« La lista de la compra 2.0 | Portada del Blog | No apto para gente innovadora »

Webseries Festival

Webseries Festival ha llegado a su fin. Como siempre suele ocurrir cuando un certamen de este tipo da a conocer su palmarés nadie está contento. La polvareda que se levanta, los juramentos, los gritos de “tongo” y los “no digo que el mío sea mejor, pero ¿éste?” han llenado estados, twitteos y blogs. En menor medida que el Notodofilmfest , pero nada mal para un certamen con sólo un año a sus espaldas.

Vaya por delante una ovación tanto para el certamen como para los participantes. El certamen ha arriesgado en una época en la que asumir riesgos no está de moda y los participantes han sacado adelante un piloto por sus propios medios, sean cuales éstos sean. Cualquier persona que haya pasado por lo mismo sabe lo doloroso que puede llegar a ser la experiencia.

Pero ahora, después de ser políticamente correctísimos, hagamos un ejercicio de abstracción. Imaginemos que el certamen no se llama Webseries festival, sólo se llama Series Festival. Podemos imaginar también que ni el miedo de las cadenas, ni el clasicismo de los programadores ni la búsqueda del target de abuela+niño han podido evitar que Nikodemo Tv se alíe con una TDT para hacer el festival. Y que no buscan series web, buscan series pequeñas para tapar de forma recurrente huecos en la siempre inestable programación de la televisión digital terrestre. Formatos de unos minutillos, diferentes y arriesgados ¿Algo habría cambiado? No.

Desde el principio el certamen se quedó corto. No pedían series web, pedían series que, da la casualidad, se iban a emitir por Internet, pero en ningún momento eso afectaba a los formatos. Internet para el certamen sólo era una ventana de distribución. Los creadores no podían arriesgarse con interactividad, participación, redes sociales, o los mil y un recursos que ofrece colgar un vídeo en la red. Cuando llegó la era digital muchos certámenes de cortometrajes aupados por la democratización de los medios decidieron sesgar las posibilidades de los realizadores para así poner en jaque su creatividad: tu corto no podía durar más de cinco segundos, lo tenías que hacer en un pueblo concreto, tenía que aparecer una calabaza gigante o el siempre recurrido “cortometraje grabado con un móvil”. La aceptación de la tecnología y la superación de ésta dio como resultado el suprimir algunas de sus ventajas para ver qué tenían que decir los cortometrajistas. En este caso la supresión de las ventajas del medio se ha dado por falta de ver más allá, de querer innovar de verdad y no ha espoleado la creatividad, la ha ablandado.

Y no, no es casualidad que toque justo este tema hoy .

Dicho esto… Doctor Beirut y Ruta 66 deberían haber estado más arriba ¡TONGO!

2 Comentarios

Cuanta razón en tan poco texto. A ver si aprenden de vosotros y el próximo festival que lo monten con dinero ajeno. Lo mejor de todo es que en el site del WebSeries Festival pone que cuentan con vuestro apoyo, menos mal. Qué país...

Yo lo soy y no me siento para nada como los suelen describir.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Síguenos en...

Últimos comentarios