« De Portland a Vancouver, pasando por Seattle: Ciudades para las bicis. | Portada del Blog | El hombre que pedaleaba entre Osos. 1ª Parte. »

Pedaleándo el Amazonas de Norteamérica: Canadá.

    domingo 4.jun.2017    por Fran Ventura    1 Comentarios

 Habría que dar gracias a ciertos países por existir, habría que dar gracias a Canadá por existir... Este es el amazonas de Norteamérica, pero a diferencia de la selva brasileña este país está blindado contra especuladores medioambientales. Esta país es uno de los grandes pulmones del planeta. Gracias Canadá por existir.

 Canadá es 20 veces mayor que España en superficie, pero en él sólo viven 35 millones de habitantes, eso quiere decir que casi todo es tierra virgen: Bosques y lagos que se extienden hasta el infinito, tierra salvaje y pura.

 Hace un par de días el Presidente de Estados Unidos Donald Trump ha anunciado que el país que "representa" saldrá de los acuerdos climáticos de París. El gobernador de California ya ha anunciado que impulsará medidas para cumplir con este acuerdo... Canadá, que es un país decente, lleva años cuidado de sus recursos naturales con infinita dedicación y, en gran medida, limpiando el Co2 que su vecino del sur genera. Justin Trudeau, el primer ministro de Canadá, se la tiene jurada a Trump... Desde aquí mi admiración, respeto y apoyo.

IMG_4436

 

 Desde Vancouver tomé la antigua "TransCanada", la Highway 1... Esta carretera serpentea junto al impresionante rio Fraser durante 300 km. Por ella se cruza desde el mar al otro lado de las Rocosas, de oeste a este de la Columbia Británica. En esta época del año la nieve de los montes se está derritiendo y hay cascada de agua fluyendo hacía el Fraser por doquier... De hecho, algunos pueblos estaban avisados de posibles desbordamientos,y justo después de que pasara yo se comenzaron a evacuar. Otra vez he tenido suerte... (Me entero de estas cosas escuchando por las noches la radio local en un pequeño transistor chino que llevo en las alforjas de la bici. ¡Bendita radio! )

IMG_4412

 Pero Canadá no deja de sorprender. Después de una orgía de montañas, saltos de agua y paisajes indescriptibles se llega al otro lado de las Rocosas y el paisaje se vuelve árido y más árido, tanto que en Cache Creek, en el valle del rio Thompson,  hay un pequeño desierto...  ¡El paisaje es calcado al del norte de Nuevo México!

Hwy_1_01_640

 La explicación es fácil: toda la humedad queda al otro lado de las montañas Rocosas... Algo similar sucede en Anántapur, en India. Sinceramente no esperaba encontrar un desierto en Canadá. Aquí, en este desierto, comienza la mítica Cariboo Highway... Esta carretera fue construida por los buscadores de oro en el siglo pasado. Las montañas están muy erosionadas en este valle por la intensa actividad minera a la que fueron sometidas.

 El desierto apenas tiene cien kilómetros, porque la Cariboo se eleva hacía una meseta y Canadá recobra su verde característico. Por encima de 1200 metros de altitud, el bosque se vuelve "boreal", es decir, los árboles son pequeños, raquíticos.... Estos bosques son típicos de latitudes cercanas al circulo polar, pero al altura marca la diferencia. En poco menos de 60 Km pasé de un desierto al más puro estilo de Nuevo México a un bosque boreal. ¡Canadá me mata! 

IMG_4446

 Me cuentan los lugareños que en invierno es fácil que se alcancen los 40 negativos en esa zona...  Pienso que quieren impresionarme, porque saben que soy español, pero desconocen que en uno de mis viajes por Finlandia alcance uno de los puntos más fríos del globo, (no recuerdo el nombre), pero si que el termómetro marcó no sé que año -57. En fin, mejor viajar en esta época...

 Aquí ya no queda oro, ahora en la Cariboo la gran industria es la madera. Los canadienses no son tontos, por cada árbol que se cortan se plantan 10. Esto me lo cuenta Anne Marie, una estudiante de Quebec que se saca un sueldo extra en verano plantando árboles en el monte. Anne Marie es capaz de plantar un árbol cada 10 segundos, un total de 2000 al día. Muchas gracias amiga Anne Marie por ayudarme a plantar la tienda con ese viento endiablado que sigue soplando del norte...

 En esta zona de Canadá ya todo es de madera. Las casas son de madera, las tejas de las casas son de madera, las vallas son de madera, los puentes son de madera... En este sentido Canadá no defrauda. Aún no hay osos, la carretera tiene mucho tráfico aún y es raro que se acerquen a ella.  

 Esta tarde me encontré con un ciclista canadiense y me puso al día de lo que me espera: La semana que viene se acabaron las facilidades. Sólo habrá bosque y más bosque durante 600 kilómetros. Se alegró de ver que llevaba el spray de pimienta a mano, y me puso al día con el tema de los osos. Me cuenta que son animales curiosos, y simplemente se quedan en la carretera "a ver que pasa"... Cuando tienen la barriga llena de bayas, simplemente se tiran a hacer la digestión en el asfalto, y cuando no, esperan a ver si algún insensato les da algo desde algún coche. Los osos negros son "simpáticos", pero las mamás pueden ser bastante agresivas. Llevaré la cámara preparada en el manillar y el silbato listo para poner orden. Gracias Canadá por existir... 

 Por cierto... Recuerda que puedes apadrinar y ayudarme a conseguir mi reto de 68 . Si no te animas, también puedes donar bicicletas para que los chicos puedan ir al colegio. Cada bici en India tan sólo son 50€.  Más información aquí.

Fran Ventura    4.jun.2017 05:44    

1 Comentarios

Es mentira lo que cuentas Fran.... Dices que en Canadá ya no queda oro pero no es así: personas como Anne Marie son oro puro de 24 quilates. Mucho ánimo para esos 600km que quedan por delante esta semana.

domingo 4 jun 2017, 14:34

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Camino de Anántapur

Bio El Camino de Anántapur

Fran Ventura, realizador y guionista de TVE, en 2014 pedaleó desde Madrid a Anántapur, en el sur de India, sede de la Fundación Vicente Ferrer. Con ello logró recaudar más de 300 bicicletas: un medio de transporte seguro para que las niñas de la zona pudieran continuar sus estudios. Fruto de aquel viaje nació el documental “14.000 Km, El Camino de Anántapur” y la serie homónima de seis episodios. Ahora Fran pretende volver a Anántapur viajando hacia el oeste en bicicleta para conocer en persona a la niña que ha apadrinado a través de Fundación Vicente Ferrer. La primera etapa será cruzar Estados Unidos desde Nueva York a Los Ángeles. Luego seguirá hacia el norte para llegar a Alaska y desde allí cruzar el Pacifíco hasta el norte de China. En la última etapa recorrerá la costa del Sudeste Asiático hasta llegar otra vez a la India y cerrar el círculo iniciado en 2014.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios