« El fin de la monarquía | Portada del Blog | Esta Semana Santa programas tú‏ »

La muerte escrita en la cara


Pedro se sienta cada mañana en la mesa de la cocina y abre el pastillero, una colección de pastillas tan larga como una procesión. Es la penitencia que tiene que pagar para seguir vivo y sabe que tendrá que tomárselas cada día el resto de su vida. Si no lo hiciera, sería el virus el que tomaría el control de su cuerpo y lo haría trizas.


“Era una sentencia de muerte”, cuenta Begoña. Cuando se lo diagnosticaron pensó que era el final. Inició el mismo calvario de pastillas. Treinta o cuarenta cada día. Cada una como un latigazo en el cuerpo. Aquellas pastillas no eran las de hoy. Aquellas pastillas eran veneno. Pero es lo que había, era el único remedio que tenían los médicos que corrían detrás de la muerte con sus curas de urgencia para detener la sangría.


Y consiguieron detenerla. Poco a poco. Probando con los propios enfermos. “Hemos sido ratas de laboratorio”, dice Begoña. Es lo que había: o morirse o aguantar los latigazos. Te salvaban la vida pero te dejaban la marca de la muerte en el cuerpo. Muchos aún llevan las llagas y las marcas en las piernas, en la espalda, en los brazos. Y sobre todo en esa parte del cuerpo que todos llevamos desnuda y de la que no podemos escondernos: la cara.


Julián lo lleva escrito en la cara. Un rostro sin carne. Sólo piel. Piel y debajo, huesos puntiagudos que parece que van a reventarla y atravesarla. Es como se le quedó a muchos la cara por el tratamiento. Llevan la enfermedad escrita en el rostro. Es duro mirarse cada día al espejo y ver qué cara tendrás cuando estés muerto.

Teresa pensó en matarse. Pensó en desaparecer y matarse ella y matar a su propio hijo. Lo suelta así, tal cual, a bocajarro. Tengo la impresión de que morirse no asusta tanto cuando le has visto llegar de cara. La muerte te ensaña la cara y los vivos la vuelven para no mirarte. Dice que ahora ya le da igual que lo hagan pero que no soporta que lo hagan con su hijo, que cojan un cuaderno que el niño ha tocado y lo tiren a la basura.

Eso aún pasa. Y Teresa se rebela. Y se rebela Salva, que es un tío que no tiene ningún miedo de decirle al mundo que lo tiene: que sí, que aquí estoy, que tengo SIDA, VIH, qué pasa. Y pasa entonces Jordi por ahí con su bici vestido de ciclista de alta montaña con unas piernas como robles y una cara de mucho sol y mucho monte y se para y cuenta que estuvo desahuciado, que estaba medio muerto en la cama y que mírale ahora, que se ha puesto a hacer deporte como una bestia para demostrarse y para demostrarle al mundo que se puede estar sano estando enfermo.

Y no puedes sino sentir admiración por esta gente que lleva la muerte adormecida en el cuerpo, un cuerpo que ha sido un laboratorio con el que hacer pruebas, esta gente que se ha sido cobaya y se han sentido como esas ratas de la que se aparta la gente con miedo como si fueras un apestado. No sin razón (y con sinrazón) se le ha llamado la peste del siglo XX. Como ellos debieron sentirse aquellos pobres apestados por la lepra o la peste hace siglos.

Ellos son los protagonistas de “Elige siempre cara”, una película en la que ellos la eligen y la dan. Aquí está mi cara por si quieres conocerla. Yo vi ayer el documental y aún me acuerdo de sus caras y me siguen dando vueltas. Y me da vueltas la expresión de Juan, la pareja de Pedro, y sobre todo sus ojos que contienen las lágrimas cuando le mira con esos mismos ojos que le ven cada mañana sentarse frente al pastillero, pero también frente a sus cuadros. Porque Pedro pinta, y el tío lo hace bien por cierto. Y su vida es una cosa y la otra, las pastillas contra la muerte y los pinceles para que quede claro que aún pinta mucho.

Y me acuerdo de los ojos de Julián al ver su nuevo rostro, después de operarse para eliminar las marcas de la muerte de su cara. El asombro incrédulo en sus ojos como si se viera por primera vez mientras decía “pero si no parezco yo”. Después la alegría que asoma nerviosa y tímidamente en esos ojos, como si estuvieran viendo a un amigo resucitado. Y finalmente la felicidad que inunda su cara nueva cuando se da cuenta de que el amigo es él.

Carne Cruda ha abierto las orejas más que nunca para escuchar los testimonios de 'ELIGE SIEMPRE CARA':un documental que cuenta en primera persona cómo se vive con VIH. Algunos de sus protagonistas vienen hoy para contarnos su convivencia con el SIDA. ¿CREES QUE LOS INFECTADOS CON VIH DEBEN DECIRLO? ¿CON QUIÉN COMPARTIRÍAS ESTO SI LO TUVIERAS TÚ? Queremos que nos cuentes si tienes algún caso cercano o si te has hecho las pruebas alguna vez...

Los ojos se nos han puesto como platos cuando nos hemos enterado que Gallardón propondrá a su partido, el PP, que en el programa para las generales de 2012 incluya la aprobación de una ley que permita a los Ayuntamientos retirar de las calles a los 'sin techo'. ¿QUÉ OPINAS DE LA MEDIDA? ¿QUÉ HARÍAS TÚ CON GALLARDÓN?

15 Comentarios

hablais de que la gente piensa de que los que tienen sida son unos apestados. es verdad, es lo que piensan, pero tomar medidas preventivas para no contraer la enfermedad por un accidente, no es pensar que son apestados, es no querer contagiarte de una enfermedad que, por un simple corte, te condena de por vida. los adultos podemos ser conscientes de no compartir utensilios de corte como cuchillas de afeitar y cosas asi, pero los niños cometen locuras de forma inconsciente como hacerse cortes para sellar una amistad. eso no solo pasa en las peliculas y ante eso, la reaccion de los padres es la del rechazo. no es justo ni justificable (...) pero es comprensible.

Qué lástima que no pudiera ser el encuentro con Hindi Zhara, me habría encantado oír a Crudo entrevistándola. La vimos hace unas semanas en Bordeaux y fue un concierto fantástico. Tiene una voz magistral.


En teoría siempre todos queremos creer que aceptamos la diferencia en el otro pero en la práctica es otra cosa..
y a algunos nos produce el consabido miedo y respeto ver eso: malformaciones,deficiencias,enfermedad en otros pero hay incluso quien se burla o muestra un total rechazo.
Menos mal que hay gente más evolucionada que ayuda, acompaña y apoya a estas personas sin ñoñerías pseudoreligiosas,compasividad o sentimentalismos.

Me ganaste la apuesta de enamórame de ti mucho antes de tus apaciguadoras tormentas. Mucho antes de mostrarme la mujer precipicio ya babeaba hasta las trancas por tus crudas carnes. Hoy me pillas por sorpresa, me muestras la cálida escarcha de un sida. Lágrima negra en una cara de luna.
Hindi Zahra canta un “beautiful tango”. La historia salpica la ciudad al mediodía y se evapora como un transeúnte entre los dedos de Avishai Cohen “Dreaming”.

¡Joder, Crudo!... ¿te he dicho que te quiero?

¡Ah!, se me olvidaba. A ti también te quiero, malvado zaroff

*:-)

.......

Rebeldía número 2 para tiempos radiactivos y estafadores:
No morir durante un día entero. Exactamente 24 horas de vivir sin concesión alguna a la muerte tenaz.

Finalidad de esta sublevación tan insurrecta y alevosa para con los rinocerontes de aluminio:

Si logramos aunar nuestras vidas durante esas horas de guerrilla poética y almada, y no tolerar ni un segundo de irrupción mortífera, mis concienzudos cálculos me han llevado a la conclusión fehaciente de que la Puerta del Sol será repleta de colibríes, tucanes y guacamayos selváticos que traerán al centro del asfalto y el atasco estridente un ecosistema de alegrías epidérmicas y alborozos sanguíneos que harán del revés súbito una nueva etapa muy a tener en cuenta sin contar los imprevistos e imponderables siempre aparecibles.

Las experiencias individuales se expondrán a modo de collage colectivo para puntualizar maravillas y acrecentar aciertos estupefacientes desarrollando unas barras estadísticas con vistas a una reiteración de laboratorio y palomitas chispeantes...

Hay muchos vagabundos en la Plaza Mayor, yo soy uno de ellos. Somos buenos, intentamos cobijarnos y darnos compañía, nunca asustamos, bastante susto tiene nuestra barba de capitán Nemo sin Nautilus. Cuando hace calor vamos a la fuente y nos salpicamos gotas como colibríes iridiscentes, y con el frío nos frotamos los sueños como cigarras saltimbanquis. Los vagabundos somos poemas con belleza y naufragio atroz. Si nos borráis drásticos como a una errata del cuaderno, la prosa de las calles tendrá la tristeza de los bufetes de abogados y las floristerías de plástico biocensurable...

Bienamada y nunca bien ponderada en su delicada belleza, anhelada Kahlo:
Su sentimiento suaviza las aristas de mis pinchos de espino. Pero yo soy malvado. El amor está vetado a mi libertad. El ser malvado anula la posibilidad del amor. Cuando intenté amar lo único que me llevé fueron pelos a la boca y pelusillas a los recovecos de la melancolía. Y es una pena porque soy el tío favorito porque soy el soltero. Pero malvado es antónimo de amor y como soy malvado sólo poseo la soledad de los proscritos...
Desde mi castillo de los parajes desolados una canción triste y bella como su delicadeza de damisela decimonónica...

¿Damisela decimonónica?... ¡y una leche!
Decimonónico el Gallardón. Recurre a una ley añeja y se va de paseo del brazo de Fraga, más escorado a la derecha si cabe, recordándonos a todos que “la calle es mía”.

La verdad, no me lo esperaba de Gallardón. Siempre creí que era el más izquierdista de la derecha, pero aquí la ha cagado pero bien por mucho que lo intente explicar. Y esta mañana en el programa de Carlos Herrera Mamen Gurruchaga se ha columpiado pero bien respecto a este tema. A la gente que vive en la calle, si no te piden ayuda no entiendo porqué hay que ayudarlos. Algunos están bien donde están. Es lo que quieren y ya está. Qué manía con meterse todo el mundo en la vida de todo el mundo. Está claro que la propuesta de Gallardón es una simple limpia de calles para que las señoras del barrio de Salamanca no se escandalicen viendo a pobres en la calle. Si fueran ellas...

En cuanto a lo que preguntáis respecto del SIDA, yo se lo empezaría contando a mi pareja y a mis íntimos y poco a poco a todo el que se interesara por mí. Si tienes una alergia lo cuentas ¿no? pues esto hay que conseguir normalizarlo y conseguir que TODA la gente sepa de una puta vez que no hay riesgos en tratar a una persona con SIDA.

Crudas tardes!

Yo prohibiría a toda persona que no se parezca al estandar de modelo estético, económico y de salud normalizado, que estuviera en la calle más de... por ejemplo... 2 horas. Sí, con 2 horas ya tiene todo el mundo bastante para ir al trabajo y volver a casa, y que no moleste por la calle. Eso, que sólamente estén por la calle l@s que tengan un aspecto normal, y que no estén quiet@s mucho rato.
No, mejor aún, cadena perpetua o pena de muerte para l@s que no sean san@s y normales, eso.

Es cierto hay mucho ignorante este tema discriminatorio, si se le añade los efectos adversos de los cócteles, son estigmas delatores, por un lado salva tu vida, por otro, la destroza día a día, es el precio de seguir vivo.
Pagando hasta el final el precio de seguir con vida.

Un alto porcentaje de personas que viven en las calles son enfermos mentales; cerrar los ojos y decir que es que hay gente que quiere vivir asi (no dudo que las haya)es minimizar un problema muy grande que tienen las familias españolas a la hora de cuidar y atender a estas personas; pensiones miserables, y una enfermedad que desbarata hábitos, rutinas y relaciones. Me parece fenomenal que el dia de la enfermedad metal aparezcan en los medios personas con esquizofrenia, bipolaridad y otros trastornos que llevan vidas más o menos normalizadas, pero al lado de estos privilegiados hay un batallón de casos cuyo equilibrio mental se mantiene muy pocos días al año, y para los que no hay recursos residenciales ni asistenciales suficientes. Las familias están atadas de pies y manos ante una enfermedad tremendamente incapacitante; tienen que asisir impasibles al deterioro de su familiar, que sigue siendo autónomo aunque con su capacidad de decisión alterada. Por supuesto que digo no a la limpieza de calles gallardoniana, pero si a soluciones dignas para los problemas sociales que terminan en las calles.

Oiga, Qrvdo: mi voto es qe reemitan el pogama de Frunobulax: fanzine y músiqa "La Músiqa Más Rara del Mundo". Qrvda Semana Santa.

Gracias por sus testimonios en vuestro Programa de ayer. Ellos, Ellas son Gente Brava. Hablaban de Esperanzas. Normalizar. Me gustó oírles...Contadores de sus Propias Vidas. Un Gran Beso Ellas y Ellos.

¡Bien dicho, Pilar!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Javier Gallego


Este es el blog del programa Carne Cruda de Radio 3, una carnicería radiofónica en la que hacemos picadillo la realidad social, le sacamos los higadillos a la cultura y abrimos en canal a los personajes más ‘rarunos’ para servírtelos frescos, sangrantes y con las tripas fuera.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios