Gracias por un Tour impresionante

Por Carlos Sastre.

Finalmente, el Tour ha llegado a los Campos Elíseos y con esto el final de una carrera imprevisible y realmente dura. Llegar a los Campos Elíseos es algo especial para todo aquel que lo consigue, y ganarlo es algo inolvidable para el que lo logra. Es un día que pasa prácticamente como en un sueño, en el que te despiertas por la mañana, pones rumbo a París y entre felicitaciones, aplausos y sentimientos de volverte a encontrar con tus amigos, con tu familia, con la gente que realmente quieres y a la que no has visto durante tantísimo tiempo, es algo realmente emocionante.

Conseguir la victoria en esta carrera es algo francamente especial y pasearte por los Campos Elíseos, con la cantidad de gente que hay, sabiendo que los tuyos están cerca de ti y que has hecho realidad un sueño es algo inolvidable que va a estar siempre en tu retina, aun viéndolo la televisión y sin estar allí presente.

Creo que ha sido una edición del Tour impresionante. De nuevo ha habido momentos en los que parece que lo pierdes todo por las caídas, momentos en los que recuperas la ilusión, te vuelven a dar un mazazo, vuelves a levantar la cabeza otra vez… Momentos en los que intentas no perder tu oportunidad y sólo piensas cada día en estar allí, allí, allí… sin perder esa oportunidad, soñando con que llegue ese momento en el que puedas hacer realidad aquello por lo que llevas luchando toda una carrera.

Creo que de esta manera podríamos definir, de una forma sencilla y corta, todo lo que ha sucedido este año en el Tour. Para mí ha sido una experiencia muy bonita como comentarista de RTVE.es,  y la verdad es que el poder escribir estas columnas cada día me ha ayudado también a ver la carrera, a sentirla como si estuviese allí, porque aun no estando participando en ella me sigo sintiendo activo y muy cercano a todos los corredores que han participado.

Para mí ha sido una experiencia muy gratificante, en la que me gustaría haber dado algún dato que la gente que nos ha escuchado o nos ha leído en estos 21 días no conociese. Doy las gracias a RTVE por esta oportunidad y felicito a todos los corredores que han terminado el Tour de Francia. Especialmente a los nuestros, que creo que han hecho una carrera muy bonita, y sobre todo al vencedor, Cadel Evans, y a los hermanos Schleck, que han estado con él en el podio, porque creo que han sido merecedores del mismo, porque han luchado cada día, dándonos la oportunidad de vibrar con ellos desde la televisión.

Un Cadel Evans más fuerte y seguro que nunca

Por Carlos Sastre.

Llegamos al final del Tour de Francia tras esta contrarreloj, que ha sido francamente bonita, dura y disputada de nuevo por todos los corredores.

Hoy hay que hacer varios análisis, empezando por el gran triunfador del día, que ha sido Cadel Evans.  Creo que hoy partía con ventaja importante, porque en el Dauphiné ya hizo esta contrarreloj a tope y tener la posibilidad de unas referencias de competición sobre el mismo terreno es muy importante, sobre todo para saber dosificar, para saber dónde apretar para sacar tiempo, y sobre todo para saber ganar el Tour de Francia.

En la recta final de esta edición se ha visto a un Cadel Evans fuerte, se le ha visto muy bien y muy seguro, más que nunca, y esto le ha permitido en el día de hoy recuperar el tiempo perdido y sacar una renta suficiente como para disfrutar del día de mañana sin ningún problema.

Por otro lado, hay que hablar de Andy. En mi opinión, ha hecho una contrarreloj muy buena. Yo en la última contrarreloj del Tour que gané creo que hice duodécimo. Andy ha estado poco más o menos por ahí, y esto indica que su rendimiento en la contrarreloj no ha sido malo. Se ha encontrado con un corredor que llega muy fuerte, que pisaba sobre seguro, y de esto se ha beneficiado.

Creo que después de esta carrera, Andy puede sacar una conclusión. Es cierto que es la tercera vez que hace segundo, y muchas veces eso te produce una frustración que te hace creer que no vas a poder ganar el Tour de Francia nunca; pero todavía aúna una gran juventud y sobre todo una gran experiencia, que es más importante muchas veces que conseguir la victoria desde tan jovencito.

En definitiva, creo que ha sido una carrera francamente buena, en la que en la última semana los corredores nos han hecho vibrar a todos de una manera especial. La verdad es que no me  imaginaba nunca que como espectador podría sentir las mismas emociones que encima de una bicicleta. Para mí ha sido una experiencia positiva poder hacer estos comentarios, y tanto encima de la bicicleta como debajo de ella, sigo aprendiendo una cantidad de cosas importantes. Ha sido para mí una experiencia positiva de cara a la próxima Vuelta a España, porque también he aprendido cosas que me pueden ayudar en mi carrera deportiva.

Cualquiera de los dos será un justo ganador

Por Carlos Sastre.

La última etapa de los Alpes y de montaña de este Tour de Francia ha sido de nuevo impresionante. Ver a corredores importantes arrancar desde el primer puerto, aun siendo una etapa corta, es algo digno de agradecer y de valorar.

Hoy hemos visto una carrera en la que no ha habido tácticas de ningún. Ha sido los líderes contra los líderes. Una etapa en la que han puesto toda la carne en el asador y en la que nos hubiera gustado ver ganar a Alberto o a Samuel, que han sido los grandes protagonistas de la jornada, por atacar desde muy lejos. Esa era nuestra ilusión y lo que todos soñábamos. Pero también quiero reconocer la labor de Pierre Rolland, que lleva todo el Tour trabajando para su líder, siendo el último corredor del Europcar que ha estado con Voeckler en cada etapa de montaña. Creo que ha sido un digno ganador de esta etapa de Alpe d’Huez, sobre todo por esa labor de gregario que ha hecho durante toda la carrera, que en muchos casos ni siquiera se reconoce.

Todos los corredores han hecho una última semana de Tour de Francia impresionante, ofreciéndonos unas etapas realmente imprevisibles, en las que han puesto toda la carne en el asador. No han escatimado fuerzas y han llegado agotados cada día a la meta, intentando recuperar tiempo, sacar tiempo o no perderlo. Ceo que en ese sentido, esta última parte de la carrera ha sido muy bonita y espectacular para todos los que hemos tenido oportunidad  de verla en directo o a través de la televisión.

La carrera llega a esta parte final, a una contrarreloj  muy dura, a la que llegan todos los corredores muy justos de fuerzas. Llegan a un terreno donde Cadel Evans, en 2008, estaba en una situación parecida conmigo, tenía minuto y medio de retraso con respecto a mí y soñaba con ganar aquel Tour que finalmente no pudo quitarme. Este año la diferencia con Andy Schleck es un poquito inferior, pero la verdad es que Andy es un corredor que se ha defendido francamente bien en las últimas contrarreloj que ha disputado y no le va a resultar sencillo a Evans quitarle el maillot amarillo.

Los esfuerzos que ha hecho el pequeño de los Schleck en las dos últimas etapas, le puede pasar factura. En cualquier caso, yo creo que cualquiera de ellos será un justo vencedor, porque son corredores que han luchado por ganar, que no han escatimado en gastar fuerzas y que no han esperado a que alguien les hiciese la carrera. Cuando han tenido que coger las riendas de la carrera con sus propias manos lo ha  hecho y mañana veremos una lucha importante entre ambos.

Creo que todavía no hay nada asegurado, los tres puestos del podio están en juego, y eso le da un aliciente importante a la carrera. Esperemos que mañana, estoy seguro de ello, los corredores den el cien por cien. Al menos para sentirse satisfechos de lo que ha sido esta carrera para ellos en estas tres semanas.

Andy Schleck ha jugado a ganar

Por Carlos Sastre.

Justo antes de afrontar la última etapa de los Alpes, hemos tenido una etapa alpina realmente bonita, y lo digo como aficionado y como deportista en activo. Creo que lo de hoy ha sido una buena jugada táctica y una perfecta ejecución. Hay que felicitar al equipo Leopard y sobre todo la valentía que ha demostrado hoy Andy Schleck.

Hoy ha sido el primer día, desde hace mucho tiempo, que veo a un corredor que juega a ganar, que no se conforma con estar en el podio. Creo que ya lo ha conseguido en dos ocasiones y hoy ha jugado a ganar. Y cuando juegas a ganar, hay muchas ocasiones en las que se pierde. Pero hoy Andy lo ha intentado con ganas, con todas sus fuerzas, y ha contado con unos compañeros de lujo, que le han tratado de ayudar lo máximo posible a hacer realidad ese sueño que lleva escapándosele de las manos bastante tiempo.

La carrera ha sido muy bonita, sobre todo por la lucha y por la espera táctica que había en la parte de atrás. Finalmente y después de muchos parones, que han beneficiado a Andy Schleck, como todo el mundo ha visto, creo que también hay que mencionar a un corredor como Cadel Evans. Lo digo sinceramente, porque ha hecho doce kilómetros cara a cara con Andy Schleck y le ha recortado prácticamente dos minutos.

Eso demuestra que el corredor australiano está en una condición física importantísima. Evans es un corredor muy regular, que sabe sufrir, que no tira nunca la toalla, lo hemos dicho en repetidas ocasiones, y lo de hoy puede gustar más o menos, pero creo que lo que ha hecho en el día de hoy en mantener intactas sus opciones de ganar este Tour de Francia.

La subida al Galibier no es nada sencilla, los últimos nueve kilómetros son de una gran dureza, pero los 25 anteriores del Lautaret no tienen un metro de descanso, que hoy se han visto endurecidos por el fuerte viento de cara que han tenido los corredores, lo que dificulta muchísimo el poder mantener un ritmo estable. Sobre todo con 200 kilómetros en las piernas se hace todavía más duro.

Hoy ha sido un día muy importante en este Tour. Ayer comenté que veía a muchos corredores nerviosos. Hoy la incógnita que teníamos respecto a los nuestros (Contador y Samuel) se ha saldado de forma distinta a la que esperábamos, pero ambos han tratado de ‘salvar los muebles’ de la mejor forma posible.

Mañana queda una etapa de montaña corta pero espectacular, en la que sigo pensando que puede haber muchas sorpresas. Y quizá algún corredor, con la borrachera del día de hoy, pueda cometer algún error importante.

Algunos corredores están cayendo en una trampa mediática

Por Carlos Sastre.

¡Bueno, bueno, bueno!, que diría un amigo mío. ¡Cómo está la carrera a estas alturas del Tour de Francia! Hoy quiero hacer dos análisis. Uno a nivel profesional, de lo que yo pienso, y otro a nivel de espectador.

Como espectador, creo que está siendo una carrera muy interesante, muy atractiva y francamente bonita de ver. En los momentos importantes o ‘calientes’ de cada etapa, estamos viendo corredores que se la juegan, corredores que lo intentan, corredores que intentan recuperar tiempo perdido en cada instante de la carrera, y esto es francamente importante porque llama la atención una barbaridad.

Como profesional, a nivel táctico o un poquito más técnico, algunos movimientos demuestran que hay mucho nerviosismo y una serie de corredores están cayendo en una trampa mediática importante. Se están cebando más por lo que queremos los espectadores, que por sus propios intereses personales o profesionales.

Hay momentos en los que los riesgos deben delimitarse de alguna manera, conociendo las etapas que tenemos más adelante: mañana y pasado mañana. Hoy hemos visto que el líder es un corredor que baja francamente bien, pero un líder del Tour de Francia no puede asumir los riesgos que él ha asumido en el último descenso. Un líder está para defenderse, y más con el tiempo de margen que tiene Voeckler. Un líder está para asegurar siempre su liderato y no perder tiempo de una manera inconsciente. Hoy ha perdido un tiempo importante y quizá esto le pueda pasar factura en los Campos Elíseos el próximo domingo.

Alberto y Samuel, creo que no han sido los primeros en lanzar el ataque, pero sí que se han tirado para abajo, en un descenso muy rápido, buscando una situación parecida a la de ayer, intentando sobre todo sacar tiempo a Andy Schleck. Los hermanos Schleck están siempre pendientes de Contador, pero hoy también hemos visto a un Contador muy pendiente de ellos, intentando sacarles tiempo y ponerles en apuros.

La bajada de ayer estaba mojada, era saltarina y peligrosa; la bajada de hoy, es cierto que estaba entre sombras. La conozco bien porque la hicimos hace dos años en el Giro de Italia, en una etapa que gano Di Luca, y en la que se produjo una situación parecida. Danilo se tiró para abajo y se rompió el grupo de cabeza, yo estaba por delante por suerte, pero vamos yo nunca tomé los mismos riesgos que él. Conociendo la bajada, me puse a su rueda e intenté seguirle. Hoy hemos visto que buscaban la situación de ayer, pero sobre un asfalto seco. La diferencia es mucho más grande porque el asfalto mojado le da mucho respeto a muchísima gente. Hoy era más complicado sacar tiempo.

Esto es una evidencia de que hay miedo, o una sensación de incertidumbre sobre lo que puede pasar en la montaña, o quizá que algún corredor no se sienta lo suficientemente fuerte en la montaña, para sacar el tiempo que necesita, y quiere buscar cualquier momento para recuperar el tiempo perdido.

A nivel de espectador, muy bonito. A nivel técnico, creo que hay gente muy nerviosa y… en mar revuelto, ganancia de pescadores.

Contador ha perdido el miedo a perder

Por Carlos Sastre.

La última semana de este Tour de Francia se presenta espectacular e imprevisible. El aperitivo de los Alpes ha sido francamente bonito, una etapa realmente rápida, para nada fácil, con esa lluvia que ha acompañado a los corredores prácticamente durante todo el recorrido, y con ese ataque que nadie esperábamos de Alberto Contador, en la parte final de ese puerto de segunda categoría previo a la meta, al cual han respondido y colaborado con él de una manera importantísima Cadel Evans y Samuel Sánchez.

De nuevo ha sido una bajada peligrosa, que todos conocíamos, y esa bajada ha provocado que también el grupo que les perseguía se rompiese en veinte pedazos y que algunos corredores importantes perdieran un tiempo muy necesario en una etapa en la todo el mundo pensaba que no iba a pasar absolutamente nada.

Creo que lo que se ha visto en el día de hoy puede repetirse en las próximas jornadas, porque esta carrera está más abierta que nunca. Hemos visto cosas muy interesantes de varios corredores, pero sobre todo de Alberto Contador, que en muchos casos se le daba ya como derrotado. Pienso que lo de hoy ha sido un gran revulsivo para él y, sobre todo, que ha perdido el miedo a perder.

Imagino que durante todos estos días, con todos los comentarios que ha tenido que escuchar, ha perdido el miedo a salir derrotado y eso le va a hacer ser un corredor todavía más agresivo, más imprevisible, y sobre todo puede ser un factor muy importante de todo lo que pueda pasar en esta carrera, independientemente de cuál sea su resultado final.

Por otra lado, pienso que Cadel Evans sigue afianzando esa condición tan buena con la que llegó a este Tour de Francia. Hemos visto que sigue teniendo buenas piernas y esa capacidad de corredor constante y combativo que no tira nunca la toalla. Esa es su arma más importante de cara a las próximas etapas.  Creo que en el día de hoy ha dado un paso muy importante para poder luchar por ese sueño que persigue desde hace muchísimo tiempo.

Vamos a vivir una semana llena de sorpresas

Por Carlos Sastre

El Tour llega a su recta final, tocándose los Alpes y jugándose el todo por el todo. Hasta ahora hemos visto una carrera muy imprevisible, en la que han sucedido infinidad de cosas que nadie se esperaba y en ese sentido se ha trastocado mucho el rumbo de la misma.

Creo que está siendo un Tour expectante y sobre todo esta última semana la expectación va a ser mucho más grande porque hay una serie de equipos y de corredores que tienen la posibilidad, con el escenario de los Alpes, de poder cambiar esa imagen de poca batalla que ha habido entre los favoritos en los Pirineos.

En estos momentos, en esta recta final, creo que la carrera tiene unos requisitos muy apetecibles y muy bonitos, sobre todo para que tácticamente se pueda presentar una batalla importante, una batalla cuyo resultado no se resuelva hasta el final, y que esta batalla permita tener un justo ganador del Tour de Francia el próximo domingo en los Campos Elíseos.

Digo que tácticamente son importantes los Alpes, porque son etapas quizás relativamente cortas, comparadas a otras ediciones, y por lo tanto la batalla tiene que empezar desde el inicio para que haya diferencias y para poder mermar a los equipos más potentes.

Creo que hay una serie de corredores que realmente lo desean, que lo necesitan, y pienso que en ese sentido vamos a vivir una última semana llena de sorpresas y a mi juicio muy bonita.

El último descanso, ante la semana decisiva

Por Carlos Sastre.



Tras la etapa de hoy, los corredores llegan al segundo día de descanso. La gente importante que llevaba forzando la máquina todo este Tour para no perder sus opciones, sobre todo en las últimas tres etapas de los Pirineos, en las que han tenido que hacer un esfuerzo físico y mental muy importante, han intentado pasar la etapa de una manera lo más llevadera posible.

Eso nunca es sencillo, porque una etapa de estas características, abierta, en la que entra viento por todos los sitios y en la que hay equipos potentes, como el HTC, que van siempre en cabeza con relativa facilidad, que tiran fuerte y si el viento es de costado-culo hay riesgo de que se corte al pelotón. Eso hace que los equipos y los corredores importantes estén siempre delante, buscando una posición segura, tratando de no verse cortados y de no perder las opciones y el sacrificio que han  venido haciendo todos estos días.

En la mente de todos también está el día de descanso para recuperarse del estrés, de los esfuerzos físicos que llevan realizados en estas dos primeras semanas de carrera , y con la etapa de ayer en la mente, en la que la mayoría fuimos un poco críticos con la forma de actuar de una serie de corredores.

Yo soy un corredor que en la parte final de estas carreras siempre me he encontrado con el paso de los días un poquito mejor, y he llegado al segundo día de descanso con alegría,  pensando siempre en recuperar un poquito las fuerzas y en aprovechar ese día para no pensar en nada más que en recuperarme y sobre todo olvidarme de que existo para todo el mundo. Quitando la rueda de prensa que tenemos todos los corredores ese día de descanso, el resto del tiempo intentamos aprovecharlo para recuperarnos.

Recuerdo sobre todo que en el Tour de Francia que gané, en 2008, la rueda de prensa fue en Italia, después de la etapa de Prato Nevoso. Rodamos durante dos horitas, porque al día siguiente teníamos otra etapa de montaña, y después tuvimos una rueda de prensa con los medios de comunicación, ya que en aquel momento teníamos el maillot amarillo, que lo portaba Frank Schleck.

Fue una rueda de prensa bastante agradable. A partir de ahí, una comidita bastante ligera, porque cuando estás habituado a no comer durante tanto tiempo tampoco tienes mucha hambre, y aproveché toda la tarde para dormir y para estar en manos del fisioterapeuta y del masajista. Aquello me ayudó a recuperar bien y sobre todo, en la tarde-noche, antes de acostarme, empezar a pensar en las etapas que teníamos por delante. A partir de ahí empezamos a planificar las cosas y a planear una táctica por día que nos llevase a mantener nuestro objetivo vivo y sobre todo a conservar ese maillot amarillo que para nosotros era lo más importante.

No es fácil dar una explicación a lo que ha sucedido hoy

Por Carlos Sastre.

La etapa de hoy ha dejado varios sabores de boca. Por un lado, hasta la etapa de hoy la carrera ha sido bastante imprevisible, en la que han sucedido muchas cosas que en muchos casos ha cambiado el rumbo de la carrera de una manera muy clara.

En el día de hoy había un equipo con un claro interés de poder decidir un poco más la carrera. Y digo esto porque siempre ha sucedido que posiblemente en la primera parte de la montaña, sea en Pirineos o sea en los Alpes, no deciden quién gana el Tour de Francia, pero sí deciden quién no lo gana. Y sobre todo estas etapas de montaña sirven para ir afianzando más la seguridad de un equipo, de una serie de corredores, y para que otros pierdan esa confianza con la que parten en una carrera como esta.

En el día de hoy hemos visto dos cosas: un equipo muy potente mal utilizado, porque se ha visto claramente desde el principio de este Tour que el equipo Leopard Trek es uno de los más fuertes y hoy ha hecho un trabajo muy importante de cara a sus jefes de filas, y digo sus jefes de filas porque los dos hermanos parten con esta idea, aunque la realidad debería de ser otra.

Creo que han hecho un trabajo realmente duro en el día de hoy para endurecer la carrera y para que sus corredores importantes en la parte final del puerto de Plateau de Beille rompiesen la carrera e intentasen desbancar al corredor al que más miran desde el inicio de este Tour, que es Alberto Contador.

Creo que en el día de hoy han perdido la oportunidad clara de desbancarle, de hacerle perder tiempo y sobre todo de haberle quitado la moral de cara a los Alpes, que los tienen en la próxima semana y en tan sólo tres días.

En ese sentido, la carrera ha quedado muy extraña y la verdad es que yo tampoco estoy habituado a ver esta carrera por televisión, porque la he disputado bastantes años. No comparto muchas cosas, sobre todo no comporta de qué manera se corre y cuál es la táctica o cuál no es la táctica.

Creo que en este momento los corredores hacen unas tácticas un tanto extrañas, que no llevan a buen puerto ninguna de sus decisiones. En ese sentido, la carrera en el día de hoy ha perdido un interés muy grande.

Por otro lado, hemos visto que un corredor como Thomas Voeckler ha mantenido su liderato, transmitiendo seguridad, fuerza y ganas, rodeado de un equipo que le ha acompañado y le ha arropado hasta los últimos kilómetros de meta.

La verdad es que me cuesta hacer el comentario, porque he visto una subida que a mí me resulta difícil de entender. No es fácil dar una explicación a lo que ha sucedido en el día de hoy.

Hushovd, un ciclista impresionante

Por Carlos Sastre.

Otra etapa de desgaste en el Tour de Francia, y la verdad es que el resultado de hoy no ha sido ninguna sorpresa para mí.

Conozco a Thor Hushovd desde hace tiempo, sobre todo los dos últimos años que fuimos compañeros en el equipo Cervélo. Es un corredor con una potencia y una fuerza impresionante, capaz de hacer esas subidas, sin más, y de ganar un maillot verde de esta manera: metiéndose en escapadas, puntuando en los sprints intermedios y cogiendo muchos puntos en un Tour en el que Mark Cavendish ganó seis etapas.

Cuando le he visto coronar el Aubisque a dos minutos de Roy, sabiendo la capacidad y la técnica que tiene el corredor noruego para bajar y conociendo su mentalidad de ganador, la verdad es que sabía que la victoria no se le iba a escapar de las manos.

Por detrás hemos visto la carrera que se esperaba. Después de una etapa realmente dura, como la de ayer, con un fin de semana por delante bastante importante para el resultado de esta carrera, y teniendo los corredores un puerto a 40 kilómetros de la meta, es muy difícil pensar que alguien importante de cara a la general se la vaya a jugar. O lo tienes tácticamente muy claro y todo a tu favor, o si no es francamente muy difícil en un día como hoy intentar romper la carrera e irte por delante. Hemos visto de nuevo una carrera rápida.

Creo que no hay tregua en este Tour y eso está motivando que la gente esté acumulando mucho cansancio. Falta una semana y dos días para que termine un Tour de Francia que a mi juicio está siendo realmente duro por muchas razones: por el recorrido, por los cambios de temperatura tan bruscos que están sufriendo, y por esa lluvia que está acompañando a los ciclistas en muchas etapas.

El Tour según Carlos Sastre


El ciclista del Geox, Carlos Sastre, se ausentará del Tour por primera vez en diez años. El ganador del Tour de Francia 2008 después de su mítica ascensión al Alpe D'Huez, no irá a Francia pero los seguidores del ciclismo y del corredor español podrán disfrutar de su presencia en RTVE.es. Además de su análisis previo de cada etapa de esta 98ª edición, Sastre desmenuzará las claves del día a día del Tour de Francia 2011.
Ver perfil »

Síguenos en...

Archivos