« Jugar a ser Spielberg en Super 8. | Portada del Blog | Sólo no puedes, con amigos sí »

Trabajo en equipo.

En 1951 los dibujantes de la Disney pusieron todo su empeño en llenar de color el mundo de Alicia, el personaje de Lewis Carrol. La historia adquiere un ritmo casi frenético en muchos momentos y sabían que su labor no serviría de nada sin una música dinámica capaz de seguir los pasos. Oliver Wallace fue el elegido para poner sonido a las aventuras de la pequeña. Quizás su nombre os diga poco pero por entonces era un valor seguro para la compañia. De su mano han salido las partituras para La dama y el vagabundo, Peter Pan, La cenicienta o Dumbo. Y el compositor volvió a aplicar una de sus recetas más conocidas para el éxito: mucha riqueza musical. Cada escena, cada pasaje de la cinta, cuenta con su propia identificación musical. Y no sólo eso, hay una veintena de canciones en unos 70 minutos de cinta. La variedad musical impide bajar la guardia mientras visionas la película. Para conseguirlo Wallace se rodeó de 7 letristas, ni más ni menos. Todo un trabajo de equipo, a la vieja usanza, para conseguir un resultado redondo. Una fórmula de la que han bebido muchos compositores años más tarde.

 

Alice in Wonderland (1951)

Alice 

Bandas sonoras se emite de Lunes a Jueves a las 15.54, sábados y domingos a las 11.25 y a las 22.55.

Unirse al Grupo Facebook de Bandas sonoras

Más podcasts de Bandas sonoras

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Amparo García Pérez


Amparo García dirige en Radio 5 el espacio Bandas Sonoras: "Que yo recuerde, la primera banda sonora que llamó mi atención fue la partitura compuesta para 'Un lugar llamado paraíso' (Paradise, 1991)".
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios