« Ángeles Exterminadores | Portada del Blog | Otros mundos que están en éste »

Un océano de jazz

En el año 1929, un joven judío alemán, infectado por el virus del jazz, subió a un barco con destino al único lugar en el mundo en el que su enfermedad tenía cura por aquel entonces: Nueva York le esperaba al otro lado del Atlántico con un océano de notas azules que se balanceaban con tanto swing como el vaivén de las olas. Dejadme que os diga que no hay mejor comparación posible que el sube y baja de las olas para explicar lo que es ese ritmo interno del jazz tan inexplicable al que llaman swing. Si alguna vez os habéis quedado como tontos mirando esa cadencia hipnótica del mar habréis observado que las olas parecen detenerse durante una milésima de segundo en la cresta y luego se dejan caer dulcemente como por la ladera una suave colina.

Así es el swing, las notas suben en el primer golpe del ritmo, quedan prendidas en el aire como si flotaran durante un tiempo infinitesimal y se dejan caer rodando con velocidad para coger carrerilla y volver a ascender la pendiente de la ola. Taaaa-tataaaa, taaaaa-tataaaa… El jazz es ondulante, es como el mar y mirar al océano como ver las secciones de una orquesta de swing tocando esos arreglos entrecruzados y siempre a tempo. Si el mar está en calma es una balada. Si está rizado, hay que ponerse a bailar.

Pero me estoy desviando de la historia que quería contaros. Cosas de lobo de mar. Como os decía un joven judío cruzó el océano hasta América para curarse su fiebre de jazz con la ciudad que más jazz febril respiraba en aquellos años 20 y 30: Nueva York. Ese joven se llamaba Alfred Lion y, como ya os conté, fundó casi diez años más tarde un pequeño sello al que llamó como esas notas azules que veía en el mar, Blue Note. En unos años aquel charquito creció hasta convertirse en un océano de música y de músicos y en una riada de discos grandiosos que han pasado a la Historia del Jazz (así con mayúsculas) y que aún hoy sigue extendiéndose como una mancha de aceite que inunda otros territorios y los cubre del sonido de la nota azul.

Pues bien. En 1991, otro joven de origen judío –que en este caso vivía en Israel- fue infectado por el mismo virus que su predecesor, así que hizo las maletas y sobrevoló mares y océanos para llegar a la misma conclusión: Nueva York, el mar de mares del jazz, el lugar en el que se cruzan todas las aguas, todas las olas con ritmos diferentes, un océano inabarcable. Y ese joven de solo 21 años cruzó esas aguas, a veces procelosas, subido en el casco de su contrabajo, un instrumento que tiene la panza de un barco, la profundidad de un bodega y cuerdas fuertes y duras como las de un velero. Y allí se curtió con otros marinos más experimentados. Tocó con Chick Corea, con Herbie Hancock… Y acabó navegando solo. Y un día grabó un disco para el sello discográfico que había fundado ese otro joven judío, llamado Alfred Lion, 70 años antes.

Y ahora ha grabado en ese mismo sello otro disco que habla precisamente del mar con lo que se cierre esta historia que quería contaros. Circular como es el mar: ese mar que nunca empieza y nunca acaba, que todo lo une, como el jazz.

El mar es una buena metáfora de lo que es el jazz. El ritmo del jazz, el ritmo africano llegó por mar a Estados Unidos. El ritmo de jazz es tan inaprensible como intentar coger un ola y tiene tantas cadencias como un océano. Y el jazz es ese océano en el que se bañan todos, que los engulle como un tsunami para escupirlos como un torrente de música que ha inundado todo el planeta. Como esos siete mares que creían los antiguos que bañaban toda la Tierra. A esos siete mares les ha dedicado su disco ese joven contrabajista que un día llegó a Nueva York para hacerse capitán: un disco que trae sonidos de muy lejos y muy atrás, sonidos de su tierra, sonidos judíos y sefardíes como es él y los mezcla, como sólo se mezcla el agua con el agua, con nuevos mares y mares por explorar.

Ese disco se llama Seven Seas y su capitán, Avishai Cohen… que hoy aborda con su tripulación nuestra chalupa para presentarlo en directo desde el Teatro Arteria Paral.lel.

Y te exhortamos: ¡¡¡NO PUEDES PERDERTE LA ACTUACIÓN QUE GRABAMOS AYER Y EMITIMOS HOY!!! Aún nos tiemblan las canillas y las carnes después de lo que escuchamos. Fue grandérrimo, conmovedor, palpitante, intensísimo, cálido, vibrante, lírico, enorme... Nos faltan las palabras (quizá tú las encuentres para definir lo que hoy escuches), la música habla por sí sola... Y para abrir boca, puedes ir babeando con esta interpretación del tema que título al disco...

Como te contaba al principio, el fundador de Blue Note, Alfred Lion, decidió dejarlo todo y marcharse a Nueva York infectado por el virus del jazz. La enfermedad se le empezó a manifestar después de ver en Berlín un concierto de la orquesta de Sam Wooding. Después de lo que vivimos ayer con Avishai Cohen, a mí también me entran ganas de dejarlo todo y cruzar los siete mares para verle de nuevo tocar. Por eso hoy te preguntamos: ¿CUÁL HA SIDO EL CONCIERTO DE TU VIDA, ESE CONCIERTO QUE TE CAMBIÓ, DEL QUE SALISTE SIENDO UNA PERSONA DIFERENTE A LA QUE ENTRÓ EN LA SALA?

Y también puedes participar en el nuestro concurso: ADIVINA DE QUÉ MÚSICO DE JAZZ ESTAMOS HABLANDO..... Y ganarte una camiseta del programa. Ahí vans las pistas:

PISTA Nº 1: Criado en el conflictivo barrio negro de Watts (Los Angeles), ingresó en la orquesta clásica del colegio donde empezó tocando el violonchelo y el trombón pero abandona por los prejuicios racistas del director, prejuicios que le perseguirán toda su vida. Un vecino le convenció de que se pasara al contrabajo.

PISTA Nº 2:Le llamaban el “Hombre Colérico del Jazz” por su mal carácter que podía descargar sobre cualquier músico con el que tocase y, sobre todo, ante cualquier conato de racismo. Fue uno de los grandes batalladores por los derechos de los negros en Estados Unidos, aunque él era el resultado del mestizaje de varias razas: su abuelo materno era chino y su padre, hijo de un mulato y una blanca. Pero él se consideró siempre negro.

¡¡Hay 2 camisetas para los dos primeros que lo acierten!!

30 Comentarios

Charles Mingus!!!.

EL músico es Charles Mingus

charles mingus


Charles Mingus!!!!

Es Charles Mingus, primera pista

El músico es Charles Mingus. Quiero el premio ;-)

Se trata de Charles Mingus

Se trata de CharlesMingus
Gracias.
Mis datos para la camiseta:
jferrec@gmail.com
647205832

Es Charles Mingus

Puede ser Charles Mingus....

Mingus

Charles Mingus. Carlos Mingo

Charles Mingus.

_____Charles Mingus

castrobolster@gmail.com

Dónde puedo enterarme de los lugares y fechas de la gira?
gracias

SALUDOS:

CHARLES MINGUS ES LA RESPUESTA.

SIN MÁS:

JOAQUÍN CARMONA TORRE

Es el contrabajista CHARLES MIGUS,

Charles Mingus , ole con ole y arroz con caracoles ¡¡

HE TENIDO LA OPORTUNIDAD DE ESTAR EN CIENTOS DE CONCIERTOS... Y ORGANIZARLOS,pero antes de esta etapa de mi vida, vi en el festibal de ANTIBES un concierto fabuloso de Art Blakey que me emociono.
MINGUS actuaba en SICHES,yo pense al año que viene le ver, PERO SE MURIOOOOOO.
SALUDOS

Solo puede ser Charles Mingus. En honor suyo mi gato se llama Mingus, un gato blanco y negro ,por supuesto.

Antes no he puesto mi mail, repito comentario por si no llega. Respuesta: Charles Mingus.

Charles Mingus of course !!!

Soy la primera, ¡no me lo puedo ni creer!. Espero ansiosa mi camiseta, Crudo ;-))

Mi enhorabuena a los premiados. Sois más veloces que el correcaminos mek, mek.
Crudo, tú pregunta no es fácil de responder...asi que aquí va algo:
-Conciertos en los que acabé moviéndome como posesa:
B. B. King
Cheikh Lô
Taraf de Haidouks
...
-Íntimos y desgarradores:
John Lee Hooker
Patricia Barber
El Cigala
Enrique Morente
....
-Entrañables:
Omara portuondo, Chucho Valdés e Ibrahim Ferrer
...
-Hipnóticos:
King Crimson
Meredith Monk
Nusrat Fateh Ali Khan

Extremoduro en Ponferrada año 2008.

Nunca he oído un sonido tan potente y fino. En el auditorio al aire libre. Impresionante.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Javier Gallego


Este es el blog del programa Carne Cruda de Radio 3, una carnicería radiofónica en la que hacemos picadillo la realidad social, le sacamos los higadillos a la cultura y abrimos en canal a los personajes más ‘rarunos’ para servírtelos frescos, sangrantes y con las tripas fuera.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios