba volando sus coches por el césped del Estadio Olímpico. Ya me puedo imaginar la cara de Cuco. También el dire de producción está excitado como su hijo de tres años en su cumple: “la que vamos a liar”, dice. Hasta el produ parece contento. Y eso que esto no le va a salir barato. ¿Pero qué pasa aquí? ¿Soy el único que está cagao?

P.D. De los protas, aún quedan por entrar Bambi y Carmina. Estoy deseando. Y no, no pienso decir una palabra sobre Bambi. Solo, que nada que ver con Disney.

P.D. Muchas felicidades a Joaquín y a Julián. Emocionante noche.

JoaquinNunez
Joaquín Núñez recoge su Goya por Grupo 7.

JulianVillagran
Julián Villagrán alza el Goya ganado por Grupo 7.


Categorías: Cine

Santi Amodeo   19.feb.2013 16:47    

Las cosas se están haciendo bien (Dummy)

    lunes 11.feb.2013    por Santi Amodeo    4 Comentarios

Bueno, primera semana de rodaje y muy buen material. Estamos todos muy enchufados. El oxígeno de mi habitación sigue por encima de 90 (ver post anterior) y como ha hecho sol y hemos rodado un par de días en exteriores, estoy hasta un poco morenito. Si me pusiera una camisa de flores parecería que he pasado la semana en un chiringuito en Cádiz. Ocurre que a mí me gusta rodar y en general lo único que me estresa es que las cosas salgan mal. Y como he dicho, por ahora van bien. Como muestra, ahí va una anécdota, verídica y verificable:

En preparación estuvimos debatiendo sobre la idoneidad de usar un Dummy (un muñeco articulado) para determinadas secuencias con especialistas, en las que estos podían salir algo trasquilados. A pesar de que me caen bien, yo me empeñaba en que los especialistas se llevaran los mamporros; no me fiaba del muñeco, que además de ser caro, no siempre funciona. Además necesitábamos un muñeco muy concreto, ni muy rígido ni demasiado flojo. Entonces el equipo de arte propuso fabricarlo por nuestra cuenta. Tengo una fe ciega en esta gente, pero un Dummy… No sé, no me fiaba, la verdad.

El caso es que la semana pasada, Michel, el atrezzista de rodaje, tenía que llevar el muñeco ya terminado desde su casa a la oficina de producción para que le diéramos el visto bueno. Mientras lo transportaba por la calle, una mujer se le quedó mirando. Entonces Michel le dijo, a modo de broma: “Estas cosas se hacen por la noche, ¿verdad, señora?”. Se me olvidaba apuntar que el Dummy iba dentro de una bolsa de plástico negra con los pies fuera, que es como debe aparecer en la película. Casi nada. Como la señora no dejaba de mirarle, Michel añadió (no me preguntéis por qué): “Se me murió anoche. Ahí lo llevo a ver si me deshago de él”. Y se fue tan pancho pensando que la mujer se había dado cuenta de que era un muñeco.

Post1Foto: QUIM VIVES

Pero no, no se había dado cuenta. No habían pasado ni treinta minutos cuando un par de policías de paisano llegaron a su casa (no se les puede negar la eficiencia), porque la pobre señora estaba en comisaría presa de un ataque de nervios, creyendo que había presenciado el último tramo de un crimen tremendo perpetrado con toda la sangre fría del mundo. De inmediato la policía había puesto en marcha un dispositivo para encontrar al asesino. La víctima, nuestro Dummy.

No hay duda, las cosas se están haciendo bien. ¿No?

P.D. El que va en la bolsa no es Bambi, no especuléis.

P.D.2. Y contestando a todos los comentarios que me llegan por tierra, aire y mar… Bambi no es una criaturita. Ya lo iréis descubriendo.

Categorías: Cine

Santi Amodeo   11.feb.2013 13:47    

Oxígeno

    lunes 4.feb.2013    por Santi Amodeo    6 Comentarios

Bueno, mañana empieza todo. En realidad empezó el viernes, con unas tomas submarinas en el Sea Life de Benalmádena. Joaquín Núñez, a punto de ganar un Goya por Grupo 7 (esperemos), pasó la mañana nadando entre tiburones con Belén Ponce de León. Por desgracia tuvimos que parar el rodaje porque estresamos a los animales.El estrés y unos bicharracos con mandíbulas de cincuenta dientes mezclan muy mal. Así que nos tuvimos que volver a casa con el trabajo a medio hacer.

Bambi1
Foto tomada por Santi con su teléfono móvil.

Aunque el material que rodamos está muy bien y me volví razonablemente contento, en la furgoneta camino de casa me puse a pensar en lo que me esperaba. Y es que cualquier cosa puede pasar en un rodaje, como que tengas que parar porque unos tiburones están estresados. Y no digo que no tuvieran razones, aguantar a treinta tíos dando la tabarra no debe ser fácil. Es solo que empecé a tirar del hilo y me di cuenta de repente de que el que tenía razones para estresarse era yo.


¿Sabéis cómo se mide el estrés de los peces? Por el oxígeno del agua, si baja demasiado es que los peces están consumiendo más de lo normal por la ansiedad. Al parecer la cosa empieza a ponerse tensa por debajo de 83. Desde mi visita al Sea Life tengo un medidor de estrés colgado de mi armario. Marca 90. Todo va bien, lo dice el aparato. Aunque la verdad, no sé si es muy fiable, lo compré en un chino por un euro. Lo mismo lo que mide es la humedad del ambiente. Llueve mucho en Sevilla últimamente. Será el cambio climático.


Deseadme suerte con Bambi.
P.D. Muchas gracias al equipo de Sea Life por aguantar a treinta ti@s dando la tabarra.

Categorías: Cine

Santi Amodeo    4.feb.2013 16:28    

Santi Amodeo

Bio ¿Quién mató a Bambi?

Santi Amodeo (Sevilla, 1969) es un realizador, guionista y músico que debutó en el cine formando pareja con el también director Alberto Rodríguez. Se dieron a conocer juntos con el corto 'Bancos', tras el cuál llegaría su también trabajo en común con el largometraje 'El factor Pilgrim'. Poco después deciden lanzarse en solitario con sus respectivas óperas primas y es cuando Santi Amodeo estrena 'Astronautas' y 'Cabeza de Perro', ambos filmes avalados por numerosos premios. Santi, que también es responsable de la música de sus películas, acaba de iniciar el rodaje de su tercer largo ¿QUIÉN MATÓ A BAMBI?, una divertidísima y alocada comedia que se estrenará en otoño de 2013. Aquí, en su blog de RTVE.ES, te va a ir contando todos los pormenores del rodaje.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios