Portada del Blog | DEL AMOR Y OTROS DEMONIOS ROKEROS, EN DVD Y BLU RAY »

DIAS DE (CINE EN CASA)

    martes 14.may.2013    por Gerardo Sánchez    4 Comentarios

Hola. Doy comienzo a un nuevo Blog que de alguna forma irá unido a los contenidos semanales de Días de cine (@DiasDeCine): Su tema principal será todo eso que llamamos "cine en casa", aunque a mi la terminología me parece un poco pobre. Todo ello viene de mi pasión cinéfila, por un lado, formada de la manera más traicional que podamos entender, esto es, en la sala oscura, y por otro lado, por mi pasión enfermiza por tener películas. Este blog tendrá texto, claro,  pero sobre todo, se verá apoyado por mucho contenido multimedia salido del inmenso archivo del programa.

Ahora, como dicen los cuentos: Erase una vez...

Recuerdo la primera película que grabé en video. En Betamax, que entonces parecía que sería el ganador de la guerra de los formatos. Fue en 1982, en casa de mi tío., y fue “El compromiso”, de Elia Kazan. La daban en “La clave”. 

 

No tenía formato. Pero me hizo una enorme ilusión. Gracias a aquel invento del vídeo podía “tener una película”.  Me compre un Betamax en las navidades de 1982, y mi primera película grabada en él fue “El hombre tranquilo”, mi película favorita. Gran desilusión. El doblaje era espantoso.

Hace apenas un par de meses, se reestrenaba en salas, restaudada. Es posible que una copia no pirata salga un día de estos en España en DVD y Blu Ray. La existente en estos momentos es pirata. Este era el reportaje que hice con motivo de ese reestreno en los cines Verdi de Madrid y Barcelona.

Años más tarde, (al final) compre un VHS. Llegué a tener unas 2.000 películas. Todo aquello desapareció cuando años después decidí vender todo aquel arsenal de sueños en 350 líneas, mayoritariamente sin formato, cuando salió al mercado aquello que se llamaba DVD.

También recuerdo la primera película que compré en DVD, aún cuando no tenía todavía aun reproductor: “El submarino amarillo” (yo soy un beatlemano irredento). Era 1999. La caja era amarilla, y preciosa, aún cuando aquella copia no era anamórfica, algo que por aquel entonces no dábamos demasiada importancia. No en vano, prácticamente nadie  tenía una televisión panorámica (y entonces ni siquiera eran planas).

 

 Cuando emperecé a comprar DVD´s (caros, y en pesetas todavía en aquel entonces, por ejemplo Excalibur o West Side Story me costaron 4.000 y 5.500 pesetas respectivamente) me decía a mi mismo: “solo los títulos absolutamente imprescindibles”. A fecha de hoy tengo catalogados y ordenados por orden alfabético (más o menos, porque cada “maestrillo tiene su librillo”) cerca de 8.000 títulos ( y un sistema de almacenamiento masivo la altura del número y necesariamente optimizado) “El submarino amarillo”, aquella primera película que compré en DVD, por ejemplo, la tengo ya en flamante Blu Ray, y por fin en imagen anamórfica, comprada hace apenas 6 meses.

 

 

Lo mismo pasa con Excalibur película que me emoconó profundamente en el cine. Aún recuerdo el  día que la compré en El Corte Inglés. Hará más de 10 años:

 

O West Side Story, con el agravante (me lo perdono) que West Side Story la he comprado hasta 3 veces en mi vida. Singinín the rain, The Filadelphia Story o City Lights son otras de las que he comprado vartias veces, City Lights, pro ejemplo, es en la primera edicion americana, la única que respeta el "aspect ratio original de 1:20, 1. Ni siquiera el Blu Ray respeta el foramto.

 

Durante años el DVD pareció ser la salvación de la industria, llegando a  representar sus ingresos (por venta y alquiler en el mundo) cerca del 70% de los beneficios de una película. Hoy eso ya no es así. El streaming legal y otras formas de ver cine, pero sobre todo la piratería,  han hecho disminuir ese porcentaje. Y aunque hay quien ya no apuesta por el soporte físico, no nos engañemos, la industria si lo hace, y locos como yo también. Un libro es un libro, y lo es más cuando lo tienes en las manos. Lo mismo pasa con los discos, y lo mismo pasa con las películas. A fecha de hoy sigo rastreando diariamente las estanterías, nacionales y extranjeras, físicas y virtuales en busca de películas. Y siento la misma ilusión que tuve aquella vez que grabé en casa de mi tío “El compromiso” cada vez que compro una película. Por cierto, hace ya años que compré “The arrangement” (o sea, El compromiso) “como debe ser”, esto es en DVD (¿Cuándo el Blu Ray?), en 2,35:1 y con su sonido original y subtítulos. Aquel no era un mal doblaje, en cualquier caso, pero esa es otra historia.

La semana pasada, por ejemplo, pude por fin hacer realidad una carencia que me consumía desde hace años. Comprada en Alemania por apenas 10 euros, editada por Art Haus a medias con Universal, con idioma y menú en español, y por supuesto también subtítulos en español, “Nikelodeon” (así empezó Hollywood se llamó en su día en España), la película de Peter Bogdanovich que cuenta la historia de los pioneros del cine.  En ella se dice una de esas frases que se me quedó en la memoria desde que la ví: En una de las primeras “premieres” la gente aplaude a los actores,  y cuando sale el director alguien dice, “y ese, ¿Quién es?”. Ese, contestan, es el director. ¿y qué hace?. Contestación: “Nada, solo la dirige”. Me parece una de las mejores definiciones del trabajo de un director de cine. Luego, la teoría del cine de autor, y sobre todo los que no siéndolo de ninguna manera se apuntaron a esa etiqueta, hizo mucho daño al cine

Comienzo este Blog, “Días de cine en casa”, asociado a ese programa que tenemos la inmensa suerte de hacer cada semana que es “Días de Cine”, para hablar de las películas y de la pasión irrefrenable por tenerlas y disfrutarlas. El programa tiene una hora y no cabe todo aquello que querríamos dar. Sé que muchas veces, cuando le digo a alguien que me pregunta por qué compro y tengo tantas películas, y le contesto simplemente que porque gusta tenerlas, se que muchas veces no me entienden. Estas cosas, cuando hay que explicarlas, sabes de antemano que no van a ser entendidas, pero cuando veo en mis estanterías joyas absolutamente imprescindibles, siendo un cierto (y enfermizo) confort.

Espero que desde hoy podamos compartir algo más que una afición. Como decían en “El secreto de sus ojos” “No se puede renunciar a una pasión”.  Hay mucho de lo que hablar, estrenos semanales en DVD y Blu Ray, clásicos, incunables, rarezas, maravillas ocultas, cosas por descubrir o por redescubrir. Muchas semanas descubro que lo que sale nuevo en DVD y Blu Ray es mucho más interesante que lo que se estrena en salas. Normal por otro lado si se tiene en cuenta que más de 100 años de cine dan para un enorme catalogo de novedades. Para ayudarnos, tenemos en la web de Días de Cine (gracias a Jesús Jiménez y a quienes hacen posible nuestra web) un amplísimo fondo de armario de reportajes sobre películas, actores, directores, movimientos, y demás, que servirán para ilustrar visualmente este blog.

Como se decía (y se dice) en los “serials”:  will be continued…  (o to be continued, aunque wl will es premeditado) 

A lo que yo añado: coming soon

@Gerardo_DDC.

Categorías: Actualidad , Cine

Gerardo Sánchez   14.may.2013 17:25    

4 Comentarios

gracias gerardo por compartir desde aqui tambien tu amor por el cine.
que poca importancia se le da al formato, pero deberiamos ver siempre cine segun lo habian concebido los llamados autores (los que realmente lo son y los otros)

martes 14 may 2013, 20:01

Bueno, larga vida!

jueves 23 may 2013, 15:54

Leyendo tus palabras, parece que me leo a mi mismo. Comparto contigo tu pasión por poseer películas, y también me siento incomprendido. Intento eso sí, ser muy selectivo. Y antes de comprarme un título, me pregunto: "¿La voy a ver más de una vez? Pues a por ella." Uno de los últimos Blu-ray que me he comprado ha sido George Harrison: Living in the material world, a ver qué tal.

jueves 23 may 2013, 16:02

Amigo Chesus. No voy a engañarte. Yo quiero "tener" en cuanto veo algo que me gusta. Lo cierto es que, lo creas o no, desde hace muchos años, centenares de momentos cinematográficos buyen en mi cabeza todos los días. No me planteo nunca si voy a verla más de un vez. La verdad, muchas de las películas que tengo ya las he visto más de una vez en el cine. Algunas, incluso40 veces o más, y muchas, muhas veces tambien. Me pasó en su día con las BSO tambien. Ahora me conformo con las películas. Dentro de un orden, claro. Living in the material world está muy bien, aunque le echo en falta algunas cosas. Por ejemplo, "My Bonnie" era el primer disco que grabaron los Beatles, y era pedido en la tienda de Brian Epstein por el solo de guitarra de George Harrison, que entonces tenía 17 años. Eso no se cuenta. Tambien veo algunos "trucos de oficio" para cubrir partes de las que intuyo no tenían derechos, aunque me sorprende. En fín, un documento únco. Parad isfrutar.

jueves 23 may 2013, 17:13

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Días de cine en casa

Bio Días de cine en casa

Gerardo Sánchez, director de Días de Cine desde Enero de 2009, Cinéfilo voraz y compulsivo desde hace muchísimos años y coleccionista también compulsivo de películas, aunque me ha costado mucho reconocerlo.A pesar de todo, todavía me veo a mi mismo con un simple aficionado al cine y no como alguien que se dedica a ello profesionalmente (lo cual, es una bendición también).
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios