« ¿Dónde vais? ¿Dónde fuisteis? | Portada del Blog | Un regalo de paseo »

LABERINTOS

"El laberinto es un temor y una esperanza. Es un temor porque estamos perdidos, pero hay una esperanza de que tenga un centro, que tenga un plano, que tenga una arquitectura”. Son palabras de Borges, y las traigo hasta este rincón porque quería contar algo de la exposición que se acaba de inaugurar en Barcelona (en el CCCB) y que tiene al laberinto como protagonista. La verdad es que tiene pinta de ser una exposición apasionante, una exposición en la que perderte y encontrarte una y otra vez. El laberinto es una construcción arquitectónica que siempre nos ha fascinado, el cine y el arte la han hecho suya muchas veces. Quien no recuerda el final de "El Resplandor" y ese laberinto helado. Los expertos afirman que los hay de dos tipos, los que sólo tienen un camino de salida y los que tienen varias vías de escape.

Pero además de laberintos al uso, hoy en día existen otros muchos tipos, desde los emocionales, hasta los físicos (véase centros comerciales). Y vosotros ¿qué laberintos creéis que existen en la actualidad? ¿Os habéis perdido en alguno?



laberinto-1


Si os perdéis, podéis tirar migas de pan, que seguro algún habitante del país de las Historias Mínimas saldrá a vuestro encuentro.

PD: por cierto este verano si os apetece nos escuchamos en "No es un día cualquiera", en RNE, los domingos.

Besos y abrazos-

46 Comentarios

Tantas veces, en los laberintos vitales sólo hay una salida, y muchas veces es precisamente la de emergencia. Pero siempre hay otra opción. Escavar con uNas y dientes para llegar hasta donde se quiera llegar. Los laberintos son como Itaca... hay que disfrutar del viaje.
Mi laberinto: yo. Ahora, concretamente, esta ciudad en la que estoy y de cuya lengua no entiendo nada... qué raro sentirse perdido e incomunicado entre tanta gente.

Yo me pierdo con facilidad en cualquier lugar, soy la típica mujer que no entiende los mapas. El sentido de la orientación, le tengo siempre bajo mínimos.
Sin embargo, no me agobia perderme, la búsqueda del camino es un reto, y por medio encuentras cosas, situaciones sorprendentes, que te ponen a prueba .
Además no hay que temer a los laberintos, como dices, siempre tienen una salida...
Tomo nota de la sugerencia de radio, aunque donde yo veraneo, las ondas de la radio, se diría que también andan algo perdidas.
Un saludo a todos/as

Bufff
El laberinto más complicado en el que me he metido, soy yo mismo. Ni sé si tengo un centro o si tengo una o más salidas. El caso es que a veces parece que doy vueltas dentro de mí, tomando distintos caminos o atajos que creo que van a llevarme a alguna parte...y ahí sigo.

Otros laberintos apasionantes son los que sin serlo, lo parecen, los que de tanta claridad, te atormentan. Por ejemplo, unas dunas en el desierto, o bien los glaciares en Islandia. No son laberintos, pero a buen seguro que no sabes ni si hay salida...

Un beso

Mira que eres profundo, Carlos ;-)

Por la expresión: ¡La de vueltas que da la vida! sí, se podría decir que la vida es un laberinto... ya en su propia definición manifiesta la intención: “para confundir a quien se adentre en él, de modo que no pueda acertar con la salida”. Entonces, el amor es otro laberinto.

Pues nada, a adentrarnos y a perdernos un rato, una temporada, una vida... Depende de si uno entra o no al laberinto, busca o no la salida, o la encuentra queriendo o sin querer... mi laberinto es emocional, claramente :-)

Te dejo un poema:

TESEO EN EL LABERINTO
Dentro del aparente
sinsentido de calles
que enmarañan mis pasos indecisos,
permanezco ligado
todavía a la externa realidad
por un fino, invisible, leve hilo.

¿O he de decir, mejor,
que la oscura, huidiza irrealidad
me conduce a su antojo en su guarida,
y envuelve mi destino
con su tela de araña más sutil?

Ariadna, no me obligues
a matar el misterio. Si lo hago
y regreso a tu lado, victorioso,
¿qué quedará de ti?
¿qué quedará de mí?
*
Lorenzo Oliván

PD: En la escena que mencionas de “El resplandor” creo recordar que la música de fondo desencadenaba aún más estrés, si cabe, en el espectador. ¡Qué agobio!

PD2: Te veremos “Tras las vacaciones”, que no “Tras la 2” ¡Que las disfrutes!

Una encrucijada de besos

Pues yo, en vez de migas de pan, tiraría barras enteras, a ver si encuentro la salida... jajaja.
Me encontré hace poco con Laberintos Ingeniosos y su Gaspar Sanz, músicos de hoy que interpretan música de ayer.
Y me sumergí en el laberinto de Kafka y El Castillo, sin poder avanzar y hallar su centro.
Aunque preferiría adentrarme en el laberinto de Hampton Court, con sus siglos de historia, pues dicen que tocando los arbustos con la mano derecha encuentras su centro sin perderte.
Por cierto, no recordaba que la Playa del Monsul fue playa de cine. Buen Culturódromo.
Besos

Yo me perdí en el laberinto de dos amores y me equivoqué al pensar que habría dos salidas posibles.

Siempre me ha atraído el concepto del laberinto. De pequeño, mi abuela tenía una casa en la que había una zona de jardín laberíntico, y jugaba a perderme en él. Y de mayor, imagino que me sigue atrayendo porque es un reflejo de mis situaciones: siempre intentando encontrar una salida, un centro.
Dentro de poco tengo que ir a Barcelona y aprovecharé para ver la exposición. No me la pierdo!
Por cierto, es curioso y agradable el país que aquí has montado.
Saludos

Yo tengo la suerte de tener buena orientación. Pero el Septiembre me perdí totalmente al llegar a mi nuevo instituto. ¡Incapaz de encontrar mis clases y a mis alumnos! ¿Por qué los arquitectos no hacen cosas más sencillas?

Luego en materia de Laberintos metafóricos, prefiero no meterme.

p.d Los centros comerciales son auténticos laberintos, que deberían ser exterminados.

Los laberintos siempre me han parecido mágicos y misteriosos. Estoy totalmente de acuerdo con María, la vida sí que es un laberinto, comienzas tu camino, das la vuelta, en ocasiones llegas al centro, después coges un atajo que al final te hace dar más vueltas...
Pero como es verano, estamos de vacaciones (algunos, ya lo sé), hace un calor que aplatana, no puedo pensar en nada demasiado profundo. Es oir la palabra "laberinto" y acordarme de David Bowie, yo no sé si es por las mallas ceñidas o por el pelo cardado...
Un beso con salida (esto suena fatal), mejor un beso sin final.

El Abandono Social Es Un Crimen Politico.

Siendo pequeño me perdí en uno extenso colindante al bosque tipo Kubrick total.Solía perderdeme también en los laberintos de "Elvira Mistress Of The Dark" con mi Atari 1 mb y el Commodore Amiga.Ahora veo otros laberintos o vidas como la de Ingrid Betancourt y veo que todo se condensa quizás el mayor reto de los laberintos no sea salir de ellos, o tal vez llegar al centro sino saber esculpir toda la experiencia interna y quedarte con ella para siempre.Aprende a caminar para llegar hasta la eternidad.Intentando por supuesto ayudar a los demás.Saludos.

no lo pongais en serio no tiene gracia el mensaje de sanchez drago no me ha gustado

¡Buenos días!
Thanks NMC!!!, ver el enlace que has puesto de “Dentro del laberinto” es como viajar en el tiempo. Desde luego, nuestra infancia nos despachó bien de pelis fantásticas... así estamos :-). Otra que veo una escena y tengo un flash back es “La historia interminable”.

En cualquier caso, mejor encontrarse en el laberinto a David Bowie con esas pintas (entre gótico y Alaska y los Pegamoides) que a Jack Nicholson.
Besos fantasiosos

María, ¡qué razón tienes! Así estamos, así... :-) ¿Serán los 80?

NMC, pa ti... ;-)

La Historia Interminable
El diálogo entre la Emperatriz infantil y Bastian:
- ¿Qué deseo vas a pedir?
- No lo sé.
- Si no lo sabes… Fantasía nunca volverá a existir.

Fantasía no tiene fronteras, cada fantasía es un trozo de los sueños y esperanzas humanas, pero… la NADA avanza cuando los hombres empiezan a perder sus esperanzas y a olvidar sus sueños.

¡Y nos quedamos con la misma cara de poker que Atreyu! En ello estamos…
A neverending kiss

Hola Carlos!
Yo me oriento bien, si tengo un mapa claro. Guardo los mapas de las ciudades y sus metros de los sitios donde he estado. Me gusta “perderme” en un centro comercial o en las calles estrechas de los barrios antiguos de alguna ciudad, algunos son un poco laberintos.
¿No nos dejarás todo agosto perdidos en este laberinto? Ahora necesito un camino recto para ordenar las ideas.
Besos fresquitos para to2
Estás en ésa playa donde querías ir? ummmmm

Alucinando estoy, ¿sabíais que hay una enfermedad llamada "laberintitis"? Eso quiere decir que todos, sin excepción, tenemos un laberinto en nuestro interior. Es menudo, chiquitillo, pero si resulta afectado, ojito al vértigo y la desorientación... Lo que enseña Google...
Carlos, creo que necesito un post nuevo... esto de buscar informaciones surrealistas debe ser un sintoma de algo, y no muy bueno...

Bunbury – De mayor

“Me atrapó el laberinto del engaño
con alas de cera me escapé
para no volver.
Cerca de las nubes como en sueños
descubrí que a todos nos sucede…
lo que sucede.

De pequeño me enseñaron a querer ser mayor
de mayor voy a aprender a ser pequeño.
Y así cuando cometa otra vez el mismo error
quizás no me lo tengas tan en cuenta...”

Minos y PasIfae ya no existen

Ahora estA la2Noticas

Cuenta cuentos – El Monstruo del laberinto

Te echamos de menos.

Carlos... ¿alguien se ha comido tus miguitas de pan y no encuentras el camino de vuelta?. Mira que perderte en un laberinto... pega un grito y vamos a buscarte.

Buenas noches. El único laberinto en mi vida ha sido el amor. Cierto pesimismo vital que impregna, a veces, mis actos, me parecía a priori el mejor antídoto ante los embates sentimentales, pero decidí perderme. Desvié mi camino, y a cada paso, mi conciencia me prevenía aunque yo, aún advirtiendo mi error, era pertinaz y, en conclusión, perdí el camino para, al final, acabar perdiéndome yo mismo. El remedio lo ofreció mi inclinación a los clásicos, me acerqué demasiado al Sol, y en mi caso no las alas (me da miedo viajar en avión, así que imagínese con alas) sino la venda de cera se fue derritiendo sin duelos, sin quebrantos, sin muchos lágrimas porque sucedió durante la etapa estival y temía quedar deshidratado. Como los romanos divinizaron al Amor, yo resolví convertirme en apóstata. Él se quedó en su laberinto, su Ariadna, transformada en Parca, cortó su hilo. Yo, sin hilos, sin cera, sin lágrimas, me levanté, le sonreí con cierta ternura e irguiéndome con altanería, reemprendí mi camino. Ríase usted del Laberinto de Juan de Mena.

PD. También me perdí un día en Zara, aunque encontré una chaquete que llevaba tiempo buscando, supongo que esto no vale como laberinto. A su criterio, mejor fundado, lo dejo.

Atentamente, Manuel

* Si ves que es "subido de tono" no lo publiques Carlos, con que lo leas tú y te guste me basta.


"EL LABERINTO DE FUEGO"


Me perdí en un laberinto de latidos, de suspiros
Me perdí en un laberinto de brazos amantes, ardientes
Me perdí en tu boca como tú te perdiste en la mía

El laberinto de nuestra pasión no tiene salida
Pues la salida es la ley de la razón
Y esa no existe entre tú y yo
Entre tu laberinto y el mío
Sólo existe un campo de fuego eterno
Del que no se puede salir
Más que a través del laberinto de amor salvaje

Ese que todo lo envuelve y todo lo atrapa
como un laberinto precioso de recodos sensuales
que impiden buscar salidas a un encierro tan bello
del que jamás se deseará escapar...

Amo tu laberinto, amo tu enredo cálido
El laberinto de la vida hizo que me perdiera
para encontrarme con otro ser perdido
ahora, encontrados, recorremos el laberinto del amor
sin más miedo que encontrar la salida...


FDO. Una "fan" de Carlos (este hombre me inspira, no lo puedo evitar...)

De qué carlos bonita aquí hay dos

Yo le dedico a Mara ésto es más facil con una mujer

* Bonito el laberinto de fuego…

Y tan bonito, a mí me ha encantado. Qué suerte tienen algunos de inspirar cosas tan guapas. Los laberintos amorosos son los mejores, de eso no hay duda.

Quizá el laberinto más terrorífico y uno de los más preciosos sean este.

Dicho de otro modo, porque en el dolor también hay belleza.

que te vaya bien querida ;)

Una de las mejores cosas de la vida es perderse en un laberinto de solidaridad, ciao!

Hasta poemas inspira este hombre!! Carlos hijo ¿qué las das? ¡si yo fuese tu pareja estaría perdida en un laberinto de celos todo el día!

¿Quién ha puesto el enlace a la canción de Alejandro Sanz al decir que era bonito el laberinto de fuego? quien lo haya hecho es un/a romántico de narices, porque mira que es empalagosa esa canción...

Pues nada, arréglalo tú con otra canción menos “empalagosa”…
Pongo otra para que sopeses tu opinión acerca de la anterior :-)

Si tuviese que elegir una canción para un encuentro imaginario con Carlos sería una de Van Morrison que dice aquello de -he estado un largo tiempo buscando alguien exacto a tí...- pero a mi pareja no le haría mucha gracia, eso es lo bueno de las fantasías, que son libres...

Tengo que elegir, la verdad es que me quedo con la de Van Morrison ;-)
Bonito poema.

Hay 3 tipos de personas, esas que no se meten en ningun laberinto, se quedan donde estan seguros y sin riesgos y se conforman con lo que tienen y lo que alomejor tendran, luego hay esas personas que se meten en un laberinto porque para llegar a la meta no hay otra manera que pasar unos obstaculos y una vez que llegan estan satisfechos por el logro personal y por ultimo, tenemos personas que se meten en el laberinto para vivir una aventura y por mucho que quieran llegar a la salida siempre hay una parte que les impide hacerlo porque al fin y al cabo es el desafio que se convierte en su estilo de vida.

muchas gracias a quien puso la canción de Van Morrison, me encanta!!

Hay laberintos de los que no se quiere salir porque fuera solo esta el vacío, la nada...

Precisamente en mi web tengo escrita una narración fantástica que se llama "El laberinto " Os invito a leerla (Es gratis y solo os llevará unos minutos)

Clica sobre mi nombre

A mi me encanta perderme los domingos por la mañana en el laberinto de callejuelas del Rastro de Madrid...

Si yo viviese en Madrid tambien haria eso, me encantan los mercadillos, bazares y demas sitios con ambiente bohemio y variopinto!!
Cuando estuve en Londres disfrute como una enana en Portobello y en Candem. Y en Paris con Las Pulgas. No hay nada mejor que pillar gangas y luego tomar un te, cafe o una caña (depende de la hora) en buena compañia o bien sola meditando en un dia lluvioso tipico de Londres o de Madrid, por que no.
(Disculpad la falta de acentos, pero el teclado esta jod***).

La vida es un laberinto desde el comienzo. Desde ese retorcido cordón umbilical que nos envuelve en el seno materno y que cortan dándonos la bienvenida a este mundo tan complejo.
¿Qué estudiar? ¿A quién amar? ¿Cómo vivir?
Cada toma de decisiones trascendente es un laberinto en sí misma: dudamos, nos perdemos, volvemos, pensamos, retrocedemos, cogemos atajos, saltamos obstáculos... para muy a menudo volver al mismo lugar de partida.
En el laberinto de mi vida uno de los recodos más bonitos ha sido descubrir a un periodista carismático y su blog, todo un laberinto de bits bellísimos....
Buenas noches.

A mi como a Punset me fascina el laberinto del cerebro, como es posible que en tan poca masa cerebral tengamos metidas tantas cosas.
Como es posible que los recuerdos de la infancia afloren con
pasmosa facilidad en un segundo, o que no olvidemos jamás una cara que hemos visto, o un hecho que nos ha dañado, o
un hecho que nos ha hecho felices.
En fin, me entusiasma el laberinto que tenemos dentro del cráneo y que creo que es de los mas inexplicables de este planeta.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Carlos del Amor


Soy Carlos del Amor, tengo 36 años...Quiere decir esto, que si tenemos en cuenta la esperanza de vida en España, todavía me queda pero cabalgo hacia el ecuador de mi existencia.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios