23 posts de noviembre 2008

90 MINUTES AND I LOVE YOU_17

Miro a Jakie, que permanece inmóvil, sin reaccionar.
En sus manos todavía tiene los calzoncillos de superman.

_

_

Louisse se acerca y se pone a su lado, nerviosa, sin saber muy bien lo que hacer…
Mira a su mesita. Está llena de ropa descolocada: -No te preocupes, yo te ayudo a ordenarla, para que podamos seguir con la fiesta-
Louisse coge un calcetín y se pone a buscar su pareja.-Vaya, éste parece que está desparejado, ¿donde se habrá metido el otro…? Bueno, ya aparecerá-

_

_

Louisse le quita a Jakie el calzoncillo de Superman de la mano y le dice que se de prisa, que todos están esperando por ellas.
Cuando lo va a doblar no puede evitar leer la dedicatoria: -“Te espero dentro de la lavadora”…. ¿Qué carajo significa esto?-
Jakie, que ya ha empezado a doblar una camiseta, enseguida mira hacia Louise, le quita el calzoncillo de superman, se lo pone, le dice a Louisse que le de el calcetín desparejado y sale despedida.

Me echo a correr detrás de Jakie.

Jakie atraviesa el pasillo y sale por la puerta de la lavandería. Mira hacia arriba y hacia abajo. No ve a Joey en la calle. No sabe qué dirección tomar.
Se echa a correr calle abajo. Yo voy detrás de ella.

_

_


Jakie empieza a gritar:-¡Joey!, ¡Joey!-

Joey está sentado en las escaleras del portal al lado de la lavandería.
Jakie no lo ve y pasa corriendo a su lado.
Tras unos metros se da cuenta que es él y se para.
Lo mira y retrocede…
Joey, al verla, se levanta…

_

_

Jakie se detiene sin respiración a unos metros de él.
Su corazón palpita a trescientos kilómetros por hora.
El de Joey, aunque parece calmado, ni te cuento.

JAKIE
te dejaste un calcetín...

Jakie le enseña el calcetín a Joey.
Joey la mira de arriba abajo. No dice nada.

JAKIE
¿de verdad lo ibas abandonar?
Superman nunca lo haría.

JOEY
En verdad sólo me lo dejé temporalmente.
Era para que saltara a rescatarme.

Los dos se miran.

Joey se pone nervioso y comienza a hablar de nuevo, mientras Jakie se acerca poco a poco: -Verás, hay gente que cree que dentro las lavadoras existe una puerta hacia…

Jakie se acerca a Joey. Le agarra de su chaqueta, le empuja hacia ella y le cierra los labios impidiendo que termine la frase…

Se miran por un instante y se besan…intensamente…

Desde la entrada de la lavandería empiezan a oirse vítores y aplausos…
Allí están escondidos todos: Luke,Ralph, Dunley, George, Carmen, Louisse y Santa Claus…

_

_

Jakie y Joey los miran, se miran y se vuelven a besar

_

90 MINUTES AND I LOVE YOU_16

Ralph está sujetando la piñata mientras Luke intenta atar la cuerda a algo del techo, tal vez el conducto del aire acondicionado. Mientras, George mantiene la silla en la que está subido el primero y Dunlie trata de indicar desde un lado la ranura correcta para que se mantenga hasta que Jakie la golpee.

_

_

Dunlie pregunta en alto que con qué golpeará Jakie la piñata y Ralph responde que eso debería decidirlo Luke, ya que es el experto en armas de la lavandería.
Luke sonríe y dice que él solo es experto en quedar en ridículo y que cualquier cosa valdrá, que el palo de una fregona bastará ya que Jakie siempre ha tenido mucha energía.

Ralph, que está en lo alto de la silla mira hacia el rincón en el que las chicas continúan jugando a tirarse los globos unas a otras y, más atrás, ve a Joey mirándolas.
En realidad, Joey mira solo a Jakie y sonríe cuando ella sonríe y parece que da un paso para acercarse a ellas pero comienzan a pitar las secadoras.

_

_

Joey se acerca a la que tiene su ropa.
La abre.
Comienza a depositar las prendas en una de las mesas.

Las chicas dejan de jugar también cuando suenan las secadoras y Jakie va junto a la que está detrás de Joey para abrirla y sacar su ropa.
Antes de hacerlo, mira a Joey, que está de espaldas a ella y que parece muy concentrado en doblar su ropa, pieza por pieza, despacio, ordenándola en montones.

Jakie saca la ropa seca y la coloca en la mesa de al lado de Joey.
Mira como éste coloca los pantalones en un montón, las camisetas en otro y la ropa interior en otro.

Jakie le dice a Joey que es muy ordenado.

_

_

Joey deja lo que está haciendo y la mira un momento. Se le atraganta algo que quiere decir y solo contesta: -A veces-.

Se abre la puerta de la lavandería y entra Santa Claus con una cesta llena de golosinas para los niños. Grita esto mientras hace la típica sonrisa de Papa Noel. Jakie lo mira, sonríe, deja su ropa a medio doblar y va corriendo hacia él con los brazos abiertos.

Santa Claus abre los brazos y la recibe con un sonoro:
-¡Felicidades preciosa! Para ti hemos adelantado la Navidad-.

Jakie se echa en brazos de Papa Noel.

Santa Claus, mientras abraza a Jakie, mira a Joey, que está frente a él y que se ha girado y parece disfrutar de la espontaneidad de Jakie sonriendo de nuevo, esta vez muy embelesado.

Jakie, que se queda de espaldas a Joey, se separa de Santa Claus y se concentra en mirar la cesta de caramelos y escoger uno de los muchos que hay dentro.
Los envoltorios son de diversos colores, todos muy llamativos y Jakie está nerviosa otra vez, dice que aquella cesta contiene el arco iris y que no es capaz de decidirse.

Santa Claus mira a Joey, que continúa observando desde la distancia, y la anima a que coja los que quiera. Bromea levantando la voz diciendo que hay caramelos para todos los niños.
Como Jakie no se decide deja la cesta en una mesa libre y avanza hacia el final de la lavandería, donde los Dunlie, George, Luke y Ralph continúan tratando de poner la piñata. El conducto del ventilador no la sujeta bien y se les ha caído ya unas cuantas veces.

_

_


Santa Claus, cuando llega hasta ellos, se deja caer en una de las paredes a la vez que saca una pequeña petaca del bolsillo del pantalón y toma un buche.
Pregunta bromeando que desde cuando están solos los pequeñines haciendo un trabajo tan de adultos. Ríe con ganas porque Ralph y Luke no se ponen de acuerdo en el nudo con el que atar la cuerda de la piñata al conducto del ventilador.
Santa Claus pide a Ralph y Luke que se aparten, les dice que el gran papá ha llegado y que lo dejen hacer a él.
Ralph y Luke se bajan de las sillas disgustados y Santa Claus se sube a una de ellas.

Los cuatro hombres se apartan y Santa Claus coloca la piñata en un santiamén a la altura perfecta para Jakie y con la sujeción necesaria para que no se caiga al primer golpe.
Todos miran a Santa Claus excepto Ralph, que se acerca caminando hasta Joey y sus montocitos de ropa.
Jakie, más cerca del mostrador, no ha decidido aún que dulce quiere.


_

_


Camino hacia Joey, Ralph pasa junto a Carmen y Louisse, que están inflando más globos. Dicen en alto que ya no pueden más, que es hora de que comience la fiesta porque, de seguir así, aquello va a parecer una convención demócrata en vez de un cumpleaños por la cantidad de globos que hay ya en el suelo.
Louisse la corrige y dice que para eso tendrían que atarlos en el techo en una red y hacerlos caer cuando entrara Jakie en el bici-trineo-carruaje de Papá Noel.

Ralph sonríe a Louisse, que le devuelve la sonrisa, y se acerca a Joey, que está metiendo ya la ropa doblada de la mesa en su saco.
Ralph pregunta a Joey si le dará tiempo de quedarse para la fiesta.
Al hacerle esta pregunta mira a Jakie, que al fondo está cogiendo un enorme chupa-chups con forma de corazón. Parece loca de contenta.

Joey no mira a Jakie, continúa metiendo la ropa en el saco y le dice a Ralph que su tren sale en cualquier momento, que no tiene elección, que debe coger un tren y marcharse, que le es imposible quedarse.


_

_

Jakie se acerca a la mesa en la que hablan Joey y Ralph con su chupa-chups de corazón en la mano caminando por el pasillo.
Se los está mostrando como un trofeo a la vez que Ralph le anota a Joey, mirando como avanza Jakie hacia ellos, que claro que tiene que coger ese tren, que no se puede elegir cuando no se tiene alternativa.

Cuando Jakie está junto a los dos hombres, sonriendo y enseñando su tesoro, su chupa chups, Ralph le pregunta a Joey: -Por qué, realmente, no tienes alternativa ¿Verdad?-.
Inmediatamente después de hacer esta pregunta, Ralph vuelve a donde están Carmen y Louisse y le dice algo al oído a Louisse.

Louisse mira a Joey con una mezcla de enfado y decepción en el rostro.
Joey, que se ha quedado mirando a Ralph, se da cuenta de la mirada de Louisse a la vez que Jakie, que está a su lado mostrándole el corazón, le pregunta que para qué no tiene alternativa.

Joey deja la ropa a medio meter en el saco y le dice que para nada y se gira para marcharse por el pasillo en dirección al ordenador con conexión a internet. Quiere volver a mirar el horario de los trenes.

Jakie, que se queda con el corazón de chupa chups en la mano, pone cara de decepción al escuchar la contestación de Joey y ver como se va pasillo adelante sin decirle nada de su chupa chups, o sin decirle cualquier cosa.
Se lo queda mirando con tristeza un instante, no lo entiende y, cuando él aún no ha llegado a la lavadora por la que tuerce para ir al ordenador, se gira hacia la mesa.

Jakie, todavía con el corazón de chupa-chups en la mano, ve el saco de Joey en el suelo, junto a la mesa, medio abierto, con ropa ya dentro.
Al mover la cabeza hacia la mesa, ve que el único montón que queda sobre ella es el de la ropa interior y los calcetines.


_

_


Encima de todo, están los calzoncillos de superman.
Jakie deja el corazón de chupa chups que tiene en la mano sobre la mesa, y mira un momento el calzoncillo torciendo el labio inferior con desconsuelo y suspira.

Jakie no reprime el impulso y coge el calzoncillo. Se lo está guardando en el bolsillo del pantalón cuando Joey, que se arrepintió de hablarle mal a Jakie, está retrocediendo hasta ella por el pasillo y la pilla in fraganti.

Joey le pegunta a Jakie que por qué coge sus calzoncillos.
Jakie da un respingo y suelta avergonzada el calzoncillo sobre la mesa. Joey sonríe.

Joey sonríe de nuevo y le pide que espere.
Se mete la mano en el bolsillo y saca el bolígrafo que antes le había dado Jakie.
Le dice que ése será su regalo de cumpleaños para ella. Comienza a escribir una dedicatoria sobre la tela.

Jakie mira escribir a Joey embobada.
Joey termina de escribir y mira a Jakie con el calzoncillo de superman en la mano.
Joey le devuelve el calzoncillo a Jakie, que lo recoge sin leer lo que él ha puesto.

Al fondo de la lavandería, todos han dejado lo que están haciendo y contemplan la escena conteniendo el aliento.
Joey se separa y ambos se miran de nuevo.
Por un momento parece que...

A Luke se le cae al suelo el paquete de chocolatinas que tiene en la mano.
Santa Claus, que está junto a Luke, le da un coscorrón.

El ruido del paquete de chocolatinas saca del ensimismamiento a Joey y Jakie.
Joey mira a Jakie nuevamente y luego se agacha rápidamente para coger el saco con su ropa.
Se lo pone al hombro.

Jakie busca la mirada de Joey, no puede creer que se marche, pero él se da la vuelta y camina por el pasillo hacia la puerta de salida de la lavandería.
Jakie se queda paralizada.

Santa Claus y todos los demás miran en silencio cómo Joey abre la puerta de la lavandería y sale a la calle.

_

_


Mientras los demás muestran su decepción girando la cabeza hacia el otro lado, Santa Claus no aparta la vista de la puerta y se bebe un trago más de la botella que aún tiene en la mano.

Jakie se gira y mira a Louisse desconsolada.

Exacto. Y nada mejor que desde que Joey coge su saco, suene "peces abisales", de Doctor Deseo

_


90 MINUTES AND I LOVE YOU_15

_

_


Joey coge la pelota. Mira a Jakie. Se gira hacia la cancha de baloncesto y tira a canasta.
No encesta.
Se vuelve a girar hacia Jakie y le dice que será mejor que vuelvan. Y que no se preocupe por la pelota, que será para alguien que realmente que tenga ganas de jugar con ella, que a él ya no le da tiempo porque tiene que irse en ese tren.

Jakie permanece sin decir nada, mirando a la pelota.
Santa Claus hace sonar sus cascabeles. Les espera a la puerta del parque con la bicitrineo.
Joey y Jakie suben.
La bicitrineo continua calle arriba. Gira a la derecha en Bedford Avenue. Y más adelante vuelven a coger por la derecha para bajar por la South 4th, donde se ve a lo lejos la lavandería.
Jakie y Joey han permanecido en silencio todo el camino. Cada uno pensando en sus cosas. No se atreven a mirarse.

_

_

Al llegar a la lavandería Santa Claus detiene la bicitrineo.
Joey ayuda a bajar a Jakie.
Le comenta que no sabe si habrá dado tiempo de que se sequen sus ropas.
Jakie camina hacia la puerta de la lavandería.
La abre y enseguida se tropieza con una globos de colores.

_

_

En ese momento comienza a sonar en el hilo musical de la lavandería la canción de Nena: “99 baloons…”
La música no para hasta el final.

_

_


Jakie llama a Louisse.
En ese momento Joey abre la puerta y se tropieza con Jakie, que no ha dado ni un paso, y con los globos.
Jakie le pregunta a Joey que de dónde han salido todos esos globos.

Louisse se levanta desde detrás del mostrador. Y dice eso de –Felicidades cariño-. Seguidamente se gira hacia Joey y le comenta que le dijo que la entretuviera durante 30 minutos y ni siquiera han pasado quince.
Jakie mira a Louisse y luego a Joey. Dentro está algo decepcionada porque cree que Joey ha salido a dar un paseo con ella solo por obligación y no porque realmente le apeteciera compartir un momento a solas, pero trata de ocultarlo.
Joey se queda callado.

De lejos aparece Ralph corriendo y sin darse cuenta de la presencia de Jakie y Joey le pide a Louisse una cuerda más gruesa para la piñata.

_

_


Jakie le detiene diciéndole: ¿Piñata?
Ralph la mira y se queda pasmado: -pero ¿qué hacen aquí-. Luego mira a Joey.

Jakie se echa a caminar por el pasillo de la lavandería hasta llegar a las lavadoras.
Allí descubre a todo el mundo organizándole la fiesta.
Primero ve a Carmen inflando globos con Dunley, el chico del taller de metal.
Las paredes de la lavandería están decoradas con papeles de fiesta y hay bandejas de canapés, pasteles y por supuesto, dulces de chocolate. También hay vasos, refrescos y demás en las mesas.
Al fondo George (el señor mayor que también trabaja en el taller de metal) está con Luke (¡Dios mío!sí, el exnovio) tratando de colgar una piñata en el techo.
Todos se giran hacia ella y se quedan sin saber qué hacer o decir.

_

_

Jakie permanece en silencio, toda nerviosa. Ralph y Louisse vienen a unos pasos detrás de ella.
De repente Jakie rompe loca y empieza a sonreir, a recorrerlo y a darle besos a todos dándole las gracias.

Todos la abrazan y le dicen alguna cosa. Como Luke, que le dice que siempre le gusta llegar temprano a los sitios y por eso siempre es muy difícil sorprenderla.
Jakie les dice a todos que hoy no paran de sorprenderla cosas pero que esta es la sorpresa más bonita que podía recibir.

_

_

Joey se ha quedado a mitad del pasillo, contemplando de lejos la escena.
Louisse se da cuenta y se le acerca. Le da las gracias y le dice que alegre esa cara, que al final no les ha salido tan mal.

Louisse coge un globo se acerca a Jakie y le da un globazo. Jakie se gira y le dice que a traición no vale. Entonces coge otro y se lo lanza tratando de cogerla desprevenida. Pero se le va el globo y le da a Carmen, que sin pensárselo dos veces se mete en la guerra de globos.

Los hombres vuelven a la maniobra de la piñata. Sí, Luke, Dunley, George y Ralph, cuatro para poner una piñata.

Joey sigue contemplando la escena de lejos y se les escapa una sonrisa.

_

_

¿Y por qué no?, en la lavandería suena “Candy Candy” de Iggy Pop y Kate Pearson (dice algo así como I can´t let you go)

_

90 MINUTES AND I LOVE YOU_14

Joey y Jakie bajan de la bici-carro que los lleva, están frente a la cancha de baloncesto.
Jakie se para delante de ella con la pelota bajo el brazo, pero mira más allá de la cancha de baloncesto. Mira hacia un parque con unos columpios y un tobogán que hay justo después.
Joey le pregunta si va a abandonar la pelota en la cancha.

_

_


Jakie le dice que cómo se le ocurre pensar eso.
Se gira y le pregunta a Santa Claus si le guarsa la pelota a la vez que se la pone en las manos. Santa Claus, que se disponía a irse de nuevo pedaleando , le dice que si no queda más remedio pues que sí.
Jakie le da un beso a Santa Claus en la mejilla. Santa Claus sonríe.

Jakie se acerca a Joey y también le da un beso en la mejilla.
Joey se sorprende mucho y le pregunta -¿Y esto?-
Jakie solo le sonríe y se va corriendo hacia el parque, atravesando la cancha de baloncesto.

Joey se queda parado de pie. Tiene las manos metidas dentro de los bolsillos del pantalón. Mira a Jakie correr hacia el tobogán.

_

_


Jakie llega junto al tobogán, sube las escaleras y se tira por él.

Santa Claus pasa al lado de Joey con el balón en la mano.
-Deberías ir con ella, jugar un poco para variar, por lo menos eso es lo que pone en la dedicatoria de esta pelota¿ Pero eso tu ya lo sabes verdad?-

Santa Claus hace votar la pelota y se acerca con ella a la canasta, da dos pasos y hace un lanzamiento.

_

_

Encesta justo cuando Joey pasa por un lado y llega hasta el parque y, luego, hasta la parque baja del tobogán de Jakie.


Jakie se ha tirado una segunda vez y está llegando al suelo, sonriente y despreocupada. Se levanta y se queda justo delante de Joey.
Se miran a los ojos, ella bromea sobre si van a echar otro campeonato mundial de miradas pero Joey está callado, le aparta el pelo de la cara.
Jakie le pregunta por qué hace eso.
Joey le responde que porque quiere verle bien el rostro.
Le dice que tiene una sonrisa preciosa.
Jakie sonríe a Joey y él coge con ambas manos sus mejillas.

_

_

Santa Claus, detrás de ellos, encesta de nuevo.

Jakie mira a Joey. Se ha quedado muda. Joey le sonríe tierno y, luego, separa sus manos y da un paso atrás metiéndolas en los bolsillos, sonriendo todavía.

Jakie lo mira, le da las gracias. Da un paso atrás. Se ha puesto un poco triste.
Joey le pregunta que por qué esta triste.

Ella se va caminando hacia los columpios y se sienta en uno de ellos, le anima a que vaya a sentarse en el otro. Se balancea un poco mientras le habla, despacio, le da las gracias por llevarla a dar un paseo el día de su cumpleaños.
Joey se acerca caminando y le dice que está siendo también un día especial para él, un no cumpleaños estupendo.

Joey se sienta en el otro columpio y se balancea un poco también sin dejar de mirarla.
Jakie sigue balanceándose despacio, mirándose los piés. Está avergonzada.

_

_


Joey le pregunta por los calcetines, por el viaje del calcetín en busca de su pareja perdida. Le pregunta si se tiró a pesar del miedo para salvarla.
Jakie levanta la cabeza y le dice rotunda: -¡Claro! Es un super calcetín-.
Le cuenta que su hermano siempre le decía que cuando se es un super calcetín nunca acabas como esos otros calcetines que son mordidos por los perros, o que acaban todos rasgados y convertidos en paños del polvo, u olvidados en la temida cesta de los desparejados....un super calcetín, por mucho miedo que tenga, siempre encuentra el camino hacia su pareja.


Joey le dice que es fácil siendo un calcetín.
Jakie le pregunta que qué es fácil.
Joey le dice que comportarse como un super héroe.
Jakie sonríe y le dice que el supercalcetín no sabe que es un supercalcetín, que solo hace lo que siente que tiene que hacer, que no puede evitarlo.
Y que, por eso mismo, es un supercalcetín.


Joey se queda callado.
Jakie se columpia con más energía.
Joey le dice que tenga cuidado que se puede caer.
Jakie le dice, empujando cada vez más alto el columpio con la inercia de su cuerpo, que no importa, que si se cae se levanta.

Joey comienza a empujar el columpio con más ímpetu.
Joey y Jakie comienzan a mirarse y a reír mientras se columpian.

_

_


La pelota de Santa Claus llega rondando hasta el parque.
Joey mira la pelota.
Jakie le pregunta qué hacer con la pelota..
Joey le dice que lo que ella quiera, que ella fue la que la encontró.
Jakie para de columpiarse y va a buscar la pelota.
Joey para de columpiarse y la mira coger la pelota desde donde está sentado.
Jakie, que está de espaldas a él, se gira y le dice a Joey que él debe quedarse con la pelota.
Joey le pregunta que por qué.
Jakie, mientras se acerca con la pelota en la mano, le dice cuando llega frente a él que porque es suya, y alarga la mano para entregársela.

Joey mira a Jakie sorprendido.
Ella tiene la mirada más triste que le ha visto desde que la conoce.

90 MINUTES AND I LOVE YOU_13

_

_

Joey y Jakie comienzan a caminar por la acera.
Antes de dar la vuelta a la esquina, unos cascabeles llaman su atención. El sonido proviene de la calzada.
No es otro que Santa Claus. No va en un trineo, pero casi. Anda subido en una de esas bicicletas, (típicas en Manhattan para pasear a los turistas), que en la parte de atrás llevan una especie de sillón para dos personas, a modo de “carruaje”.

Jakie y Joey se quedan parados y lo miran.
Santa Claus les mira y vuelve a hacer sonar los cascabeles de su “trineo”: -Venga, vamos, que de lo contrario se va a enfriar el chocolate-

Jakie se sorprende aún más. -¿chocolate?-
Santa Claus le responde: - No pillé los dulces porque ya me parecía ser demasiado chachi por mi parte-

_

_

Jakie y Joey se miran, se sonríen y se suben a la bicicleta-carruaje-trineo.
Dos vasos grandes de chocolate les esperan en la parte de atrás.
Santa Claus mira hacia atrás y les dice que se comporten como si él no estuviera, y empieza a pedalear calle abajo, por el carril bici.

Joey y Jakie se miran. Sólo son capaces de decir algo así como -¡Guau!-

Santa Claus sigue pedaleando en la parte delantera, a lo largo de la Avenida Whyte, en el barrio de Williamsburg. A lo mejor hasta se canta una canción. ¿Por qué no? Seguro que está todo privado.

_

_

Joey mira a Jakie y le dice que no tiene que decir nada si no quiere. Y le anota que él es el rey de aguantar la mirada, que siempre gana.
Entonces Jakie la reta a jugar. Y ambos empiezan a mirarse fijamente.
Y poco a poco, cada uno se pierde más y más en el interior de los ojos del otro.

Pasan tan sólo algunos segundos, pero para ellos son siglos. Caen como por un tobogán de esos del Acuapark, como una bajada de montaña rusa, como por un sendero de montaña muy empinado, a toda velocidad, como el vuelo de Peter Pan.
Cada uno entrando en el alma del otro y sintiendo como el otro entra en la suya.
Ven las manchas del iris del otro, cada una, un lugar precioso y maravilloso que le cuenta todo de el otro, pero no con palabras, con, no sé, con silencio, con serenidad, con paz, con armonía.
Bajan a toda velocidad por un camino empinado y lo que ven en el fondo les tranquiliza...y no pueden apartar los ojos

Se encuentran imantados y parece por un momento que van a besarse…
Hasta que Joey retira de golpe su mirada, como cuando quitas una ventosa de una pared, y gira la cabeza hacia otro lado casi sin aliento diciendo: -No puedo seguir mirando-

Cuando Jakie le pregunta por qué, Joey le contesta que porque lo que veía le gustaba pero le daba miedo.
Es la primera vez que pierde jugando a mirar a los ojos...

Jakie le responde: -Supongo que te sientes como el calcetín antes de saltar al tambor de la lavadora-
Joey no entiende…

Jakie le cuenta que algunos creen que hay una puerta hacia una misteriosa dimensión oculta en algún lugar dentro del tambor de las lavadoras.
Joey la mira incrédulo y Jakie le dice que es verdad, que si no lo cree, que se lo pregunte a sus calcetines cuando regrese a la lavandería.

Jakie le cuenta la historia de aquella pareja de calcetines que vivían felices en el reino del Gran Armario. Hasta que un buen día, uno de ellos desapareció misteriosamente dentro de la lavadora. Y entonces su pareja, tras varias semanas de agónica espera, decidió escaparse e ir a buscarla, a pesar del temor que sentía de ser succionado por esa otra dimensión y no saber si iba a regresar jamás …

Joey entonces le pregunta a Jakie por lo que le sucedió a ese calcetín. Y ella le contesta que necesita por lo menos otros 90 minutos para contarle toda la historia con pelos y señales.

Joey le comenta que seguro que se lanzó a buscar a su pareja por lo duro que se sería afrontar la vida sin ella, sin ganas de nada, más que de rendirse. Y Jakie le comenta que claro, que su vida no tenía norte, ni sur, ni rumbo, ni habían amaneceres bonitos. Joey continua diciendo que seguro que no tendría ni puestas de sol ni nada que mereciera la pena, que no se la podía quitar de su cabeza, sobre todo el remordimiento de no haber podido evitar que esa extraña “fuerza misteriora” la succionara...

_

_

En ese momento Santa Claus pasa justo delante de la cancha de baloncesto y detiene la bicicleta.
Jakie salta con su pelota.

90 MINUTES AND I LOVE YOU_12

Carmen escucha llorar desde donde está sentada a Jakie y a Joey
Deja el libro de Mafalda sobre la silla que tiene al lado y se levanta.
Las lavadoras siguen centrifugando.

_

_


Camina por el pasillo del mostrador en dirección hacia la puerta y pasa junto a Ralph y Louisse.
Ella está sentada mirando hacia delante, hacia el vacío, y Ralph está frente a ella pero de pie. Ambos sumidos en sus propios pensamientos.

Carmen llega hasta el cristal de la puerta de entrada y mira como nieva fuera.
Santa Claus se ha encendido un cigarro y también mira caer la nieve mientras fuma.

_


_


Santa Claus mira a Carmen y le pregunta si está bien.
Carmen mira la nieve caer un momento más y le dice que en la lavandería no se puede fumar, que Louisse va a matarlo.
Santa Claus se gira hacia Louisse.
Ella sigue en la misma postura, mirando al vacío y Ralph permanece de pie frente a ella, mirándola, parece querer mover la mano para acariciarla pero su mano tiembla y se queda en su sitio.

Santa Claus vuelve a mirar a Carmen, ella ha vuelto a mirar caer la nieve.
Sin mirarlo le dice que a veces todo es una mierda.
Santa Claus exhala humo del cigarro y le contesta que la mayor parte del tiempo sí, que esa es la verdad, pero que a veces deja de nevar y es entonces cuando los niños salen a jugar.

Santa Claus da una última calada al cigarrillo y lo tira al suelo para apagarlo con su bota a la vez que comienza a girarse para abrir la puerta de salida de la lavandería. Carmen, que lo mira sin poder creer lo que está haciendo, no puede reprimirse y le suelta que no haga eso, que es Santa Claus hombre, que debe dar ejemplo.


Santa Claus, al abrir la puerta, le regala una sonrisa y un -¿Quién dice que deba dar ejemplo?Yo lo que único que tengo que hacer es asegurarme que los regalos lleguen a tiempo a las casas de los niños ¿A qué sí?-.
Carmen mueve la cabeza negativamente y le devuelve una gran sonrisa.
-Pues eso- dice todavía Santa Claus antes de cerrar la puerta y ponerse a caminar calle abajo de nuevo en dirección hacia el bar.


Carmen se gira todavía con una sonrisa en los labios cuando ve que Joey se acerca caminando por el pasillo en dirección al mostrador.
Carmen camina de nuevo hacia la silla donde está su libro de Mafalda y se cruza con Joey, que llega hasta el mostrador y le dice a Louisse que su amiga sigue en el baño llorando.

_

_

Louisse lo mira desconsolada y le dice que lamenta haberse confundido antes, le da las gracias por ir a ver cómo está su amiga. Le explica que no podrá irse con ella a dar su vuelta de cumpleaños porque la compañera a la que iba a pedirle un favor está de resaca.

A Ralph, que está a un lado del mostrador, se le escapa un: -¿Ella también? Parece que anoche había una gran fiesta en la ciudad y nosotros fuimos los único que no nos enteramos- que hace sonreír a Joey.

Louisse sonríe también y le pide a Joey un favor, le dice que se lleve a Jakie a dar una vuelta, que ella se encargará de prepararle algo especial en la lavandería pero que necesita que alguien la entretenga.

Joey responde que ni loco, que fuera está nevando.
Louisse mira hacia fuera y le dice a Joey que no, que ha dejado de nevar.
Joey no se lo puede creer y gira la cabeza para mirar hacia fuera. Es cierto, ha dejado de nevar.


Las lavadoras de Joey y Jakie comienzan a pitar. Han terminado el centrifugado.


_

_


Joey mira hacia donde están las lavadoras pero Louisse le dice que ella se encaraga. Le ruega que lleve a Jakie a dar un paseo.
Joey mira hacia las lavadoras y luego hacia el otro lado, hacia la calle. Sigue sin nevar.
Joey asiente, llevará a Jakie a dar una vuelta.
Louisse le da las gracias a Joey y añade: -Voy a decírselo-, a la vez que se levanta y sale del mostrador para ir por el pasillo hacia el baño.

Joey mira a Ralph con curiosidad, comienza a darse cuenta de que ese tipo le cae bien.
Ralph mira a Joey, comienza a darse cuenta de que ese tipo le cae bien.
Joey le dice a Ralph que ahora se tomaría esa chocolatina.
Ralph sonríe y le dice que tiene algo mejor.
Ralph mete la mano en el bolsillo de su chaqueta y saca la pistola de chocolate y se la ofrece a Joey.
Joey coge la pistola, se la mete en la boca y muerte un trozo.
Se la devuelve a Ralph diciendo: -Está buena y todo-.
Ralph la coge diciendo que sí y muerde un trozo también.
Los dos se echan a reír.


Jakie pasa por detrás de Joey y Ralph, se dirige hacia la puerta de salida con expresión triste en su rostro.
Ralph y Joey la siguen con la mirada mientras mastican el chocolate.
Jakie no los mira.


Jakie coge la pelota del mostrador, abre la puerta y sale fuera.
Se sienta en los escalones del portal que hay al lado de la lavandería.

_

_

Ralph y Joey miran a Louisse interrogantes cuando ella entra en el mostrador y se sienta, se deja caer más bien en la silla.
-No quiere ir a ningún lado. Dice que ya no quiere celebrar su cumpleaños-.
Joey le pregunta si le ha dicho lo de la fiesta sorpresa.

Louisse lo mira con expresión de “¿Eres tonto o qué? Por algo la llaman fiesta sorpresa”, abre mucho las manos arqueando las cejas.

Joey se da la vuelta y se dirige hacia la puerta, la abre y sale por ella al exterior. Camina unos pasos y se apoya en la barandilla de hierro que hay en la acera, bajo las escaleras del portal de al lado, de espaldas a Jakie, que está sentada en los escalones titiritando de frío.

Joey está de espaldas a Jakie y Jakie sigue titiritando de frío cuando unos niños pasan corriendo, gritando y riendo con trineos para la nieve. Jakie se los queda mirando con expresión triste, sigue temblando de frío.

Joey se da la vuelta y apoya un codo en la barandilla de hierro.
Está mirando a Jakie con expresión traviesa en el rostro.
Jakie se da cuenta y lo mira interrogante, se ha puesto un poco nerviosa y ladea la cabeza con una media sonrisa en los labios. -¿Qué?- Le pregunta.

Joey se pone derecho y camina hacia ella, se sitúa delante con las manos en los bolsillos. -¿Tienes frío?- Le pregunta sonriendo.
Jakie mueve afirmativamente la cabeza a la vez que se frota las manos, aún tiene el chupa chups en ellas. -Estoy helada-.

Joey da un paso hacia atrás y se quita la chaqueta. Se acerca un paso de nuevo y se la ofrece radiante. Jakie lo mira un momento, piensa que si la coge se helará él, pero se da cuenta de que él quiere que se la ponga así que alarga la mano.

Joey retira la chaqueta hacia su cuerpo de nuevo y le dice que se la deja si va a tomarse un café con él.
Jakie se queda cortada sin hablar. La verdad es que no le apetece ni un café ni nada.


Joey dice, -De acuerdo- Y comienza a ponerse la chaqueta.
Jakie lo mira detenidamente de arriba a abajo, mientras lo hace abre el chupa chups y se lo mete en la boca. Le pregunta a Joey traviesa que a donde irían.

_

_

Joey termina de ponerse la chaqueta y le dice que a cualquier sitio. Le pregunta si eso importa.

Jakie le dice que la verdad no, y se levanta. Se para ante Joey, que le ofrece el brazo para que ella se enganche, y le dice que de eso nada, que no sin que le deje la chaqueta.
Joey sonríe de oreja a oreja y se quita la chaqueta. Se la da a Jakie que, mientras se la pone, suelta espontánea:
-¡Chocolate!-.
Joey le preguntá: -¿Qué?-
Y ella responde caprichosa: -Qué quiero chocolate. Chocolate caliente-.

Joey sonríe y Jakie comienza a andar por delante de él y él la sigue dando pasos rápidos, la alcanza.
Jakie está repitiendo que le apetece mucho un chocolate caliente, y unos dulces, pero dulces muy dulces-.
Le repite mientras añade entre las frases “sí, eso quiero” y, la última vez que lo repite, concluye rontunda y sonriente: -¡Que hoy es mi cumpleaños!-.

90 MINUTES AND I LOVE YOU_11

La pistola llega hasta los pies de Jakie, que la mira y contempla la escena sin dar crédito:

Luke permanece en el suelo desmayado. Ralph se acerca él, se agacha y acerca su cabeza a su pecho.

_

_


Tras unos instantes se levanta y le dice a Jakie: -no te preocupes, dormirá durante un rato-
Jakie mira a Santa Claus.
Santa Claus, que no lleva cinto, se remanga los pantalones y le dice a Jakie: -Estoy perdiendo kilos pero no facultades, ¿se nota?-

Jakie se acerca a él. Le mira y le tira de la barba. Como no se le quita, le vuelves a tirar más fuerte.

Santa Claus se queja.
La barba permanece en Santa Claus porque probablemente sea de él.
Jakie le mira de nuevo, rompe a llorar y se echa a correr en dirección hacia el baño, al fondo de la lavandería.

_


_

Joey está saliendo del baño cuando Jakie le arroya, entra en el baño y cierra la puerta de un taponazo. Desde fuera se oye como llora amargamente.

Joey no se entera de nada. Se acerca a la puerta y oye como Jakie llora.
Joey camina hacia donde están el resto. Primero se encuentra a Carmen, petrificada en su asiento. Joey la mira buscando una respuesta, pero ella no tiene ninguna.
Joey continua caminando y ya a Ralph, al cura (Luke) en el suelo y a Santa Claus.

Joey le grita a Santa Claus: -Eh, tú otras vez. Hoy te toca joderle la vida a todo el mundo_
Joey se lanza hacia él.

_


_

Ralph le detiene y le pide que se tranquilice.
Pero Joey le contesta y le advierte que tenga cuidado con ese tipo, señalando a Santa Claus.
Joey se deshace de Ralph, que a pesar de todo continua agarrándole por la espalda y se acerca con tono intimidatorio a Santa Claus. Le grita que debería ser un poco más sensible con la gente.

En ese mismo instante entra Louisse en la lavandería y se tropieza con todo el panorama. Básicamente, Joey y Santa Claus están levantándose cada vez más la voz. Y Ralph está tratando de poner paz en medio de los dos.

Tras unos instantes Louisse les pide que se tranquilice. Como no reaccionan, acaba soltando un enorme grito. –Silencio. Cállense todos. Coño, que esta es mi lavandería, y aquí la única que levanta la voz soy-
Louisse les pide que se tranquilicen y que alguien le cuente lo que les ha pasado.
Todos tratan de hacerlo a la vez. Cada uno da su versión y se atropellan hablando unos a otros…ç
Louisse vuelve a gritarles que se callen, con más energía si cabe.

_

_

De repente Louisse se da cuenta de algo. Ve unas piernas en el suelo. Les empuja y contempla el cuerpo. Se acerca:
-Dios mío. Un cura. ¿Está muerto?
Louisse mira hacia el fondo y ve a Carmen, sentada en el banco.
Carmen, al verla, le señala al libro de Mafalda:-Yo sólo estoy leyendo a Mafalda-
Louisse se acerca hasta el cura y se da cuenta que es Luke. Luego ve la pistola en el suelo. Y se vuelve hacia todos: -¿dónde está Jakie?

Joey le contesta que está en el baño llorando.
Louisse se vuelve hacia Joey, le da una torta, le dice eso de ¿qué le has hecho? Y se va corriendo hacia el baño.

Louisse llega a la puerta del baño y le pide a Jakie que le deje entrar. Jakie le dice desde dentro, llorando, que se vaya, que no quiere ver a nadie.
Louisse le insiste en que la deje entrar. Pero Jakie le grita desde dentro y le dice que se largue, que la dejó sola y que la odia…

Louisse trata de calmarse, aunque está destrozada.
Louisse se recompone y regresa hasta donde están todos.
Les dice que quiere ver su lavandería tal y como ella la dejó. Santa Claus, Ralph y Joey se miran por un instante. Hasta que Louisse les grita eso de “Ahora”.
Entonces Ralph va a por la pistola. Cuando la coge se da cuenta de que algo sucede. La pistola es de chocolate.
Ralph se la lleva a la boca y le de un buen mordisco.
Mira a Joey y le suelta –A ti no te ofrezco que a ti no te gustan las chocolatinas. Y a tí tampoco que estás a dieta-
Ralph les dice a Santa Claus y a Joey que saquen a Luke, que ellos son los culpables de todos. Y que no se preocupen que él se lo aclarará todo a Louisse, que se ha ido a trastear detrás del mostrador.

Santa Claus y Joey se miran y le obedecen.
Ralph se dirige hacia el mostrador mientras Joey y Santa Claus sacan a Luke por la puerta.

Ralph toca la campanilla del mostrador.

_

_


Louisse está escondida detrás de las ropas que tiene colgadas, lista para entregar. Se gira hacia Ralph y le dice que ahora no está para nadie, que lo mejor es que la deje en paz.
Ralph le pide que le mira un instante. Louisse continua de espaldas, pero acaba haciéndolo.
Ralph la mira, le sonríe y le dice que la pistola era de chocolate y que no ha pasado nada.

En ese momento Joey pasa por detrás de Ralph con intención de entran hacia dentro. Louisse le grita que se detenga y que no de un paso más en su lavandería…
Ralph le coge de la mana, la mira, y le dice que no se preocupe, que todo está controlado…


_

_


Joey se dirige hacia el fondo de la lavandería, hacia el baño.
Pasa junto a Carmen y recorre en pasillo de lavadoras, que están centrifugándose. Al final está la puerta del baño.
Joey se acerca.
Escucha los sollozos de Jakie.
Se detiene junto a la puerta.
Se sienta y la escucha llorar.
Joey pega su cabeza más a la puerta. Al hacerlo, algo le molesta en su pantalón. De repente mete la mano y encuentra y chupa chups.
Lo mira y decide pasárselo a Jakie por debajo de la puerta.
Dentro escucha como Jaki dice que te dije que te largaras.
De repente oye como si Jakie se diera la vuelta (y descubriese el chupa chups). Oye como lo toca, y entonces se vuelve a echar a llorar mucho más…
Desde dentro Jakie le suelta: -¿Por qué se fue… por qué me tuvo que dejar sola aquí… Es injusto…. La vida es cruel… Cuando eres feliz con algo van y te lo arrancan sin avisar…
Ni siquiera me dio tiempo de decirle todo lo que quería… Y me dejó sola….
Jakie continua llorando amargamente

_

_

Joey se levanta, le da al pomo de la cerradura y la puerta se abre. Encuentra a Jakie abrazada a sus piernas, con la cabeza entre ellas, mirando al suelo, y con el chupa chups en una de sus manos.
Se acerca a ella. La abraza. Fuertemente. Y se echa a llorar con ella.

Les dejo llorando y me siento un rato a ver cómo la ropa sigue dando vueltas en la lavadora.


_


90 MINUTES AND I LOVE YOU_10

La puerta de la lavandería se abre y Carmen mira instintivamente hacia ella desde donde están sentadas. Está entrando un hombre de unos 30 años vestido con sotana de cura católico, lleva un paquete en la mano envuelto en papel de regalo. Jakie continúa mirando las viñetas de Mafalda. No recuerda que está al cargo de la lavandería y Carmen le da un codazo y le señala hacia la puerta.

Jakie alza la vista y tras lanzar, un: -No me lo puedo creer-, enfatizando mucho, se levanta y se dirige hacia él.

_

_

Los dos comienzan a hablar y Carmen baja la cabeza para continuar leyendo a Mafalda.

Ralph está mirando las costuras de la chaqueta que lleva puesta y Joey continúa mirando la lavadora.

Se escucha un golpe sobre el cristal del mostrador y Carmen levanta la cabeza. El cura mueve mucho las manos al hablar y Jakie retrae su cuerpo, que tiene situado de perfil, parece querer darse la vuelta y, cuando parece que lo va a hacer, el cura la sujeta por un brazo y la gira hacia él.

Ahora le habla muy cerca del rostro y le muestra el paquete envuelto en papel de regalo. Carmen cree escuchar que el cura le pide a Jakie que lo coja, que es para ella.

Carmen pregunta en voz alta que qué pasa ahí y Joey se da la vuelta, camina unos pasos y se sitúa

cerca del pasillo, asoma la cabeza para ver qué pasa. El cura ha bajado el tono de voz y, desde donde está, solo le ve la cabeza y el paquete en las manos, a un lado del cuerpo.

Ralph también se ha levantado y está situado en el centro del pasillo, mirando también la escena.

Carmen la mira sentada. Ha dejado el libro de Mafalda sobre sus rodillas.

_

_


El cura grita de nuevo a Jakie que coja el regalo y Jakie le pide que la deje en paz.

Ralph avanza por el pasillo hacia el mostrador y se sitúa detrás de Jakie. Pregunta al cura que qué le pasa con tono enérgico.

Joey si sitúa en el pasillo, donde estaba Ralph un momento y luego retrocede y se sienta junto a Carmen, de frente a la escena. Sin pedirle permiso a Carmen, que continúa pendiente de la escena, le coge de encima de las rodillas el libro de Mafalda y hace como que lo lee, pero deja sus ojos por encima de éste para continuar mirando la escena. Carmen lo mira sorprendida. El cuerpo de Joey está tenso, permanece alerta. Carmen vuelve a mirar hacia delante.

Ralph se ha puesto entre Jakie y el cura y trata de entender lo que sucede.

Luke llama puta a Jakie, le recrimina que no tiene corazón. Trata de acercarse más a ella y Ralph lo para con la mano. Ella le dice que está borracho, que se vaya a casa, le recuerda que no tiene que coger nada de él, que hace tiempo que todo terminó entre ellos. Ralph intenta convencer a Luke para que hable a solas con él a un lado, intenta alejarlo de Jakie, pero él continúa hablándole a Jakie por encima del hombro de Ralph, le pide otra oportunidad, le dice que la quiere aunque ya haya encontrado a otro.

Jakie menea negativamente la cabeza, no entiende qué hace Luke en la lavandería y se lo pregunta. Él le explica que fue a buscarla al taller y que leyó la nota de la pelota. Se pone tierno y le dice que hecha de menos las notas que ella dejaba para él. Ralph se relaja un poco y se hace a un lado para que puedan hablar; parece que ahora Jakie está más tranquila.

_

_

Jakie le explica que no puede hacer esas cosas, que no puede seguir yendo a verla cuando viene de las fiestas, borracho y, ese día, vestido con un disfraz de cura. Le pregunta si quiere fastidiarle el día de su cumpleaños. Le pide por favor que deje de amargarle la vida. Le pide que se vaya con su familia. Debe asumir que lo suyo terminó hace meses.

Ralph se da la vuelta y mira a Joey, que continúa vigilando la escena desde donde está sentado, y le dice que está todo controlado haciendo un gesto con la mano. Carmen sonríe y Joey le da el cuento de Mafalda. Carmen mira a Joey para darle las gracias y este se levanta, mira otra vez hacia el mostrador.

Luke parece tranquilo y Jakie está apoyada en el espejo del mostrador, hablándole tranquila también.

Joey mira hacia el otro lado buscando algo que hacer, se ha quedado nervioso. Ve el letrero del baño y se dirige hacia él.

Joey entra en el baño.


Ralph camina por el pasillo de espaldas a Jakie y a Luke de regreso a su silla.

Luke no escucha a Jakie, solo la mira y, cuando ella termina de hablar, se acerca y trata de besarla. Jakie lo aparta de un empujón y Luke la sujeta por los hombros. Le levanta de nuevo la voz para decirle que tiene que permitirle quererla. Está cada vez más nervioso porque el día anterior la siguió y vió que un hombre la acompañaba a su casa y que ella le permitía subir. Le exige que le diga quién es y Jakie le responde que es solo Dunlie, que es como su hermano. Luke no se lo cree y la zarandea llamándola mentirosa hasta que Ralph llega por detrás y lo aparta de un empujón. Luke se encara ahora con Ralph preguntándole a la vez que le golpea en el pecho con la mano abierta para hacerlo retroceder si también quiere acompañar a Jakie a casa.


_

_

Luke continúa dándole empujones con la mano a Raplh a la vez que ahora pregunta a Jakie si va a dejar que ese viejo la acompañe a casa. Ralph le pide que se calme y mira hacia donde estaba sentado Joey pero su asiento esta vacío y Carmen, frustrada, le señala el baño mientras Jakie le grita a Luke que deje en paz a Ralph.

Luke da un paso atrás y sonríe. Se mete la mano en el bolsillo de la sotana y saca una pistola.


-¡Joder! Esto se pone feo- Miro hacia el asiento vacío de Joey -Y eso que se lo pongo a huevo- y luego vuelvo a mirar la escena que está sucediendo ante el mostrador.

Luke mueve la pistola ante el rostro de Ralph, que se ha quedado mudo y Jakie le pide que suelte le pistola, insiste una y otra vez en que hasta que no la deje en el suelo no hablará con él..

Me voy corriendo a buscar a Joey por toda la lavandería, pero éste está cantando en el baño, y claro, no va a oírme por mucho que grite.
Paso junto a Carmen, que está paralizada con Mafalda.
Sigo hasta los otro y veo que Luke que saca del otro bolsillo una botella pequeña de whisky y la bebe a morro mientras sonríe, luego mueve negativamente la cabeza y acerca más la pistola a Ralph.

Paso al lado de ellos y salgo corriendo hacia la calle.


_


_

Corro un trecho por la acera mirando hacia todos lados. Me pregunto cabreado donde se habrá metido el condenado. Veo un bar, ya me imagino. Entro zumbando y lo veo al fondo.

Santa Claus está apoyado en la pared sobre la palma de la mano con el brazo estirado. Mira a una mujercita bastante bonita que viste ropa ajustada y que apoya su espalda en la pared. Están muy cerca y ella le da de fumar del cigarrillo que tiene en la mano. El cabrón está a punto de ligársela, desfajado y con el traje manchado de barro y todo. ¡Si ni siquiera tiene el gorro puesto!

-¡Joder! ¡No piensas ayudar o qué!- Le digo cuando por fin llego hasta él. Santa Claus me mira y me pregunta qué pasa. Yo le digo que tiene que venir ya conmigo a la lavandería. Él vuelve a preguntar: -¿Ahora?- señalando a la mujer con la mano que ella no ve.

Agarro a Santa Claus por el cogote y me lo llevo.

Llegamos a la puerta de la lavandería y Santa Claus mira por el cristal. Ralph está en el suelo y Jakie esta pegada a la pared del cristal del mostrador asustada. Luke la apunta con el arma.

Le pregunto a Santa Claus que a qué coño está esperando y él me pide calma, se saca el gorro del bolsillo y se lo pone de medio lado e, inmediatamente después, empuja la puerta, llega en un momento dando zancadas Luke.

Luke lo mira.
Santa Claus lo mira de arriba a abajo y le pregunta: -¿no irás a disparás a Santa Claus, verdad?"

Sin que le de tiempo de reacionar, Santa Claus le da un tremendo puñetazo a Luke que lo tira al suelo. La pistola rueda hacia un lado.

90 MINUTES AND I LOVE YOU_9

_

Joey continua mirando a la ropa dando vueltas dentro de la lavadora.
Una y otra vez.

(nota:a partir de aquí es seguir leyendo mientras se escucha la canción)

_


_


Joey escucha de fondo oye las voces de Jakie hablando con Carmen. Oye sus risas.
Jakie le pregunta a Carmen cuál es su tira favorita.
Carmen pasa las páginas del libro y se detiene en una.
-Mira esta es una de mis favoritas-

Jakie le pide que se la traduzca porque -yo no sabo mucho en español- .
Carmen le sonríe: - Mira, aquí Mafalda está escuchando la radio. Siempre lo hace, ya lo sabes. Bueno, a veces también ve la televisión. Bueno, pues de la radio escucha:
“Su desaparición priva a la pantalla de una de sus grandes figuras…”
Y ves a Mafalda diciendo “¿quién?
Y la radio continua: “…Cuyo arte inigualable no olvidaremos jamás”
Y Mafalda entonces se pone más nerviosa: “Pero quién, quien?”.
Y la radio entonces comenta: “Y por hoy amigos, nada más. Será hasta mañana”… Claro Mafalda entonces: “¡Y no lo dijo!¡Dios mío!...
¡Que no haya muerto el pájaro loco!-

Joey, en medio de sus pensamientos, escucha como Carmen y Jakie se echan a reír. Ralph también lo hace unas sillas más allá. Las chicas lo miran. Él se da cuenta, se ruboriza y baja la cabeza.
Jakie le anima a que venga con ellas y se siente.
Ralph la mira y le contesta que allí está bien, que muchas gracias.
Entonces Jakie le pregunta qué que piensa él de Mafalda. Ralph le contesta que por lo poco que la conoce, no importa lo que piensa él de Mafalda, sino lo que pensaría ella de él.
Carmen, mira a Ralph por primera vez. Ralph la mira también por unos instantes.

Jakie se vuelve a Carmen y al libro de Mafalda y le pregunta por lo que pasa en esas viñetas.

_

_


Carmen le comenta la jugada. –Veras, aquí Mafalda se encuentra a Miguelito sentado en la acera, apoyado en un árbol. Le pregunta “Qué haces aquí sentado Miguelito? Entonces Miguelito mira a Mafalda y le contesta: “Pues aquí, esperando algo de la vida”-.

Carmen continúa explicándole a Jakie las viñetas:
-Mira, en esta otra Mafalda se encuentra de nuevo a Miguelito, sentado de nuevo en la acera y le pregunta:
“No entiendo Miguelito. ¿qué quieres decir eso de que vas a quedarte ahí sentado esperando algo de la vida?”
Mira, y aquí Miguelito le contesta: “Pues eso: que voy a quedarme aquí sentado, esperando que la vida me de algo”.
Claro, entonces Mafalda se queda mirando a Miguelito y sigue de largo mientras piensa “¿Y no será que el mundo está lleno de Miguelitos y por eso anda como anda?

Joey continua mirando la ropa dando vueltas y vueltas

_

90 MINUTES AND I LOVE YOU_8

Joey está mirando la pantalla del ordenador. Intenta acceder a los horarios de trenes pero la pantalla permanece bloqueada. Mueve el ratón picando una y otra vez encima de la lengüeta de “horarios” pero no aparece nada en la pantalla.
Se desespera. Se desespera más.
En la lavandería empieza a sonar un pitido estridente.
Joey trata de ignorarlo. Vuelve a mover el ratón, éste ya no se mueve y aparece un letrero en el fondo de la pantalla que dice que el programa ha hecho una operación incorrecta y que el ordenador va a apagarse.
El pitido estridente continúa, la pantalla se vuelve negra, el pitido continúa, vuelve loco a Joey, que maldice y se levanta y se dirige con pasos largos hacia el mostrador.


_

_

Jakie está sentada mirando la televisión, se escuchan gritos, ella se tapa con la palma de la mano la boca cuando escucha un: -¿Qué demonios está pitando así?-.
Jakie mira a Joey y suelta un alarido leve pero intenso.
Luego sonríe de oreja a oreja y le pide disculpas señalando a la pantalla.
Joey ni siquiera hace un amago de mirar la televisión y le indica que, además, el ordenador se le ha bloqueado.
Jakie vuelve a sonreír y le dice que a veces pasa.
Joey se da la vuelta y va de nuevo hacia el ordenador.


_

_


Jakie se dirige primero hacia la lavadora que está pitando, saca la ropa que está dentro y la lleva a una de las secadoras. Tras hacerlo, pasa junto a la mujer que lee a Mafalda y la saluda llamándola Carmen.


Ralph, que está sentado junto a ella, levanta la cabeza y la mira y, cuando Jakie sigue de largo le sonríe. Jakie se dirige al ordenador de Joey.


Cuando Jakie llega hasta Joey el ordenador funciona de nuevo.
Él mira la página de la Grand Central Statiton y maldice.
No tendrá tiempo de coger el tren que esperaba, sale una hora antes de lo que él había previsto.
Jakie se sitúa a su lado y le pregunta si va todo bien. Joey le pide un bolígrafo con tono seco.
Jakie le avisa de que tiene que mirar en el mostrador, ella no lleva ninguno encima, y se marcha a buscarlo.


Joey mira la pantalla del ordenador muy mosqueado.
Deberá elegir un nuevo destino si quiere marcharse hoy mismo.
Se levanta y mira las chocolatinas de la máquina que hay junto a los ordenadores. Tiene las manos en los bolsillos, ahora camina nervioso.
Su enfado va en aumento.


Ralph se acerca a la máquina expendedora, mira a Joey pero éste no le mira a él así que introduce una moneda, marca un código y se cae un refresco de naranja.
Joey permanece mirando las chocolatinas pero sigue sin decir nada.

_

_

Ralph abre su refresco y le ofrece un poco.
Joey le dice que no le gustan los refrescos de naranja.
Ralph se ofrece a invitarle a un refresco de otro sabor.
Joey le aclara que no le gustan los refrescos.
Ralph le anima a tomarse cualquier cosa y, como ve que se para delante de las chocolatinas (por no mirarlo a él y gritarle que lo deje en paz), las señala con los ojos y suelta un: “Vamos, escoge una, yo invito”.

Joey mira hacia el lugar por donde se fue Jakie y suspira enfadado, ella no aparece y, por fin, se gira hacia Ralph y le dice que no le gustan las chocolatinas. Ralph le sonríe amablemente y se marcha.


Joey se dirige hacia el mostrador. Jakie está agachada buscando algo en los estantes y, encima del mostrador, hay muchos papeles y, encima de ellos, la pelota de baloncesto, la flor, una caja de pañuelos de papel y unas llaves.

_

_


Cuando Joey llega al mostrador y Jakie está escribiendo algo en un papel. Joey se planta delante y le recuerda que él estaba esperando un bolígrafo con tono áspero. Jakie abre mucho los ojos y le dice que es todo suyo, que termina en un momento. Joey espera malhumorado mirando hacia la calle.
Sigue nevando fuera.


Jakie termina de escribir e, inmediatamente, pega en el cristal del mostrador una nota que se puede leer desde fuera. En ella hay dibujada una pelota sonriente con un: -Estoy aquí abajo- y una flecha que indica a la parte baja del mostrador. Como firma hay un monigote sonriente que saluda con la mano.


Jakie mira como Joey lee la nota y, cuando éste termina, le dedica una sonrisa.
Él la mira serio y le pregunta si esas cursiladas se le ocurren a ella sola o si las lee en algún sitio.
Jakie se muestra de nuevo desconcertada y le explica convencida que no son cursiladas, que alguien olvidó la pelota en la cancha de baloncesto y que espera que su dueño lea las notas que ha dejado para él y que venga a recuperarla.
Joey sonríe de tristeza y la califica de ilusa, le dice que nadie buscará esa pelota.
Le pide que se plantee que tal vez no es una pelota olvidada, que tal vez es una pelota abandonada.

Jakie mira un momento fijamente a Joey a los ojos. Éste permanece callado mirándola también, retándola a que le conteste.

Jakie coge la pelota de encima del mostrador y se la muestra completa a Joey, haciéndola girar entre sus manos.

Jakie le dice que ésa no es una pelota abandonada porque tiene una dedicatoria: -¿Ves?-, y le muestra unas líneas garabateadas en negro que hay en un lateral de ésta. Ella no entiende bien lo que pone pero está segura de que si alguien se molestó en dedicarla es porque creía que la persona que jugaría con ella iba a valorarla. Que alguien había confiado en esa persona y que alguien que recibe un regalo así no lo abandona.
Joey se acerca para mirar el garabato. Mientras lo hace, Jakie le pregunta si entiende algo de lo que hay escrito, que ella solo alcanza a leer el nombre de la firma, Julia, pero que esa chica debía tener una letra horrible porque no se aclara con el resto. Jakie se acerca más la pelota a la cara para mirar bien lo que hay escrito en ella.


Joey le pide a Jakie que le de el puñetero bolígrafo, que no tiene tiempo para más tonterías. Jakie vuelve a mirarlo desconcertada y le pregunta que por qué le habla así. Joey le repite que le de el bolígrafo de una vez .


Jakie le ofrece el bolígrafo que tiene entre sus manos y, cuando Joey va a cogerlo, lo deja caer al suelo intencionadamente.
No parece enfadada, solo pone cara de "ups, se me cayó".
Inmediatamente, Jakie coloca la pelota, la flor y las llaves bajo el mostrador de nuevo.


Joey mira el bolígrafo que está en el suelo. No sabe si lo hace para fastidiarlo o está bromeando y va a decir algo que le advierta de que no debe jugar con él cuando empieza a pitar otra lavadora.


Jakie sale del mostrador para ir a sacar la ropa.


Joey recoge el bolígrafo y va a coger un papel de encima del mostrador pero vuelve a tener de frente el que pegó Jakie con el dibujo del balón e introduce la mano para arrancarlo. Lo mira un momento, lo enfuruña pero, inmediatamente después de hacerlo lo estira de nuevo, lo mira una vez más y se lo guarda en el bolsillo lateral del pantalón.


_


_

Joey regresa y pasa junto a Carmen y Ralph.
Jakie se ha sentado junto a la primera y mira el libro de Mafalda con ella; Jakie lo ignora. Ríe con ganas y comienza a contarle a Carmen la historieta que más le gusta a ella.


Jakie le cuenta a Carmen una línea de viñetas que adora y que es una en la que Mafalda lee la definición en el diccionario de democracia: Gobierno elegido por el pueblo. Entonces le explica que las siguientes viñetas son Mafalda muerta de risa desayunando con los padres, Mafalda muerta de risa en el pupitre de clase, el hermano está jugando junto a la tele y Mafalda muerta de risa al lado y, la última viñeta ya por la noche, con Mafalda muerta de risa en la cama acostada y los padres mirándola en la puerta muy preocupados porque no saben qué le pasa.


Joey escucha hablar a Jakie mientras vuelve al ordenador y se sienta. Saca el papel en el que está dibujado el balón y el monigote que saluda con la mano sonriente, lo mira un momento y vuelve a guardarlo en el bolsillo de su pantalón.
Finalmente, se apunta en la mano los horarios de trenes y el número de los mismos.


Cuando termina de apuntar los horarios, Joey se lavanta y se dirige hacia la lavadora donde ha puesto su ropa, se sienta un poco más allá de Carmen, Jakie y Ralph.
Jakie continua hablando y riéndose con Ralph y con Carmen.

Joey observa cómo la lavadora gira una y otra vez...


_


_


nota: este es el capítulo 8 de la película 90 MINUTES AND I LOVE YOU.
Si es la primera que entras, te recomendamos que leas la historia desde el principio. Puedes a ir a: http://blogs.rtve.es/cinechico/category/90-minutes-and-i-love-you, bajar hasta el principio de la página, ir a "leer anteriores" y empezar por el principio: "90 minutes and I love you_intro"
Venga, anímate y participa.

Digital Cinema Bandits


"¡El celuloide ha muerto! Por favor, no traigan flores".
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios