« El tercer hombre | Portada del Blog | Beti arte Unai »

La paradoja del bronce

    lunes 12.sep.2011    por Albert Font    0 Comentarios

"Ganar cuesta mucho pero mucho... no importa la competición, sea grande, pequeña, sean equipos grandes o equipos más pequeños. Ganar cuesta mucho y volver a ganar aún cuesta más".

(Pep Guardiola. Presentación oficial del Barça temporada 2011-12. Camp Nou. 22 de agosto de 2011).

 

 

Tomo prestado de Manuel Conthe el título para encabezar este texto. No sólo eso sino también un apunte de la introducción de un libro de economía y política que se inspira en una paradoja deportiva: "Los atletas que ganan medallas de bronce se sienten más felices que quienes las consiguen de plata, pues se comparan con quienes no suben al podio, no con quienes han ganado el oro".

 

Pep Guardiola es mejor entrenador que hace tres años. Pero eso no garantiza que sus resultados sean mejores que entonces. En su primer temporada, logró el triplete. Si añadimos medio año más, la ecuación deriva hacia el primer entrenador que logró seis títulos en un año. ¿Ha perdido facultades? Todo lo contrario. Azar al margen (que también cuenta, y mucho) no se puede desdeñar el factor psicológico. Cuando asumió las riendas del primer equipo nadie apostaba a que su equipo lograría el triplete. Esta temporada que ha arrancado, en el universo culé casi todo el mundo apuesta lo contrario. Sin exagerar mucho, diría que se ve como algo más que una posibilidad. Rizando el rizo, se podría postular que la sorpresa para el culé sería no ganar nada, no ganarlo todo. Eso sí, la temporada ha empezado de forma soberbia: las dos Supercopas valen su peso en oro.

 

Sin embargo, no quiero pasar por alto una frase que me gusta mucho: "quien no conoce la historia está condenado a repetirla". En el Barça tras jugar una final de la Copa de Europa (ganada o perdida) siempre ha habido turbulencias. Tras la del 61 se fue Luis Suárez y de la misma forma que se acabó el debate entre sus partidarios y los de Laszy Kubala, también empezó una sequía de 13 años sin ganar un título de Liga. Después de la final de Sevilla en el 86 llegó el Motín del Hesperia. Tras la primera Copa de Europa de Wembley el Barça cayó eliminado casi a las primeras de cambio ante el CSKA de Moscú: perdió 2-3 un partido que ganaba 2-0. Tras la debacle de Atenas, en el 94, ya se sabe que pasó: fue el epílogo del Dream Team. Tras la Champions de París en 2006 se puede decir que fue el principio del fin de un equipazo que se tuvo que reinventar sin varios de sus artífices.

 

Guardiola fue la excepción. Al año de ganar en Roma, el Barça llegó hasta semifinales siendo apeado por el Inter de Milán. A mi modo de ver, una gran prestación. Pero esa medalla de bronce, curiosamente, supo a plata. Si Manuel Conthe me lo permite ahí tiene la paradoja de la paradoja.

 

Esta temporada, la plantilla del Barça tiene la opción de cambiar esta historia. Y no se me ocurre mejor rival para empezar el desafío que ante el último gran rey del continente, el Milan. El martes, los azulgrana se enfrentran al campeón de Italia, lamentablemente, sin poder contar con el mejor jugador del Calcio la pasada temporada. Alexis Sánchez deberá permanecer en el dique seco los próximos dos meses. En cualquier caso, es el retorno de viejos conocidos. No así, el de Zlatan Ibrahimovic que se lesionó en la sesión previa al desplazamiento del equipo a Barcelona. Se pospone su reencuentro con Guardiola. En cualquier caso, lo suyo no deja de ser la prueba fehaciente de que dos más dos no siempre es igual a cuatro. O como diría un profesor de Economía que tuve: una gota de agua y otra gota de agua no suman dos gotas de agua sino una gota grande. (Una frase que, no sé porqué, siempre me recordó a Johan Cruyff).

 

Son las paradojas que hacen que este deporte sea tan especial. Los rossoneri pueden decir con orgullo que son los últimos en ganar dos Copas de Europa de forma consecutiva. Si lo prefieren, una entidad ganadora de 5 Champions en dos décadas. El Barça también aspira a ese reto en mayo en Múnich, una ciudad que alberga al último Club que ganó tres Copas de Europa consecutivas. Lo reconozco, que un equipo alcance esta última gesta citada me suena a ciencia ficción. A día de hoy, por supuesto. Quizá, el año que viene, paradójicamente, lo vea distinto.

Categorías: Deportes

Albert Font   12.sep.2011 15:55    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

La Champions en TVE

Bio En Primera Línea

Silvia Barba, Albert Font, Xavi Díaz y Enrique Pallás son los enviados de TVE a los partidos de la Champions League. Ellos ven el partido en primera línea, ahí donde gritan los entrenadores y la tensión es máxima.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios