Acabar y empezar de nuevo

    lunes 16.ene.2012    por Vicente Romero    9 Comentarios

Es la inexorable ley para una producción rigurosa: muchos meses de preparativos, viajes, guiones, rodajes y montajes, que se consumen vertiginosamente en pocas semanas de emisión. Un equipo como el de Buscamundos, reducido, y que pretende mantener el rigor y la calidad característicos de las producciones propias de TVE, no puede resistir el ritmo que una emisión semanal impone al calendario de trabajo. Por eso, finalizada de forma satisfactoria la Primera Temporada, Buscamundos desaparece de la programación de La2 (aunque no del portal www.rtve.es) durante unos meses, mientras se producen los catorce nuevos documentales que formarán su Segunda Temporada.

Acabamos y empezamos de nuevo. Hemos escuchado numerosas críticas y sugerencias de nuestros espectadores. Algunas han sido difundidas como comentarios en nuestro blog. Otras, que iban dirigidas a nuestro correo de forma privada, no solo han quedado en nuestro archivo sino, sobre todo, en nuestra memoria. Porque tendremos en consideración muchos de los consejos recibidos, que suponen aportaciones para mejorar un programa hecho por y para viajeros interesados en la vida a su alrededor tanto o más que en los atractivos turísticos de los lugares que visitan/visitamos. De esas sugerencias hablaremos en este blog, al mismo tiempo que de las incidencias que se vayan sucediendo en los viajes de nuestro equipo.

Dicen --y parece que con razón-- que no corren buenos tiempos para viajar. Que uno de los ‘lujos’ prescindibles, en una etapa de recortes económicos. Pero viajar no es un gasto inútil, sino una necesidad. El gran Manu Leguineche ha explicado mil veces que salir de viaje, para sumergirse en otra realidad distinta a la nuestra, es como abrir una ventana en la mente, por que pasa un vendaval de sensaciones e ideas, que arrastra toda la basura almacenada día a día en nuestras neuronas.

Por eso, Buscamundos seguirá viajando, con un presupuesto bajo, que pueda estar al alcance de la mayoría de los espectadores que sueñen con nuestro destinos e itinerarios. Y tratará de presentarles alternativas asequibles para viajar --siempre de forma segura-- a los escenarios más atractivos.

Vicente Romero   16.ene.2012 11:15    

Guatemala, volcanes y leyendas

    martes 27.dic.2011    por Vicente Romero    12 Comentarios

Las ruinas de Tikal, fácilmente accesibles tras haber pasado siglos ocultas en la selva, constituyen uno de los grandes atractivos de Guatemala para los viajeros. Pero solo uno. Además de esa gran joya de la Ruta Maya, el país centroamericano ofrece paisajes de enorme belleza (sus volcanes y el lago Atitlán sirven de ejemplo), y escenarios históricos primorosamente conservados y restaurados, de los que Antigua es el mejor emblema.

La violencia marcó al fuego la historia reciente de Guatemala. Y constituye una dramática herencia, tras una larga guerra civil y una represión brutal, que condiciona muchos aspectos de su vida. Ello hace que, en ocasiones, Guatemala no sea un destino fácil para los viajeros. Y que resulte arriesgado salirse de las rutas de viaje trazadas por la industria turística. Pero, más allá de la potencial amenaza de la delincuencia o del azote urbano de las maras, los guatemaltecos son abiertos, cordiales, acogedores. En general se muestran dispuestos a recibir a los forasteros, a ayudarles a conocer el país, sus costumbres y tradiciones.

La ascensión a caballo de la Montaña del Chino --observatorio natural sobre el cráter humeante del volcán Pacaya-- fue una excursión inolvidable. Igual que la caminata entre las ruinas de Tikal. O el paseo por la Historia que supuso callejear por Antigua. Pero el mayor placer de nuestro equipo estuvo en las horas de charla con las gentes sencillas que encontramos en todos los sitios que visitamos. Parte de algunas de esas conversaciones espontáneas quedaron recogidas por la cámara de Antonio Urrea.

Con esta visita a Guatemala acaba la primera temporada de Buscamundos. Han sido catorce programas intensamente vividos por el equipo de viajes que los ha planeado, realizado y presentado. Guatemala es un buen punto y aparte, antes de preparar la segunda temporada, porque de algún modo resume las intenciones del programa. Nuestro último capítulo no solo presenta un recorrido por sus lugares más hermosos, sino también una mirada humana a sus gentes y un acercamiento a su riquísimo acervo cultural popular. Es decir, un viaje por la vida, como anuncia el subtítulo de nuestra cabecera.

Vicente Romero   27.dic.2011 01:16    

Iguazú: accidentada búsqueda del paraíso

    lunes 19.dic.2011    por Vicente Romero    17 Comentarios

Cuando un viaje, por bien planificado que esté, se tuerce y casi todo empieza a salir mal, las vacaciones acaban convirtiéndose en una aventura. Una forma positiva de decir que se alteran los planes y que  la actividad fundamental consiste en sortear dificultades e improvisar soluciones. Como contrapartida, aparecen situaciones y personajes imprevistos que, a veces, resultan más interesantes que las visitas programadas.

Algo de todo esto se dio en el rodaje de ‘Iguazú, viaje al paraíso’. El equipo de Buscamundos pretendió evitar el avión desde Buenos Aires hasta las famosas cataratas, pensando que efectuar tan largo desplazamiento en coche nos permitiría disfrutar más de la geografía argentina, y visitar otras localidades. Las mismas agencias porteñas que consultamos nos desaconsejaron algunas ofertas tentadoras de vehículos de alquiler con chofer, y nos repitieron que, para evitar incomodidades, lo más seguro era el avión. Desoímos sus recomendaciones. Y una avería del automóvil --que parecía, si no nuevo, bien cuidado-- trastocó nuestros planes. Tanto que nos obligó a recurrir al autostop, un último recurso que siempre conviene evitar. Pero tuvimos suerte.

Si no hubiera sido por ese incidente, no habríamos conocido un ferrocarril tan entrañable como El Gran Capitán: un viejo tren, resucitado gracias a la ilusión de sus propios trabajadores, con locomotoras y vagones artesanalmente reconstruidos. Un tren de los pobres, que representa la única posibilidad de viajar para los más humildes, a bordo del cual conocimos a gentes de gran calidad humana. Los imprevistos que se sucedieron nos obligaron a escenificar --al estilo tradicional de los clásicos docudramas-- algunas escenas, teniendo a veces que alterar los lugares o momentos precisos en que realmente habían ocurrido. Pero siempre manteniendo la veracidad de los hechos y la autenticidad de los personajes que encontramos.

Iguazú es uno de los paraísos geográficos mundiales. Su ruta es habitual en los programas de los grandes operadores turísticos. Sin embargo, los buenos viajeros buscamos abrir nuestro propio camino, alternativo a las sendas trilladas. Los imprevistos forman parte de esa forma de viajar. Pero vale la pena.

Vicente Romero   19.dic.2011 15:36    

Europa: tan cerca, tan lejana

    martes 13.dic.2011    por Vicente Romero    8 Comentarios

Dicen que, a la hora de preparar un viaje, las distancias no hay que medirlas en kilómetros sino en euros. Según ambos baremos, Europa está cerca. El viejo continente es pequeño, y sus grandes ciudades son casi vecinas, si lo comparamos con Asia, América o Asia. Además, las compañías aéreas de bajo coste mantienen tarifas muy asequibles, a veces inferiores a lo que cuesta un taxi hasta el aeropuerto.

Pero es Interraíl, con su propuesta de ferrocarriles sin fronteras, la que ha puesto de moda los viajes por Europa. Miles de jóvenes se mueven en tren, de una capital europea a otra. Y eso mismo es lo que hemos hecho en Buscamundos. Como los billetes de Interraíl solo son utilizables fuera de los países de origen de los viajeros, llegamos a París en un vuelo barato para, desde allí, continuar a Bélgica, Holanda, la República checa y Suiza, siempre en tren.

Cinco países, entrevistos desde cinco ciudades destacadas, con significaciones muy distintas, en el desconcertante concierto europeo. París, la eterna ciudad de las luces, culta y romántica; Bruselas, aburrida capital política y burocrática de la Unión Europea; Ámsterdam, como mito de la tolerancia y las libertades sociales; Praga, llena de magia, literatura y misterio; y Ginebra, con espíritu calvinista y aire de sucursal bancaria. En definitiva, nos planteamos una excursión apresurada, casi enloquecida, dejándonos llevar por la pasión de viajar, en una búsqueda vertiginosa de mundos distintos al nuestro. Distintos, porque aunque Europa esté política y geográficamente tan cerca, culturalmente se encuentra mucho más lejos de nosotros que América Latina.

Sabíamos que no habría tiempo para conocer en profundidad ninguna de las cinco ciudades, aunque sí para tomarles el pulso. También, para disfrutar de algunos de sus rincones más atractivos. Pero, sobre todo, para charlar con sus gentes y, en especial, como algunos personajes significativos, como la bailarina Blanca Li, el eurodiputado Fernando López Aguilar, o el ensayista Jean Ziegler.

Vicente Romero   13.dic.2011 00:02    

Viaje en el tiempo

    miércoles 30.nov.2011    por Vicente Romero    11 Comentarios

La vieja y sugestiva idea en que se han basado tantos relatos de ciencia ficción parece hacerse realidad en Etiopía. En distintas zonas de ese país se tiene la impresión de haber viajado en el tiempo, y de encontrarse en otra época. Sin embargo, para dar ese salto en la Historia no es preciso internarse en un fantasioso túnel del tiempo, sino simplemente llegar en un avión hasta Addis Abeba, que es una capital moderna, y desde allí continuar en otro avión, o en autobús, o en coche, hasta Lalibela, Axum o Gondar.

El equipo de Buscamundos viajó durante las celebraciones de la Epifanía, el pasado mes de enero. Unas fiestas populares que mantienen el ambiente de varios siglos atrás. Las ceremonias, las vestimentas, los escenarios, parecen fruto del extremo celo de un escenógrafo. Sin embargo, son totalmente espontáneas y naturales. Incluso la presencia de numerosos visitantes extranjeros queda amortiguada por la participación masiva de la población. Nada se hace para el turismo, sino que todo es auténtico y vivido de forma espontánea.

Cualquier momento del año es bueno para viajar a Etiopía. Porque sus templos esculpidos en la roca constituyen uno de los sitios más sorprendentes, hermosos y llenos de misterio de todo el mundo. Pero el Timkat (la Epifanía) representa, sin duda, la mejor ocasión para contemplar más llenos de vida esos mismos lugares, y comprobar la vigencia de sus tradiciones ancestrales. Las imágenes y los sonidos de Buscamundos lo describen perfectamente.

Pasamos de los aviones a las caravanas de camellos. No solo visitamos las célebres iglesias de Lalibela o las famosas pinturas de Góndar, sino que fuimos hasta Axum para ver al custodio del Arca de la Alianza, el único día en que sale del templo donde se guarda la supuesta reliquia bíblica. También nos internamos en el desierto de Danakil, cuyas gentes arrancan los bloques de sal como hace mil años. Y naturalmente nos perdimos en el gigantesco Merkato de Addis Abeba, el mayor de África.

Sin embargo, el punto del que guardamos mejor recuerdo es Wukro, una pequeña ciudad en el norte de Etiopía, sin grandes monumentos, pero con un enorme interés humano. Porque en ella encontramos a un  personaje singular: un misionero español, Ángel Olaran, que realiza un admirable trabajo de transformación de la realidad. Es decir, un milagro, cotidiano y repetido, del que se benefician los desheredados de una de las zonas más empobrecidas de África.

Vicente Romero   30.nov.2011 15:21    

Te proclamo, Buenos Aires, mi ciudad

    domingo 20.nov.2011    por Vicente Romero    26 Comentarios


¿Es Buenos Aires el París de América, como dicen sus gentes? ¡Qué más quisiera París que ser el Buenos Aires de Europa! La capital argentina está infinitamente más viva que la francesa. Menos mediatizada por el dinero, menos obsesionada con su propia grandeur, por decirlo en francés, y menos engrupida, por decirlo en porteño. París solo le lleva una ventaja a Buenos Aires: las huellas de sus siglos de Historia. Buenos Aires tiene una grandeza más inmediata. Pero, sobre todo, la gran diferencia entre las dos ciudades está en sus habitantes. Sus clases altas resultan igualmente intratables. Pero las gentes sencillas de Buenos Aires no tienen parangón. Ni en París ni en Sebastopol.

París fue siempre un complejo de los bonaerenses, que la imaginaban como modelo y ambicionaban visitarla como los devotos sueñan con una excursión al Vaticano. Lo cierto es que las personalidades francesas del universo de la cultura, cuando conocen Buenos Aires, quedan fascinadas. Y comparten la lógica envidia por sus librerías, mucho más vivas que la simple compraventa de productos editoriales, por los cafés como lugares de encuentro, por los grandes y pequeños escenarios donde se representan clásicos y noveles, por el permanente debate social, por... todo lo que forma la esencia de una ciudad casi siempre maltratada por sus gobernantes, y castigada por los dramáticos vaivenes de la economía argentina, pero siempre resucitada.

Buscamundos no ha querido retratar sus arterias urbanas, sino la sangre que corre por ella. No hemos mostrado, por enésima vez, sus plazas y jardines. Hemos preferido retratar unos cuantos de sus múltiples ambientes especiales, y hablar con algunas de sus gentes más significativas. Entramos en sus más hermosos y acogedores cafés: Las Violetas, Tortoni, London, el Gato Negro... Seleccionamos un puñado de librerías favoritas: Ávila, Edipo, Ateneo Gran Splendid, Clásica y Moderna... Cenamos en sus restaurantes más populares: Las Cuartetas, Pippo, Los Inmortales, el palacio de la Pizza... Recorrimos los más auténticos locales de tangos: La Ideal, Bendita/Maldita Milonga, La catedral... Exploramos sus ferias callejeras: San Telmo, Matadero... Hablamos con personajes tan universales como Ricardo Darín, Federico Luppi, Les Luthiers, Soledad Villamil, Eduardo Galeano (que es uruguayo, pero Buenos Aires lo considera suyo), o las madres y abuelas de Plaza de Mayo. Es decir, pretendimos reflejar el alma, las almas múltiples, de Buenos Aires. Todo lo que me hace --como dice el tango-- proclamarla mi ciudad: los sentimientos, las ideas, los anhelos, de una ciudad que es infinitamente más que el París de América. ¡Qué más quisiera París!

Vicente Romero   20.nov.2011 01:51    

Mogadiscio, un viaje imposible

    martes 8.nov.2011    por Vicente Romero    15 Comentarios

Esta semana, Buscamundos hace una excepción en sus planteamientos, y les muestra un viaje imposible: Mogadiscio. O, para ser más precisos, un viaje absolutamente desaconsejable, aunque no imposible. Hace falta haber perdido el juicio para escoger la destruida capital de Somalia como destino turístico. Pero existen vuelos comerciales frecuentes desde Nairobi (por menos de 400 euros ida y vuelta), y el visado de entrada se adquiere en el aeropuerto. Incluso hay un par de hoteles aceptables en Mogadiscio, que ofertan a sus aguerridos huéspedes unos servicios de seguridad consistentes en escolta , formada por una docena de pistoleros fuertemente armados, y un equipamiento personal a base de chaleco antibalas y casco de guerra. (El gerente de uno de esas posadas peculiares, el Hotel Peace, cuenta que en los últimos meses ha recibido a un solo turista. Un excéntrico, que se jacta de la aventura en su blog.)

Mogadiscio ostenta el sexto grado de peligrosidad. El máximo posible, mientras Kabul permanece en el quinto. Sus únicos visitantes son los negociantes de la guerra y los amos del poder local, que permanecen en la ciudad atrincherados; también, un puñado de funcionarios internacionales y miembros de ONG, que apenas salen de sus acuartelamientos fortificados; y, de vez en cuando, algunos periodistas, que se asoman brevemente a un infierno que no parece interesar demasiado a los medios de comunicación.

Buscamundos había planeado un típico y tópico viaje por Kenia, con el clásico safari fotográfico, pero también --porque esa es la filosofía del programa-- con un paseo por las zonas más empobrecidas de Nairobi, como el barrio de Kibera, que nunca ven los turistas. Sin embargo, recibimos una invitación para visitar los campos de refugiados de Dadaab, que dan albergue a más de 450.000 fugitivos de la hambruna y de la guerra en la vecina Somalia. Y, la mano de Cruz Roja Española y Unicef España, recorrimos los escenarios de esa inmensa tragedia. Nuestros planes quedaban así alterados, y el guión de Buscamundos cambiaba, para reflejar el placer y el dolor de África, constantemente contrapuestos.

Quedaba aún una última vuelta de tuerca. Paralelamente al rodaje de Buscamundos, yo tenía que hacer un reportaje para Informe Semanal en el caos de Mogadiscio. Y decidimos que nos acompañara Miguel Romero, el subdirector y presentador de Buscamundos, para que completara su visión del colosal drama somalí. El equipo del programa se partió en dos: Érika Reija y Emma Suarez continuaron el trayecto previsto, rumbo al parque nacional de Amboseli, junto al mítico Kilimanjaro; y Miguel viajó a Mogadiscio. Informe Semanal y Buscamundos se filmaron a la vez. No podía ser de otra forma. Y, aunque con planteamientos diferentes, era forzoso que se repitieran escenarios y situaciones. Lo mismo ocurrirá con el reportaje que Jon Sistiaga rodó para Canal+ pocos días antes, aunque se emitirá después de los dos de TVE.

Visitar Mogadiscio es un viaje absurdo, impensable. Pero, por una vez, Buscamundos quiso plantearse la excursión imposible de repetir. Porque pensamos que era una buena ocasión para recordar una hambruna y una guerra casi olvidadas. El buen viajero, que trata de internarse en la realidad africana, no debe de conformarse con esa ficción hollywoodiense que las agencias de viaje ofrecen, a base de parques nacionales, fauna y folklore. Tiene que estar consciente de que, muy cerca de los escenarios del placer turístico, existen otros lugares de dolor y profunda miseria. Para que pueda ejercer la imprescindible solidaridad que da sentido a la vida.

Vicente Romero    8.nov.2011 03:53    

La dura realidad

    lunes 24.oct.2011    por Vicente Romero    7 Comentarios

Al cabo de cuatro décadas de viajes por el mundo, aún ignoraba yo que hubiera ciudades y países con clubes de fans. Acabo de descubrir que hay gentes profundamente enamoradas de lugares lejanos, que solo conocen a través de viajes cortos, donde nunca han vivido más que la provisionalidad de unas vacaciones. Y ya se sabe que el amor es ciego. Hay quienes han escrito airadamente a la redacción de Buscamundos, para defender a Nueva York de alguna suave ironía de nuestro programa sobre la ciudad que cuenta con el mayor número de desamparados de Norteamérica. Pero también hay quienes se han escandalizado de que recomendemos viajar a Haití, olvidando que el turismo es una fuente de ingresos esencial para el país más empobrecido de su hemisferio.

La esencia de viajar es conocer otras realidades distintas a la nuestra. Los turistas, que se dejan llevar de la mano por las agencias de viaje, suelen recorrer ciudades y países con los ojos cerrados. Los abren únicamente para dirigir sus miradas ante lo que les enseñan, que siempre son los paisajes más amables y gratificantes de cada lugar que visitan. Rara vez mueven la cabeza para contemplar los lados más duros de la realidad. Dicen los guías locales que ‘nadie viene a ver las miserias ni las vergüenzas sociales, sino a disfrutar de unas vacaciones sin problemas.’ Al final, la gente se enamora de lo que ha visto. Y algunos prefieren ignorar cuanto pueda resultarles inquietante, calificando de desagradable lo que perturbe su conciencia o conmueva sus sentimientos.

 Ello responde a una forma de vivir, dejándonos engañar, incluso pagando para que nos engañen. La misma que mueve a muchos telespectadores a cambiar de canal, cuando en un informativo aparecen las imágenes dolorosas de una hambruna, de un desastre o, simplemente, de una de las muchas situaciones de extrema miseria en que sobreviven cientos de millones de seres humanos. No podemos culparlos. Porque la inmensa mayoría de los programas de viajes de todos los canales de televisión --incluyendo a esas varias series de éxito sobre lo bien que les va a todos nuestros compatriotas y/o paisanos repartidos por el mundo-- ocultan sistemáticamente los aspectos amargos de la realidad. A veces, lo hacen hasta el extremo de deformarla gravemente, de falsificarla. Rara vez esas manipulaciones sistemáticas por omisión son objeto de escándalo. No suelen levantar protestas, ni siquiera críticas adversas. Al contrario, hay una aceptación general de que ofrezcan una visión irreal del mundo, como si de la televisión solo hubiera que esperar relatos optimistas y ejemplos tranquilizadores.

En Buscamundos pretendemos todo lo contrario. Lo haremos mejor o peor. Y estamos dispuestos a escuchar todas las críticas, tanto sobre nuestro trabajo como sobre el planteamiento al que responde. Pero, como anuncia nuestro subtítulo, queremos ofrecerles el relato de unos ‘viajes por la vida’. Por todos los aspectos de la vida. Sin ocultamientos, sin falsedades por omisión, sin optimismo tranquilizadores. Abriendo los ojos a la realidad. Como deben de hacer los viajeros para diferenciarse de los turistas.

Vicente Romero   24.oct.2011 11:24    

Os enseñamos Nueva York... Desde Kenia

    jueves 13.oct.2011    por Mayte Pérez    18 Comentarios

 

Los episodios 2 y 3 de Buscamundos (viernes a las 22.00h y domingo a las 16.55h), narran nuestro reciente viaje a Nueva York... mientras nosotros estamos en Kenia.

La máquina no se detiene. Los rodajes y los montajes de los episodios de Buscamundos prosiguen con un ritmo de trabajo febril, para cumplir con el calendario de una emisión -dos veces- semanal.

 

Mientras recorremos los escenarios turísticos de Kenia, y nos asomamos a los paisajes de la tragedia del hambre, se emitirán las andanzas de nuestro equipo por la selva urbana neoyorkina. Estaremos lejos, pero siempre cerca de vosotros. Porque viajamos para contároslo. Para animaros a que emuléis estos periplos por diferentes rincones del mundo. No es tan caro ni tan complicado como muchos piensan.

 

Nairobi es una ciudad agresiva, donde hay que tener cuidado, donde permanecen confinados de no sacar la mano por la ventanilla del coche, porque se corre un riesgo mucho mayor que perder el reloj: los cacos cortan la correa con una navaja... que muchas veces se hunde en el brazo. Pero también está llena de rincones agradables, como la terraza del hotel New Stanley, en cuyo árbol mítico los viajeros suelen dejarse notas con mensajes. O el bar del hotel Norfolk, lugar de antiguas citas entre los cazadores blancos y sus clientes, tantas veces retratados por el cine.

 

Hace un calor espantoso. Y hay un tráfico infame. Pero vale la pena soportar ambas cosas, y acercarse a ver la granja --convertida en museo-- de la escritora danesa Isak Dinesen, la de memorias de África. Apenas vamos a tener tiempo para más. Porque en seguida, al amanecer del siguiente día, volaremos en una avioneta hasta el infierno de Dadaab: un gigantesco campo de refugiados 400 mil fugitivos del hambre y la miseria que azotan la vecina Somalia. Son las dos caras de Kenia. Los turistas suelen ver solamente una. Los viajeros queremos conocer las dos, para que nuestro mundo sea el real, no quede incompleto. Os lo iremos contando. Entretanto, os invitamos a ver el Nueva York que visitamos hace pocas semanas. El reportaje sobre nuestro actual viaje a Kenia no podrá estar listo hasta dentro de unas semanas.

 

Hasta entonces, feliz viaje.

Mayte Pérez   13.oct.2011 05:18    

KENIA, MIRANDO A SOMALIA

    martes 4.oct.2011    por Mayte Pérez    0 Comentarios

 

El equipo de Buscamundos emprende viaje a Kenia: uno de los principales destinos turísticos en África, donde las agencias organizan circuitos de vacaciones en sus parques nacionales, a base de safaris fotográficos y hoteles de lujo. Pero los viajeros, a diferencia de los turistas, no pueden conformarse con esa visión superficial, incompleta y falsa de Kenia. Por eso, Buscamundos, además de las clásicas excursiones por la sabana y de la visita al literario Kilimanjaro, se adentrará en otros escenarios más amargos, como el barrio de Kibera, la mayor villamiseria de África.

 ¿Se puede visitar Kenia y disfrutar de sus excelentes instalaciones turísticas, cerrando los ojos ante la tragedia que en sus tierras viven centenares de miles de fugitivos del hambre? Se trata de una colosal tragedia, casi olvidada por los medios de comunicación. Y en Buscamundos pretendemos mirar de frente a la realidad, para crear conciencia sobre los problemas que suelen permanecer ocultos en los lugares donde los privilegiados vamos a disfrutar.

 Doce millones de personas están afectadas por la peor hambruna que se recuerda en la región del llamado Cuerno de África desde hace muchos años. Una riada humana ha escapado de la extrema miseria y de la guerra crónica en Somalia, y ha llegado exhausta a tierras de Kenia, donde reciben ayuda humanitaria en el mayor campo de refugiados del mundo: Dadaab. Hasta allí irán en una avioneta los viajeros de Buscamundos: la actriz Emma Suárez acompañará a Miguel Romero y Érika Reija.

 Será un viaje duro, combinando --como tratamos de hacer siempre-- la visión de las dos caras de la realidad: la placentera, por la que discurren las excursiones del turismo que aún espera ver los escenarios de ‘Mogambo’ y ‘Memorias de África’, con la visión amarga de los olvidados, cuya supervivencia depende de la limosna internacional. Se lo contaremos primero aquí, en la web; y después en La2 un viernes por la noche y un domingo por la tarde.

Mayte Pérez    4.oct.2011 03:33    

Equipo de Buscamundos

Bio Buscamundos

Muchos nos preguntáis quiénes somos. Os resumimos el equipo básico de ‘Buscamundos’: El formato fue ideado por Miguel Romero, subdirector y copresentador del programa. En cada episodio, está acompañado por una copresentadora: las periodistas Erika Reija, Gemma Esteba y María José Molina; y las actrices Lluvia Rojo ('Cuéntame cómo pasó'), Ana Risueño (‘Gran Reserva’) y recientemente Emma Suárez .
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios