« En DVD y Blu Ray: The Master & Jack Reacher. | Portada del Blog | Help! »

El hombre, por fín tranquilo

    jueves 13.jun.2013    por Gerardo Sánchez    0 Comentarios

No recuerdo exactamente, con la nitidez de otras veces, cuando vi por vez primera “The quiet man”, Si se que fue en la Filmoteca Nacional, hace más de 30 años, en una copia muy mala. Pero si recuerdo nitidamente el grado de felicidad que me produjo, algo que se ha reproducido con igual intensidad las muchas veces que la he visto desde entonces.

 

El título de este post viene por el hecho de haber podido ver este año, en el que pude ser fácilmente mi 40 ó 50 visionado de la película, por fin la película en condiciones: restaurada de forma primorosa, sin esos colores desvaídos, y sin esa especie de “flou” que no era tal. (Winton C. Hoch era un gran director de fotografía, y ahora lo vemos). Fue hace un par de meses en los Cines Verdi. Ayer mismo me llegó de Amazon el Blu ray con esa maravillosa película en condiciones. (Hay editada en Blu Ray desde antes incluso de reponerse en los Verdi una copia pirata con los subtítulos desincronizados y un final abrupto).

 

 

Yo he llegado a ver “El  hombre tranquilo” en el Cine Pompeya, de La Gran Vía (que ya no existe)  muchas veces cuando se repuso en los 80. Y en La Filmoteca la veía cada vez que la ponían. Y todas las veces que la ponían. Es decir, que si una semana se ponía 7 veces, yo la veía esas 7 veces. En total, ya digo, puedo haber visto “The Quiet man” unas 50 veces. Y no exagero.  Me se los diálogos (en inglés) de memoria, cada gesto, cada pausa.. y sin embargo, cada vez que vuelvo a verla me vuelve a sorprender un pequeño detalle que me había pasado desapercibido. Eso es lo que define a una obra maestra.

Mi secuencia favorita en Días de Cine

No voy a contar aquí nada especial de “El Hombre Tranquilo”, porque ya muchos más listos que yo han contado lo que había que contar sobre ella. Es cierto que nuestras emociones son nuestras, y de nadie más y que lo que uno siente es de uno solo y para siempre.

Dentro de mi frikismo (aunque me tengo por un tipo muy normal, creo) puedo decir que durante estos años he llegado a comprar hasta 4 copias “all over the world” de la película en DVD. Que he comprado hasta 2 Bandas Sonoras (no el “Original OST, una lástima, porque esas canciones son maravillosas, y la música de Victor Young preciosa) y que en su día hasta compré el guión y que tengo algunos “gadgets” más de la película.

 

Es cierto que no he visto la película en DVD o BLu Ray ni con mucho la mitad de veces que en el cine, y que mi memoria es la de esas proyecciones, básicamente. Ahora veo la chaqueta de John Wayne con una nitidez asombrosa, y “ese pelo rojo” de Mary Kate Danaher que parece que pueda tocarse. Por cierto, el nombre de Mary Kate viene de Mary, la mujer de Ford, y de Kate, Katharine Hepburn, novia, amante, compañera de fatigas tiempo atrás.

Solo me queda recomendarla encarecidamente. Yo la volveré a ver, seguro. Ayer la chequee y estuve partiéndome de risa con la pelea homérica entre el pelirrojo Danaher, Victor Mclaglen, y Sean Thorton, John Wayne.  Tambien recuerdo la primera vez que la pasaron por TVE. Avisé a todos mis amigos que la vieran. Fue una fustración. Con el doblaje aquella película no parecía la misma.

Esto me recuerda otra cosa de la que hablo a menudo. Para bien o para mal, mi educación sentimental cinéfila, las películas que he visto en la sala de cine, se basa fundamentalmente en copias que dejaban bastante que desear. Recuerdo, esta vez si con una nitidez extrema, la primera vez que vi “The African Queen”.

 

Esa vez fue en la subsede que la Filmoteca tenía en su día en el antiguo Museo de Arte Contemporáneo. Yo me escaqueaba de las clases los viernes para ir al pase de las 12, y fue en uno de ellos donde la vi. He tardado años en poderla ver en condiciones. Antes de editar en España la copia restaurada en DVD y Blu Ray hará un año, sólo existía la copia de Manga, que era penosa. Como soy un inquieto, hará ya dos años y pico que compre el Blu Ray en USA.  Y efectivamente, Jack Cardiff era un grandísimo director de fotografía.

 

Lo mismo puedo decir de “Citizen Kane”. Durante muchos años estudiamos (primero) y leímos sobre su portentosa fotografía a cargo del gran Gregg Toland. Lo que pasaba es que eso no lo veíamos en las proyecciones. Luego, en la copia que editó en España en su día ( y que aún es la única existente aquí) Manga Films, pues tampoco. Pero hace ya bastante tiempo que en USA estaba disponible la copia restaurada en DVD. Entonces si, pude comprobar lo grandísimo que fue Gregg Toland. Luego, cuando se editó en USA hace cai ya dos años, la película en Blu Ray, de nuevo la compré.

 

Otra joya en condiciones, (en Blu Ray) que tengo ahora en mis manos es “Tokio Monogatari”, es decir, “Cuentos de Tokio”, esa maravillosa película de Yasujiro Ozu que bebía de “Make way for tomorrow” (Dejad paso al mañana) , la película de Leo McCarey (el mejor director del mundo según John Ford) que hizo llorar a Orson Welles como ninguna otra película.

 

Películas como “Cuentos de Tokio” son imposibles de contar. Hace pocos años veía su sombra muy nítida en otra hermosa película, “Cerezos en flor” de Doris Dörrie.

 

De modo que como cinéfilo y amante de “The Quiet man” estoy, por fin tranquilo, Y sin embargo, mis recuerdos de todas estas películas son de penosas proyecciones en el cine, básicamente, ya lo he dicho, en la Filmoteca Nacional. O lo que es lo mismo, la “educación sentimental” es la que conforma nuestra memoria, también la cinéfila.

 

Continaurá

@Gerardo_DDC.

Categorías: Actualidad , Cine , Música

Gerardo Sánchez   13.jun.2013 13:48    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Días de cine en casa

Bio Días de cine en casa

Gerardo Sánchez, director de Días de Cine desde Enero de 2009, Cinéfilo voraz y compulsivo desde hace muchísimos años y coleccionista también compulsivo de películas, aunque me ha costado mucho reconocerlo.A pesar de todo, todavía me veo a mi mismo con un simple aficionado al cine y no como alguien que se dedica a ello profesionalmente (lo cual, es una bendición también).
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios